Tag Archives: Vivir

¿Vivimos o Simplemente Existimos?

¿Vivimos o simplemente existimos? La respuesta va a depender de si somos libres o no. ¿Pero cómo sabemos eso? Porque la libertad nos hace felices, por lo tanto, si somos felices, somos libres, y si somos libres significa que realmente estamos viviendo nuestras vidas, de lo contrario simplemente existimos.

 "Lo que la luz es para los ojos, lo que el aire es para los pulmones, lo que el amor es para el corazón, lo es la libertad para el alma humano." - Robert Green Ingersoll

 

Un día leí un artículo sobre las palomas, y leí algo que realmente me llamo la atención. El articulo decía que las palomas silvestres tienen una experiencia de vida de alrededor de 5 años, mientras que las palomas en cautiverio pueden vivir 15 años o más. Luego de leer este articulo me pregunte: ¿Sería mejor vivir una vida más larga con todo lo que necesitamos para sobrevivir, pero sin libertad, o es mejor vivir menos con una vida menos confortable y segura, pero siendo libres?

Intentando encontrar una respuesta me dije a mi misma: Bueno, digamos que no puedo pensar como una paloma, no puedo saber qué es lo que ellas preferirían o que es lo mejor para ellas, pero si puedo pensar como un humano, y como nosotros somos seres libres, también son las palomas. Ambos tenemos algo en común, y esa es la necesidad de libertad, y creo que todo ser vivo tiene la misma necesidad. Ninguno de nosotros preferiría permanecer en cautiverio o en una prisión “con todo incluido” con el fin de vivir una vida confortable por muchos años, o por lo menos no es lo que los humanos queremos, o ¿a lo mejor sí?

 

 

 

“Nadie está más perdidamente esclavizado que aquellos que falsamente creen ser libres.” – Johann Wolfgang Von Goethe

 

 

 

Dude por un par de minutos y luego me pregunte a mí misma otras preguntas: ¿No es acaso de esa manera como la mayoría de los seres humanos en este planeta viven actualmente? ¿Acaso no vivimos en cautiverio? Lo que quiero decir es: ¿No caemos constantemente en la trampa de vivir como prisioneros de nuestra zona de confort? Porque eso es lo que nuestra zona de confort es. Es la jaula en la cual nos hemos encerrado a nosotros mismos con el propósito de sobrevivir. De hecho, eso es lo que hacemos, sobrevivimos, existimos, ¿pero vivimos realmente?

La realidad es que vivir en nuestra zona de confort solo nos otorga el sentimiento de estar verdaderamente vivos y libres, lo que en realidad es simplemente una ilusión, es por ello que están fácil para nosotros vivir allí, pretendiendo ser felices, porque nos da la idea de que allí podemos tener todo lo que queremos con el fin de vivir una vida confortable, feliz, y en paz. Pero con el fin de sobrevivir nos rehusamos a vivir la vida que queremos porque hacerlo significaría abandonar nuestra zona de confort, y eso significaría ponernos en riesgo, en donde todo lo que tenemos podría desvanecerse en un abrir y cerrar de ojos.

 

 

 

“La libertad significa que no tienes obstáculos para vivir tu vida como eliges. Cualquier otra cosa es una forma de esclavitud.” – Wayne Dyer

 

 

 

¿En libertad o en cautiverio? ¿Confortable o incomodo? ¿Libre o enjaulado? ¿Qué elegirías si supieras que vas a morir en un año? ¿Seguirías haciendo lo que estás haciendo ahora? Porque si no lo haces, significa que ya vives en cautiverio. La realidad es que nuestro futuro no está garantizado, y no importa que tan seguros creamos estar, en cualquier momento puede ser nuestra hora. Lo que importa es vivir nuestra vida, y no simplemente existir. De otra forma, ¿Cuál sería el sentido de la vida?

Lo que quiero decir es: ¿Cuántos años un ser humano puede vivir? ¿50? ¿60? ¿80 años? ¿Cuál sería el sentido de vivir 80 años si no has vivido en lo absoluto? Capaz has experimentado un vida segura y confortable, y eso es excelente, pero si no has perseguido un sueño, o no te has animado a ir tras una nueva aventura, o si no has seguido tu corazón, o si nos has hecho nada que te haya requerido abandonar tu zona de confort de vez en cuando, si no has experimentado el sentimiento de felicidad que se siente cuando eres libre de hacer lo que quieras sin dejarle a tus miedos, situaciones, personas, y nada detenerte, entonces no has vivido en lo absoluto.

 

 

 

 

La realidad es que tu vida es tuya, te pertenece a ti, y nadie más que tu tiene el poder de decidir qué hacer con ella, y lo mejor para ti, para mí, y para todos es hacer lo que nos hace felices. Pero siempre recuerda que vivir en cautiverio no es vivir, es simplemente existir, pero ser libre, mi Dios, ¡Eso sí que es vivir!

La edad no es mas que un numero

La edad no es más que un número, al cual le hemos otorgado una gran importancia. De alguna forma le hemos dado más significado del que deberíamos, otorgándole así a un simple numero el poder para controlar nuestras vidas. La verdad es que la edad no nos define ni a nosotros ni a nuestro destino, ya que no es nuestra edad lo que cuenta sino nuestra actitud.

 

 "Vive tu vida y olvídate de tu edad." - Norman Vincent Peale

 

 

Día a día pienso en como nuestra edad nos ha influenciado. Pareciera que tenemos una edad para todo. Una edad para estudiar y aprender, una edad para divertirnos, una edad para casarnos, una edad para tener hijos, una edad para ser exitosos y una edad en la cual ya nos consideramos los suficientemente viejos como para vivir la vida que básicamente morimos incluso antes de haber muerto realmente.

Le hemos otorgado a la edad el poder para decidir por nosotros. La edad decide si es correcto hacer algo o no, y nosotros basamos nuestras decisiones en nuestra edad, lo que la mayoría de las veces nos lleva a tomar la decisión equivocada o muchas veces nos lleva a tomar una decisión basada en nuestra edad, lo que no nos permite decidir de acuerdo a nuestros sentimientos y emociones, y hacemos esto debido a las limitaciones que hemos puesto en nuestra mente gracias a un simple número.

 

 

 

“No cuentes solo tus años, haz que tus años cuenten.” – George Meredith

 

 

 

La edad es una prisión creada por nuestra sociedad, la cual nos ha privado de la libertad para hacer todo aquello que queremos hacer en el momento más apropiado para nosotros. Es como si estuviésemos en una carrera contra el tiempo, en donde la edad para disfrutar de la vida, divertirse, ser feliz, libre, hermosos y exitosos es muy corta, es así que estamos presionados a hacer todo aquello que podamos, en un tiempo determinado ya que después de cierta edad nos volvemos obsoletos, y desde ese momento enterramos todos nuestros sueños y deseos junto con nuestra felicidad y pasión por vivir, y vivimos el resto de nuestras vidas condenados a esperar que un día alguien venga y nos entierre junto con todas aquellas cosas.

La verdad sobre la edad es que es simplemente una ilusión, ya que somos libres de hacer todo aquello que amamos en el momento que queramos. Nuestros sueños, al contrario de lo que pensamos, no tienen una fecha de caducidad, es por ello que nunca es demasiado temprano o demasiado tarde para perseguirlos y hacerlos realidad. En cualquier momento tenemos el poder para decidir quién queremos ser y que queremos conseguir e ir a por ello, y convertirnos en la persona que siempre hemos querido ser. Nuestra vida está totalmente bajo nuestro control, y no es nuestra edad lo que nos controla, ya que un número es y será siempre un numero si no le otorgamos el poder para que sea el creador de nuestro destino.

 

 

 

“Nunca eres demasiado viejo como para establecer una nueva meta o soñar un nuevo sueño.” – C.S. Lewis

 

 

 

Lo importante sobre la edad y cumplir años no es un número, sino que eso significa que estamos vivos, lo que quiere decir que todavía tenemos la oportunidad para hacer aquello que amamos y ser felices. La edad y las situaciones que nos rodean no tienen el control de nuestras emociones, sino que somos nosotros los que tenemos el poder para crear la vida que siempre hemos soñado. Desde siempre sin importar mi edad, he decido seguir a mi corazón, aquello que amo y aquello que me hace feliz me dan vida y no un simple número. La edad no es más que eso, un simple número, no nos define, no nos controla, no nos categoriza, no nos dirige, somos nosotros los que hacemos eso. Nuestros sueños, metas y todo aquello que nos hace felices nos mantiene con vida. La edad es simple un número, y su único lado positivo y muy importante sería que nos indica que todavía seguimos con vida para poder hacer aquello que nos guste, ya sea en mayor o menor medida, porque es nuestra decisión de vivir nuestra vida a nuestra manera lo que cuenta, no nuestra edad.

Lo importante sobre nuestra vida es que debemos saber que la edad no es lo que importa, ya que lo que verdaderamente importa es nuestra actitud, nuestra fe, nuestro compromiso y perseverancia. La edad puede indicar el paso del tiempo, y las dificultades pueden haberse incrementado, pero la clave para vivir la vida la encontramos en nuestra mente, porque es ella la que si puede limitarnos o no. No hay nada que pueda detenernos de alcanzar nuestros sueños si creemos que todo es posible. Nuestra mente lo es todo, y jamás deberíamos permitir que un simple número y las creencias que le hemos dado como sociedad interfiera con nuestros verdaderos sueños y deseos.

 

 

 

 

Otorguémosle menos importancia a nuestra edad y más importancia a nuestra propia mente y actitudes, ya que no podemos cumplir nuestros sueños si no creemos en nosotros mismos. Recuerda que la edad es simplemente un número, no permitas que este controle tu vida. ¡Tu edad solo indica que sigues con vida lo que significa que puedes seguir siendo feliz, divertirte, disfrutar de la vida, reír, aprender, soñar, creer y seguir viviendo tu vida al máximo!

Aprende de Tus Errores

Es a través de los errores cuando nos volvemos más sabios, es por ello que deberías permitirte cometer errores, no tengas miedo de cometerlos, sino que teme no intentar nada nuevo por el miedo a cometer errores, porque es en ese preciso momento en donde cometes el mayor error de todos: El error de tener demasiado miedo como para vivir verdaderamente.

 

 

 

No existe ninguna otra forma de aprender sin cometer un error primero. Cada persona exitosa que existe hoy en día no ha llegado a ese lugar de gloria sin haber cometido muchos errores a lo largo del camino. Estas personas han conocido la derrota muchas veces, han fallado una y otra vez, pero no permitieron que esos errores los detuvieran, sino que aprendieron de ellos y así siguieron hacia adelante con coraje y compromiso.

Aquellas personas se han convertido en lo que son ahora gracias a los errores, porque han colaborado en desarrollar la grandeza dentro de ellos. Estas personas han intentado y han fallado, han cometido muchos errores, pero han aprendido de ellos, y es por eso que han alcanzado el éxito. Cuando aprendes de tus errores te vuelves más sabio, y cuando te vuelves más sabio, aprendes a hacer algo de una forma diferente, y es así como consigues el éxito.

 

 

 

“Una vida utilizada para cometer errores no solo es más honorable, sino que es más útil que una vida utilizada para no hacer nada.” – George Bernard Shaw

 

 

 

Cuando te rehúsas a hacer aquellas cosas que siempre has querido hacer por el miedo a cometer errores es en el preciso momento en el que realizas el mayor error de todos: El error de rehusarte a vivir la vida que siempre has soñado. Para evitar esto debes aprender a aceptar los errores como parte del proceso de hacer algo nuevo, estando dispuesto a aprender de ellos, para que así puedas convertirte en la persona que siempre has querido ser y así tener la vida que siempre quisiste tener.

Los errores prueban dos cosas diferentes: Pueden indicar nuestra derrota si es que nos hemos negado a aprender de ellos, cometiendo aquellos errores una y otra vez, y así consiguiendo nada más que fracaso, o pueden probar nuestra victoria, indicando que tan sabios nos hemos vuelto luego de haber aprendido de nuestros errores, haciendo todo de una forma diferente, consiguiendo el éxito deseado.

 

 

 

“Errar es humano, pero solo los estúpidos perseveran en el error.” – Marco Tulio Cicerón

 

 

 

Los errores pueden ser un sinónimo de fracaso, pero también pueden ser un sinónimo de éxito si es que aprendes de ellos. El problema es que pensamos que los errores indican nuestro fracaso, pero la realidad es que solo indican que hemos estado haciendo algo de la forma incorrecta, lo que significa que todavía tenemos la oportunidad de algo de otra forma diferente. Los errores nos enseñan cómo no debemos hacer algo, para que así podamos encontrar la forma de hacer algo de la forma correcta, y en el proceso de aprender de nuestros errores, nos convertimos paso a paso en mejores personas, y así nos volvemos cada día más sabios.

Acepta el hecho de que vas a cometer errores a lo largo del camino, ya que los errores son parte del éxito, es por ello que no existen tales cosas como los errores, sino que solo existen formas de no hacer algo. Si puedes aprender a ver los errores como lecciones, si puedes ver el verdadero tesoro que llevan dentro, si puedes aprender de ellos, entonces así encontraras la clave del éxito.

 

 

 

“Un hombre debe ser lo suficientemente grande como para admitir sus errores, lo suficientemente inteligente como para sacar provecho de ellos, y lo suficientemente fuerte como para corregirlos.” – John C. Maxwell

 

 

 

Por otra parte, si te niegas a verlos como lecciones, corres el riego de cometerlos una y otra vez, ya que la primera forma de aprender de ellos es aceptando el hecho de que hemos cometido un error, entonces de esa forma descubriremos que hemos estado haciendo algo de la forma equivocada, y no es lo mejor que podemos hacer si queremos ser cada día mejores personas. Si no aceptas tus errores, si no intentas corregirlos, si no quieres aprender de ellos, entonces te condenas a una vida de fracaso, ya que así convertirás tus errores en hábitos.

Por lo tanto, no temas hacer algo por el mido a cometer errores, sino que teme el hecho de no cometerlos en lo absoluto, ya que de esa forma habrás fracasado por defecto. Los errores no son letales, no te definen, sino que simplemente te desafían para que así puedas ser cada día mejor, los errores son una oportunidad para volvernos más sabios.

 

 

No permitas que los errores te destruyan, no dejes que te detengan, no permitas que se vuelvan un hábito, simplemente has aquello que siempre has querido hacer con seguridad y confianza. ¡Comete errores, aprende de ellos, corrígelos, y alcanza el éxito!