Tag Archives: Vida

Mejora Tus Estrategias y Obtén Mejores Resultados

Algunas de las circunstancias de nuestras vidas son inevitables, algunas son simplemente una cuestión de suerte, y algunas de ellas son el producto de nuestras acciones. Nuestra vida no está escrita, pero es fácil pensar que si lo está, porque de esa manera negamos  cualquier responsabilidad, y culpamos a nuestro destino por ser la causa de nuestras dificultades. La verdad es que nosotros creamos nuestra vida con nuestras propias acciones, y si los resultados que estamos obteniendo no son los deseados, es tiempo de mejorar nuestras estrategias de vida.

 

 

 

"Si haces lo que siempre has hecho, obtendrás lo que siempre has conseguido."

 

 

 

Si seguimos pensando los mismos pensamientos, si seguimos teniendo los mismos sentimientos, si seguimos realizando las mismas acciones y teniendo los mismos comportamientos, probablemente vamos a seguir obteniendo lo que vinimos obteniendo hasta ahora. La pregunta ahora es: ¿Estas obteniendo los resultados que esperas? Si la respuesta es si, ¡Felicitaciones! ¡Vas por el camino correcto! Pero si la respuesta es no, deberás cambiar tus estrategias, y hacer las cosas de una forma diferente hasta que obtengas los resultados esperados.

Si no estamos obteniendo lo que deseamos es probablemente porque algo no esta funcionando como debería, algo que estamos haciendo no nos esta ayudando a obtener los resultados que esperamos. Generalmente culpamos a la vida, a nuestra familia, a el tiempo, el dinero, o a todo lo que podamos echarle la culpa por no obtener los resultados que deseamos, pero la realidad es que en la mayoría de los casos nosotros somos la causa de nuestro propio fracaso. Por lo tanto, si queremos mejores resultados, si queremos tener éxito, tendremos que cambiar algo con el fin de ser exitosos, y deberemos dejar de hacer el tipo de acciones que solo nos han otorgado fracaso.

 

“Logra el éxito en cualquier área de la vida identificando las estrategias óptimas y repítelas hasta que se conviertan en hábitos.” – Charles J. Givens

 

La primer y más importante cosa que debemos saber con el fin de tener éxito es que no dependemos de nuestro entorno para ser exitosos, sino en tener la habilidad para no caer en la trampa de permanecer cautivos en ese entorno. Es decir, sin importar donde nos encontremos en este momento, y cuales sean nuestras actuales circunstancias externas, siempre podemos crear un mejor mañana, y la clave para hacerlo es no dándose por vencido ante nuestras circunstancias actuales, y tomando la responsabilidad de nuestra propia vida, creando con nuestras propias acciones la vida que realmente queremos experimentar, tomando todas las acciones correctas para poder obtener los resultados deseados.

Si quieres algo diferente, si quieres un resultado mejor en tu vida, deberás cambiar tus acciones y mejorar tus estrategias. ¿Qué estás haciendo ahora que si esta dándote resultados? ¿Qué tipo de acciones estas realizando que no te están otorgando los resultados que deseas? ¿Qué cosa no estás haciendo que podría ayudarte a obtener los resultados que deseas? ¿Qué tipo de estrategias has estado utilizando que no te han otorgado resultados positivos? ¿Qué puedes hacer hoy para mejorarlas? Piensa sobre esas preguntas, determina lo que quieres, y descubre lo que puedes hacer para obtener los resultados que quieres. Lee, pregunta, aprende, comete errores, toma riesgos, inténtalo una vez mas, mejora y sigue mejorando hasta que consigas el éxito, ¡pero nunca te des por vencido!

 

“El primer paso hacia el éxito se toma cuando te niegas a permanecer cautivo en el entorno en el que te encuentras.” – Mark Caine

 

Siempre hay algo que puedes hacer mejor, siempre hay algo para mejorar, no te limites pensando que no hay nada mas que puedas hacer, o que no puedes aspirar a más, tienes grandeza dentro de ti, y puedes obtener todo lo que deseas si trabajas duro, si sos perseverante, y si nunca te das por vencido ante las adversidades. Siempre puedes crecer, aprender, mejorar, evolucionar y tener éxito. Aprende de los errores pasados, aprende de los errores de otras personas, pregunta, aprende, mejórate a ti mismo, desarrolla tu potencial, y no te detengas hasta conseguir los resultados que deseas.

 

 

 

 

Si lo que has estado pensando, sintiendo, y haciendo no te ha otorgado los resultados que deseas, es tiempo de mejorar tus estrategias de vida. No tengas miedo de cambiar, no tengas miedo de probar algo nuevo, no tengas miedo de fracasar, sino que siempre recuerda que el fracaso es solo real cuando te das por vencido. ¡Cambia tus estrategias, y obtén los resultados que deseas!

Liberándonos de las Cadenas de la Adicción

Dejamos de estar a cargo de nuestras propias vidas el día en que nuestras adicciones toman el control de nuestras vidas. Ese día perdemos nuestra libertad y nos volvemos esclavos de nuestras adicciones. Ellos se vuelven nuestra mayor meta y propósito en nuestras vidas, y nos volvemos dependientes de la satisfacción de esa adicción con el fin de sentirnos bien, felices y exitosos. Con el fin de retomar el control de nuestras vidas, deberemos liberarnos de las cadenas de nuestras adicciones.

 

 

"Mientras más grande sea la lucha, más grande será el triunfo" - Nick Vujicic #adicción

 

 

Una adicción es la necesidad desesperada de tener algo o hacer algo, crea en nosotros un hábito que nos encarcela, volviéndonos dependientes de ese hábito. Nos hace creer que lo necesitamos, quitándonos el control de nuestra propia vida, y cuando no tenemos el control de nuestras vidas, perdemos el control de todo, eso quiere decir que nuestra vida pasa a estar a merced de nuestra suerte. Estamos simplemente en un bote a la deriva en el océano de nuestras vidas empujados por la corriente de nuestras adicciones.

¿Dónde vamos a terminar? Sólo Dios sabe. ¿Cuáles son las probabilidades? Posiblemente estemos yendo directo a la caída, directo a nuestro fracaso. ¿Podemos hacer algo al respecto? ¿Podemos cambiar nuestra dirección? Absolutamente. ¿Cómo podemos hacerlo? Tomando el control de nuestras vidas, diciéndole a nuestras adicciones: ¡Oye, tú! No estas mas a cargo aquí, no tienes poder sobre mi vida, no me controlas, a si que vete ¡y devuélveme mi vida!

 

 

“A veces sólo puedes encontrar el cielo regresando lentamente del infierno.” – Carrie Fisher

 

 

Lo sé, todo suena tan lindo y fácil, pero deberás estar preguntándote como hacer algunas cosas, como por ejemplo: ¿Cómo empiezo? ¿Es realmente posible alejarme de mis adicciones? Y sí, lo es. ¿Quieres saber como lo sé? Porque ya has tomado el primer y mas importante paso de todos: Has decidido que es algo que quieres cambiar en tu vida, y tener la posibilidad de ver que algo no te esta otorgando lo que realmente quieres es el primer paso en el camino hacia una mejor vida.

Si realmente quieres cambiar, si realmente quieres algo y estas dispuesto a hacer todo lo que puedas con el fin de tenerlo, tu lo tendrás, pero tendrás que trabajar duro, y con duro no me refiero a trabajar duro un día, y el otro no, lo que significa es que deberás trabajar duro cada día de tu vida. Deshacerte de tus adicciones es un compromiso de todo una vida. No es algo que haces hoy, y dejas de hacer mañana. Nuestras adicciones son nuestro punto débil, y deberá siempre ser reforzado, incluso si sentimos que ya estamos fuertes en ese aspecto, siempre debemos ser cuidadosos de nuestras adicciones, y estar siempre listos para pelear en el momento que aparezca la ocasión.

 

 

“El éxito es la sumatoria de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día.” – Robert Collier

 

 

Por lo tanto, el primer paso es aceptar el hecho de que tenemos que cambiar algo en nuestras vidas, algo que no nos ayuda sino que nos entierra, algo que no nos esta dando éxito sino puro fracaso. La primer cosa que debemos saber es que nuestras adicciones no nos salvan de ninguna forma, ni cambian nuestra realidad, no nos otorgan lo que realmente queremos, sino que nos condena a una vida de fracaso. Sólo ponen mentiras en nuestras mentes, y nos convence de que las necesitamos, para así poder caer en sus trampas.

El segundo paso es encontrar la fuente de nuestra adicción. Hay algo, que fomenta la necesidad de satisfacer tal adicción. Esa necesidad se vuelve tan fuerte que se vuelve inevitable y te hace caer en las garras de tu adicción. ¿Que hacer entonces? Aléjate de esta fuente, no caigas en la trampa de pensar que podrás salir de ahí a salvo. Librate de todo aquello que vuelva tu adicción mas fuerte e incontrolable.

 

 

“Si puedes dejar de hacerlo por un día, puedes dejar de hacerlo toda tu vida.” – Benjamin Alire Sáenz

 

 

El siguiente paso es enfoque. Es todo una cuestión de enfocar tu mente en aquellas cosas que realmente quieres en tu vida, el tipo de cosas que te acercaran al lugar donde quieres llegar, el tipo de cosas que revelarán tu verdadero potencial. No se trata de resistir la tentación, es cuestión de terminar con esa tentación, ¿y como podemos hacerlo? Una vez más, es todo una cuestión de enfoque. Estamos rodeados de muchas cosas, pero vemos  la mitad, porque vemos solo aquello que observamos, y es todo una cuestión de enfoque. Enfoca tu mente en el tipo de cosas que te darán felicidad, paz y te harán sentir exitoso, y olvídate de aquellas cosas que te destruyen. Pon tu corazón en lo que es mejor para ti, y no pongas tu mente en lo que no te sirva, y veras cambiar toda tu vida.

 

 

 

 

Independientemente de tu adicción, siempre recuerda algo: Tu eres una obra maestra de Dios, tu tienes grandeza dentro de ti y el poder para superar cualquier desafío. Todo depende de ti, en tu compromiso y perseverancia. Cuanto estés dispuesto a sacrificar con el fin de alcanzar la victoria es lo que determinara tu éxito. ¡No sera fácil, pero valdrá la pena!

¡Tu Futuro Comienza Hoy!

Las acciones que tomamos hoy son los cimientos de nuestro futuro. Creamos nuestro propio futuro, es decir, cosechamos lo que sembramos. Somos los arquitectos de nuestra propia vida, y del futuro que aguarda por nosotros, el futuro que comenzamos a crear hoy. Por lo tanto, con el fin de tener la vida que hemos imaginado, hay algo que debemos recordar: ¡Nuestro futuro comienza hoy!

 

 

la-mejor-manera-de-predecir-el-futuro-es-creandolo-abraham-lincoln

 

 

 

La realidad es que nadie de nosotros sabe que es lo que va a suceder en el futuro, pero las acciones que tomamos en nuestro presente pueden darnos una idea de cómo va a ser nuestro futuro. Es así de simple, lo que hacemos hoy, o lo que dejamos de hacer tiene una consecuencia en nuestra vida. Creamos con cada acción que tomamos nuestro futuro, por lo tanto, depende de nosotros crear hoy aquello que deseamos experimentar mañana.

Normalmente nos sorprendemos cuando la vida de repente nos golpea en la cara con la verdad. La verdad de que nuestra vida se ha pasado rápidamente, y que nuestra realidad está lejos de ser aquella que siempre hemos soñado. Es en ese momento cuando nos preguntamos: ¿Qué he hecho toda mi vida? ¿Cómo puedo estar en esta situación ahora cuando siempre quise algo diferente para mi vida? ¿Qué fue lo que salió mal? Bueno amigo mío, haz estado demasiado ocupado haciendo algo más antes de haberte preocupado por enfocarte en crear la vida que siempre habías imaginado.

 

 

 

 

“El pasado, el presente y el futuro son en realidad uno: Hoy.” – Harriet Beecher Stowe

 

 

 

 

El problema es que vemos nuestro futuro como algo distante a nosotros, pero no lo es. La vida pasa rápido, demasiado rápido, y si no somos cuidadoso podríamos terminar viviendo una vida totalmente diferente a la vida que siempre hemos soñado. Para evitar eso, debemos enfocarnos en la vida que queremos, y tomar las acciones correctas con el fin de crearla, y debemos empezar hoy, no mañana, no pasado mañana, hoy, ahora, en este momento. El problema es que normalmente solemos dejar las cosas para mañana, ya que no nos damos cuenta de que tan cerca esta nuestro futuro de nosotros, porque en realidad empieza hoy, y con cada pequeña acción estamos creando nuestro destino.

Todo lo que quieras lograr en tú futuro requiere que tomes una cierta acción en tu presente. Puede ser duro, difícil y desagradable, pero si realmente quieres llegar al lugar al que quieres llegar, tu deberás realizar todas aquellas acciones con el fin de triunfar. Nuestro futuro es incierto, pero podemos hacer todo lo que podamos con el fin de crear la vida que queremos, o podemos dejarlo todo a la suerte y esperar a ver si se inclina en nuestro favor.

 

 

 

 

“El futuro depende de lo que hagas hoy.” – Mahatma Gandhi

 

 

 

 

¿Quieres conseguir el título que realmente deseas y convertirte en la persona que imaginas? Bueno, empieza hoy, estudia, trabaja duro y crea hoy la persona en la que quieres convertirte. ¿Quieres ser exitoso? No actúes como un perdedor y esperes volverte exitoso algún día. Actúa como una persona exitosa hoy, realiza todas aquellas acciones que te convertirán en una persona exitosa hoy. ¿Quieres tener tu propia empresa? ¡Perfecto! Trabaja duro hoy y realiza todas las acciones necesarias hasta que lo hagas realidad. Si quieres algo mañana, deberás hacer algo hoy para así estar más cerca de lo que quieres. Es lo que haces hoy lo que define tu futuro.

Lo que quiero decir aquí es que no deberías preocuparte por tu futuro, es decir, si tu estas creando la vida que quieres, ¿por qué preocuparte entonces? Tenemos que vivir en el presente sabiendo que nuestro futuro comienza hoy. Enfoca tu mente en este momento presente, disfruta cada momento de tu vida, pero al mismo tiempo crea hoy la vida que te gustaría experimentar mañana. No juegues con tu vida, no dejes todo librado a la suerte, no construyas hoy una vida de la cual te arrepentirás en el futuro.

 

 

 

 

“El ayer se ha ido, el mañana aún no ha llegado, tenemos solo el día de hoy. Comencemos.” – Madre Teresa

 

 

 

 

¿Lo que estás haciendo hoy te está guiando hacia el lugar donde quieres estar o estas simplemente a la deriva? ¿Lo que estás haciendo hoy te está ayudando a conseguir lo que realmente quieres? Se honesto contigo mismo, y responde esta pregunta: ¿Estas trabajando en tus metas y sueños, o estas muy ocupado haciendo otras cosas menos importantes? Es una pregunta de sí o no. Respuestas como “a veces”, “puede ser”, “No tengo tiempo”, “No tengo dinero”, no están permitidas. Si la respuesta es sí, ¡Felicitaciones! ¡Sigue hacia delante, vas en el camino correcto! Pero si la respuesta es no, tu simplemente puedes continuar así y esperar a ver que te depara el destino, o puedes empezar por crear el futuro que quieres experimentar sin excusas, sin demoras, sin distracciones.

 

 

 

 

 

 

La vida es como el libro “Elige tu propia aventura”, tú escribes tu propio libro, y tú creas tu propio final a través de las decisiones que tomas, y las acciones que realizas. La vida puede ser a veces impredecible, y algunas circunstancias pueden ser inevitables, pero somos los creadores de la mayor parte de nuestras vidas. ¡Elije crear hoy el futuro que sueñas!

 

Los Beneficios de Vivir un Estilo de Vida Minimalista

¿Alguna vez te has imaginado como seria vivir una vida minimalista? ¿Puedes imaginarte como seria tu vida si no tuvieses la necesidad de tener más para ser más feliz? ¿No sería esa la clave para una vida más balanceada y completa? ¿No sería eso la libertad? Absolutamente. Nuestra vida y nuestras mentes se verían beneficiadas por un estilo de vida minimalista. Analicemos juntos los beneficios de vivir un estilo de vida minimalista.

 

 

"El secreto de la felicidad no esta en conseguir mas, sino en crear la capacidad de disfrutar con menos." - Socrates estilo de vida minimalista

 

 

Hoy en día vivimos en un mundo en donde luchamos por tener más. El problema es que hemos aceptado la idea de que más equivale a más felicidad, pero la realidad es que cuanto más tienes, más infeliz eres, pero ¿cómo eso puede ser verdad? Porque de esa manera, intercambiamos nuestra libertad por posesiones. A ver, ¿Cómo es esto? Bueno la verdad es que los bienes materiales se pagan realmente con tiempo, no con dinero, tiempo que nosotros gastamos de nuestras vidas con el fin de obtener dichas posesiones, teniendo así menos tiempo para disfrutar de la vida, y si no hay tiempo para realmente vivirla, ¿Cómo podemos ser realmente felices?

Hemos caído en la trampa de creer que cuanto más tenemos, más exitosa y feliz nuestra vida será, y si lo miramos desde una perspectiva en particular, podemos decir que es verdad. El problema es que ese momento de satisfacción dura como un abrir y cerrar de ojos. Nos sentimos felices, exitosos y completos, pero rápidamente esa sensación comienza a desvanecerse, y comenzamos a sentir el mismo sentimiento de vacío que sentíamos antes, volviéndonos así adictos a la idea de tener más y más, para así poder sentirnos una vez más, felices y completos.

 

 

 

“Realmente hay que entender que la ambición por la riqueza en la sociedad contemporánea es psicótica. Es psicótica debido a que ha perdido todo contacto con la realidad. Ansiamos cosas que no necesitamos ni disfrutamos.”- Richard Foster

 

 

 

El gran problema es que cuanto más queremos, más dependiente nos volvemos, y aquello que poseemos, comienza a poseernos, y de esa forma comenzamos a perder la libertad. Por lo tanto, nuestra felicidad se ve comprometida por aquellas cosas que poseemos y no poseemos. De esta manera vemos siempre el vaso medio vacío, lo que nos da una sensación de insatisfacción y vacío, y entonces desesperadamente corremos a obtener más cosas con el fin de recuperar nuestra felicidad, la cual recuperamos de forma momentánea.

Como podemos ver, la idea de que tener más es la clave para la felicidad es un error. Lo que quiero decir es que esta perfecto querer adquirir posesiones en tu vida, pero la idea de que aquellas cosas harán que nuestra vida sea feliz y plena está equivocada. Si fuera cierto, las personas que pudiesen tenerlo todo serian felices, y aquellas que no tuvieran nada serian miserables, y esto no es exactamente lo que sucede en este mundo, simplemente porque las posesiones no determinan nuestra felicidad. Por lo tanto, los bienes materiales no son el factor determinante para una vida feliz.

 

 

 

“Las cosas que posees terminan poseyéndote. Únicamente cuando perdemos todo es que somos libres para hacer cualquier cosa.” – Tyler Durden (El club de la pelea)

 

 

 

La verdad es que esta perfecto querer apuntar a una vida en donde puedas obtener todo lo que quieras, pero nunca deberíamos depender de posesiones materiales, o cualquier otra cosa superficial de la vida, con el fin de ser felices. Eso es exactamente lo que quiero decir con llevar un estilo de vida minimalista. Es vivir de una forma en la cual nuestra felicidad, libertad y paz no depende de cosas materiales. Es ser feliz con lo que ya tenemos, sin tener la necesidad de obtener más cosas con el fin de ser feliz.

Vivir un estilo de vista minimalista significa apartar de nuestra mente y vida diaria, todas aquello que nos distrae de ser felices. Es ser lo suficientemente libre como para sentirse bien en cualquier momento, sin depender de cosas externas. Cuando vivimos de una forma minimalista, enfocamos nuestra mente en aquello que es realmente importante, lo que nos da el poder de controlar nuestros sentimientos, y no permitir que otras cosas nos controlen.

 

 

 

“La sociedad de consumo nos ha hecho creer que la felicidad radica en tener cosas, y no ha podido enseñarnos la felicidad de no tener cosas.” – Elise Boulding

 

 

 

Cuando vivimos un estilo de vida minimalista, nos enfocamos en aquellas cosas que realmente importan. Es la mejor forma de convertimos en nuestra mejor versión, porque no seguimos distrayéndonos con cosas menos importantes, lo que permite desarrollar nuestro verdadero potencial. La verdad es que no necesitamos mucho para vivir una vida feliz y plena, sino que lo que necesitamos son menos cosas que distraigan nuestra mente de las pequeñas y más esenciales cosas que realmente hace una diferencia en nuestras vidas, aquellas cosas llenan nuestro vacío, completan nuestra alma, sin esas cosas estamos perdidos, y siempre caeremos en el juego de obtener más bienes con el fin de completarla, y esto es algo que jamás sucederá, ya que el alma se completa con aquello que no se puede comprar.

 

 

 

 

Enfoquemos nuestra mente en los aspectos importantes de la vida, quedémonos con lo que es realmente esencial, sintiéndonos felices con menos, dejando atrás todas aquellas cosas innecesarias que solo nos detienen de realmente disfrutar de nuestras vidas.

¿Qué es el éxito?

¿Es el éxito el camino hacia la felicidad? ¿Cómo puedo conseguirlo? ¿Hay acaso una receta especial para ello? ¿Qué deberíamos hacer para ser exitosos? Con el fin de responder estas preguntas, primero debemos preguntarnos la siguiente pregunta: ¿Qué es el éxito? En la respuesta a esa pregunta podremos encontrar la clave para ser exitosos.

 "Todo el secreto de una vida exitosa es descubrir que estamos destinados a hacer, y luego hacerlo." - Henry Ford

 

¿Alguna vez has pensado acerca del verdadero significado del éxito, y qué es lo que te hará una persona exitosa? ¿Acaso piensas que este es el camino a la felicidad? La realidad es que nuestra propia definición del éxito determinara si somos exitosos o no.

En mi caso personal siempre fui creciendo con la creencia de que la felicidad era el resultado del éxito, por lo tanto, siempre he creído que con el fin de vivir una vida feliz uno debería ser exitoso primero. Años después, descubrí que mis creencias e ideas estaban equivocadas, y esa era la razón por la cual siempre fallaba en cada intento de tener éxito.

 

 

 

“Nuestro mayor temor no debiera ser el fracasar, sino el tener éxito en cosas de la vida que no importan.” – Francis Chan

 

 

 

El problema es que nuestra sociedad nos enseña que el éxito es igual a tener dinero, tener fama, poder, cosas materiales, un estatus social en particular, un título universitario, un buen trabajo, un talento especial, una buena apariencia, o todas estas juntas. Por lo tanto, vamos por la vida buscando aquellas cosas con el fin de conseguirlo, pero yo me pregunto: ¿Conseguir eso sería un éxito real? ¿Podemos considerarlo como el acto de conseguir cosas superficiales? ¿O acaso el éxito no sería algo más profundo? ¿No sería acaso conseguir lo que deseamos sin importar que cumpla o no con lo establecido?

Por lo tanto, se puede decir que la regla principal para alcanzar el éxito seria investigar, definir, y entender el significado de este, pero no de forma general, sino personal. Entonces, se puede decir que significa el resultado satisfactorio de una tarea o el cumplimiento de nuestras metas. Entonces, si el éxito significa alcanzar nuestros objetivos, ¿no sería cualquier persona que haya conseguido sus metas una persona exitosa? ¿Incluso si esas metas no incluyen poder, fama, o fortuna? O al final, ¿todo tiene que ver en cuanto a cómo medimos el éxito? Es decir, ¿es este solo real, siempre y cuando pueda medirse de acuerdo a una forma superficial? ¿Es entonces todo aquello que conseguimos de forma superficial y no tiene nada que ver con nada más profundo?

 

 

 

“Deja de perseguir el dinero y empieza a perseguir la pasión.” – Tony Hsieh

 

 

 

Pensemos lo siguiente: Hay dos personas las cuales contienen sus respectivos títulos de abogados, y ambos hubiesen querido haber estudiado algo diferente. Uno de ellos trabaja en un prestigioso estudio jurídico, mientras que el otro decidió hacer de su hobby una profesión, es así, que renuncio a su trabajo para recorrer el mundo. El primero de ellos tiene la vida asegurada con un título, un buen trabajo, y un excelente salario, pero el segundo no tiene nada de ello, sino que vive día a día, haciendo lo que ama. Entonces, ¿Quién de estas dos personas puede considerarse exitosa?

Supongo que la mayoría de las personas determinarían que el primero es el exitoso. ¿Pero qué pasa si pudiésemos mirar más profundamente? ¿Qué si pudiésemos sentir lo que estas personas sienten dentro de sus corazones? ¿Qué pasaría si pudiésemos ver que la primera persona sufre por dentro por no hacer aquellas cosas que ama hacer? ¿Y qué pasaría si pudiésemos ver la alegría y la felicidad de la segunda persona? ¿Cambiaríamos de opinión si pudiésemos ver más allá de lo que la persona demuestra?

 

 

 

“El primer paso hacia el éxito se toma cuando te niegas a permanecer cautivo del entorno en el cual te encuentras.” – Mark Caine

 

 

 

Una vez más, todo depende de nuestra propia definición de éxito, y de nuestras metas personales, sueños y deseos, y aquello que hagamos, o dejemos de hacer, es lo que va a determinar nuestro éxito. Por lo tanto, si quieres ser exitoso, encuentra tu propia definición, descubre lo que sería ser verdaderamente exitoso para ti, y haz que suceda. Tener éxito significa ser quien somos de verdad, siempre creyendo en nosotros mismos, haciendo lo que amamos.

En mi caso, yo he descubierto que el éxito es: Hacer lo que amas, es ser feliz por quien realmente eres. Es superar distintos desafíos día a día, no darse por vencido, y levantarse cada vez que caemos. Es conquistar nuestros miedos, sin permitirles conquistarnos, significa no permitirles a las adversidades derrotarnos. El éxito es ser quien eres realmente cuando tú quieras, sin ser limitado por las opiniones de los demás.

 

 

 

“¿Éxito? No sé lo que significa esa palabra. Soy feliz. La definición de éxito cambia según los ojos con los que el éxito es visto. Para mí, el éxito es la paz interior. Eso es un buen día para mí.” – Denzel Washington

 

 

 

Las personas exitosas son aquellas que siempre han creído en sí mismas, las personas exitosas actúan, son soñadoras, se animan a creer, son aventureras, toman riesgos, y jamás se dan por vencidas. Las personas exitosas son aquellas que se han animado a perseguir sus sueños. Las personas exitosas son todos aquellos niños y adultos, hombres y mujeres, ricos y pobres, famosos o anónimos, con título o sin él que se encuentran ahora mismo, siendo felices, haciendo lo que aman, persiguiendo sus sueños, siendo quienes verdaderamente son, sin andar intentando complacer a los demás.

 

 

 

 

Por lo tanto, ¿Es el éxito el camino a la felicidad? Como Albert Schweitzer una vez dijo: “El éxito no es la clave para la felicidad. La felicidad es la clave para el éxito. Si amas lo que haces, serás exitoso.” Por lo tanto, si quieres conseguirlo, entonces se feliz, haz lo que amas, sigue tus sueños, haz que sucedan, y sobre todo se quien quieras ser, de otra forma, serias exitoso siendo alguien más, teniendo una vida que no quieres.

Descubre tu Propósito en la Vida

Descubrir el propósito de tu vida no es algo sencillo, pero es lo más importante de tu vida, ya que, sin un propósito, simplemente existimos. Es el hecho de descubrir la razón por la cual estamos aquí, lo que le da a nuestra vida un significado más profundo, y es vivir con un propósito lo que hace la vida más interesante.

 "Los dos dias mas importantes de la vida son el dia en el que naces, y el dia en que descubres por que." - Mark Twain

 

¿Alguna vez te has preguntado porque estás aquí? ¿Alguna vez te has preguntado si lo que estás haciendo ahora es lo que realmente viniste a hacer? Porque si aquello que haces te hace sentir como si estuvieses muerto por dentro, seguro es debido a que aquello que haces, no es tu verdadero propósito, no es el motivo principal por el cual estas aquí, porque tu propósito es lo que te hace sentir vivo, tu propósito es lo que te otorga alegría y felicidad, tu propósito es lo que le otorga significado a tu vida.

¿No sería irónico pasar por todo el complicado, sofisticado y milagroso proceso de nacer simplemente para venir a este mundo para estar muerto? ¿No se supone que hemos venido a este mundo para vivir? La realidad es que la mayoría de las personas le temen a la muerte, sin saber que ya están muertos por dentro, mientras que sus cuerpos permanecen con vida.  Puede parecerte que exagero, pero el incremento de personas con depresión, angustia, estrés y otros desórdenes mentales, así también con el incremento de suicidios a nivel mundial, son un indicativo de que nuestra perspectiva sobre la vida, y los motivos de nuestra existencia están errados.

 

 

 

“El secreto de la existencia humana no solo está en vivir, sino también en saber para qué se vive.” – Fiodor Dostoievski

 

 

 

Lo más increíble es que parece ser que cuando somos niños ya sabemos lo que nos gustaría ser de grandes, o al menos nos animamos a soñar, y nos animamos a soñar en grande, sin miedos, sin limitaciones. Cuando somos niños todo parece posible, pero tarde o temprano ese concepto se nos es arrebatado, y todo aquello que creímos alguna vez, todos nuestros sueños y deseos, junto con nuestro verdadero yo, son asesinados y enterrados, convirtiéndonos así en un producto de esta sociedad decadente.

¿Qué te gustaría ser cuando seas grande? – ¡Mi Dios, si he escuchado esa pregunta cuando era una niña! Nunca entendí porque los adultos te preguntan esa pregunta, si lo único que quieren escuchar son cosas como: ¡Yo quiero ser un abogado como mi papa! o  ¡Quiero ser un ingeniero! Porque si dices cosas como: ¡Quiero ser músico! o ¡Quiero ser un superhéroe y salvar a el mundo! o ¡Quiero ser veterinario y salvar a todos los animales! o ¡Quiero ser un astronauta! o ¡Quiero viajar por el mundo! Las personas seguramente dirían cosas como: ¡Pero haciendo eso no ganas dinero!, ¡Eso es imposible!, ¡Eso no puedes hacerlo!

 

 

 

“Usted fue puesto en esta tierra para alcanzar tu verdadero ser, para vivir tu propósito, y hacerlo con valentía.” – Steve Maraboli

 

 

 

La realidad es que cuando pasamos a ser adultos dejamos de creer, y empezamos a hacer aquellas cosas que no son lo mejor para nosotros, pero para nuestra familia, amigos, jefe, entre otros. Y es así que hacemos todo aquello que podamos para pertenecer a esta sociedad, que poco a poco nos mata por dentro, y es así que vivimos, o, en otras palabras, simplemente existimos por el resto de nuestras vidas, haciendo lo que no nos gusta, privándonos de nuestro verdadero propósito. Lo más gracioso es que vamos por la vida buscando felicidad, pero ni si quiera nos preguntamos porque estamos aquí, ¿Y cómo vamos a poder ser realmente felices si no hacemos lo que realmente vinimos a hacer?

Descubrir el propósito de tu vida debería ser tu meta principal, no el dinero, el auto, la casa, y otras cosas materiales, no la fama ni el poder. Aquellas cosas podemos obtenerlas o no, pero deberían ser absolutamente secundarias, es decir, que no son el factor que va a determinar nuestra felicidad ni nuestro propósito en este planeta. Una vez que descubras tu propósito en la vida, y hagas lo que viniste a hacer, todo aquello que es bueno para ti aparecerá en tu vida sin que lo llames.

 

 

 

El propósito de la vida es vivirla, disfrutar de la experiencia al máximo, y esperar con entusiasmo y sin miedo, vivir experiencias más nuevas y más enriquecedoras.” – Eleanor Roosevelt

 

 

 

Descubrir tu propósito en la vida no es sencillo, ya que requiere dejar atrás nuestra zona de confort. Para saber quien eres, y porque estas realmente aquí, tú debes preguntarte preguntas que nunca te has preguntado antes, debes cuestionarte cosas, cambiar tu perspectiva, debes dejar la zona de confort en donde todo es conocido, para así poder adentrarte en terreno desconocido. En este lugar te surgirán dudas, y veras las cosas desde una perspectiva diferente, y aquello a veces podrá generar frustración y dolor, ya que es en ese momento en donde nos damos cuenta cuan inconsciente estábamos, pero en el final encontraras la libertad, paz, y alegría que tanto estabas anhelando y descubrirás lo que significa estar realmente vivo.

La realidad es que no estamos en este mundo por accidente, estamos aquí por una razón, y encontrar esa razón es la clave para vivir una vida feliz y exitosa. Si fallamos encontrar tal razón, si evitamos encontrar nuestro propósito, nuestra vida se convierte en una obligación, nos volvemos esclavos de una vida miserable, y nuestra vida diaria se convierte en un castigo, hasta que finalmente seamos liberados del dolor a través del proceso de la muerte.

 

 

 

 

¿Vas a seguir existiendo o empezarás a vivir? La realidad es que todos hemos venido a este mundo por un motivo, y aquel motivo es lo que dará sentido a nuestra vida, y al mismo tiempo revelará nuestro gran potencial. ¡Descubre el motivo por el que estas aquí, no te conformes, no te rindas, descubre, experimenta, y crea la vida de tus sueños!

¡Asume la Plena Responsabilidad por tu Vida!

Todos somos responsables por nuestras propias vidas, pero actuamos como si alguien más tuviese el control. La realidad es que la mayoría de las cosas que nos suceden es debido a nuestras acciones o inacciones. Todo aquello que decidamos hacer o no hacer va a crear nuestra realidad. Con el fin de vivir la vida que realmente queremos, debemos asumir responsabilidad por nuestras vidas.

 

"Acepta responsabilidad por tu vida. Debes saber que eres tú quien te llevará a donde quieres ir. Nadie más." - Les Brown

 

Las circunstancias externas no son las encargadas de limitar nuestras posibilidades de alcanzar aquello que deseamos, sino que somos nosotros los responsables de limitarnos a nosotros mismos. Nos limitamos día a día con nuestras propias creencias, pensamientos, con lo que decidimos y sentimos. Constantemente creamos nuestro destino incluso si no somos conscientes de ello. Todo lo que hacemos, y todo lo que dejamos de hace determina nuestro destino.

El problema es que es muy sencillo culpar a nuestro pasado, a nuestros padres, a nuestros amigos, a nuestro jefe, a nuestros compañeros de trabajo, a nuestro trabajo, al tiempo, al clima, a la sociedad en la que vivimos y a todo el mundo por la vida que nos toca vivir, ya que de esa forma no nos hacemos responsables de lo que nos sucede, lo cual significa tomar el camino más fácil, ya que es mucho más sencillo sentarse y criticar que hacer algo al respecto. Y es así que nos ponemos en el papel en el que damos la mejor actuación: el papel de víctima.

 

 

 

“El momento que aceptas responsabilidad por todo en tu vida es el momento en que adquieres el poder para cambiar todo en tu vida.”  – Hal Elrod

 

 

 

Es así que empezamos a culpar a todo aquel que nos rodea, haciéndolos responsables por nuestro fracaso. Suena tan convincente que empezamos a creer de verdad que los demás son los culpables y que nosotros somos sus víctimas. Es así que un día lo que era simplemente un rol, pasa a hacer parte de nosotros, convirtiéndonos en las victimas de este mundo cruel e injusto. ¿Y porque hacemos esto? Porque es más sencillo culpar a otros y no hacer nada, que tomar responsabilidad por nuestra vida, haciendo todo aquello que podamos, tomando riesgos, aceptando desafíos, para cambiar nuestras vidas.

Al asumir una completa responsabilidad por nuestras vidas empezamos a culpar solo a una persona por nuestro fracaso, eso quiere decir, a nosotros mismos. Lo malo es que es siempre difícil y doloroso para nuestro ego admitir que nosotros somos los responsables de la mayoría de las situaciones que nos suceden día a día, sobre todo aquellas que nos generan dolor, enojo y angustia. Por lo tanto, a modo de ejemplo, se puede decir que no es nuestro trabajo el responsable de nuestra miserable vida, somos nosotros los responsables por no ir en búsqueda de algo mejor, ni tampoco es nuestro profesor el responsable de nuestro fracaso, somos nosotros los responsables de no haber estudiado ni dedicado el tiempo suficiente, al mismo tiempo no es nuestra familia la responsable de nuestra falta de éxito en la vida, si no que somos nosotros los responsables de no ir tras nuestros sueños. ¿Puedes verlo ahora? La mayoría de las veces somos nosotros los responsables de nuestra propia desdicha, pero es siempre más fácil culpar a otros.

 

 

 

“La mentalidad de victima diluye el potencial humano. Al no aceptar la responsabilidad personal de nuestras circunstancias, nosotros reducimos enormemente nuestro poder para cambiarlas.” – Steve Maraboli

 

 

 

Lo bueno es que al momento de asumir responsabilidad por nuestra vida nos permitimos tener el control para cambiar cualquier situación desagradable de nuestras vidas, pudiendo crear otro resultado diferente. Por ejemplo, en el caso que alguien decida dejar de fumar y por lo tanto así su salud aumente, o cuando alguien decida dejar el trabajo que odiaba para así seguir sus sueños, viviendo una vida más feliz, o cuando alguien decida terminar con la relación toxica en la que se encuentra y así vivir una vida con más paz. Es así que cuando alguien se hace responsable por su vida, toma el control de la misma, y así paso a paso se van tomando las acciones correctas para obtener una vida mejor.

En nuestras vidas nos enfrentamos a distintas dificultades, en donde debemos lidiar con terribles circunstancias, pero depende de nosotros permanecer como víctimas de las circunstancias de nuestras vidas, culpando a la vida por ser tan injusta, condenándonos a nosotros mismos a vivir una vida de sufrimiento, o podemos asumir plena responsabilidad por nuestras vidas, haciendo todo aquello que podamos para convertir lo negativo en positivo, creando así un mejor futuro para nosotros mismos.

 

 

 

“A la larga, le damos forma a nuestras vidas y a nosotros mismos. El proceso nunca termina hasta que morimos. Y las decisiones que tomamos, son absolutamente nuestra propia responsabilidad.” – Eleanor Roosevelt

 

 

Los invito a reflexionar sobre las siguientes preguntas: ¿Hay algo que estés haciendo ahora que podrías hacer mejor para incrementar tus probabilidades de obtener el resultado deseado? ¿Hay algo que estés haciendo ahora que no deberías estar haciendo con el fin de obtener el resultado que quieres? ¿Hay algo que no estés haciendo que deberías estar haciendo para obtener aquello que deseas?

 

 

 

La vida que quieres es posible, la pregunta sería: ¿Estás haciendo lo que deberías estar haciendo con el fin de obtenerla? ¡Asume una plena responsabilidad por tu propia vida, y así crea y vive la vida que siempre has querido!

En la Busqueda de la Felicidad

Cada ser humano de este planeta tiene el mismo deseo: ser feliz. La felicidad es un deseo que todos compartimos, cada uno de nosotros desea ser feliz, y cada uno desea encontrar la felicidad eterna, pero: ¿Qué es la felicidad? ¿Es real? Y si verdaderamente existe, ¿Cómo podemos alcanzarla?

 

"La felicidad es el significado y próposito de la vida, el objetivo y fin de la existencia humana." - Aristóteles 

 

 Siempre he creído en la felicidad, pero nunca he conseguido experimentarla de forma duradera, sino que solo por un corto periodo de tiempo hasta que encontré verdaderamente el significado de la felicidad, lo que me ha dado la pista de en donde buscarla. El problema fue que siempre la he buscado en un lugar fuera de mí, y esto se debió a que tenía una idea equivocada de lo que realmente significaba la felicidad y donde uno podía encontrarla.

En mi búsqueda de la felicidad siempre me he hecho diferentes preguntas: ¿Qué es? ¿Es real? ¿Dónde puedo encontrarla? ¿Es la felicidad un destino? ¿Es un lugar al que debemos llegar? ¿Se puede encontrar una felicidad duradera? ¿Se puede ser realmente feliz o es simplemente una creación de la imaginación humana? Estas fueron algunas de las preguntas que siempre me he preguntado a misma tratando de encontrar la definición de felicidad, y lo que descubrí fue que mis conceptos estaban completamente errados.

 

 

 

“La felicidad es un camino, no un destino. La felicidad se encuentra a lo largo del camino, no al final del mismo, porque así el viaje habría terminado y sería demasiado tarde. El tiempo para la felicidad es hoy, no mañana.” – Paul H. Dunn

 

 

 

Para entender un poco más la felicidad empecemos por definirla. De acuerdo con lo que dice el diccionario la felicidad es el estado de ser feliz, y ser feliz significa, estar contento y encantado con una cosa en particular. Pero al mismo tiempo, las personas le han otorgado distintos significados, lo que es felicidad para algunos puede ser sufrimiento para otros. Depende de cómo vemos el mundo, y cuales son nuestras creencias sobre la vida, es lo que va a formar nuestra propia definición de felicidad. Por ende, es muy complicado definirla de una forma en particular, ya que posee tantos significados como personas en este planeta.

Entonces, ¿Podemos decir que verdaderamente existe? Según mi opinión, de acuerdo con la experiencia de mi vida, yo creo que la felicidad es algo que verdaderamente existe, haciendo que sea algo posible de conseguir. El problema con la mayoría de nosotros es que nuestra felicidad desaparece en un abrir y cerrar de ojos, y muchas veces desaparece incluso antes de que realmente podamos disfrutar el hecho de ser felices. Por ejemplo, cuando nos vamos de vacaciones, nuestra felicidad crece y crece con cada segundo, pero de repente, en ese momento cuando estábamos alcanzando ese momento de absoluta felicidad, esta se nos es arrebatada por nuestra rutina diaria. Nuestra felicidad siempre es tan corta que muchas veces desconfiamos de su verdadera existencia, y esto sucede debido a nuestras confusas y erróneas ideas sobre lo que realmente significa la felicidad.

 

 

 

“La felicidad no puede ser poseída, ganada o consumida. La felicidad es la experiencia espiritual de vivir cada minuto con amor, alegría y gratitud.” – Denis Waitley

 

 

 

Por lo tanto, para entender más acerca de la felicidad, hagámonos distintas preguntas y analicémoslas una por una, porque como Claude Levi-Strauss una vez dijo: “El sabio no es el hombre que proporciona las respuestas correctas, sino el que formula las preguntas correctas.”

Por lo tanto, ¿Qué es la felicidad? ¿Dónde podemos encontrarla? ¿Es una cosa que podemos ver y tocar? ¿Es la felicidad la ausencia del dolor? ¿La felicidad depende de las circunstancias de la vida? ¿Puede ser algo constante o siempre se verá interrumpida? ¿Esta acaso basada en nuestras acciones? ¿Necesitamos acaso obtener algo especial o llegar a algún lugar determinado para poder experimentarla? ¿Nuestro pasado o nuestra idea del futuro puede influenciar nuestra felicidad presente? ¿Puede un factor externo afectar nuestra felicidad?

¿Qué se te viene a la mente cuando piensas estas preguntas? ¿Por qué eres feliz cuando dices que eres feliz? ¿Qué es lo que te hace sentir felicidad? ¿Por qué estas triste cuando dices estar triste? ¿Te has puesto pensar en ello? A veces, es en nuestras propias preguntas en donde encontramos las respuestas.

 

 

 

La clave para ser feliz radica en entender a la felicidad. En mi próximo articulo voy a profundizar más sobre su verdadero significado. ¡Hasta la próxima amigos!

No Dejes que Tus Miedos Controlen tu Vida

Si sientes como si tu corazón estuviese vacío, si sientes angustia y tristeza, si tu vida es más parecida a un sufrimiento más que a un placer, si te encuentras constantemente haciendo excusas para no hacer aquellas cosas que siempre has querido hacer, es probablemente debido a que le has permitido a tus miedos controlar tu mente, y cuando haces eso, al mismo tiempo le permites a tus miedos controlar tu vida entera.

 Una cabeza llena de miedos no tiene espacio para sueños

 

Los miedos son poderosos, ya que tienen la capacidad para desatar la grandeza dentro de ti, lo que te hará conseguir la vida de tus sueños, o pueden destruir tu espíritu, y convertir tu vida entera en una pesadilla. Los miedos son parte de la vida, no hay forma de que podamos evitarlos, existen en cada cultura, y en que cada parte de este mundo. En mayor o menor medida siempre estarán presentes en las vidas de los humanos, pero el tipo de impacto que tengan sobre nosotros dependerá en que tan bien lidiemos con ellos.

Los miedos pueden detenerte, o pueden empujarte hacia adelante, lo que hace la diferencia entre uno y otro es la decisión que tomes. Tenemos dos opciones, podemos elegir controlarlos y usarlos como motivación para ser cada día mejor, o podemos elegir usarlos como una jaula en donde encerrarnos por el resto de nuestra vida. La segunda opción siempre es la más sencilla, le permites a tus miedos controlar tu vida, y utilizas eso como excusa para permanecer en la jaula, sintiéndote así seguro, ya que ahí dentro no existen riesgos ni desafíos, pero la primera opción te otorgara lo que tu alma anhela, porque tu alma sabe quién eres realmente, sabe que tú no eres tus miedos, sabe que eres mucho mejor que eso.

 

 

 

“Lo único que debemos temer es el miedo mismo.” – Franklin D. Roosevelt

 

 

 

Si no tomas riesgos en tu vida debido a tus miedos, solo arriesgaras una cosa: la posibilidad de tener la vida de tus sueños. No arriesgar nada es en realidad arriesgarlo todo, ya que conviertes tu vida en una rueda de la fortuna y dejas así todo a la suerte, y es en ese preciso momento cuando le otorgas a tus miedos todo el poder que necesitan para controlar tu vida, y todo aquello que siempre quisiste, cada sueño, cada meta, desaparece en las oscuridades de tus miedos. Si permites que te controlen, te robaran todas las oportunidades de vivir la vida que siempre has querido, desviándote del camino hacia tus sueños, dejándote así en un camino oscuro que solo te llevara a la tristeza, a la frustración, al enojo y a la desesperanza por el resto de tus días.

Entonces si no has ido hacia adelante en la vida, si hace tiempo que no tomas riesgos, si no has intentado nada nuevo, si no has hecho aquellas cosas que amas por un largo tiempo, si no te has sentido completamente feliz disfrutando la vida al máximo, si solo has estado haciendo aquellas cosas que se supone que debes hacer es porque le has permitido a tus miedos controlar tu vida, y es así que ahora no tienes ningún poder en lo absoluto, y nada cambiara a no ser que decidas hacer algo al respecto. Tu estas donde estas ahora, haciendo lo que estás haciendo porque lo has querido de esa manera, no se puede culpar a nadie ni declarar a nadie culpable por nuestro fracaso, ya que somos solamente nosotros los responsables de haberles permitido a nuestros miedos la capacidad para apoderarse de nuestras vidas y nuestro destino.

 

 

 

“Solo cuando ya no tenemos miedo comenzamos a vivir.” – Dorothy Thompson

 

 

 

A pesar de esto, podemos decir que todavía hay esperanzas, ya que todavía podemos revertir la situación, todavía podemos tener la vida que siempre hemos querido y ser felices. Para que esto suceda, primero debemos dejar de creer en la historia que nuestros miedos nos han contado, ya que ellos solamente nos cuentan lo que puede salir mal en lugar de decirnos lo que puede salir bien si decidimos seguir a nuestro corazón. El problema es que nuestros miedos no son positivos ya que de alguna forma solo intenta protegernos de las adversidades, pero lo que no entienden es que al hacernos sus prisioneros solo nos ponen en un lugar de absoluta vulnerabilidad en donde somos expuestos a cualquier adversidad. Es por ello que debemos optar por no creer más en los cuentos de nuestros miedos, sabiendo que solo nos cuentan lo que podría suceder mal, pero nosotros sabemos que si seguimos a nuestros sueños sin rendirnos, con coraje y determinación nada puede salir mal, y así le demostraremos a nuestros miedos que tan equivocados estaban.

Todo aquello que siempre has querido, cada sueño, cada meta, cada idea es posible, son reales y existen en algún lujar lejos de nuestros miedos. Si quieres ser feliz, si verdaderamente quieres disfrutar de tu vida, debes silenciar a tus miedos, y así evitaras darles el poder para crear tu futuro. No dejes que te detengan, sino úsalos como motivación para sacar lo mejor de ti mismo.

 

 

 

¡Tu vida es como un cuaderno, si no te gusta lo que ves, entonces da vuelta la página, toma tus marcadores favoritos y has un nuevo dibujo! Puedes crear todo aquello que quieres si no permites que tus miedos te cieguen. ¡Sigue hacia adelante, sigue soñando y no te detengas!

La edad no es mas que un numero

La edad no es más que un número, al cual le hemos otorgado una gran importancia. De alguna forma le hemos dado más significado del que deberíamos, otorgándole así a un simple numero el poder para controlar nuestras vidas. La verdad es que la edad no nos define ni a nosotros ni a nuestro destino, ya que no es nuestra edad lo que cuenta sino nuestra actitud.

 

 "Vive tu vida y olvídate de tu edad." - Norman Vincent Peale

 

 

Día a día pienso en como nuestra edad nos ha influenciado. Pareciera que tenemos una edad para todo. Una edad para estudiar y aprender, una edad para divertirnos, una edad para casarnos, una edad para tener hijos, una edad para ser exitosos y una edad en la cual ya nos consideramos los suficientemente viejos como para vivir la vida que básicamente morimos incluso antes de haber muerto realmente.

Le hemos otorgado a la edad el poder para decidir por nosotros. La edad decide si es correcto hacer algo o no, y nosotros basamos nuestras decisiones en nuestra edad, lo que la mayoría de las veces nos lleva a tomar la decisión equivocada o muchas veces nos lleva a tomar una decisión basada en nuestra edad, lo que no nos permite decidir de acuerdo a nuestros sentimientos y emociones, y hacemos esto debido a las limitaciones que hemos puesto en nuestra mente gracias a un simple número.

 

 

 

“No cuentes solo tus años, haz que tus años cuenten.” – George Meredith

 

 

 

La edad es una prisión creada por nuestra sociedad, la cual nos ha privado de la libertad para hacer todo aquello que queremos hacer en el momento más apropiado para nosotros. Es como si estuviésemos en una carrera contra el tiempo, en donde la edad para disfrutar de la vida, divertirse, ser feliz, libre, hermosos y exitosos es muy corta, es así que estamos presionados a hacer todo aquello que podamos, en un tiempo determinado ya que después de cierta edad nos volvemos obsoletos, y desde ese momento enterramos todos nuestros sueños y deseos junto con nuestra felicidad y pasión por vivir, y vivimos el resto de nuestras vidas condenados a esperar que un día alguien venga y nos entierre junto con todas aquellas cosas.

La verdad sobre la edad es que es simplemente una ilusión, ya que somos libres de hacer todo aquello que amamos en el momento que queramos. Nuestros sueños, al contrario de lo que pensamos, no tienen una fecha de caducidad, es por ello que nunca es demasiado temprano o demasiado tarde para perseguirlos y hacerlos realidad. En cualquier momento tenemos el poder para decidir quién queremos ser y que queremos conseguir e ir a por ello, y convertirnos en la persona que siempre hemos querido ser. Nuestra vida está totalmente bajo nuestro control, y no es nuestra edad lo que nos controla, ya que un número es y será siempre un numero si no le otorgamos el poder para que sea el creador de nuestro destino.

 

 

 

“Nunca eres demasiado viejo como para establecer una nueva meta o soñar un nuevo sueño.” – C.S. Lewis

 

 

 

Lo importante sobre la edad y cumplir años no es un número, sino que eso significa que estamos vivos, lo que quiere decir que todavía tenemos la oportunidad para hacer aquello que amamos y ser felices. La edad y las situaciones que nos rodean no tienen el control de nuestras emociones, sino que somos nosotros los que tenemos el poder para crear la vida que siempre hemos soñado. Desde siempre sin importar mi edad, he decido seguir a mi corazón, aquello que amo y aquello que me hace feliz me dan vida y no un simple número. La edad no es más que eso, un simple número, no nos define, no nos controla, no nos categoriza, no nos dirige, somos nosotros los que hacemos eso. Nuestros sueños, metas y todo aquello que nos hace felices nos mantiene con vida. La edad es simple un número, y su único lado positivo y muy importante sería que nos indica que todavía seguimos con vida para poder hacer aquello que nos guste, ya sea en mayor o menor medida, porque es nuestra decisión de vivir nuestra vida a nuestra manera lo que cuenta, no nuestra edad.

Lo importante sobre nuestra vida es que debemos saber que la edad no es lo que importa, ya que lo que verdaderamente importa es nuestra actitud, nuestra fe, nuestro compromiso y perseverancia. La edad puede indicar el paso del tiempo, y las dificultades pueden haberse incrementado, pero la clave para vivir la vida la encontramos en nuestra mente, porque es ella la que si puede limitarnos o no. No hay nada que pueda detenernos de alcanzar nuestros sueños si creemos que todo es posible. Nuestra mente lo es todo, y jamás deberíamos permitir que un simple número y las creencias que le hemos dado como sociedad interfiera con nuestros verdaderos sueños y deseos.

 

 

 

 

Otorguémosle menos importancia a nuestra edad y más importancia a nuestra propia mente y actitudes, ya que no podemos cumplir nuestros sueños si no creemos en nosotros mismos. Recuerda que la edad es simplemente un número, no permitas que este controle tu vida. ¡Tu edad solo indica que sigues con vida lo que significa que puedes seguir siendo feliz, divertirte, disfrutar de la vida, reír, aprender, soñar, creer y seguir viviendo tu vida al máximo!