Tag Archives: Tiempo

Convirtiendonos en Quienes Estamos Destinados a Ser

La mayoría de las veces nos damos por vencidos, negándonos a convertirnos en quienes estamos destinados a ser ya sea porque pensamos que hemos perdido la oportunidad de serlo, o porque no creemos que podemos aspirar a más. Nos condenamos a vivir el resto de nuestras vidas siendo la persona que no somos, creyendo que nunca nos convertiremos en la persona que estamos destinados a ser por cualquier motivo que fuese, pero la verdad es que nunca es tarde para convertirnos en quienes estamos destinados a ser.

 

 

"Nunca es demasiado tarde para ser la persona que podrías haber sido." - George Eliot

 

 

 

Algunas personas saben desde el comienzo de sus vidas que es lo que quieren hacer y que tipo de persona quieren llegar a ser, y hacen todo lo posible con el fin de conseguirlo. Algunos tienen éxito, algunos todavía siguen intentándolo. Algunas personas no sabían su propósito en esta vida, no sabían que hacer ni sabían que persona querían ser, y de un día para el otro, se dieron cuenta cual era su destino y propósito en esta vida, y así es que hicieron todo lo posible para hacerlo realidad. Algunos tuvieron éxito, algunos siguen intentándolo.

Luego están aquellas personas que aun no saben que es lo que quieren hacer, cual es su meta o su propósito en esta vida, pero no se dan por vencidos, no se conforman. Por otro lado, tenemos aquellas personas que pueden saber o no cual es su propósito, pero así y todo se dieron por vencidos, aceptaron la vida como se les fue presentada, viviendo así, una vida lejos de ser la que anhelaban, no siendo su verdadero ser. Estas personas se rehusaron a seguir intentándolo, condenándose a una vida de fracaso.

 

 

“El primer paso hacia el éxito se toma cuando te niegas a ser un cautivo del medio ambiente en el que te encuentras.” – Mark Caine

 

 

En mi caso siempre pensé que yo era un completo fracaso, unos años atrás me di cuenta que no lo era. Resulta que cuando era una adolescente mi vida era más bien un desastre. Nunca fui la clase de chica con muchos amigos en la escuela, de hecho, solía ser la chica de la cual la mayoría se burlaba. No fui la popular, la bonita, la inteligente, fui siempre la tímida, sentada en el banco de atrás del aula, llorando siempre en silencio. No tenia amigos, mis notas en la escuela eran pésimas, mi relación con mi familia era complicada, y la relación conmigo misma era un absoluto fracaso. Me convertí en mi peor enemigo, siempre me culpaba por no poder ser la persona que todos esperaban que sea, siempre lo intentaba, y siempre fracasaba.

No sabia en lo absoluto que quería hacer o en que clase de persona me quería convertir, solo quería pertenecer, ser aceptada, e incluso aunque hubiese tenido una mínima idea de lo que era capaz de hacer y en quien era capaz de convertirme siempre destruía rápidamente la idea, pensando que no era lo suficientemente buena como para lograrlo, mi creencia era que yo era un fracaso, pero la realidad es que no lo era. Yo estaba siendo la persona que necesitaba ser, ya que aquella adolescente formo la persona que soy ahora. Hoy, luego de 28 años puedo decir que ahora se lo que quiero y se que persona quiero ser. Puede que no este cerca de mi meta, pero una lección que aprendí en mi vida es: “Nunca te des por vencido, nunca sabrás de lo puedes estar perdiendo si lo haces, y si le das una oportunidad a la vida, te sorprenderá.”

 

 

“Se necesita coraje para crecer y convertirse en quien realmente eres.” – E.E. Cumings

 

 

No soy la única que ha esperado muchos años para darse cuenta cual era su propósito, y no soy la única que esta luchando por hacerlo realidad. Durante toda la vida han existido muchísimas personas que nunca han encontrado al éxito hasta que fueron “viejos”. La realidad es que no hay tiempo correcto para convertirte en la persona que estas destinado a ser. Lo mas importante es creer en ti mismo, tienes que saber que eres capaz de conseguir todo aquello que te propones, en segundo lugar, debes descubrir to propósito en la vida, y tercero, deberás hacer todo lo que puedas con el fin de conseguirlo. Que el tiempo no sea una preocupación para ti, no permitas que te detenga.

Si todavía sigues pensando que no eres capaz de ser la persona que estas destinado a ser por el motivo que fuese, te mostré a continuación algunos ejemplos de personas que estaban haciendo algo completamente diferente cuando se convirtieron en la persona que estaban destinados a ser.

 

A los 23 años, Oprah fue despedida de su `primer trabajo como reportera.

A los 24 años, Stephen King trabajaba como portero y vivía en un remolque.

A los 27 años, Vincent Van Gogh fracasó como misionero y decidió ir a la escuela de arte.

A los 28 años, J.K. Rowling era una madre soltera con tendencias suicidas que vivía de los planes sociales.

A los 30 años, Harrison Ford era carpintero.

A los 30 años, Martha Stewart era corredora de bolsa.

Vera Wang fracasó en su intento de entrar en el equipo Olímpico de patinaje artístico y en su intento de ser la Editora Jefe de Vogue, y tras esto diseñó su primer vestido a los 40 años.

Samuel L. Jackson no consiguió su primer papel en el cine hasta los 46.

Morgan Freeman tuvo su primer papel en el cine a los 52 años.

 

 

“Nunca eres demasiado viejo para establecer otra meta, o para soñar un nuevo sueño.” – C.S. Lewis

 

 

Algunas personas heredan el éxito, otras tienen que trabajar duro para conseguirlo, pero lo que realmente determina el éxito de uno es la habilidad para descubrir la razón de nuestra existencia, y vivir nuestras vidas de acuerdo a ella. Ser la mejor versión de nosotros mismos, hacer lo que amamos y simplemente elegir ser feliz es la clave para una vida exitosa. No te conformes en vivir  una vida menor a la que de verdad te mereces, no importa donde estés, con quien estés, o que estés haciendo, siempre puedes convertirte en la persona que realmente deseas convertirte, no permitas que nadie te diga lo contrario, no renuncies ante el fracaso ni te rindas ante la adversidad, ve siempre hacia adelante con coraje y confianza en ti mismo.

 

 

 

 

Si todavía no has descubierto que tipo de persona quieres ser y que quieres hacer, no te preocupes, si no te das por vencido, tarde o temprano lo descubrirás. Si ya lo sabes pero sientes que estas lejos de conseguirlo, no te preocupes, el tiempo es una ilusión, no te des por vencido, y tarde o temprano el éxito golpeara tu puerta.

La edad no es mas que un numero

La edad no es más que un número, al cual le hemos otorgado una gran importancia. De alguna forma le hemos dado más significado del que deberíamos, otorgándole así a un simple numero el poder para controlar nuestras vidas. La verdad es que la edad no nos define ni a nosotros ni a nuestro destino, ya que no es nuestra edad lo que cuenta sino nuestra actitud.

 

 "Vive tu vida y olvídate de tu edad." - Norman Vincent Peale

 

 

Día a día pienso en como nuestra edad nos ha influenciado. Pareciera que tenemos una edad para todo. Una edad para estudiar y aprender, una edad para divertirnos, una edad para casarnos, una edad para tener hijos, una edad para ser exitosos y una edad en la cual ya nos consideramos los suficientemente viejos como para vivir la vida que básicamente morimos incluso antes de haber muerto realmente.

Le hemos otorgado a la edad el poder para decidir por nosotros. La edad decide si es correcto hacer algo o no, y nosotros basamos nuestras decisiones en nuestra edad, lo que la mayoría de las veces nos lleva a tomar la decisión equivocada o muchas veces nos lleva a tomar una decisión basada en nuestra edad, lo que no nos permite decidir de acuerdo a nuestros sentimientos y emociones, y hacemos esto debido a las limitaciones que hemos puesto en nuestra mente gracias a un simple número.

 

 

 

“No cuentes solo tus años, haz que tus años cuenten.” – George Meredith

 

 

 

La edad es una prisión creada por nuestra sociedad, la cual nos ha privado de la libertad para hacer todo aquello que queremos hacer en el momento más apropiado para nosotros. Es como si estuviésemos en una carrera contra el tiempo, en donde la edad para disfrutar de la vida, divertirse, ser feliz, libre, hermosos y exitosos es muy corta, es así que estamos presionados a hacer todo aquello que podamos, en un tiempo determinado ya que después de cierta edad nos volvemos obsoletos, y desde ese momento enterramos todos nuestros sueños y deseos junto con nuestra felicidad y pasión por vivir, y vivimos el resto de nuestras vidas condenados a esperar que un día alguien venga y nos entierre junto con todas aquellas cosas.

La verdad sobre la edad es que es simplemente una ilusión, ya que somos libres de hacer todo aquello que amamos en el momento que queramos. Nuestros sueños, al contrario de lo que pensamos, no tienen una fecha de caducidad, es por ello que nunca es demasiado temprano o demasiado tarde para perseguirlos y hacerlos realidad. En cualquier momento tenemos el poder para decidir quién queremos ser y que queremos conseguir e ir a por ello, y convertirnos en la persona que siempre hemos querido ser. Nuestra vida está totalmente bajo nuestro control, y no es nuestra edad lo que nos controla, ya que un número es y será siempre un numero si no le otorgamos el poder para que sea el creador de nuestro destino.

 

 

 

“Nunca eres demasiado viejo como para establecer una nueva meta o soñar un nuevo sueño.” – C.S. Lewis

 

 

 

Lo importante sobre la edad y cumplir años no es un número, sino que eso significa que estamos vivos, lo que quiere decir que todavía tenemos la oportunidad para hacer aquello que amamos y ser felices. La edad y las situaciones que nos rodean no tienen el control de nuestras emociones, sino que somos nosotros los que tenemos el poder para crear la vida que siempre hemos soñado. Desde siempre sin importar mi edad, he decido seguir a mi corazón, aquello que amo y aquello que me hace feliz me dan vida y no un simple número. La edad no es más que eso, un simple número, no nos define, no nos controla, no nos categoriza, no nos dirige, somos nosotros los que hacemos eso. Nuestros sueños, metas y todo aquello que nos hace felices nos mantiene con vida. La edad es simple un número, y su único lado positivo y muy importante sería que nos indica que todavía seguimos con vida para poder hacer aquello que nos guste, ya sea en mayor o menor medida, porque es nuestra decisión de vivir nuestra vida a nuestra manera lo que cuenta, no nuestra edad.

Lo importante sobre nuestra vida es que debemos saber que la edad no es lo que importa, ya que lo que verdaderamente importa es nuestra actitud, nuestra fe, nuestro compromiso y perseverancia. La edad puede indicar el paso del tiempo, y las dificultades pueden haberse incrementado, pero la clave para vivir la vida la encontramos en nuestra mente, porque es ella la que si puede limitarnos o no. No hay nada que pueda detenernos de alcanzar nuestros sueños si creemos que todo es posible. Nuestra mente lo es todo, y jamás deberíamos permitir que un simple número y las creencias que le hemos dado como sociedad interfiera con nuestros verdaderos sueños y deseos.

 

 

 

 

Otorguémosle menos importancia a nuestra edad y más importancia a nuestra propia mente y actitudes, ya que no podemos cumplir nuestros sueños si no creemos en nosotros mismos. Recuerda que la edad es simplemente un número, no permitas que este controle tu vida. ¡Tu edad solo indica que sigues con vida lo que significa que puedes seguir siendo feliz, divertirte, disfrutar de la vida, reír, aprender, soñar, creer y seguir viviendo tu vida al máximo!

El Tiempo es Limitado: ¡Utilízalo Sabiamente!

Desde el día en que nacimos se nos ha concedido un maravilloso regalo del cielo: El regalo de tener el tiempo necesario para experimentar esta extraordinaria, hermosa, mágica, maravillosa y a veces complicada vida, pero el tiempo que se nos ha concedido es limitado y depende de nosotros utilizarlo sabiamente.

 

"La mala noticia es que el tiempo vuela, la buena noticia es que tú eres el piloto."

 

La vida es un maravilloso regalo, y también lo es nuestro preciado tiempo, ya que sin él no seriamos capaces de poder experimentar la maravillosa experiencia de estar vivos. El problema es que vivimos nuestra vida como si no tuviera fin, y es así que perdemos nuestro preciado tiempo como si fuese posible recargar nuestro tiempo de vida con más horas como lo hacemos en una tienda con nuestro teléfonos móviles cuando nos quedamos sin crédito. La realidad es que el tiempo es algo que no podemos volver a recuperar. Entonces las preguntas más importantes que deberíamos preguntarnos es: ¿Cómo voy a utilizar mí tiempo? ¿Voy a disfrutar cada segundo de él, o voy a gastar todo mi tiempo haciendo aquellas cosas que no deseo hacer?

Nuestro tiempo en este planeta es incierto, lo que nos ha dado la idea errónea de que tenemos suficiente tiempo, y es así que gastamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo aquellas cosas que no queremos hacer con el fin de poder comprar nuestra libertad más tarde, para que finalmente podamos hacer todo aquello que siempre quisimos hacer. La realidad es que los corazones de la mayoría de las personas dejan de latir antes de que hayan podido ser totalmente libres para poder disfrutar de sus vidas, ya que son solo algunos lo que se han animado a liberar de sí mismos las cadenas de la opresión y vivir libres para perseguir sus sueños.

 

 

 

“La verdadera moneda de la vida es el tiempo, no el dinero, y todos tenemos una cantidad limitada de eso.” – Robert Harris

 

 

 

El problema es que siempre estamos demasiado ocupados haciendo aquellas cosas que no queremos hacer, lo que nos deja poco tiempo para hacer aquellas cosas que amamos, y ese es el motivo por el cual hay tanta depresión y tristeza en los corazones de los humanos. El problema es que hemos aceptado convertirnos en esclavos de esta sociedad en la que vivimos, la cual nos ha enseñado que gastar nuestro tiempo trabajando en el sueño de alguien más es lo que corresponde, mientras que utilizar nuestro tiempo para seguir nuestro corazón es totalmente inadecuado y poco realista. Hemos caído en la trapa de pensar que gastar nuestro tiempo haciendo lo que no nos gusta está bien ya que por ello obtenemos una recompensa que nos permite vivir, la cual la mayoría de las veces consta de unas simples monedas y algún que otro día libre ofrecido por aquellos para los que trabajas. Me pregunto, ¿es esto realmente vivir?

Es increíble cómo hemos aceptado el hecho de que la vida solo puede ser realmente vivida los fines de semana, en las vacaciones, y días especiales. Es triste como gastamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo lo que no queremos, teniendo siempre excusas para no hacer lo que siempre quisimos hacer. Es increíble como siempre estamos muy ocupados ganando dinero que nos olvidamos de vivir la vida, nos olvidamos de disfrutar de nuestra familia y amigos, nos olvidamos de tener tiempo para nosotros mismos, tiempo para poder hacer lo que amamos, nos olvidamos de nuestras metas y sueños estando muy ocupados haciendo otras cosas menos importantes.

 

 

 

“El tiempo es gratis, pero no tiene precio. No puedes poseerlo, pero puedes utilizarlo. No puedes conservarlo, pero puedes gastarlo. Una vez que lo hayas perdido, ya no puedes recuperarlo.” – Harvey Mackay

 

 

 

¿Cuándo fue la última vez que hiciste aquellas cosas que amas? ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste la compañía de tu familia, hijos y amigos? ¿Cuándo fue la última vez que viajaste a un nuevo lugar? ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo emocionante? ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de horas y horas conversando con un amigo? ¿Cuándo fue la última vez que realmente disfrutaste el hecho de estar vivo? ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste verdaderamente libre?

Hay una gran verdad: Nosotros somos realmente felices cuando utilizamos nuestro tiempo haciendo todas aquellas cosas que amamos hacer, es por eso que deberíamos usar la mayor parte de nuestro tiempo siendo felices, haciendo todas aquellas cosas que amamos y no al revés.

Entonces podríamos decir que hay 24 horas en un día, lo que significa que tenemos 168 horas por semana, o entre 720 y 744 horas por mes, lo que nos da 8760 horas por año para disfrutar de las pequeñas y grandes cosas que la vida tiene para ofrecernos. La pregunta es: ¿Cuánto de ese tiempo vas a invertir en aquellas cosas que amas? La realidad es que la vida es corta y el tiempo vuela, y es por eso que deberíamos utilizar nuestro tiempo siendo felices, viviendo la vida de nuestros sueños. ¡No te atrevas a perder un segundo más de tu vida haciendo esas cosas que no quieres, recuerda que el tiempo que gastamos no se recupera!

 

 

 

La buena noticia es que sin importar tu edad, aún tienes tiempo para decidir vivir la vida a tu manera, haciendo aquellas cosas que amas, aquellas cosas que te hacen feliz y que le dan un significado a tu vida. Entonces, ¡Sal y disfruta de la vida, no pierdas tu tiempo entre amargura y frustración, no hay tiempo para ello, el tiempo es corto y limitado, y es por ello que solo hay tiempo para ser feliz!

¿Estás Haciendo lo que Amas?

¿Estás haciendo lo que amas? Si la respuesta es no, entonces ¿Qué estas esperando? Nuestros días sobre esta tierra están contados, nuestro tiempo es limitado, y no saber cuántos días nos quedan sobre este planeta nos ha dado la idea equivocada de que todavía tenemos tiempo, pero la realidad es que perdemos nuestro tiempo en este mundo haciendo aquello que no queremos, dejando aquellas cosas que amamos para otro día, un día que nunca llega.

 Haz más de eso que te hace feliz.

 

Un día menos en nuestra vida significa un día más cerca de nuestra tumba, es difícil pensarlo así, pero es la realidad, todos nosotros vamos a morir algún día, y no puedes hacer nada cuando estás muerto, lo que haces mientras vives con el tiempo que se te ha dado es lo que cuenta. Lo bueno sobre nuestra vida y sobre nuestro tiempo en este planeta, es que a pesar de que es limitado, tenemos la oportunidad de elegir usarlo para aquellas cosas que amamos o elegir gastar cada segundo de nuestra vida haciendo aquellas cosas que no queremos hacer.

 

 

 

“El riesgo más peligroso de todos: El riesgo de gastar tu vida no haciendo lo que querés hacer, suponiendo que podrás comprar la libertad para hacerlo más tarde.” – Randy Komisar.

 

 

 

Por supuesto, van a haber tiempos en donde nuestra única opción será hacer aquellas cosas que no nos gustan, pero eso no significa que tengamos que pasar el resto de nuestras vidas haciendo algo que no queremos hacer, sino lo que realmente significa es que a veces tenemos que hacer lo que no nos gusta con el fin de poder hacer aquellas cosas que si amamos hacer. Tenemos la oportunidad para decidir qué hacer con nuestra vida, y hacer aquello que amamos es la única manera de vivir una vida completa y feliz.

 

 

 

“Todo lo que debemos decidir es que hacer con el tiempo que se nos es dado.” – J.R.R. Tolkien

 

 

 

Creemos que tenemos tiempo suficiente, por eso hemos decidido gastar la mayor parte de nuestro preciado tiempo haciendo aquellas cosas que no queremos hacer, pensando que algún día seremos capaces de hacer aquello que amamos, y así nuestros días siguen pasando, y nosotros seguimos estando en el mismo lugar, haciendo aquello que no nos gusta, deseado poder reclamar algún día nuestra libertad.

La realidad es que la mayoría de las personas dejan este mundo sin haber podido antes hacer las cosas que siempre quisieron hacer, ya que han gastado la mayor parte de su tiempo en la vida de alguien más, siendo esclavos constructores de los sueños de alguien más, olvidándose de invertir tiempo en sus propias vidas. Es así que la mayoría de las personas se dan cuenta que han perdido la mayor parte de su tiempo, el día que ya no tienen más tiempo para poder hacer aquellas cosas que siempre han querido hacer.

 

 

 

“Un día te despertarás y no habrá más tiempo para hacer las cosas que siempre has querido hacer. Hazlas ahora.” – Paulo Coelho

 

 

 

Por lo tanto, si pudiésemos saber cuándo fuésemos a morir, cambiaríamos nuestra forma de vivir de la noche a la mañana. Por ejemplo, piénsalo de esta manera: Si pudiésemos saber cuántos días nos quedan sobre esta tierra, supongamos que nos quedan 365 días, ¿seguiríamos haciendo lo que estamos haciendo ahora? ¿O cambiaríamos la forma en la cual estamos viviendo? Puedo apostar a que la mayoría de nosotros cambiaríamos la forma en la que vivimos, y así empezaríamos a hacer aquellas cosas que siempre quisimos hacer. Empezaríamos a vivir de verdad, cada segundo, cada minuto y cada hora de nuestra vida.

 

 

 

“El problema es que piensas que tienes tiempo.” – Buda

 

 

 

Entonces amigo mío, ¿estás haciendo lo que amas? ¿No? Entonces ¿Por qué no empiezas ahora mismo? Como he dicho, nosotros tenemos el poder para cambiar nuestra vida en un segundo, y somos libres de hacer con nuestra vida lo que queramos. No hemos venido a este maravilloso mundo simplemente a existir, hemos venido aquí a vivir de verdad, siendo la mejor versión de nosotros mismos.

Deja entonces de esperar a que llegue el fin de semana para vivir, deja de esperar por una ocasión especial para celebrar, deja de esperar por tus dos o tres míseras semanas de vacaciones para vivir y ser feliz, y por el amor de Dios, deja de gastar tu tiempo haciendo aquellas cosas que no quieres hacer, esas cosas que detestas y odias hacer y que no te llevan a ningún lado. Es ahora el momento justo para hacer aquellas cosas que si quieres hacer, no lo dejes para mañana, puede no haber un mañana. Remueve las palabras “No tengo tiempo” y “No puedo” de tu boca, ya que tienes tiempo y definitivamente puedes hacer lo que sea que te propongas, ya que en el único momento en donde no tienes tiempo para hacer nada es el día en que estés en el cementerio, hasta ese entonces eres libre de hacer todo lo que quieras.

 

 

 

Pensaras que es más fácil de decir que de hacer, pero es que la verdad es que es fácil decirlo porque simplemente es posible de hacerse, y como Jim Rohn dijo algún día: “Si verdaderamente quieres hacer algo, encontraras la forma. Y si no, encontraras una excusa.” El tiempo corre amigos, disfruten de su vida, hagan mucho de lo que aman hacer y no pierdan tiempo en el resto ¡Hasta la vista!

¡No te conformes con menos de lo que mereces!

No te conformes con poco solo porque es más sencillo que luchar por lo que verdaderamente mereces, a veces debemos estar dispuestos a perderlo todo en orden de obtenerlo todo. Si sabes quién eres realmente, que puedes hacer, y que es lo que te mereces, entonces sal y obtenlo, ¡y no te conformes!

 

"El minuto que te conformas con menos de lo que mereces, obtienes incluso menos de aquello con lo que te conformaste." - Maureen Dowd

 

 

No te conformes con migajas, sabes dentro de tu corazón que mereces más, sabes que la vida que quieres es posible, deseas y sueñas todos los días por un milagro que cambie tu vida para siempre, y eso es porque sabes que te has conformado con poco. No tengas miedo de perder lo que tienes con motivo de obtener aquello que mereces, porque el día que nos conformamos con una vida mucho menor de la que verdaderamente queremos y merecemos, ese es el día que nos condenamos a nosotros mismos a vivir una vida mediocre y vacía.

Si tienes lo que quieres, si tienes el trabajo, la relación, la carrera, o cualquier cosa que hayas querido y te sientes agradecido y feliz por ello pero al mismo tiempo te sientes insatisfecho, teniendo la sensación de que te está faltando algo en la vida, esto se deba probablemente a que te has conformado con una vida que es mucho menor a la vida que siempre has soñado tener.

 

 

 

“No hay pasión cuando se juega apostando poco, conformándote con una vida que es menor a la vida que eres capaz de vivir.” – Nelson Mandela

 

 

 

La vida se trata de tomar decisiones y riesgos, donde en realidad el mayor riesgo de todos, es el riesgo de conformarnos con una vida que no está ni cerca de ser la vida que nos merecemos. Debemos tomar una decisión: O vamos a tomar la decisión de tomar el riesgo de conformarnos y vivir una vida mediocre por el resto de nuestras vidas dejando todo a la suerte, o si vamos a tomar el riesgo de fallar una y otra vez con el motivo de obtener la vida que nos merecemos.

La verdad es que si seguimos a nuestro corazón y tomamos el riesgo de fallar una y otra vez significa que nos encontramos en el camino correcto a cumplir con nuestras metas y deseos porque el fracaso simplemente significa que estamos actuando, que algo estamos haciendo, y mientras que no nos demos por vencidos, vamos a obtener la vida de nuestros sueños y viviremos una vida feliz y plena.

 

 

 

“Todos los días las personas se conforman con menos de lo que merecen. Sólo están viviendo parcialmente o en el mejor de los casos viven una vida parcial. Cada ser humano tiene el potencial de grandeza.” – Bo Bennett

 

 

 

La vida está hecha para ser experimentada con felicidad, pero el problema es que generalmente nos subestimamos a nosotros mismos y es por eso que nos conformamos con menos de lo que nos merecemos solo porque no tenemos idea de quienes somos realmente y de que somos capaces, tenemos todo lo que necesitamos para conseguir nuestras metas y deseos, pero debemos creer en nosotros mismos y enfrentar todos nuestros temores. Debemos tomar la decisión de dejar atrás todo aquello que no nos merecemos con el fin de obtener aquello que verdaderamente merecemos.

No importa si te has conformado con una relación vacía, un trabajo mediocre, o cualquier otro aspecto de tu vida que sientas que no es lo que te mereces, porque tienes dentro de ti mismo el poder para decidir cambiar tu vida. Sé que es fácil decirlo pero créeme, no importa cuán difícil parezca cambiar tu vida, lo conseguirás si crees en ti mismo, te mereces algo mejor, lo sabes, y tu alma te lo grita desesperadamente, porque sabe quién eres realmente y sabe de lo que eres capaz de conseguir.

 

 

 

“La tentación más grande de los humanos es conformarse con muy poco.” – Thomas Merton

 

 

 

La vida es demasiado corta amigos, y la verdad es que no sabes cuándo será nuestro momento para abandonar esta tierra, por eso disfrutemos cada segundo de él, no hay tiempo para tener miedo, no hay tiempo para estar tristes, solo hay tiempo para hacer aquello que amamos y ser felices.

 

 

¡No te conformes con poco, sal y obtén todo lo que te mereces!