Category Archives: Claves para una vida feliz

¿Estás comprometido a cambiar tu vida?

Si gastáramos la misma cantidad de energía que gastamos en quejarnos en crear la vida que queremos, que diferente sería nuestra vida. El problema es que no siempre estamos comprometidos a cambiar nuestras vidas como lo estamos en quejarnos sobre todo aquellas cosas que no nos gustan de la vida. La buena noticia es que la vida que deseamos, las cosas que queremos, y absolutamente todo es posible, solamente necesitamos comprometernos diariamente a crear la vida que deseamos experimentar. ¿Estás comprometido a cambiar tu vida?

"Cuando se enfrenta a un desafío, el corazón comprometido buscará una solución. El corazón indeciso buscará un escape." - Andy Andrews

Pueden haber muchas cosas que no nos gustan de nuestra vida, pero en lugar de hacer algo para cambiarlo, gastamos nuestro precioso tiempo quejándonos de todas aquellas cosas que no nos gustan. Tendemos a enfocarnos en el problema, y no en la solución. Nos conformamos con una vida miserable, en lugar de pelear por la vida que realmente queremos. No nos comprometemos a cambiar nuestras vidas porque ya estamos muy comprometidos en quejarnos sobre todas aquellas cosas que odiamos de nuestras vidas.

¿Por qué? Porque así es más fácil, es difícil cambiar nuestra vida. Requiere que abandonemos nuestra zona de confort, la cual en realidad no es tan confortable, pero en este lugar tenemos todo lo que necesitamos para sobrevivir, por lo que nos negamos a hacer algo para cambiar nuestra situación actual, quejándonos así de por vida. ¿Pero puedes imaginarte que diferente sería nuestra vida si tan solo decidiéramos hacer algo para cambiarla? Lo primero que debemos saber es que si no estamos realmente comprometidos en hacer algo con el fin de cambiarla todo va a permanecer cómo está, y nada va a cambiar.

“El compromiso es ese punto de inflexión en tu vida cuando aprovechas el momento para alterar tu destino.” – Denis Waitley

He encontrado muchas veces personas frustradas porque no están conformes con su trabajo, o su situación financiera actual, personas que no son felices con las cosas que están haciendo, con la profesión que han elegido, personas que son infelices con la relación que tienen con sus parejas, personas que están deprimidas y tristes porque no están viviendo la vida que desean o haciendo las cosas que aman hacer, personas que están disconformes con su condición de salud, personas que están frustradas porque continuamente desaprueban los exámenes en la escuela o en la universidad, personas las cuales de hecho tienen razones para quejarse y sentirse miserables pero personas que no han hecho nada para cambiar sus vidas.

Me he encontrado muchas veces a mí misma dentro de de ese tipo de personas, las cuales se quejan pero no hacen nada. Siempre he pensado que fácil sería mi vida si hubiese tenido la misma suerte que Aladino de haber encontrado una lámpara mágica en la cual un genio pudiese salir para ofrecerme tres deseos. Frustrada y decepcionada porque aquella fantasía nunca se volvería realidad, un día, de repente descubrí que yo podría llegar a ser mi propio genio. A ver, siempre he creído que Dios estaba allí para ayudarme, ¿entonces porque no estaba haciendo nada para cambiar mi vida? Porque nunca creí en mí misma. Entonces un día decidí convertirme en mi propio genio, dejando el hábito de quejarme, convirtiéndome en la creadora de mi destino.

“El compromiso abre las puertas de la imaginación, permite la visión y nos brinda las cosas adecuadas para convertir nuestro sueño en realidad.” – James Womack

Tú también puedes convertirte en tu propio genio de la lámpara mágica. La primera decisión que debes tomar es decidir qué es lo que quieres realmente y tomar el primer paso en dirección a tu meta. Se dice que Roma no fue construida en un día, por lo tanto, no te desmotives si no puedes cambiar tu vida de la noche a la mañana. Si realmente estás comprometido a hacer que suceda, y si tomas los pasos correctos en dirección a tus sueños, terminarás cambiando tu vida por completo. ¿Quieres resultados diferentes? ¡cambia tus acciones! El mismo comportamiento te dará los mismos resultados. ¿No te gusta tu trabajo? ¡cámbialo! ¿no te va bien en la escuela o en la universidad? ¡estudia más! ¿no tienes suficiente dinero? ¡gasta menos! ¿quieres viajar? ¡hazlo! Lo sé, no es tan fácil como parece, pero si te enfocas en encontrar la forma de cambiar las cosas que no te hacen feliz, tarde o temprano la terminarás encontrando, y la clave es: el compromiso diario.

Enfócate en la solución, no en el problema. Deja de quejarte y toma el control de tu propia vida, y crea resultados nuevos y mejores. ¿Cuándo deberías comenzar? ¡Hoy mismo! ¿Qué debes hacer? Decide qué es lo que realmente quieres. ¿Qué hacer luego? ¡Toma el primer paso! No importa lo que hagas para comenzar, lo importante es comenzar. Comienza a construir la vida que quieres de la forma que puedas y con lo que tengas ahora, y a medida que vayas para adelante paso a paso, vas a encontrarte con nuevas oportunidades, personas que estarán listas para ayudarte, herramientas que te ayudaran a construir tu sueño, y si estas realmente comprometido, tarde o temprano, la vida te recompensara con un nuevo mañana. 

“La mayoría de las personas fracasan, no por falta de deseo, sino por falta de compromiso.” – Vince Lombardi

No es tan difícil como parece, de hecho, es más fácil de lo que pensamos. La clave es hacer aquellas cosas que debemos hacer con el fin de hacer que suceda, y esa es la única forma de conseguir lo que deseamos. Lo que sea por lo que estemos infelices ahora con nuestra vida, quejándonos no vamos a cambiar nada. A veces podemos simplemente resolver aquello que no va bien con nuestras vidas, pero a veces requiere un compromiso mayor, y a veces la única forma de mejorar nuestras vidas, de obtener lo que queremos, y tener la vida que deseamos, es haciendo un cambio radical en nuestras vidas. Comienza ahora, comienza hoy, y paso a paso crea la vida que quieres experimentar. ¡Todo es posible para aquellos que se animan a soñar y están lo suficientemente comprometidos como para hacer que sucedan!

No te des por vencido, no te olvides de tus sueños y crea la vida que deseas. ¡Si estás realmente comprometido a cambiar tu vida no hay nada que pueda detenerte!

Las Noches Polares: Soportando la Oscuridad

Otro año ha terminado, y un nuevo año ha comenzado. Hemos dejado atrás nuestro pasado, y ahora estamos enfocados en las nuevas experiencias que están por venir, periodo de oscuridad y de luz pasarán por tu puerta, pero aquí se encuentra una importante lección para este nuevo año que recién ha comenzado, y tú eres la estrella principal. ¡Únete y juntos encontremos una nueva clave para que este nuevo año sea el más maravilloso de todos!

 

 

"Amaré la luz porque me enseña el camino, pero soportaré la oscuridad porque me muestra las estrellas." - Og Mandino

 

 

Vivir sobre el círculo polar ártico, en una hermosa ciudad llamada Tromsø, en el norte de Noruega, no sólo me ha provisto de fascinantes paisajes, maravillosa naturaleza y experiencias únicas, sino que también me ha enseñado dos lecciones importantes: Que la oscuridad es temporal, ya que la luz siempre encontrará la manera de volver a brillar, y la segunda lección es: Que la oscuridad permanecerá hasta que decidamos encontrar nuestra propia luz, ya que no hay luz más brillante de la que tenemos dentro de nosotros mismos, una fuente inagotable de luz capaz de proveer luz en las más profundas de las oscuridades. ¿Qué quiero decir con esto? Déjame que te explique.

En Tromsø, puedes experimentar lo que se conoce como “Las noches polares”. Durante este periodo, que comienza el 21 de noviembre y termina el 21 de enero, el sol permanece debajo del horizonte, esto significa que por dos meses no podemos ver el sol, teniendo sólo entre 3 y 4 horas de luz por día, un hermoso color azulado pero sin sol, luego de esas horas uno experimenta oscuridad absoluta. ¿Te lo puedes imaginar? Sin sol, sin luz, sólo oscuridad.

 

 

“El verdadero significado de la iluminación es mirar con los ojos intactos a toda la oscuridad.” – Nikos Kazantzakis 

 

 

Durante este periodo tu cuerpo y mente se sienten cansados, te falta vitamina D, te puedes sentir más deprimido y con menos energía. Desde el “Sol de medianoche” con 24 horas de luz en verano a casi 24 horas de oscuridad. Tu mente pierde la noción del tiempo y el espacio, no te puedes concentrar, estas irritable y quieres dormir todo el día, y terminas teniendo dos opciones:  Sucumbes al periodo de oscuridad, perdiendo el control de tus emociones, permitiendo que la tristeza, el enojo, el estrés y la frustración sean parte de tu vida diaria, o puedes decidir sacar lo mejor de este periodo, tomando el control de tus emociones, proporcionando tu propia luz a lo largo del camino.

Esto no significa qué no vas a sentir tristeza, frustración o enojo, pero sabrás que tienes el control para transformar esas emociones en aquellas que te harán sentir mejor. Aquí, en Tromsø, puedes ver durante este periodo las Auroras Boreales, esa mágica luz verde brillando en el cielo oscuro, puedes ver las estrellas y la luna casi todo el tiempo cuando el cielo este despejado, puedes encontrar la forma de ver belleza en tanta oscuridad, puedes tomar vitaminas extras, y encontrar la forma de sentirte mejor, y lo más importante es que tienes el poder para encontrar luz dentro de tu propia alma, y al final, la oscuridad es tan hermosa como los más hermosos días de verano.

 

 

“La esperanza es poder ver qué hay luz a pesar de toda la oscuridad.” – Desmond Tutu

 

 

He aprendido que en realidad, este periodo no siempre sucede dentro de estos dos meses, sino que en realidad puede suceder en cualquier momento y cualquier lugar, es parte del ciclo de la vida, podemos experimentar durante toda nuestra vida varios periodos de “Noches Polares” donde entramos en un periodo de completa oscuridad, y podemos sentirnos tristes, enojados, frustrados, podemos sentirnos cansados y deprimidos, y toda nuestra vida puede parecer estar fuera de nuestro control, pero la clave es ver este periodo como una oportunidad y no como castigo, es un período para reconectarse con nuestro verdadero ser, es una oportunidad para hacer brillar nuestra luz y proveer luz donde hay solo oscuridad. El día que te des cuenta que puedes controlar como te sientes independientemente de tus circunstancias actuales, es el día en el que vas a haber encontrado la clave para una vida con menos sufrimiento y más alegría, menos tristeza y más felicidad.

Es importante saber que un día el sol saldrá de nuevo, pero, es más importante saber que al final, no son las circunstancias actuales lo que realmente determina cómo nos vamos a sentir, porque la tristeza, el vacío interior, la depresión puede suceder en los días más radiantes, pero es nuestra propia fuerza, coraje, perseverancia, y deseo de hacer brillar la luz en nuestras almas y dar luz a nuestra vida.

 

 

 

 

Si el sol no brilla, brilla tú, y si brilla, brilla más fuerte, porque es tu propia luz, tu verdadero ser, lo que hace que este mundo sea un lugar hermoso. ¡Brilla como las estrellas, enciende tu alma, y con ese fuego da luz y calor a todos los seres de este planeta! ¡Que este nuevo año sea el año que tu alma brille como nunca!

Dar las cosas por sentado: Cuando lo importante se vuelve invisible

Cuanto más vemos algo más invisible se vuelve. Tomamos por sentado cosas que alguna vez deseamos, cosas que son esenciales para nuestro bienestar, cosas de valor, tesoros, maravillosas cosas y personas extraordinarias que enriquecen nuestra vida. El problema es que la sociedad de consumo en la que vivimos nos ha vuelto ciegos. Hemos perdido todo tipo de contacto con todo lo que es realmente importante, y hemos enfocado toda nuestra energía en cosas menos importantes. Lo increíble es que siempre terminamos dándonos cuenta que tan importante es algo cuando lo perdemos. Ese es el momento en que aprendemos a darle el valor merecido.

 

 

 

"No es una mala idea dedicar de vez en cuando un poco de tiempo a pensar en todas aquellas cosas que se dan por sentadas. Simples cosas cotidianas." - Evan Davis

 

 

 

Había una vez un mundo mágico. Este estaba lleno de maravillas y tesoros. Estaba tan perfectamente diseñado que tan solo un experto artesano podría haber sido el creador de semejante obra. Era tan hermosa, tan magnificente, tan extraordinaria… era la mayor obra jamás creada.
Este paraíso llamado “Tierra” estaba compuesto de minerales, agua, montañas, océanos, arboles, flores, hermosas tierras, lagos, magníficas criaturas, frutas, semillas, vegetales, y si uno miraba para arriba se podía apreciar durante el día un hermoso cielo azul, un hermoso sol, o un cautivante cielo gris donde se podían ver pequeñas gotas de agua cayendo, o mágicos copos de nieve, y durante la noche se podría apreciar una brillante luna, y un cielo repleto de estrellas.

Este mundo todavía existe, es el mundo en el que vives. Es la joya en la cual caminas día tras día, un paraíso que has olvidado por estar muy enfocado en otras cosas menos importantes. ¿Cuándo fue la ultima vez que te has detenido para contemplar lo que este mundo tiene para ofrecer? ¿Cuándo fue la ultima vez que disfrutaste todos los regalos de este planeta? Tantos hermosos colores, aromas, sabores, sonidos y texturas, y nosotros los tomamos por sentado, ¿Cómo podemos ser tan ciegos?

 

 

“Cuanto más a menudo vemos las cosas a nuestro alrededor, incluso las cosas bellas y maravillosas, más invisibles se vuelven para nosotros. Es por eso que a menudo damos por sentado la belleza de este mundo: las flores, los árboles, los pájaros, las nubes, incluso aquellos que amamos. Como vemos las cosas con tanta frecuencia, las vemos cada vez menos.” – Joseph B. Wirthlin

 

 

El principal problema es que constantemente anhelamos cosas que no tenemos, olvidándonos de lo que ya tenemos. Una vez que obtenemos lo que deseamos, alguna otra cosa toma su lugar, y aquello que deseábamos en primer lugar rápidamente pierde su valor. Esto no solo sucede con objetos materiales, sino con todo a nuestro alrededor. Tomamos por sentado cosas materiales, personas que amamos, tomamos por sentado lo que comemos, bebemos, tomamos por sentada nuestra salud, la naturaleza a nuestro alrededor, y tomamos por sentado nuestro tiempo en este planeta.

Yo suelo ser una persona que sonríe mucho, y en este mundo esto suele ser muchas veces algo inusual. Recuerdo cuando alguien una vez me pregunto: ¿Por qué siempre estas sonriendo? A lo que conteste: “Porque la vida es bella” y con una sonrisa esta persona asintió. Lo que quiero hacerte ver es que los motivos para sonreír son miles, simplemente hay que observar mejor y apreciar más cada detalle importante de nuestra vida diaria. Simplemente mira hacia tu alrededor, tenemos todo lo que necesitamos, hoy en día incluso la vida es mas maravillosa que cientos de años atrás, todo es mas simple, vivimos en un mundo de oportunidades, y así y todo seguimos viviendo tristes y enojados ya sea porque estamos constantemente buscando cosas que no necesitamos, o por que estamos atados a cosas que ya no poseemos, mientras que minimizamos lo que tenemos.

 

 

“A menudo damos por sentado las cosas que más merecen nuestra gratitud.” – Cynthia Ozick

 

 

El gran problema de tomar las cosas por sentado es que nos olvidamos de cuidarlas, tomando el riesgo de perderlas. Es por eso que nuestro planeta esta en peligro, y con ella nuestra mera existencia, porque estamos tan acostumbrados a su belleza, a su existencia, a sus recursos, el agua, el aire y estamos tan acostumbrados a la vida misma que no prestamos atención al daño que le estamos causando. Tomamos por sentada nuestra salud es por eso que no cuidamos nuestro cuerpo poniendo en riesgo nuestras propias vidas. Tomamos por sentadas nuestra familia, y es por ello que a veces olvidamos de llamarlos, verlos no sabiendo que algún día podrían no estar mas, al mismo tiempo, tomamos por sentada a nuestra pareja, por lo que solemos olvidar de dar el amor que merecen, provocando un distanciamiento o ruptura. Tomamos por sentado nuestro tiempo, es por ello que no lo gastamos en aquellas cosas que verdaderamente importan, agotando lo mas sagrado de nuestras vidas, nuestro tiempo.

Por lo tanto, te desafío a que cierres tus ojos por un minuto e intenta imaginarte como seria tu vida si no tuvieses las cosas que hoy tienes, tu familia, tus amigos, la persona que amas, las cosas que posees, tu salud, el sol, la lluvia, las montañas, los arboles, las aves y todos los animales de este planeta, tu hogar, imagina que ya no hubiese mas agua, mas comida, mas aire para respirar, mas libertad, o tiempo.

 

 

“Hay muchas cosas buenas en tu vida, no las des por sentado. No te concentres tanto en el sufrimiento que te pierdas el regalo de hoy.” – Joel Osteen

 

 

Tan solo imagina que diferente seria el mundo, que distinta seria nuestra realidad sin todo aquello que tenemos, y que damos por sentado, seria como vivir una pesadilla, pero ¿quieres saber algo? Hay personas ya experimentando esa pesadilla, aquí en este planeta mientras tú tomas por sentado todas las cosas que tienes, sufriendo por aquellas que no tienes, hay personas que tienen menos de lo que tu tienes, y si no somos cuidadosos con nuestras acciones, si no dejamos de contaminar el planeta, si no dejamos de ser los causantes de la extinción de animales, si no dejamos de cortar cada árbol, si no detenemos cada guerra, si no dejamos a un lado el odio, el enojo, el resentimiento, esta pesadilla se hará realidad, y lo perderemos todo, dándonos cuenta que todo aquello que tomábamos por sentado, eran las cosas que le daban sentido a nuestra vida.

Por eso, tomemos 30 minutos por día para contemplar y estar agradecidos por todas aquellas cosas que tenemos. Dejemos lo que estamos haciendo y disfrutemos de la compañía de nuestros seres queridos, admiremos la naturaleza a nuestro alrededor, disfrutemos lo esencial y hermoso de nuestras vidas, porque al fin y al acabo, la vida es hermosa y el mundo en el que vivimos es mágico, solo debemos abrir nuestros ojos y apreciar mas lo hermoso de este mundo.

 

 

 

 

Porque si felicidad es lo que buscamos, entonces el primer paso es la gratitud, estar agradecidos de lo que tenemos y disfrutar de la vida que poseemos sea cual sea es el camino a la felicidad. Disfruta mas, preocúpate menos, sonríe mas, llora menos y no te olvides de ser feliz!

Persigue Tu Pasión

Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo inmersos en una carrera sin fin. Vamos por la vida persiguiendo algo, creyendo que eso nos otorgará lo que deseamos. Este algo es el dinero, y creemos que esto nos ayudará a convertir todos nuestros sueños en realidad. Convertimos el dinero en nuestra prioridad, lo perseguimos a toda costa, y al final de esta carrera pagamos un alto precio por él y terminamos perdiéndolo todo. Nos damos cuenta que el dinero nos volvió ciegos, nos llevo por el camino incorrecto, y así hemos asesinado nuestros propios sueños, quemado nuestros deseos, y extinguido la llama de nuestra pasión. Por la tanto, para que esto no suceda debemos cambiar nuestra dirección, y comenzar a seguir el camino de nuestra pasión, y no del dinero.

 

 

 

"Persigue tu pasión y el éxito te seguirá."

 

 

 

De alguna manera llegamos a convencernos de que el dinero nos hace felices y exitosos. Nos contaron una historia maravillosa sobre el dinero, nos pintaron una fantástica imagen en nuestras mentes, lo que nos otorgo la idea de que el dinero nos permitirá comprar cada bien material de este mundo, y así podremos adquirir una felicidad eterna, y entonces terminamos creyendo esa historia. El problema es que comenzamos a perseguir el dinero en lugar de perseguir nuestra pasión, sin saber que nos dirigíamos directo a aquel lugar de oscuridad y decepción que tanto buscábamos evitar.

El problema cuando perseguimos el dinero es que caemos en una gran trampa. Esta trampa nos atrapa, haciéndonos creer que el dinero es la solución a todos nuestros problemas, y la clave para una vida feliz y plena, es así que comenzamos una búsqueda desesperada por el dinero, cayendo en la trampa, directo en sus garras, y así comienza a devorar lentamente nuestras almas. Consume cada parte de nosotros, y nos vuelve tan adictos, tan dependientes que lo necesitamos con el fin de sobrevivir, haciéndonos creer que de hecho el dinero nos hace feliz, y que la falta del mismo nos hace miserables, y así, ciegos y sordos defendemos la idea hasta que morimos.

 

“Persigue tu pasión, no tu pensión.” – Denis Waitley

 

¿Pero cuantas personas exitosas realmente conoces? Y con exitosa no quiero decir, personas con dinero, porque el tener dinero no siempre equivale a éxito, sino que me refiero a personas viviendo su pasión, personas que han conseguido sus sueños y deseos, personas que están felizmente viviendo la vida que deseaban, personas realmente vivas. ¿Cuantas personas puedes ver felices haciendo lo que hacen? No muchas, ¿verdad?

El problema con la mayoría de nosotros es que perseguimos el dinero, luego lo obtenemos y nos conformamos. Siempre y cuando podamos adquirir bienes materiales vamos a seguir teniendo la idea de que somos felices con la vida que tenemos, aunque esa felicidad dependa de algo tan efímero como el dinero. Vivimos bajo un sistema que nos hace creer que el dinero es la clave para la felicidad, entonces no perseguimos lo que realmente nos hace felices, perseguimos el dinero, creyendo que algún día seremos lo suficientemente libres como para comenzar a perseguir nuestra pasión, y ese día, en la mayoría de los casos, nunca llega.

 

“No existe pasión en conformarse, ni en aceptar una vida que no esté a la altura de lo que cada uno es capaz de vivir.” – Nelson Mandela

 

Por lo tanto, es importante perseguir tu pasión. Tu pasión es tu propósito, es hacer lo que amas, lo que te hace feliz. No importa cual sea tu pasión, siempre puedes encontrar la forma de vivir haciendo lo que amas. El dinero no debe ser nuestro propósito principal, si ese es el principal motivo de tu existencia entonces, todavía no has descubierto porque realmente estas aquí, y te estas limitando a vivir una vida con sentido.

Si persigues el dinero, siempre estarás persiguiéndolo, pero si persigues tu pasión, el dinero buscara la forma de encontrarte en el camino.
Las personas persiguen dinero, lo obtienen, lo pierden, lo obtienen de nuevo, obtienen mas, pierden mas, lo vuelven a obtener, lo desperdician, vuelven a encontrar la forma de como obtener mas, y así día tras día, se entierran mas y mas en esta locura sin fin. Esto nunca se detiene, es por eso que la mayoría de las personas viven una vida miserable, y el problema no es que tengan dinero o no, el problema es lo que pierden, lo que esconden, lo que sacrifican, lo que matan, lo que destruyen, lo que olvidad a causa de el dinero.

 

“Si no puedes descubrir tu propósito, descubre tu pasión. Porque tu pasión te conducirá directamente a tu propósito. “ – Obispo T.D. Jakes

 

¿Cual es tu pasión? ¿Que te hace feliz? ¿Que amas hacer? ¿Cual es tu sueño? Tomate el tiempo de pensar y analizar estas preguntas, encuentra tus propias respuestas. Descubre tu propósito, encuentra tu pasión, y sale a buscarla, persíguela bajo el sol, bajo la tormenta, en la luz y en la oscuridad, cuanto te sientas fuerte o débil, no importa que tan difícil todo parezca ser, o que tan lejos estás de alcanzar tu meta, no importa cuan imposible parezca ser, siempre persigue tu pasión, y todo lo demás, el dinero incluido te seguirá. No te conformes, no te limites, no te conviertas en el asesino de tus propios sueños.

 

 

 

Descubre tu propósito, encuentra tu pasión, decide lo que quieres conseguir y hazlo realidad. Se el mejor, falla, inténtalo de nuevo, falla mejor, no te detengas. ¡Persigue tu pasión con confianza y compromiso y vive la vida de tus sueños!

 

Cortando las Cuerdas del Apego

La mayoría de nuestros sufrimientos diarios son provocados por nuestro apego a cosas, personas, situaciones, entre otras cosas. El problema es que nos volvemos dependientes de aquellas cosas con el fin de sobrevivir, poniéndonos a nosotros mismos en un lugar de extrema vulnerabilidad. En el caso de perder aquello a lo que estamos apegados, una vida de angustia y sufrimiento es inevitable. Por lo tanto, para evitar tanto dolor y sufrimiento, debemos liberarnos de cualquier apego.

 

 

"La raiz de todo sufrimiento es el apego." - Buda

 

 

Vivir apegados a lugares, cosas, personas, trabajos, situaciones y cualquier otra cosa es la clave para una vida de sufrimiento. Lo sé, suena un poco extremo, pero la verdad es que cuanto más apegado estamos a algo o alguien, más sufrimos, porque cuanto más apegados estamos, más tememos, y cuanto más tememos, más sufrimos. Dependemos tanto de algo, que la simple idea de perderlo nos desgarra el corazón. El problema es que nuestra felicidad dura siempre y cuando aquello a lo que estamos apegados no cambie, no se transforme en algo más o deje de existir.

Todo apego nos limita, nos somete, nos controla, y nos domina completamente. Nos limita porque no nos permite ser completamente nosotros mismos, porque a veces ser nosotros mismos significaría la perdida inevitable de aquello a lo que estamos apegados, nos somete porque nos hace actuar de cierta manera con el fin de evitar perderlo, nos controla porque nos hace comportar de una forma especial, y nos domina porque toda nuestra existencia depende de aquello a lo que estamos apegados.

 

 

“La mayoría de nuestros problemas se deben a nuestro deseo apasionado y el apego a las cosas que nosotros malinterpretamos como entidades duraderas.” – Dalai Lama

 

 

¿Esto significa que no podemos tener ningún tipo de sentimiento? ¿Acaso no podemos amar, o tener pasión por algo? ¿Cómo podemos ser felices si no podemos ser simplemente humanos? Bueno, ese el tema, somos humanos, sentimos, amamos, y eso es lo hermoso de estar vivo y ser humanos. Tener todas esas hermosas emociones nos hace sentir vivos, y le da sentido a nuestras vidas. El problema comienza cuando nos volvemos dependientes de relaciones, cosas materiales, trabajos, lugares, resultados o situaciones con el fin de seguir sintiéndonos de la forma en que nos sentimos.

Por lo tanto, el problema no es sentir algo especial por algo o alguien, el problema es cuando nuestra felicidad depende de ello. Si la falta de algo o alguien, o si el cambio de algo en nuestras vidas crea sufrimiento, entonces es nuestro apego lo que realmente nos está generando angustia, no es el amor, la pasión que tenemos sobre algo, sino que es nuestra dependencia, nuestro apego. Hay algo que vale la pena recordar y es la diferencia entre apego y vínculo, nuestro apego crea en nosotros sentimientos de temor, temor por la idea de perder algo, mientras que un vínculo da y recibe al mismo tiempo, alimentando el alma, no espera nada, no requiere, no exige, solo sucede.

 

 

“Renueva, libera, deja ir. El ayer se ha ido. No hay nada que puedas hacer para traerlo de vuelta. No puedes “pude haber” hecho algo. Sólo puedes hacer algo. Renuévate. Libera ese apego. ¡Hoy es un nuevo día!” – Steve Maraboli

 

 

¿Que hacer entonces? Libérate de cualquier apego. No te limites pensando que no puedes tener una vida, que no puedes ser feliz o exitoso si no posees algo en particular, si no estas con esa persona especial, si no estás haciendo algo en particular, o si no vives en un cierto lugar. Si has llegado al lugar que estas ahora, no se debe a algo o alguien, sino que todo se debe a ti. Tu eres el creador de tu propia vida, por lo tanto, si hay algo de lo que debes depender es de ti mismo. Sin ti, no hay nada, por eso, no busques fuera de ti, sino que busca dentro de ti mismo.

Una conexión, un vínculo especial entre tu y lo que quieres y amas es inevitable, no se trata de evitar esa conexión sino que se trata de no depender de ello para sobrevivir. No debemos permitir que nuestro apega nos confunda, creyendo que necesitamos de algo o alguien con el fin de ser felices, teniendo la idea que aquellas cosas, ese trabajo, ese lugar, esa situación o esa relación es el factor determinante de nuestra felicidad. Un trabajo, una carrera, un lugar, cualquier posesión material, una persona, o una situación en especial puede otorgarnos alegría y felicidad, pero aquellos sentimientos no deben ser condicionados por la falta de aquellas cosas.

 

 

“El desapego no es que tú no debas poseer nada. Es que nada te posea a tí.” – Ali ibn Abi Talib

 

 

No hay nada más gratificante que el ser libre, y la libertad que obtenemos por dejar ir cualquier apago es algo que realmente nos beneficia. Por lo tanto, la clave no se encuentra en ser fríos, sin sentimientos, sino en aprender a amar, sin necesitar nada de regreso, siendo libres para decidir ser quien sea que queramos ser, y hacer todo aquello que queramos sin ser limitados por nuestros apegos. Lo más importante es vivir en el momento, lo que sea que haya pasado en el pasado no puede ser modificado, lo que sea que suceda en el futuro todavía no ha sucedido, entonces, ¿Por qué arruinar tu vida estando apegado a un pasado que se fue o a un futuro que todavía no ha llegado? La vida cambia continuamente, saber que nada es permanente, viviendo en el momento, y cortando las cuerdas de todo apego es la clave para una vida feliz.

 

 

 

Otórgale a tus pasiones, otórgale a cada persona, y otórgale a todo lo que quieres el poder de tu amor, ¡pero no les des el poder para destruirte! Aprende a dejar ir el apego, ¡y otórgate el regalo de vivir una vida en paz y feliz!

Amarte a Ti Mismo: Un Acto de Rebelion

Vivimos en un mundo tan obsesionado con las apariencias externas que el envase se ha vuelto mas importante que el contenido. Hoy en día lucir bien en el exterior se ha vuelto nuestra prioridad, nuestra obsesión, y el único motivo es ser aceptados en esta sociedad que te condena o te glorifica por tu apariencia. Por lo tanto, amarte a ti mismo en esta sociedad que quiere que te sientas mal contigo mismo es un acto de rebelión que te otorga libertad!

 

 

 

"En un mundo que se beneficia por tu baja autoestima, amarte a ti mismo es un acto de rebelión."

 

 

 

Esta sociedad quiere que creamos que con el fin de ser exitosos necesitamos lucir bellos en el exterior. Desde que nacemos estamos expuestos a diferentes fuentes las cuales tienen como principal propósito hacernos sentir mal con nuestra apariencia, y por ende fracasados. Crearon el concepto de que la fealdad significa infelicidad, y belleza significa felicidad y éxito. Pareciera que solo puedes amarte a ti mismo si tu eres hermoso por fuera, y eso por supuesto nunca sucede, ¿Y por qué? Porque el negocio se habría terminado, y donde no hay negocio, no hay dinero.

Nuestras mentes han sido contaminadas con este virus desde el primer día. Cuando nacemos, se nos corta el cabello, nos hacen agujeros en nuestras orejas para que podamos vernos bonitas con pequeños aritos, nos visten como muñecos, y nos hacen actuar como príncipes y princesas. A medida que crecemos, nos dan muñecas rubias, flacas, y de ojos azules para jugar, y a medida que pasa el tiempo ese virus infernal sigue enfermando nuestras mentes a través de todos los productos, servicios y entretenimiento que nos venden: El maquillaje, la cirugía plástica, los reality shows con gente cool, películas con bellísimos actores, músicos y bandas de chicas y chicos bonitos, y comerciales de televisión que constantemente lavan nuestro cerebro día tras día.

 

 

“Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas, es el mayor logro.” – Ralph Waldo Emerson

 

 

El problema es que hemos aceptado el concepto de que necesitamos vernos atractivos con el fin de ser felices. Creemos que finalmente vamos a amarnos a nosotros mismos el día que nos veamos hermosos por fuera, entonces compramos toda la basura que podamos encontrar con el fin de ser felices y amarnos a nosotros mismos, pero esto nunca termina, nunca nos sentimos completamente felices con nosotros mismos y queremos más, queremos vernos como las chicas de las revistas, y el problema es que ni siquiera ellas se ven así en la realidad. Perseguimos un falso estereotipo de belleza que no existe, es irreal, ficticio, una gran mentira.

El problema es que nos hacen creer que si existe, entonces nunca dejamos de comprar la basura que nos venden, sometiéndonos a nosotros mismos a este marketing enfermizo que nos posee. Siempre hay algo nuevo, un nuevo tipo de cirugía plástica, un nuevo producto revolucionario que te hará ver 20 años más joven, y maravillosos productos que harán que te veas bronceado los 365 días del año, un nuevo maquillaje que transformará tu cara en una falsa muñeca de porcelana. Siempre habrá algo que necesitarás con el fin de ser atractivo para así ser feliz. Esto nunca se detiene, nunca.

 

 

“Te has estado criticando durante años, y no ha funcionado. Trata de aprobarte a ti mismo, y ve qué pasa.” – Louise L. Hay.

 

 

Por lo tanto, si quieres verte bien por fuera, empieza por quererte como eres, ama tu verdadero ser sin ningún tipo de producto o ropa especial, o nada externo a ti, simplemente ama lo que esta sociedad llama “imperfecciones” porque no lo son, nadie es imperfecto, todos somos perfectos, porque hemos sido creados por el mejor artista, el gran creador. La belleza es un concepto que la sociedad ha creado con el fin de establecer un estándar, y así obtener un beneficio, pero todos somos hermosos, somos únicos, originales, no necesitamos ser alguien mas para ser hermosos, siendo nosotros mismos, y queriéndonos a nosotros mismos es lo que nos hace hermosos.

Lo que quiero decir es que esta completamente bien comprar y usar todos los productos que quieras, siempre y cuando tu felicidad no dependa de ello. Cambia el color de tu pelo, usa maquillaje, ponte a dieta, ve al gimnasio, compra nueva ropa, usa tu crema favorita, pero hazlo porque te gusta, porque quieres mejorar, o por cualquier motivo excepto para impresionar a otros, o para ser aceptado, no lo hagas para pertenecer, ni para ser feliz o exitoso, porque nunca vas a estar completamente feliz si dependes de todas esas cosas para sentirte bien contigo mismo. Levántate a la mañana, ve al espejo, y mírate sin maquillaje, con tu pelo despeinado, con tu pijama de Minnie mouse, de batman, rasgado y viejo, mírate al espejo y ve tus arrugas, granos, mírate a ti mismo con todas tus “imperfecciones” y sonríe, porque eres un ser hermoso. Amate a ti mismo en cada momento, y así encontraras la libertad para ser quien quieras ser sin necesitar de nada con el fin de serlo.

 

 

“Sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos.” – Antoine de Saint-Exupéry

 

 

Una vez alguien dijo: “La belleza duele”, pero no es así, la belleza no duele, lo que duele es no poder mirarse al espejo, y amar lo que ves simplemente porque no te ves como la chica o chico de las revistas. No poder ver tu propia belleza, te vuelve miserable, y no importa cuanto intentes ser “hermoso” siempre te sentirás miserable, y eso duele un millón de veces más que caminar con tacos, que la cirugía plástica o la depilación. ¿Puedes entender el verdadero problema aquí? ¡Eres tú! Es en la forma en la que te ves a ti mismo, cambia los ojos con los que te ves a ti mismo, enamórate de tu verdadero ser y así cambiarás toda tu vida… ¡y también ahorrarás mucho dinero!

 

 

 

 

Si te miras a ti mismo al espejo y te gusta lo que ves, ¿Crees que te importará lo que piensen los demás? ¡Absolutamente no! Eso se llama tener confianza en uno mismo, y así lograras amarte a ti mismo. La realidad es que no necesitas nada para ser hermoso, ya lo eres, tan solo recuerda eso ¡y obtén la libertad para ser tu más maravilloso, auténtico y hermoso ser! 

Liberándonos de las Cadenas de la Adicción

Dejamos de estar a cargo de nuestras propias vidas el día en que nuestras adicciones toman el control de nuestras vidas. Ese día perdemos nuestra libertad y nos volvemos esclavos de nuestras adicciones. Ellos se vuelven nuestra mayor meta y propósito en nuestras vidas, y nos volvemos dependientes de la satisfacción de esa adicción con el fin de sentirnos bien, felices y exitosos. Con el fin de retomar el control de nuestras vidas, deberemos liberarnos de las cadenas de nuestras adicciones.

 

 

"Mientras más grande sea la lucha, más grande será el triunfo" - Nick Vujicic #adicción

 

 

Una adicción es la necesidad desesperada de tener algo o hacer algo, crea en nosotros un hábito que nos encarcela, volviéndonos dependientes de ese hábito. Nos hace creer que lo necesitamos, quitándonos el control de nuestra propia vida, y cuando no tenemos el control de nuestras vidas, perdemos el control de todo, eso quiere decir que nuestra vida pasa a estar a merced de nuestra suerte. Estamos simplemente en un bote a la deriva en el océano de nuestras vidas empujados por la corriente de nuestras adicciones.

¿Dónde vamos a terminar? Sólo Dios sabe. ¿Cuáles son las probabilidades? Posiblemente estemos yendo directo a la caída, directo a nuestro fracaso. ¿Podemos hacer algo al respecto? ¿Podemos cambiar nuestra dirección? Absolutamente. ¿Cómo podemos hacerlo? Tomando el control de nuestras vidas, diciéndole a nuestras adicciones: ¡Oye, tú! No estas mas a cargo aquí, no tienes poder sobre mi vida, no me controlas, a si que vete ¡y devuélveme mi vida!

 

 

“A veces sólo puedes encontrar el cielo regresando lentamente del infierno.” – Carrie Fisher

 

 

Lo sé, todo suena tan lindo y fácil, pero deberás estar preguntándote como hacer algunas cosas, como por ejemplo: ¿Cómo empiezo? ¿Es realmente posible alejarme de mis adicciones? Y sí, lo es. ¿Quieres saber como lo sé? Porque ya has tomado el primer y mas importante paso de todos: Has decidido que es algo que quieres cambiar en tu vida, y tener la posibilidad de ver que algo no te esta otorgando lo que realmente quieres es el primer paso en el camino hacia una mejor vida.

Si realmente quieres cambiar, si realmente quieres algo y estas dispuesto a hacer todo lo que puedas con el fin de tenerlo, tu lo tendrás, pero tendrás que trabajar duro, y con duro no me refiero a trabajar duro un día, y el otro no, lo que significa es que deberás trabajar duro cada día de tu vida. Deshacerte de tus adicciones es un compromiso de todo una vida. No es algo que haces hoy, y dejas de hacer mañana. Nuestras adicciones son nuestro punto débil, y deberá siempre ser reforzado, incluso si sentimos que ya estamos fuertes en ese aspecto, siempre debemos ser cuidadosos de nuestras adicciones, y estar siempre listos para pelear en el momento que aparezca la ocasión.

 

 

“El éxito es la sumatoria de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día.” – Robert Collier

 

 

Por lo tanto, el primer paso es aceptar el hecho de que tenemos que cambiar algo en nuestras vidas, algo que no nos ayuda sino que nos entierra, algo que no nos esta dando éxito sino puro fracaso. La primer cosa que debemos saber es que nuestras adicciones no nos salvan de ninguna forma, ni cambian nuestra realidad, no nos otorgan lo que realmente queremos, sino que nos condena a una vida de fracaso. Sólo ponen mentiras en nuestras mentes, y nos convence de que las necesitamos, para así poder caer en sus trampas.

El segundo paso es encontrar la fuente de nuestra adicción. Hay algo, que fomenta la necesidad de satisfacer tal adicción. Esa necesidad se vuelve tan fuerte que se vuelve inevitable y te hace caer en las garras de tu adicción. ¿Que hacer entonces? Aléjate de esta fuente, no caigas en la trampa de pensar que podrás salir de ahí a salvo. Librate de todo aquello que vuelva tu adicción mas fuerte e incontrolable.

 

 

“Si puedes dejar de hacerlo por un día, puedes dejar de hacerlo toda tu vida.” – Benjamin Alire Sáenz

 

 

El siguiente paso es enfoque. Es todo una cuestión de enfocar tu mente en aquellas cosas que realmente quieres en tu vida, el tipo de cosas que te acercaran al lugar donde quieres llegar, el tipo de cosas que revelarán tu verdadero potencial. No se trata de resistir la tentación, es cuestión de terminar con esa tentación, ¿y como podemos hacerlo? Una vez más, es todo una cuestión de enfoque. Estamos rodeados de muchas cosas, pero vemos  la mitad, porque vemos solo aquello que observamos, y es todo una cuestión de enfoque. Enfoca tu mente en el tipo de cosas que te darán felicidad, paz y te harán sentir exitoso, y olvídate de aquellas cosas que te destruyen. Pon tu corazón en lo que es mejor para ti, y no pongas tu mente en lo que no te sirva, y veras cambiar toda tu vida.

 

 

 

 

Independientemente de tu adicción, siempre recuerda algo: Tu eres una obra maestra de Dios, tu tienes grandeza dentro de ti y el poder para superar cualquier desafío. Todo depende de ti, en tu compromiso y perseverancia. Cuanto estés dispuesto a sacrificar con el fin de alcanzar la victoria es lo que determinara tu éxito. ¡No sera fácil, pero valdrá la pena!

¡Es Tiempo de Construir Tus Propios Sueños!

Un nuevo año ha comenzado. Una nueva oportunidad te esta esperando. El pasado se ha ido, y el presente es todo lo que tenemos. En este momento dado tenemos la oportunidad de comenzar de nuevo, y la oportunidad de crear algo nuevo, o de soñar un nuevo sueño, o de hacer algo que nunca hemos hecho, y tenemos la gran oportunidad de crear la vida que siempre hemos soñado. En este nuevo año, ¿vas a empezar a crear tu sueño o continuar construyéndolo? ¿o vas a perder otra oportunidad para hacer tus sueños realidad? ¡Ahora es el momento correcto para empezar a construir tus sueños y crear la vida que siempre has imaginado!

 

 

 

 

"Si no Construyes tus Sueños, alguien te va a contratar para que ayudes a construir los de él." - Tony Gaskins.

 

 

 

 

Las celebraciones han terminado. El día de año nuevo ha pasado. Hemos celebrado con nuestras familias y amigos, y le hemos dado la bienvenida a este nuevo año con esperanza y entusiasmo. Comenzamos el nuevo año llenos de sentimientos y emociones, llenos de esperanza y optimismo, lleno de nuevos sueños, metas y deseos. El primer par de semanas nos sentimos motivados, estamos llenos de entusiasmo, y algo sobre este nuevo año nos hace creer que este será el año en el cual haremos todas aquellas cosas que siempre hemos querido hacer.

Comenzamos viviendo el primer mes de este nuevo año con felicidad y pasión, llenos de esperanza y fe. Pero a medida que pasa el tiempo, todas esas hermosas emociones que tuvimos en el día de año nuevo, todas las esperanzas, sueños, deseos, todo el entusiasmo y el optimismo comienzan a desaparecer. Comenzamos a sumergirnos en la oscuridad de nuestra rutina diaria, y día tras día, nuestros sueños comienzan a regresar al cajón del olvido. Y luego de un par de meses, todos esos maravillosos sentimientos que tuvimos alguna vez son reemplazados por estrés, desesperanza, cansancio y frustración.

 

 

 

 

“Qué es este poder, no lo podría explicar. Todo lo que sé es que existe y está disponible sólo cuando un hombre está en ese estado de ánimo en el que sabe exactamente lo que quiere y está completamente decidido a no abandonar hasta que encuentra lo que busca.” – Alexander Graham Bell

 

 

 

 

Entonces, el año termina y empezamos a soñar de nuevo, creemos que el nuevo año nos traerá todas aquellas cosas que siempre hemos querido, y una vez más, todas aquellas emociones que una vez tuvimos, comienzan a aparecer de nuevo en nuestros corazones poniéndonos en el mas maravilloso de los estados. Pero me pregunto, ¿es este tipo de vida, el cual se parece a una montaña rusa, el sentido de la vida, el propósito de nuestra existencia? ¿Es ese nuestro destino? Una vez más, como soñadora imparable que soy, debo decir que no. La vida es algo que creamos, con nuestros pensamientos, y acciones y con la actitud que adoptamos día tras día.

Por lo tanto, no debemos esperar más para empezar a construir nuestros sueños. La vida se pasa rápido y si no somos cuidadosos terminaremos construyendo los sueños de alguien más y lo llamaremos “nuestro trabajo” protegiéndolo más que a nuestros propios sueños. La verdad es que este sistema fue creado de tal forma que hace que sea casi imposible vivir sin él. Nos ha vuelto tan dependientes, que normalmente tendemos a negar todos nuestros sueños porque tenemos la necesidad de servir a este sistema con el fin de sobrevivir. Las buenas noticias son que podemos encontrar la forma de depender menos de él y ser mas libres, y la forma de hacerlo es encontrando el tiempo para construir nuestros propios sueños.

 

 

 

“Un sueño no se hace realidad mágicamente: se necesita sudor, determinación y trabajo duro.” – Colin Powell.

 

 

 

Un día tiene 24 horas, una semana tiene 168 horas, y un mes tiene alrededor de 730 horas, y eso significa que siempre tenemos tiempo para hacer aunque sea una cosa por día para estar más cerca de nuestros sueños. Por lo tanto, debemos empezar por descubrir nuestros sueños y metas, y luego establecer todos los pasos que debemos realizar a lo largo del año para hacerlos realidad. ¿Como incrementamos las probabilidades para que eso suceda? Haciendo más de las cosas que nos empujarán a ellos, y haciendo menos de las cosas que no nos sirven. Por ejemplo, mirar menos televisión, gastar menos tiempo haciendo nada, gastar menos dinero en cosas que no necesitamos, y así sucesivamente. Recuerda que todas aquellas personas que han creado la vida que han imaginado, han tenido el mismo tiempo que tú. Es todo una cuestión de prioridades. No importa que tan ocupado estés, o cuanto trabajo tengas, usa todo el tiempo libre que tengas para crear tus sueños.

 

 

 

Haz poco, o haz mucho, pero nunca dejes de hacer. Usa el tiempo que Dios te ha dado en tu favor y no en contra. La clave es empezar ahora, donde quiera que estés, con lo que sea que tengas. Empieza a construir tus propios sueños antes que termines gastando toda tu vida construyendo los sueños de otras personas. ¡Sal y construye la vida que sueñas!

2017: Un Nuevo Año, Una Nueva Oportunidad, Un Nuevo Comienzo

Ya casi podemos verlo, el 2017, el nuevo año está por llegar. Trae consigo una enorme maleta, y está cargada con esperanzas, oportunidades, desafíos, aventuras, metas, sueños y más. Y yo creo que todos nos preguntamos las mismas preguntas… ¿Qué cosa en esa maleta tiene mi nombre? ¿Qué me deparará el futuro? La respuesta es simple: El 2017 nos traerá lo que es mejor para nosotros, y todas aquellas cosas que estamos listos para recibir. ¿Están tus brazos abiertos? ¿Esta tu corazón abierto? ¿Estas listo para aceptar las nuevas oportunidades de este nuevo año?

 

 

 

amos a abrir el libro. Sus páginas están en blanco. Vamos a poner palabras sobre nosotros mismos. El libro se llama Oportunidad y su primer capítulo es el Día de Año Nuevo. Edith Lovejoy Pierce

 

  

 

Cada año nuevo llega con nuevas oportunidades y desafíos para cada uno de nosotros. Vienen en diferentes formas, colores y tamaños. Vienen de distintas maneras y en diferentes tiempos, y todos recibimos por lo menos una oportunidad para mejorar nuestras vidas, para descubrir nuestro verdadero ser, para desarrollar nuestro carácter, para volvernos la mejor versión de nosotros mismos, para crecer, para evolucionar.

Dije que este 2017 nos traerá lo que es mejor para nosotros y todo aquello que estemos dispuestos a recibir. Lo que quiero decir es que Dios y la vida están siempre dispuestos a otorgarnos lo que es mejor para nosotros, es decir, todas aquellas oportunidades que nos empujaran hacia delante. El problema es que no siempre estamos dispuestos a recibir el regalo de un nuevo desafío. La razón puede ser debido a nuestros miedos, dudas, inseguridades, o a lo mejor porque preferimos permanecer en nuestra zona de confort, o porque el regalo no es de nuestro agrado. Entonces, nos negamos a aceptar las nuevas oportunidades, dejándolas ir, perdiendo la oportunidad de mejorar, desarrollarnos, crecer y evolucionar.

 

 

 

 

“La esperanza sonríe desde el umbral del año que viene, susurrando: “será más feliz’… “– Alfred Tennyson

 

 

 

 

El nuevo año puede traernos cosas positivas o “negativas”. Con cosas positivas me refiero a un nuevo trabajo, una nueva relación, un incremento en tu salario, un nuevo viaje, cualquier tipo de posesión material, el logro de una meta, un sueño hecho realidad, un nuevo hogar, otro hijo, o cualquier otra cosa positiva que pueda sucedernos. Y con cosas “negativas” me refiero a todas aquellas cosas opuestas a aquellas que llamamos positivas. Como, por ejemplo, la pérdida de un empleo, una enfermedad, mas deudas, el fin de una relación, la perdida de cualquier objeto material, o el fracaso en cualquier aspecto de nuestras vidas.

¿Qué es lo que todos queremos en este nuevo año? Queremos más de las cosas positivas y menos de las negativas. ¿Pero que si las cosas negativas también tuvieses un sentido? ¿Qué si suceden por un motivo que no podemos comprender? Bueno, la verdad es que también tienen un significado especial. La clave es descubrir su propósito, el cual podría ser, por ejemplo, hacernos aprender una nueva lección, o hacernos mejorar a nosotros mismos, para darnos la oportunidad de tener mejores cosas, o simplemente para que podamos desarrollar la grandeza que se esconde dentro nuestro.

 

 

 

 

“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino.” – Viktor Frankl

 

 

 

 

Siempre recuerda, que no es lo que sucede fuera de nosotros, es decir, las circunstancias externas lo que realmente importa, sino es como respondemos ante esas circunstancias lo que realmente importa. Sin importar lo que nos suceda, en cualquier momento tenemos la oportunidad para decidir cómo vamos a sentirnos, y como vamos a responder ante lo que está sucediendo. Por lo tanto, enfrenta este nuevo año con coraje y optimismo, prepárate para recibir los nuevos regalos que traerá este 2017. Cuando una nueva oportunidad, ya sea positiva o no tan positiva golpee a tu puerta, ¡tómala!, y da lo mejor de ti para crear el resultado que esperas. Siempre recuerda que no importa lo que suceda, porque somos nosotros los creadores de nuestro destino.

Digámosle adiós a este maravilloso 2016 que está por terminar, con felicidad y gratitud, porque no importa lo que haya sucedido, sobrevivimos, y nadie puede quitarnos las lecciones aprendidas, los maravillosos momentos vividos, y todas las cosas que hemos obtenido. Quedémonos con los buenos recuerdos, las lecciones importantes, y llevémoslos con nosotros a este nuevo año que comienza. Deja atrás lo que no te sirva, y con esperanza, coraje y entusiasmo recibe este 2017 con tus brazos abiertos. Prepárate para enfrentar cada desafío, no te rindas ante la adversidad, transforma lo negativo en positivo, usa cada circunstancia en tu favor, ¡y nunca pierdas la oportunidad para crear la vida que imaginas!

 

 

 

 

 

Un nuevo año está por comenzar, y este 2017 trae 365 nuevas oportunidades, y si estamos listos para tomarlas, nos ayudaran a crear la persona que estamos destinados a ser para que podamos crear la vida que anhelamos, aquella que nos merecemos, y que somos capaces de vivir. ¡Feliz Año Nuevo!

 

¡Ten Cuidado con los Destructores de Sueños!

A lo largo del camino, a través de nuestras vidas, vamos a encontrarnos con personas que van a decirnos que no podemos hacer algo, ellos se reirán de nuestros sueños, nos criticaran, subestimaran nuestras habilidades, he intentaran evitar que alcancemos nuestras metas. Estas personas son destructoras de sueños, intentaran convencerte de que son imposibles, ¡y tú les demostrarás que estaban equivocados!

 

 

 
Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve por ello y punto

 

 

 

No es nada personal contigo, en realidad, no tiene nada que ver contigo, sino que es algo personal con ellos mismos. Estas personas se han convertido en destructoras de sueños porque de alguna manera, alguien los ha convencido de que los sueños son imposibles de alcanzar. Otro destructor de sueños ha hecho el mismo trabajo fino con ellos antes, y los ha convencido de que estos son imposibles, les ha hecho creer que no pueden hacerlo, y ellos lo creyeron, y así se dieron por vencidos antes sus más profundos sueños.

¿Pero quienes son estos destructores de sueños? En realidad, no son solo personas sino también experiencias, sentimientos, y emociones. Personas negativas, no creyentes, inseguras y con odio dentro, emociones negativas, pensamientos negativos, miedos, dudas, fracasos, falta de confianza, todos estos y muchos más son destructores de sueños, y si no somos cuidadosos lograran convencernos de que no podemos hacerlo, y en ese momento renunciaremos a todo aquello que siempre hemos soñado.

 

 

 

 

“Mantente alejado de las personas que intentan minimizar tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero los realmente grandes, te hacen sentir que tú también puedes llegar a ser grande.” – Mark Twain

 

 

 

 

Por lo tanto, ¿Cómo podemos lidiar con estos destructores de sueños? Lo primero y más importante es saber que su realidad no tiene que ser nuestra realidad. Lo que estas personas expresan es su propia visión, su propia perspectiva sobre la vida, sus propias creencias y experiencias, pero la verdad es que tu creas tu propia vida, y eso es todo lo que importa. Segundo, tu puedes usar esa negatividad y transformarla. Pero, ¿cómo? Bueno, puedes usarla como motivación. Puedes usarla como un poderoso combustible, el cual hará explotar tu corazón, dándote la energía necesaria para que vayas con coraje y confianza en la dirección de tus sueños.

Utilízalo como una forma para demostrarles que estaban equivocados, porque al final, nuestras experiencias pueden crear milagros en la vida de una persona. Por lo tanto, utiliza la espada que ellos usaron para intentar asesinar y destruir tus sueños en su favor, cortándoles el oscuro velo que cubre sus ojos. Libéralos de las cadenas que están evitando que puedan hacer sus sueños realidad. Porque si tu los conviertes en realidad, a lo mejor, tu puedes convencerlos de que ellos también pueden hacer los suyos realidad.

 

 

 

 

“Cuando la gente busca socavar tus sueños, predecir tu destino o criticarte, recuerda que están contándote su historia, no la tuya.” – Cynthia Occelli

 

 

 

 

Todos estos destructores de sueños que mencione anteriormente van a intentar detenerte, ellos van a hablar, van a intentar confundirte, pero tú no tienes que escucharlos, sino que tienes que escuchar tu propio corazón. Si cada vez que cierras tus ojos, y piensas en tu sueño, tu corazón se enciende, entonces sal y hazlo realidad. Nunca te arrepentirás de intentarlos, pero te arrepentirás de nunca haberlo intentado. La verdad es que, si otras personas pudieron lograrlo, nosotros también podemos. Rodéate de personas exitosas, aprende de sus errores, mejórate a ti mismo, trabaja duro, y sobre todo siempre recuerda una cosa muy importante: Que no importa lo que estos destructores digan, lo que realmente importa es lo que tu creas y si crees que es posible, si crees en tu sueño, si crees en tu mismo, tu harás realidad cada sueño que tengas y cada meta que te propongas.

 

 

 

 

 

Escucha tu propio corazón, persigue tus sueños con confianza, crea tu propia realidad, ten fe, cree en ti mismo, y con coraje haz lo imposible posible, ¡y demuéstrales a todos los destructores de sueños que estaban equivocados!