Tag Archives: cambiar

¿Deberíamos volver a la normalidad?

Debido al brote de Coronavirus, nuestra normalidad ha cambiado y nuestra realidad ha dejado de ser la que era, pero en el medio de la crisis, la humanidad ha recibido algo muy especial: más tiempo. En nuestra frenéticas vidas compuestas por largas horas de trabajo, estudios, tareas, eventos sociales y responsabilidades, el tiempo es un lujo. Ahora, la mayoría de nosotros hemos sido forzados a permanecer en casa debido al brote de COVID-19, el cual ha afectado a la mayoría de los humanos alrededor del mundo, pero esta situación nos ha dado tiempo, a lo mejor no tiempo para viajar, tiempo para ir a festivales, eventos, conciertos, centros comerciales, parques, o tiempo para juntarnos con amigos o familiares pero hemos recibido tiempo para pensar, meditar y reflexionar, y la pregunta es, ¿Deberíamos realmente volver a la normalidad luego de que se termine la pandemia?

"normalidad"

Era casi el fin de la temporada alta aquí en el norte de Noruega. Muchos viajeros de todo el mundo vienen durante invierno a visitar y descubrir esta mágica ciudad. Para mí, trabajando en el área de turismo, con 10 horas de trabajo por día, el tiempo era definitivamente un lujo. De repente, de un día para el otro, se había terminado todo. No porque la temporada había terminado sino porque nuestras vidas tuvieron un cambio radical debido al Coronavirus. Las fronteras se cerraron y una cuarentena de 14 días se estableció para todos aquellos que visitaban el país. Esto significo el abrupto cierre temporario de todas las oficinas relacionadas con el turismo en la ciudad y alrededor del mundo. Así, pase de no tener tiempo a tener todo el tiempo del mundo.

Es común sentirse desorientado cuando tu vida cambia abruptamente y uno generalmente busca desesperadamente volver a la normalidad, eso significa, volver a lo conocido, lo que nos brinda seguridad, nuestra zona de confort. Sin embargo, decidí aprovechar esta oportunidad. Finalmente tenía tiempo, algo que desesperadamente buscaba tener. Tenía tiempo para relajarme, para comer un desayuno apropiado, tiempo para disfrutar la hermosa vista desde mi ventana, tiempo para hacer ejercicio, tiempo para preparar todo tipo de comidas caseras, mirar una buena película, jugar juegos de mesa, leer, pasar tiempo sentada en el sillón con mi gata en mi regazo, pasar tiempo dialogando con las personas con las que vivo o con amigos y familia a través de internet, pero sobre todo, tenía tiempo para pensar, para preguntarme, para contemplar, para considerar, para reflexionar.

“Las crisis y puntos muertos cuando ocurren por lo menos tienen esta ventaja: nos obligan a pensar.” – Jawaharlal Nehru

Un día me estaba preguntando qué pasará cuando la pandemia se haya terminado, la pregunta que retumbaba en mi cabeza era: ¿cómo volvemos a la normalidad luego del Coronavirus? Todos los posibles escenarios en mi cabeza sonaban complicados, imposibles o completamente locos. Pero luego comencé a considerar el hecho de que a lo mejor volver a la normalidad no es la mejor idea. A lo mejor, la humanidad puede usar esta crisis como beneficio, como una forma de cambiar todo para mejor. A lo mejor, podemos hacer buen uso de este tiempo que se nos ha otorgado para reconsiderar lo que “normalidad” realmente debería ser y tomar este tiempo para cambiar la forma en que pensamos, actuamos y nos comportamos en nuestras vidas diarias.

Es durante los tiempos de crisis cuando nuestras vidas son formadas, y nosotros podemos ser participantes activos de la formación de nuestras vidas dando lo mejor de nosotros para darle la mejor forma posible. La verdad es que mientras hay circunstancias que no podemos controlar, siempre existe la forma de hacer algo para mejorar nuestra circunstancia actual y nuestro futuro. Por lo tanto, es importante no perder la oportunidad que tenemos para cambiar aquellas cosas que no son tan “normales” y así, aprender de las lecciones escondidas detrás de esta crisis. Tenemos ahora la oportunidad de mejorar nuestra vida y la vida de otros.

“En cada crisis, duda o confusión, tome el camino más alto: el camino de la compasión, el coraje, la comprensión y el amor.” – Amit Ray

Tenemos tiempo para decidir si realmente queremos volver a la normalidad o aquello que consideramos normal, también tenemos tiempo para decidir cambiar ahora algo sobre nuestra vida para mejorarnos a nosotros mismos, para cambiar malos hábitos y comportamientos, por ejemplo, esta crisis nos ha enseñado que con el fin de tener éxito y garantizar nuestra existencia nosotros debemos cuidarnos entre nosotros sin importar la nacionalidad, estatus social, genero o edad. Es ahora más que nunca cuando debemos cuidarnos a nosotros mismos y a otros con el fin de evitar más muertes innecesarias, más sufrimiento y ponerle así un fin a esta crisis. Este enemigo invisible llamado COVID-19 nos ha enseñado que al final, si no estamos juntos como unidad sin importar de donde venimos, dejaremos de existir. Este virus nos ha enseñado que la amabilidad, el respeto, la compasión y el amor entre humanos fue, es y sera la clave para nuestro éxito. Separados somos débiles, insignificantes, vulnerables, pero unidos somos fuertes y poderosos.

Utilicemos este tiempo para pensar en todas aquellas cosas a las cuales vale la pena regresar, ya sea estar rodeado de familia y amigos, viajar por el mundo, ir a tu festival favorito, al cine, o practicar tu deporte favorito, disfrutar de la naturaleza y la vida con libertad, y también pensemos sobre todas aquellas cosas que deberíamos cambiar como por ejemplo, ser más compasivos y amables entre nosotros y el planeta, cuidar más de nuestra salud y la salud de otros, apreciar más las pequeñas cosas, siendo más agradecidos con todo lo que tenemos, valorar más nuestro tiempo en la tierra sabiendo que un día estamos acá y que otro día a lo mejor no, entender que tan importante es pasar tiempo en casa con nuestra familia, hijos, mascotas, teniendo tiempo para cocinar, jugar, amar, otra que pasar tanto tiempo corriendo detrás de cosas sin importancia.

“El mundo es mi país, toda la humanidad son mis hermanos, y hacer el bien es mi religión.” – Thomas Paine

La verdad es que la mayoría de lo que llamamos “normal” no es tan normal en lo absoluto y esta en realidad destruyéndonos, destruyendo a otros seres de este mundo y a nuestro planeta más que el Coronavirus. Por lo tanto, es tiempo ahora de reconsiderar nuestras acciones. Nuestro egoísmo, celos, negatividad, codicia, critica, racismo, malos hábitos y nuestro consumismo nos está separando de nosotros mismos y estamos lentamente destruyendo animales y el planeta, por lo tanto, lo que hacemos ahora para cambiar lo que hemos aceptado como normal determinara nuestro futuro y las lecciones aprendidas durante este periodo va a ayudar a nuestra evolución, uniéndonos como humanos y preparándonos para cualquier otra crisis.

Utilicemos este tiempo extra para nuestro beneficio, enfoquemos nuestra mente y pensemos a que partes de nuestra “normalidad” queremos regresar, que partes valen la pena regresar y como queremos que nuestra “nueva normalidad” sea. ¡La vida como la conocíamos ha cambiado y nunca sera la misma, entonces creemos juntos un nuevo y mejor destino!

¿Estás comprometido a cambiar tu vida?

Si gastáramos la misma cantidad de energía que gastamos en quejarnos en crear la vida que queremos, que diferente sería nuestra vida. El problema es que no siempre estamos comprometidos a cambiar nuestras vidas como lo estamos en quejarnos sobre todo aquellas cosas que no nos gustan de la vida. La buena noticia es que la vida que deseamos, las cosas que queremos, y absolutamente todo es posible, solamente necesitamos comprometernos diariamente a crear la vida que deseamos experimentar. ¿Estás comprometido a cambiar tu vida?

"Cuando se enfrenta a un desafío, el corazón comprometido buscará una solución. El corazón indeciso buscará un escape." - Andy Andrews

Pueden haber muchas cosas que no nos gustan de nuestra vida, pero en lugar de hacer algo para cambiarlo, gastamos nuestro precioso tiempo quejándonos de todas aquellas cosas que no nos gustan. Tendemos a enfocarnos en el problema, y no en la solución. Nos conformamos con una vida miserable, en lugar de pelear por la vida que realmente queremos. No nos comprometemos a cambiar nuestras vidas porque ya estamos muy comprometidos en quejarnos sobre todas aquellas cosas que odiamos de nuestras vidas.

¿Por qué? Porque así es más fácil, es difícil cambiar nuestra vida. Requiere que abandonemos nuestra zona de confort, la cual en realidad no es tan confortable, pero en este lugar tenemos todo lo que necesitamos para sobrevivir, por lo que nos negamos a hacer algo para cambiar nuestra situación actual, quejándonos así de por vida. ¿Pero puedes imaginarte que diferente sería nuestra vida si tan solo decidiéramos hacer algo para cambiarla? Lo primero que debemos saber es que si no estamos realmente comprometidos en hacer algo con el fin de cambiarla todo va a permanecer cómo está, y nada va a cambiar.

“El compromiso es ese punto de inflexión en tu vida cuando aprovechas el momento para alterar tu destino.” – Denis Waitley

He encontrado muchas veces personas frustradas porque no están conformes con su trabajo, o su situación financiera actual, personas que no son felices con las cosas que están haciendo, con la profesión que han elegido, personas que son infelices con la relación que tienen con sus parejas, personas que están deprimidas y tristes porque no están viviendo la vida que desean o haciendo las cosas que aman hacer, personas que están disconformes con su condición de salud, personas que están frustradas porque continuamente desaprueban los exámenes en la escuela o en la universidad, personas las cuales de hecho tienen razones para quejarse y sentirse miserables pero personas que no han hecho nada para cambiar sus vidas.

Me he encontrado muchas veces a mí misma dentro de de ese tipo de personas, las cuales se quejan pero no hacen nada. Siempre he pensado que fácil sería mi vida si hubiese tenido la misma suerte que Aladino de haber encontrado una lámpara mágica en la cual un genio pudiese salir para ofrecerme tres deseos. Frustrada y decepcionada porque aquella fantasía nunca se volvería realidad, un día, de repente descubrí que yo podría llegar a ser mi propio genio. A ver, siempre he creído que Dios estaba allí para ayudarme, ¿entonces porque no estaba haciendo nada para cambiar mi vida? Porque nunca creí en mí misma. Entonces un día decidí convertirme en mi propio genio, dejando el hábito de quejarme, convirtiéndome en la creadora de mi destino.

“El compromiso abre las puertas de la imaginación, permite la visión y nos brinda las cosas adecuadas para convertir nuestro sueño en realidad.” – James Womack

Tú también puedes convertirte en tu propio genio de la lámpara mágica. La primera decisión que debes tomar es decidir qué es lo que quieres realmente y tomar el primer paso en dirección a tu meta. Se dice que Roma no fue construida en un día, por lo tanto, no te desmotives si no puedes cambiar tu vida de la noche a la mañana. Si realmente estás comprometido a hacer que suceda, y si tomas los pasos correctos en dirección a tus sueños, terminarás cambiando tu vida por completo. ¿Quieres resultados diferentes? ¡cambia tus acciones! El mismo comportamiento te dará los mismos resultados. ¿No te gusta tu trabajo? ¡cámbialo! ¿no te va bien en la escuela o en la universidad? ¡estudia más! ¿no tienes suficiente dinero? ¡gasta menos! ¿quieres viajar? ¡hazlo! Lo sé, no es tan fácil como parece, pero si te enfocas en encontrar la forma de cambiar las cosas que no te hacen feliz, tarde o temprano la terminarás encontrando, y la clave es: el compromiso diario.

Enfócate en la solución, no en el problema. Deja de quejarte y toma el control de tu propia vida, y crea resultados nuevos y mejores. ¿Cuándo deberías comenzar? ¡Hoy mismo! ¿Qué debes hacer? Decide qué es lo que realmente quieres. ¿Qué hacer luego? ¡Toma el primer paso! No importa lo que hagas para comenzar, lo importante es comenzar. Comienza a construir la vida que quieres de la forma que puedas y con lo que tengas ahora, y a medida que vayas para adelante paso a paso, vas a encontrarte con nuevas oportunidades, personas que estarán listas para ayudarte, herramientas que te ayudaran a construir tu sueño, y si estas realmente comprometido, tarde o temprano, la vida te recompensara con un nuevo mañana. 

“La mayoría de las personas fracasan, no por falta de deseo, sino por falta de compromiso.” – Vince Lombardi

No es tan difícil como parece, de hecho, es más fácil de lo que pensamos. La clave es hacer aquellas cosas que debemos hacer con el fin de hacer que suceda, y esa es la única forma de conseguir lo que deseamos. Lo que sea por lo que estemos infelices ahora con nuestra vida, quejándonos no vamos a cambiar nada. A veces podemos simplemente resolver aquello que no va bien con nuestras vidas, pero a veces requiere un compromiso mayor, y a veces la única forma de mejorar nuestras vidas, de obtener lo que queremos, y tener la vida que deseamos, es haciendo un cambio radical en nuestras vidas. Comienza ahora, comienza hoy, y paso a paso crea la vida que quieres experimentar. ¡Todo es posible para aquellos que se animan a soñar y están lo suficientemente comprometidos como para hacer que sucedan!

No te des por vencido, no te olvides de tus sueños y crea la vida que deseas. ¡Si estás realmente comprometido a cambiar tu vida no hay nada que pueda detenerte!

Mejora Tus Estrategias y Obtén Mejores Resultados

Algunas de las circunstancias de nuestras vidas son inevitables, algunas son simplemente una cuestión de suerte, y algunas de ellas son el producto de nuestras acciones. Nuestra vida no está escrita, pero es fácil pensar que si lo está, porque de esa manera negamos  cualquier responsabilidad, y culpamos a nuestro destino por ser la causa de nuestras dificultades. La verdad es que nosotros creamos nuestra vida con nuestras propias acciones, y si los resultados que estamos obteniendo no son los deseados, es tiempo de mejorar nuestras estrategias de vida.

 

 

 

"Si haces lo que siempre has hecho, obtendrás lo que siempre has conseguido."

 

 

 

Si seguimos pensando los mismos pensamientos, si seguimos teniendo los mismos sentimientos, si seguimos realizando las mismas acciones y teniendo los mismos comportamientos, probablemente vamos a seguir obteniendo lo que vinimos obteniendo hasta ahora. La pregunta ahora es: ¿Estas obteniendo los resultados que esperas? Si la respuesta es si, ¡Felicitaciones! ¡Vas por el camino correcto! Pero si la respuesta es no, deberás cambiar tus estrategias, y hacer las cosas de una forma diferente hasta que obtengas los resultados esperados.

Si no estamos obteniendo lo que deseamos es probablemente porque algo no esta funcionando como debería, algo que estamos haciendo no nos esta ayudando a obtener los resultados que esperamos. Generalmente culpamos a la vida, a nuestra familia, a el tiempo, el dinero, o a todo lo que podamos echarle la culpa por no obtener los resultados que deseamos, pero la realidad es que en la mayoría de los casos nosotros somos la causa de nuestro propio fracaso. Por lo tanto, si queremos mejores resultados, si queremos tener éxito, tendremos que cambiar algo con el fin de ser exitosos, y deberemos dejar de hacer el tipo de acciones que solo nos han otorgado fracaso.

 

“Logra el éxito en cualquier área de la vida identificando las estrategias óptimas y repítelas hasta que se conviertan en hábitos.” – Charles J. Givens

 

La primer y más importante cosa que debemos saber con el fin de tener éxito es que no dependemos de nuestro entorno para ser exitosos, sino en tener la habilidad para no caer en la trampa de permanecer cautivos en ese entorno. Es decir, sin importar donde nos encontremos en este momento, y cuales sean nuestras actuales circunstancias externas, siempre podemos crear un mejor mañana, y la clave para hacerlo es no dándose por vencido ante nuestras circunstancias actuales, y tomando la responsabilidad de nuestra propia vida, creando con nuestras propias acciones la vida que realmente queremos experimentar, tomando todas las acciones correctas para poder obtener los resultados deseados.

Si quieres algo diferente, si quieres un resultado mejor en tu vida, deberás cambiar tus acciones y mejorar tus estrategias. ¿Qué estás haciendo ahora que si esta dándote resultados? ¿Qué tipo de acciones estas realizando que no te están otorgando los resultados que deseas? ¿Qué cosa no estás haciendo que podría ayudarte a obtener los resultados que deseas? ¿Qué tipo de estrategias has estado utilizando que no te han otorgado resultados positivos? ¿Qué puedes hacer hoy para mejorarlas? Piensa sobre esas preguntas, determina lo que quieres, y descubre lo que puedes hacer para obtener los resultados que quieres. Lee, pregunta, aprende, comete errores, toma riesgos, inténtalo una vez mas, mejora y sigue mejorando hasta que consigas el éxito, ¡pero nunca te des por vencido!

 

“El primer paso hacia el éxito se toma cuando te niegas a permanecer cautivo en el entorno en el que te encuentras.” – Mark Caine

 

Siempre hay algo que puedes hacer mejor, siempre hay algo para mejorar, no te limites pensando que no hay nada mas que puedas hacer, o que no puedes aspirar a más, tienes grandeza dentro de ti, y puedes obtener todo lo que deseas si trabajas duro, si sos perseverante, y si nunca te das por vencido ante las adversidades. Siempre puedes crecer, aprender, mejorar, evolucionar y tener éxito. Aprende de los errores pasados, aprende de los errores de otras personas, pregunta, aprende, mejórate a ti mismo, desarrolla tu potencial, y no te detengas hasta conseguir los resultados que deseas.

 

 

 

 

Si lo que has estado pensando, sintiendo, y haciendo no te ha otorgado los resultados que deseas, es tiempo de mejorar tus estrategias de vida. No tengas miedo de cambiar, no tengas miedo de probar algo nuevo, no tengas miedo de fracasar, sino que siempre recuerda que el fracaso es solo real cuando te das por vencido. ¡Cambia tus estrategias, y obtén los resultados que deseas!