Tag Archives: exitoso

¿Estás comprometido a cambiar tu vida?

Si gastáramos la misma cantidad de energía que gastamos en quejarnos en crear la vida que queremos, que diferente sería nuestra vida. El problema es que no siempre estamos comprometidos a cambiar nuestras vidas como lo estamos en quejarnos sobre todo aquellas cosas que no nos gustan de la vida. La buena noticia es que la vida que deseamos, las cosas que queremos, y absolutamente todo es posible, solamente necesitamos comprometernos diariamente a crear la vida que deseamos experimentar. ¿Estás comprometido a cambiar tu vida?

"Cuando se enfrenta a un desafío, el corazón comprometido buscará una solución. El corazón indeciso buscará un escape." - Andy Andrews

Pueden haber muchas cosas que no nos gustan de nuestra vida, pero en lugar de hacer algo para cambiarlo, gastamos nuestro precioso tiempo quejándonos de todas aquellas cosas que no nos gustan. Tendemos a enfocarnos en el problema, y no en la solución. Nos conformamos con una vida miserable, en lugar de pelear por la vida que realmente queremos. No nos comprometemos a cambiar nuestras vidas porque ya estamos muy comprometidos en quejarnos sobre todas aquellas cosas que odiamos de nuestras vidas.

¿Por qué? Porque así es más fácil, es difícil cambiar nuestra vida. Requiere que abandonemos nuestra zona de confort, la cual en realidad no es tan confortable, pero en este lugar tenemos todo lo que necesitamos para sobrevivir, por lo que nos negamos a hacer algo para cambiar nuestra situación actual, quejándonos así de por vida. ¿Pero puedes imaginarte que diferente sería nuestra vida si tan solo decidiéramos hacer algo para cambiarla? Lo primero que debemos saber es que si no estamos realmente comprometidos en hacer algo con el fin de cambiarla todo va a permanecer cómo está, y nada va a cambiar.

“El compromiso es ese punto de inflexión en tu vida cuando aprovechas el momento para alterar tu destino.” – Denis Waitley

He encontrado muchas veces personas frustradas porque no están conformes con su trabajo, o su situación financiera actual, personas que no son felices con las cosas que están haciendo, con la profesión que han elegido, personas que son infelices con la relación que tienen con sus parejas, personas que están deprimidas y tristes porque no están viviendo la vida que desean o haciendo las cosas que aman hacer, personas que están disconformes con su condición de salud, personas que están frustradas porque continuamente desaprueban los exámenes en la escuela o en la universidad, personas las cuales de hecho tienen razones para quejarse y sentirse miserables pero personas que no han hecho nada para cambiar sus vidas.

Me he encontrado muchas veces a mí misma dentro de de ese tipo de personas, las cuales se quejan pero no hacen nada. Siempre he pensado que fácil sería mi vida si hubiese tenido la misma suerte que Aladino de haber encontrado una lámpara mágica en la cual un genio pudiese salir para ofrecerme tres deseos. Frustrada y decepcionada porque aquella fantasía nunca se volvería realidad, un día, de repente descubrí que yo podría llegar a ser mi propio genio. A ver, siempre he creído que Dios estaba allí para ayudarme, ¿entonces porque no estaba haciendo nada para cambiar mi vida? Porque nunca creí en mí misma. Entonces un día decidí convertirme en mi propio genio, dejando el hábito de quejarme, convirtiéndome en la creadora de mi destino.

“El compromiso abre las puertas de la imaginación, permite la visión y nos brinda las cosas adecuadas para convertir nuestro sueño en realidad.” – James Womack

Tú también puedes convertirte en tu propio genio de la lámpara mágica. La primera decisión que debes tomar es decidir qué es lo que quieres realmente y tomar el primer paso en dirección a tu meta. Se dice que Roma no fue construida en un día, por lo tanto, no te desmotives si no puedes cambiar tu vida de la noche a la mañana. Si realmente estás comprometido a hacer que suceda, y si tomas los pasos correctos en dirección a tus sueños, terminarás cambiando tu vida por completo. ¿Quieres resultados diferentes? ¡cambia tus acciones! El mismo comportamiento te dará los mismos resultados. ¿No te gusta tu trabajo? ¡cámbialo! ¿no te va bien en la escuela o en la universidad? ¡estudia más! ¿no tienes suficiente dinero? ¡gasta menos! ¿quieres viajar? ¡hazlo! Lo sé, no es tan fácil como parece, pero si te enfocas en encontrar la forma de cambiar las cosas que no te hacen feliz, tarde o temprano la terminarás encontrando, y la clave es: el compromiso diario.

Enfócate en la solución, no en el problema. Deja de quejarte y toma el control de tu propia vida, y crea resultados nuevos y mejores. ¿Cuándo deberías comenzar? ¡Hoy mismo! ¿Qué debes hacer? Decide qué es lo que realmente quieres. ¿Qué hacer luego? ¡Toma el primer paso! No importa lo que hagas para comenzar, lo importante es comenzar. Comienza a construir la vida que quieres de la forma que puedas y con lo que tengas ahora, y a medida que vayas para adelante paso a paso, vas a encontrarte con nuevas oportunidades, personas que estarán listas para ayudarte, herramientas que te ayudaran a construir tu sueño, y si estas realmente comprometido, tarde o temprano, la vida te recompensara con un nuevo mañana. 

“La mayoría de las personas fracasan, no por falta de deseo, sino por falta de compromiso.” – Vince Lombardi

No es tan difícil como parece, de hecho, es más fácil de lo que pensamos. La clave es hacer aquellas cosas que debemos hacer con el fin de hacer que suceda, y esa es la única forma de conseguir lo que deseamos. Lo que sea por lo que estemos infelices ahora con nuestra vida, quejándonos no vamos a cambiar nada. A veces podemos simplemente resolver aquello que no va bien con nuestras vidas, pero a veces requiere un compromiso mayor, y a veces la única forma de mejorar nuestras vidas, de obtener lo que queremos, y tener la vida que deseamos, es haciendo un cambio radical en nuestras vidas. Comienza ahora, comienza hoy, y paso a paso crea la vida que quieres experimentar. ¡Todo es posible para aquellos que se animan a soñar y están lo suficientemente comprometidos como para hacer que sucedan!

No te des por vencido, no te olvides de tus sueños y crea la vida que deseas. ¡Si estás realmente comprometido a cambiar tu vida no hay nada que pueda detenerte!

Persigue Tu Pasión

Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo inmersos en una carrera sin fin. Vamos por la vida persiguiendo algo, creyendo que eso nos otorgará lo que deseamos. Este algo es el dinero, y creemos que esto nos ayudará a convertir todos nuestros sueños en realidad. Convertimos el dinero en nuestra prioridad, lo perseguimos a toda costa, y al final de esta carrera pagamos un alto precio por él y terminamos perdiéndolo todo. Nos damos cuenta que el dinero nos volvió ciegos, nos llevo por el camino incorrecto, y así hemos asesinado nuestros propios sueños, quemado nuestros deseos, y extinguido la llama de nuestra pasión. Por la tanto, para que esto no suceda debemos cambiar nuestra dirección, y comenzar a seguir el camino de nuestra pasión, y no del dinero.

 

 

 

"Persigue tu pasión y el éxito te seguirá."

 

 

 

De alguna manera llegamos a convencernos de que el dinero nos hace felices y exitosos. Nos contaron una historia maravillosa sobre el dinero, nos pintaron una fantástica imagen en nuestras mentes, lo que nos otorgo la idea de que el dinero nos permitirá comprar cada bien material de este mundo, y así podremos adquirir una felicidad eterna, y entonces terminamos creyendo esa historia. El problema es que comenzamos a perseguir el dinero en lugar de perseguir nuestra pasión, sin saber que nos dirigíamos directo a aquel lugar de oscuridad y decepción que tanto buscábamos evitar.

El problema cuando perseguimos el dinero es que caemos en una gran trampa. Esta trampa nos atrapa, haciéndonos creer que el dinero es la solución a todos nuestros problemas, y la clave para una vida feliz y plena, es así que comenzamos una búsqueda desesperada por el dinero, cayendo en la trampa, directo en sus garras, y así comienza a devorar lentamente nuestras almas. Consume cada parte de nosotros, y nos vuelve tan adictos, tan dependientes que lo necesitamos con el fin de sobrevivir, haciéndonos creer que de hecho el dinero nos hace feliz, y que la falta del mismo nos hace miserables, y así, ciegos y sordos defendemos la idea hasta que morimos.

 

“Persigue tu pasión, no tu pensión.” – Denis Waitley

 

¿Pero cuantas personas exitosas realmente conoces? Y con exitosa no quiero decir, personas con dinero, porque el tener dinero no siempre equivale a éxito, sino que me refiero a personas viviendo su pasión, personas que han conseguido sus sueños y deseos, personas que están felizmente viviendo la vida que deseaban, personas realmente vivas. ¿Cuantas personas puedes ver felices haciendo lo que hacen? No muchas, ¿verdad?

El problema con la mayoría de nosotros es que perseguimos el dinero, luego lo obtenemos y nos conformamos. Siempre y cuando podamos adquirir bienes materiales vamos a seguir teniendo la idea de que somos felices con la vida que tenemos, aunque esa felicidad dependa de algo tan efímero como el dinero. Vivimos bajo un sistema que nos hace creer que el dinero es la clave para la felicidad, entonces no perseguimos lo que realmente nos hace felices, perseguimos el dinero, creyendo que algún día seremos lo suficientemente libres como para comenzar a perseguir nuestra pasión, y ese día, en la mayoría de los casos, nunca llega.

 

“No existe pasión en conformarse, ni en aceptar una vida que no esté a la altura de lo que cada uno es capaz de vivir.” – Nelson Mandela

 

Por lo tanto, es importante perseguir tu pasión. Tu pasión es tu propósito, es hacer lo que amas, lo que te hace feliz. No importa cual sea tu pasión, siempre puedes encontrar la forma de vivir haciendo lo que amas. El dinero no debe ser nuestro propósito principal, si ese es el principal motivo de tu existencia entonces, todavía no has descubierto porque realmente estas aquí, y te estas limitando a vivir una vida con sentido.

Si persigues el dinero, siempre estarás persiguiéndolo, pero si persigues tu pasión, el dinero buscara la forma de encontrarte en el camino.
Las personas persiguen dinero, lo obtienen, lo pierden, lo obtienen de nuevo, obtienen mas, pierden mas, lo vuelven a obtener, lo desperdician, vuelven a encontrar la forma de como obtener mas, y así día tras día, se entierran mas y mas en esta locura sin fin. Esto nunca se detiene, es por eso que la mayoría de las personas viven una vida miserable, y el problema no es que tengan dinero o no, el problema es lo que pierden, lo que esconden, lo que sacrifican, lo que matan, lo que destruyen, lo que olvidad a causa de el dinero.

 

“Si no puedes descubrir tu propósito, descubre tu pasión. Porque tu pasión te conducirá directamente a tu propósito. “ – Obispo T.D. Jakes

 

¿Cual es tu pasión? ¿Que te hace feliz? ¿Que amas hacer? ¿Cual es tu sueño? Tomate el tiempo de pensar y analizar estas preguntas, encuentra tus propias respuestas. Descubre tu propósito, encuentra tu pasión, y sale a buscarla, persíguela bajo el sol, bajo la tormenta, en la luz y en la oscuridad, cuanto te sientas fuerte o débil, no importa que tan difícil todo parezca ser, o que tan lejos estás de alcanzar tu meta, no importa cuan imposible parezca ser, siempre persigue tu pasión, y todo lo demás, el dinero incluido te seguirá. No te conformes, no te limites, no te conviertas en el asesino de tus propios sueños.

 

 

 

Descubre tu propósito, encuentra tu pasión, decide lo que quieres conseguir y hazlo realidad. Se el mejor, falla, inténtalo de nuevo, falla mejor, no te detengas. ¡Persigue tu pasión con confianza y compromiso y vive la vida de tus sueños!

 

La Constante Búsqueda de Seguridad

Una de las cosas que las personas constantemente buscan, ya sea consciente o inconscientemente es la seguridad. Tenemos la necesidad de sentirnos seguros porque nos garantiza nuestra existencia. La seguridad nos hace sentir confortables, mientras que la inseguridad hace que nuestro mundo tiemble, poniéndonos en un lugar de extrema vulnerabilidad. Esta necesidad por seguridad puede realmente garantizarnos nuestra existencia, nos hará sentir confortables, nos hará sentir a salvo. ¿Pero una seguridad eterna realmente nos garantiza libertad, paz, felicidad, éxito y todo aquello que queremos en la vida? ¡Quédate conmigo, y averigüémoslo juntos!

 

 

 

"Ninguna cantidad de seguridad hace que valga la pena sufrir una vida mediocre encadenado a una rutina que ha matado tus sueños." - Maya Mendoza

 

 

 

Siempre buscamos seguridad porque sentimos que nos dará libertad, creemos que al obtenerla tendremos una libertad eterna, felicidad eterna, o una vida de éxito. Creemos que una seguridad eterna nos garantizara el verdadero éxito, creemos que seremos libres para hacer todo aquello que amamos, y hacer nuestros sueños realidad. Una seguridad eterna es posible cuando decidimos vivir una vida dentro de nuestra zona de confort, un lugar en donde nos sentimos seguros y a gusto.

Mientras que vivir en nuestra zona de confort puede brindarnos seguridad, y darnos la idea de que somos libres, felices y exitosos, es de hecho una ilusión. ¿Por qué? porque solo nos esclaviza, arrebatándonos nuestra libertad. Cuando ponemos la seguridad como prioridad, sobre nuestros sueños, es allí cuando nos volvemos prisioneros de un sistema que nos enseña que lo único que importa es una seguridad eterna, nos ha enseñado que los sueños son imposibles, o que no valen lo suficiente como para correr el riesgo. Por lo tanto, salimos en búsqueda de todo lo que nos trae seguridad, un trabajo, una casa, un auto, no cuestionamos nada, simplemente nos conformamos, nos quedamos con lo que tenemos, con lo que conseguimos, con lo seguro, fin de la historia.

 

 

“La conformidad es el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento.” – John F. Kennedy

 

 

¿Pero que tiene de malo esto? ¿Que tiene de malo buscar seguridad? ¿Cual es el problema de vivir en nuestra zona de confort? No hay problema en lo absoluto. De hecho, esta en nuestro propios instintos, es nuestra mera naturaleza como seres humanos. El problema solo comienza cuando nos conformamos con una vida mucho menor de la cual realmente somos capaces de vivir, limitando nuestras extraordinarias habilidades. El problema es cuando conseguimos una vida que nos otorga seguridad, y esa sensación nos detiene a ir por mas. Nos volvemos tan dependientes de esa vida, que peleamos para protegerla a toda costa, incluso de nuestros propios sueños, porque ellos constantemente interfieren con nuestra seguridad, porque para hacerlos realidad hay que salir de la zona de confort.

Ese es el motivo por el cual muchas personas se dan por vencidos ante sus sueños. El miedo de tener que dejar el lugar de conformidad para adentrarse en terrenos desconocidos los asusta al punto en el que deciden quedarse con su vida ordinaria, donde se sienten cómodos y seguros. Y si quieres conseguir la vida que siempre has imaginado, si quieres hacer todos tus sueños realidad, la realidad es que debes estar listo para sentirte incomodo. Ese lugar de seguridad nos otorgara todo lo que necesitamos para sobrevivir, pero la vida que queremos, y realmente merecemos, solo es posible fuera de tu zona de confort.

 

 

“El mayor peligro para la mayoría de nosotros no consiste en establecer nuestra meta demasiado alto y fallar; sino en establecerla demasiado bajo y conseguirlo.” – Michelangelo

 

 

La mayoría de las personas que han logrado sus sueños, o aquellas personas que son conocidas por ser extremadamente exitosas, tienen una cosa en común: Estuvieron en un lugar de absoluta incomodidad cuando decidieron hacer sus sueños realidad. Por lo tanto, podemos ver que en realidad nuestro lugar de seguridad, nuestra zona de confort es lo que realmente nos limita, porque nos hace sentir seguros, entonces no hacemos nada con el fin de no perderla. Es solo cuando estamos en ese lugar de misterio, incertidumbre, e incomodidad cuando nuestro verdadero carácter se forma. Es en ese momento cuando nos volvemos libres como para convertirnos en la persona que estábamos destinada a ser, y entonces así, hacer todo aquello que siempre imaginamos.

 

 

 

 

Que tu necesidad por seguridad no limite tus capacidades de vivir la vida que eres capaz de vivir. No te conformes con una vida que no amas solo porque te otorga seguridad. ¡Tu puedes, y podrás vivir la vida de tus sueños si te animas a abandonar tu zona de confort!

Sin Riesgo No Hay Gloria

En el camino hacia nuestras metas y sueños vamos a tener que enfrentarnos con muchos riesgos. Cada meta y cada sueño implica un riesgo. La decisión de tomar ciertos riesgos o no es lo que va a determinar ya sea nuestra victoria o nuestra derrota. Los riesgos son simplemente desafíos que nos acercan a nuestros sueños. Entonces, ¿Estas listo para tomar los riesgos necesarios y convertir tus sueños en realidad?

 

 

parece-ser-una-ley-de-la-naturaleza-inflexible-e-inexorable-que-aquellos-que-no-arriesgan-no-pueden-ganar-john-paul-jones

 

 

La vida misma es un riesgo, desde que nacemos enfrentamos distintos riesgos. Cuando somos niños tomamos riesgos todo el tiempo, incluso cuando le tememos a lo desconocido tomamos riesgos con el fin de descubrir, aprender y crecer, y una vez que descubrimos lo que podemos conseguir al tomar riesgos, nos convertimos en imparables tomadores de riesgos. El problema cuando crecemos es que nuestros riesgos se vuelven mayores, y así nuestros miedos se incrementan, paralizándonos, y es en ese momento cuando dejamos de caminar hacia delante en la dirección de nuestros sueños, renunciando a la vida que siempre hemos soñado.

Los riesgos dan miedo, ese es el motivo por el cual preferimos evitarlos. La verdad es que tomamos riesgos todo el tiempo, incluso sin saberlo. El simple acto de levantarse de la cama implica un riesgo. Cada acción que tomamos, en mayor o menor medida implica un riesgo. El problema es que nuestros miedos son directamente proporcionales a la magnitud de nuestros riesgos, y cuando el riesgo que debemos enfrentar es enorme, nuestros miedos terminan ganando la batalla, y todos nuestros deseos rotos en pedazos son enterrados en el olvido.

 

 

 

 

 

“El riesgo más grande es no tomar ningún riesgo. En un mundo que cambia tan rápidamente, la única estrategia garantizada a fracasar es no tomar riesgos.” – Mark Zuckerberg

 

 

 

 

 

Por lo tanto, con el fin de hacer nuestras metas y sueños realidad vamos a tener que tomar cada riesgo necesario. Pero, ¿Eso significa que debemos tomar cada riesgo posible? Bueno, la respuesta va a depender de nuestras metas y sueños y del tipo de riesgo que debamos tomar para poder alcanzarlos. Si lo que podemos conseguir al tomar un cierto riesgo es mayor de lo que podemos perder entonces deberíamos aceptar el desafío y tomar el riesgo, pero si podemos perder más de lo que podemos ganar, entonces deberíamos pensarlo dos veces antes de tomar el riesgo.

La clave es pensar primero, y analizar todas las probabilidades. Si están más a tu favor que en contra, deberías entonces intentarlo y tomar el riesgo, y si ganas, entonces harías tus sueños realidad o al menos estarías un paso más cerca de poder lograrlo. Y en el caso de que pierdas, no perderías mucho, y siempre podrás empezar de nuevo y armar un nuevo plan y hacer las cosas de una forma diferente en el futuro.

 

 

 

 

 

“Aquél que no es lo suficientemente valiente como para tomar riesgos no logrará nada en la vida.” – Muhammad Ali

 

 

 

 

 

Por ejemplo, si tú quieres una vida mejor para tu familia, y tú vas y apuestas todo lo que tienes en la ruleta, es muy probable que termines perdiéndolo todo. En este caso es mejor no tomar este tipo de riesgo y elegir una opción diferente. Pero imaginemos que tienes una mejor oferta de trabajo para una compañía diferente en una ciudad distinta, y tienes miedo de empezar una nueva vida, pero si realmente quieres algo mejor para tu familia, entonces deberías animarte a tomar el riesgo, porque lo que perderías sería menor de lo que podrías ganar incluso si ese riesgo no termina saliendo como querías.

Es por este motivo que los riesgos son tan importantes, porque son grandes maestros. Nos enseñan algo sobre nosotros que no sabíamos, nos enseñan a hacer algo que antes no sabíamos hacer, nos enseñan a actuar de una manera diferente, nos hacen crecer, nos hacen más sabios, nos hacen evolucionar, abren puertas que estaban cerradas y hacen que nuestros sueños y metas se vuelvan una realidad.

 

 

 

 

 

“Sólo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos pueden descubrir hasta dónde se puede llegar.” – T.S. Elliot

 

 

 

 

 

Por lo tanto, si quieres cambiar tu vida, si quieres alcanzar una cierta meta o hacer que un sueño se vuelva realidad tu deberás tomar todos los pasos necesarios y tomar todos aquellos riesgos en donde las probabilidades estén altamente a tu favor. Tómate el tiempo para pensar sobre el riesgo que debas tomar, analiza las probabilidades, pero no permitas que tu mente se enfoque en lo que puede salir mal, sino en lo que puede salir bien. Si ese sueño que tienes, si esa meta que tienes es lo que realmente quieres, y si será realmente para tu propio beneficio, las probabilidades estarán siempre a tu favor, por lo tanto ¡no lo pienses demasiado, toma el riesgo y obtén la gloria!

 

 

 

 

 

¿Las probabilidades de obtener un resultado positivo son altas? ¿Puedes llegar a ganar más de lo que puedes perder si tomas el riesgo? Si la respuesta es sí, no lo pienses de nuevo, no permitas que tus miedos interfieran con tus sueños y con confianza ¡ve a hacia delante y toma el riesgo!