Tag Archives: cambios

¿Deberíamos volver a la normalidad?

Debido al brote de Coronavirus, nuestra normalidad ha cambiado y nuestra realidad ha dejado de ser la que era, pero en el medio de la crisis, la humanidad ha recibido algo muy especial: más tiempo. En nuestra frenéticas vidas compuestas por largas horas de trabajo, estudios, tareas, eventos sociales y responsabilidades, el tiempo es un lujo. Ahora, la mayoría de nosotros hemos sido forzados a permanecer en casa debido al brote de COVID-19, el cual ha afectado a la mayoría de los humanos alrededor del mundo, pero esta situación nos ha dado tiempo, a lo mejor no tiempo para viajar, tiempo para ir a festivales, eventos, conciertos, centros comerciales, parques, o tiempo para juntarnos con amigos o familiares pero hemos recibido tiempo para pensar, meditar y reflexionar, y la pregunta es, ¿Deberíamos realmente volver a la normalidad luego de que se termine la pandemia?

"normalidad"

Era casi el fin de la temporada alta aquí en el norte de Noruega. Muchos viajeros de todo el mundo vienen durante invierno a visitar y descubrir esta mágica ciudad. Para mí, trabajando en el área de turismo, con 10 horas de trabajo por día, el tiempo era definitivamente un lujo. De repente, de un día para el otro, se había terminado todo. No porque la temporada había terminado sino porque nuestras vidas tuvieron un cambio radical debido al Coronavirus. Las fronteras se cerraron y una cuarentena de 14 días se estableció para todos aquellos que visitaban el país. Esto significo el abrupto cierre temporario de todas las oficinas relacionadas con el turismo en la ciudad y alrededor del mundo. Así, pase de no tener tiempo a tener todo el tiempo del mundo.

Es común sentirse desorientado cuando tu vida cambia abruptamente y uno generalmente busca desesperadamente volver a la normalidad, eso significa, volver a lo conocido, lo que nos brinda seguridad, nuestra zona de confort. Sin embargo, decidí aprovechar esta oportunidad. Finalmente tenía tiempo, algo que desesperadamente buscaba tener. Tenía tiempo para relajarme, para comer un desayuno apropiado, tiempo para disfrutar la hermosa vista desde mi ventana, tiempo para hacer ejercicio, tiempo para preparar todo tipo de comidas caseras, mirar una buena película, jugar juegos de mesa, leer, pasar tiempo sentada en el sillón con mi gata en mi regazo, pasar tiempo dialogando con las personas con las que vivo o con amigos y familia a través de internet, pero sobre todo, tenía tiempo para pensar, para preguntarme, para contemplar, para considerar, para reflexionar.

“Las crisis y puntos muertos cuando ocurren por lo menos tienen esta ventaja: nos obligan a pensar.” – Jawaharlal Nehru

Un día me estaba preguntando qué pasará cuando la pandemia se haya terminado, la pregunta que retumbaba en mi cabeza era: ¿cómo volvemos a la normalidad luego del Coronavirus? Todos los posibles escenarios en mi cabeza sonaban complicados, imposibles o completamente locos. Pero luego comencé a considerar el hecho de que a lo mejor volver a la normalidad no es la mejor idea. A lo mejor, la humanidad puede usar esta crisis como beneficio, como una forma de cambiar todo para mejor. A lo mejor, podemos hacer buen uso de este tiempo que se nos ha otorgado para reconsiderar lo que “normalidad” realmente debería ser y tomar este tiempo para cambiar la forma en que pensamos, actuamos y nos comportamos en nuestras vidas diarias.

Es durante los tiempos de crisis cuando nuestras vidas son formadas, y nosotros podemos ser participantes activos de la formación de nuestras vidas dando lo mejor de nosotros para darle la mejor forma posible. La verdad es que mientras hay circunstancias que no podemos controlar, siempre existe la forma de hacer algo para mejorar nuestra circunstancia actual y nuestro futuro. Por lo tanto, es importante no perder la oportunidad que tenemos para cambiar aquellas cosas que no son tan “normales” y así, aprender de las lecciones escondidas detrás de esta crisis. Tenemos ahora la oportunidad de mejorar nuestra vida y la vida de otros.

“En cada crisis, duda o confusión, tome el camino más alto: el camino de la compasión, el coraje, la comprensión y el amor.” – Amit Ray

Tenemos tiempo para decidir si realmente queremos volver a la normalidad o aquello que consideramos normal, también tenemos tiempo para decidir cambiar ahora algo sobre nuestra vida para mejorarnos a nosotros mismos, para cambiar malos hábitos y comportamientos, por ejemplo, esta crisis nos ha enseñado que con el fin de tener éxito y garantizar nuestra existencia nosotros debemos cuidarnos entre nosotros sin importar la nacionalidad, estatus social, genero o edad. Es ahora más que nunca cuando debemos cuidarnos a nosotros mismos y a otros con el fin de evitar más muertes innecesarias, más sufrimiento y ponerle así un fin a esta crisis. Este enemigo invisible llamado COVID-19 nos ha enseñado que al final, si no estamos juntos como unidad sin importar de donde venimos, dejaremos de existir. Este virus nos ha enseñado que la amabilidad, el respeto, la compasión y el amor entre humanos fue, es y sera la clave para nuestro éxito. Separados somos débiles, insignificantes, vulnerables, pero unidos somos fuertes y poderosos.

Utilicemos este tiempo para pensar en todas aquellas cosas a las cuales vale la pena regresar, ya sea estar rodeado de familia y amigos, viajar por el mundo, ir a tu festival favorito, al cine, o practicar tu deporte favorito, disfrutar de la naturaleza y la vida con libertad, y también pensemos sobre todas aquellas cosas que deberíamos cambiar como por ejemplo, ser más compasivos y amables entre nosotros y el planeta, cuidar más de nuestra salud y la salud de otros, apreciar más las pequeñas cosas, siendo más agradecidos con todo lo que tenemos, valorar más nuestro tiempo en la tierra sabiendo que un día estamos acá y que otro día a lo mejor no, entender que tan importante es pasar tiempo en casa con nuestra familia, hijos, mascotas, teniendo tiempo para cocinar, jugar, amar, otra que pasar tanto tiempo corriendo detrás de cosas sin importancia.

“El mundo es mi país, toda la humanidad son mis hermanos, y hacer el bien es mi religión.” – Thomas Paine

La verdad es que la mayoría de lo que llamamos “normal” no es tan normal en lo absoluto y esta en realidad destruyéndonos, destruyendo a otros seres de este mundo y a nuestro planeta más que el Coronavirus. Por lo tanto, es tiempo ahora de reconsiderar nuestras acciones. Nuestro egoísmo, celos, negatividad, codicia, critica, racismo, malos hábitos y nuestro consumismo nos está separando de nosotros mismos y estamos lentamente destruyendo animales y el planeta, por lo tanto, lo que hacemos ahora para cambiar lo que hemos aceptado como normal determinara nuestro futuro y las lecciones aprendidas durante este periodo va a ayudar a nuestra evolución, uniéndonos como humanos y preparándonos para cualquier otra crisis.

Utilicemos este tiempo extra para nuestro beneficio, enfoquemos nuestra mente y pensemos a que partes de nuestra “normalidad” queremos regresar, que partes valen la pena regresar y como queremos que nuestra “nueva normalidad” sea. ¡La vida como la conocíamos ha cambiado y nunca sera la misma, entonces creemos juntos un nuevo y mejor destino!

Cuando Nuestro Mundo Tiembla: Enfrentando Cambios

Los cambios son parte de la vida, y en algún punto de nuestras vidas nos vamos a enfrentar cara a cara con ellos. Los cambios son difíciles de digerir, incluso cuando los buscábamos. El problema es que los cambios nos causan temor porque nosotros tememos aquello que desconocemos, y cuando surge un cambio, nuestro mundo tiembla. Por lo tanto, nosotros vamos a tener dos opciones: Podemos enfrentarlos y bailar al ritmo del temblor, o podemos escondernos y dejar que el temblor nos entierre.

 

 

"La unica manera de darle sentido a los cambios es sumergirse en ellos, moverse con ellos, y unirse al baile." - Alan Watts

 

 

Muchas veces en nuestras vidas vamos a tener que enfrentarnos a diferentes tipos de cambios, algunos de ellos van a ser creados por nosotros, y otros van a ser creados para nosotros. Los primeros son los más fáciles de digerir, porque la mayoría de ellos son el resultado de nuestros propios deseos, y estos suceden porque nosotros permitimos que sucedan, estos son creados por nosotros, voluntariamente, a través de nuestras propias decisiones y acciones. Pero los segundos son aquellos que no buscábamos, estos suceden de repente, sin esperarlos, sin llamarlos.

Todos los cambios nos desestabilizan y hacen temblar nuestro mundo. La razón es porque estos nos fuerzan a abandonar la costa y a entrar en territorios desconocidos, nos empujan lejos de nuestra zona de confort desestabilizándonos completamente. Pero una vez que los enfrentamos, nosotros los desafiamos, y es en ese preciso momento cuando encendemos la llama que hace arder nuestro corazón, dándonos el poder y la fuerza para enfrentar los nuevos cambios en nuestras vidas, y cambiar toda nuestra realidad.

 

 

 

“Todo cambio es difícil al principio, confuso a la mitad, y maravilloso al final.” – Robin Sharma

 

 

 

Los cambios son muchas veces inevitables, a veces porque no hay ninguna otra opción, no hay otra alternativa, no hay escape, y no podemos evitarlos. Estos simplemente aparecen, son reales, y podemos aceptarlos y salir victoriosos, o podemos pelear una batalla ya perdida. ¿Por qué una batalla ya perdida? Porque cuando un cambio inesperado se nos ha presentado en nuestras vidas no podemos evitarlos, y la única forma de salir victoriosos es seguir hacia adelante. Resistir los cambios solo nos conducirá hacia nuestra derrota.

Por lo tanto, ya sea que enfrentemos un cambio que hemos creado nosotros o un cambio inesperado, primero debemos aceptarlo, nos guste o no nos guste, lo que no quiere decir que debamos conformarnos. Si este nuevo cambio no es de nuestro agrado, entonces debemos pensar la forma de crear el tipo de cambio que sí nos gustaría que suceda en nuestras vidas, y hacerlo realidad. No podemos luchar con el pasado, no podemos pelear con lo que ya sucedió, pero si podemos hacer todo lo necesario para crear el futuro que queremos.

 

 

 

“No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni tampoco la más inteligente, sino aquella que más se adapta al cambio.” – Leon C. Megginson

 

 

 

La primer y más importante cosa que debes saber con el fin de enfrentar cualquier cambio en tu vida es que nada va a permanecer igual, todo cambia, todo se transforma. El mundo está constantemente moviéndose, y suceden cambios todo el tiempo. Van a existir aquellos que van a ser creados por nosotros mismos, y van a existir aquellos que sucederán sin que los busquemos, pero debemos saber que todo cambio está a nuestro favor, y no en contra. Puede no verse de esa forma, pero al final siempre serán un beneficio para nosotros si le damos la oportunidad. Los cambios nos hacen cambiar, y ese es el propósito de los cambios que suceden en nuestras vidas, porque estos nos hacen crecer, nos hacen fuertes, nos hacen evolucionar y desarrollan el potencial escondido dentro nuestro.

 

 

 

 

Permitamos que los cambios sucedan, dejémoslos fluir, y enfrentémoslos con coraje y confianza, sabiendo que tenemos el poder para crear la vida que queremos. Con confianza en Dios, en ti mismo y en tu vida, sigue moviéndote al ritmo de los cambios. ¡Cierra tus ojos y sigue bailando!