Tag Archives: Sueños

Aprende de Tus Errores

Es a través de los errores cuando nos volvemos más sabios, es por ello que deberías permitirte cometer errores, no tengas miedo de cometerlos, sino que teme no intentar nada nuevo por el miedo a cometer errores, porque es en ese preciso momento en donde cometes el mayor error de todos: El error de tener demasiado miedo como para vivir verdaderamente.

 

 

 

No existe ninguna otra forma de aprender sin cometer un error primero. Cada persona exitosa que existe hoy en día no ha llegado a ese lugar de gloria sin haber cometido muchos errores a lo largo del camino. Estas personas han conocido la derrota muchas veces, han fallado una y otra vez, pero no permitieron que esos errores los detuvieran, sino que aprendieron de ellos y así siguieron hacia adelante con coraje y compromiso.

Aquellas personas se han convertido en lo que son ahora gracias a los errores, porque han colaborado en desarrollar la grandeza dentro de ellos. Estas personas han intentado y han fallado, han cometido muchos errores, pero han aprendido de ellos, y es por eso que han alcanzado el éxito. Cuando aprendes de tus errores te vuelves más sabio, y cuando te vuelves más sabio, aprendes a hacer algo de una forma diferente, y es así como consigues el éxito.

 

 

 

“Una vida utilizada para cometer errores no solo es más honorable, sino que es más útil que una vida utilizada para no hacer nada.” – George Bernard Shaw

 

 

 

Cuando te rehúsas a hacer aquellas cosas que siempre has querido hacer por el miedo a cometer errores es en el preciso momento en el que realizas el mayor error de todos: El error de rehusarte a vivir la vida que siempre has soñado. Para evitar esto debes aprender a aceptar los errores como parte del proceso de hacer algo nuevo, estando dispuesto a aprender de ellos, para que así puedas convertirte en la persona que siempre has querido ser y así tener la vida que siempre quisiste tener.

Los errores prueban dos cosas diferentes: Pueden indicar nuestra derrota si es que nos hemos negado a aprender de ellos, cometiendo aquellos errores una y otra vez, y así consiguiendo nada más que fracaso, o pueden probar nuestra victoria, indicando que tan sabios nos hemos vuelto luego de haber aprendido de nuestros errores, haciendo todo de una forma diferente, consiguiendo el éxito deseado.

 

 

 

“Errar es humano, pero solo los estúpidos perseveran en el error.” – Marco Tulio Cicerón

 

 

 

Los errores pueden ser un sinónimo de fracaso, pero también pueden ser un sinónimo de éxito si es que aprendes de ellos. El problema es que pensamos que los errores indican nuestro fracaso, pero la realidad es que solo indican que hemos estado haciendo algo de la forma incorrecta, lo que significa que todavía tenemos la oportunidad de algo de otra forma diferente. Los errores nos enseñan cómo no debemos hacer algo, para que así podamos encontrar la forma de hacer algo de la forma correcta, y en el proceso de aprender de nuestros errores, nos convertimos paso a paso en mejores personas, y así nos volvemos cada día más sabios.

Acepta el hecho de que vas a cometer errores a lo largo del camino, ya que los errores son parte del éxito, es por ello que no existen tales cosas como los errores, sino que solo existen formas de no hacer algo. Si puedes aprender a ver los errores como lecciones, si puedes ver el verdadero tesoro que llevan dentro, si puedes aprender de ellos, entonces así encontraras la clave del éxito.

 

 

 

“Un hombre debe ser lo suficientemente grande como para admitir sus errores, lo suficientemente inteligente como para sacar provecho de ellos, y lo suficientemente fuerte como para corregirlos.” – John C. Maxwell

 

 

 

Por otra parte, si te niegas a verlos como lecciones, corres el riego de cometerlos una y otra vez, ya que la primera forma de aprender de ellos es aceptando el hecho de que hemos cometido un error, entonces de esa forma descubriremos que hemos estado haciendo algo de la forma equivocada, y no es lo mejor que podemos hacer si queremos ser cada día mejores personas. Si no aceptas tus errores, si no intentas corregirlos, si no quieres aprender de ellos, entonces te condenas a una vida de fracaso, ya que así convertirás tus errores en hábitos.

Por lo tanto, no temas hacer algo por el mido a cometer errores, sino que teme el hecho de no cometerlos en lo absoluto, ya que de esa forma habrás fracasado por defecto. Los errores no son letales, no te definen, sino que simplemente te desafían para que así puedas ser cada día mejor, los errores son una oportunidad para volvernos más sabios.

 

 

No permitas que los errores te destruyan, no dejes que te detengan, no permitas que se vuelvan un hábito, simplemente has aquello que siempre has querido hacer con seguridad y confianza. ¡Comete errores, aprende de ellos, corrígelos, y alcanza el éxito!

El Tiempo es Limitado: ¡Utilízalo Sabiamente!

Desde el día en que nacimos se nos ha concedido un maravilloso regalo del cielo: El regalo de tener el tiempo necesario para experimentar esta extraordinaria, hermosa, mágica, maravillosa y a veces complicada vida, pero el tiempo que se nos ha concedido es limitado y depende de nosotros utilizarlo sabiamente.

 

"La mala noticia es que el tiempo vuela, la buena noticia es que tú eres el piloto."

 

La vida es un maravilloso regalo, y también lo es nuestro preciado tiempo, ya que sin él no seriamos capaces de poder experimentar la maravillosa experiencia de estar vivos. El problema es que vivimos nuestra vida como si no tuviera fin, y es así que perdemos nuestro preciado tiempo como si fuese posible recargar nuestro tiempo de vida con más horas como lo hacemos en una tienda con nuestro teléfonos móviles cuando nos quedamos sin crédito. La realidad es que el tiempo es algo que no podemos volver a recuperar. Entonces las preguntas más importantes que deberíamos preguntarnos es: ¿Cómo voy a utilizar mí tiempo? ¿Voy a disfrutar cada segundo de él, o voy a gastar todo mi tiempo haciendo aquellas cosas que no deseo hacer?

Nuestro tiempo en este planeta es incierto, lo que nos ha dado la idea errónea de que tenemos suficiente tiempo, y es así que gastamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo aquellas cosas que no queremos hacer con el fin de poder comprar nuestra libertad más tarde, para que finalmente podamos hacer todo aquello que siempre quisimos hacer. La realidad es que los corazones de la mayoría de las personas dejan de latir antes de que hayan podido ser totalmente libres para poder disfrutar de sus vidas, ya que son solo algunos lo que se han animado a liberar de sí mismos las cadenas de la opresión y vivir libres para perseguir sus sueños.

 

 

 

“La verdadera moneda de la vida es el tiempo, no el dinero, y todos tenemos una cantidad limitada de eso.” – Robert Harris

 

 

 

El problema es que siempre estamos demasiado ocupados haciendo aquellas cosas que no queremos hacer, lo que nos deja poco tiempo para hacer aquellas cosas que amamos, y ese es el motivo por el cual hay tanta depresión y tristeza en los corazones de los humanos. El problema es que hemos aceptado convertirnos en esclavos de esta sociedad en la que vivimos, la cual nos ha enseñado que gastar nuestro tiempo trabajando en el sueño de alguien más es lo que corresponde, mientras que utilizar nuestro tiempo para seguir nuestro corazón es totalmente inadecuado y poco realista. Hemos caído en la trapa de pensar que gastar nuestro tiempo haciendo lo que no nos gusta está bien ya que por ello obtenemos una recompensa que nos permite vivir, la cual la mayoría de las veces consta de unas simples monedas y algún que otro día libre ofrecido por aquellos para los que trabajas. Me pregunto, ¿es esto realmente vivir?

Es increíble cómo hemos aceptado el hecho de que la vida solo puede ser realmente vivida los fines de semana, en las vacaciones, y días especiales. Es triste como gastamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo lo que no queremos, teniendo siempre excusas para no hacer lo que siempre quisimos hacer. Es increíble como siempre estamos muy ocupados ganando dinero que nos olvidamos de vivir la vida, nos olvidamos de disfrutar de nuestra familia y amigos, nos olvidamos de tener tiempo para nosotros mismos, tiempo para poder hacer lo que amamos, nos olvidamos de nuestras metas y sueños estando muy ocupados haciendo otras cosas menos importantes.

 

 

 

“El tiempo es gratis, pero no tiene precio. No puedes poseerlo, pero puedes utilizarlo. No puedes conservarlo, pero puedes gastarlo. Una vez que lo hayas perdido, ya no puedes recuperarlo.” – Harvey Mackay

 

 

 

¿Cuándo fue la última vez que hiciste aquellas cosas que amas? ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste la compañía de tu familia, hijos y amigos? ¿Cuándo fue la última vez que viajaste a un nuevo lugar? ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo emocionante? ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de horas y horas conversando con un amigo? ¿Cuándo fue la última vez que realmente disfrutaste el hecho de estar vivo? ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste verdaderamente libre?

Hay una gran verdad: Nosotros somos realmente felices cuando utilizamos nuestro tiempo haciendo todas aquellas cosas que amamos hacer, es por eso que deberíamos usar la mayor parte de nuestro tiempo siendo felices, haciendo todas aquellas cosas que amamos y no al revés.

Entonces podríamos decir que hay 24 horas en un día, lo que significa que tenemos 168 horas por semana, o entre 720 y 744 horas por mes, lo que nos da 8760 horas por año para disfrutar de las pequeñas y grandes cosas que la vida tiene para ofrecernos. La pregunta es: ¿Cuánto de ese tiempo vas a invertir en aquellas cosas que amas? La realidad es que la vida es corta y el tiempo vuela, y es por eso que deberíamos utilizar nuestro tiempo siendo felices, viviendo la vida de nuestros sueños. ¡No te atrevas a perder un segundo más de tu vida haciendo esas cosas que no quieres, recuerda que el tiempo que gastamos no se recupera!

 

 

 

La buena noticia es que sin importar tu edad, aún tienes tiempo para decidir vivir la vida a tu manera, haciendo aquellas cosas que amas, aquellas cosas que te hacen feliz y que le dan un significado a tu vida. Entonces, ¡Sal y disfruta de la vida, no pierdas tu tiempo entre amargura y frustración, no hay tiempo para ello, el tiempo es corto y limitado, y es por ello que solo hay tiempo para ser feliz!

El Camino Hacia la Cima

El camino hacia la cima es duro, pero no es tan duro como vivir el resto de tu vida mirando la cima desde abajo, deseando estar arriba. Encontraras en el camino muchas dificultades, pero valdrá la pena, ya que la vista desde la cima es extraordinaria.

 

"Es más fácil ir cuesta abajo que hacia arriba, pero la vista es mucho más bonita dese la cima." - Henry Ward Beecher

 

Todos y cada uno de nosotros queremos llegar a la cima de algún lugar en particular, o en otras palabras podemos decir que todos tenemos algún sueño o meta que nos gustaría hacer realidad. Para algunos esa cima puede ser muy alta y para otros no tanto, pero lo importante es tener el deseo de querer llegar a algún lugar, eso significa que tenemos algo que nos motiva día a día a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos para que podamos llegar a esa cima, y es eso lo que nos hace estar verdaderamente vivos.

Por lo tanto, una vez que tengas el sueño, el deseo y el anhelo de llegar a la cima, debes comenzar por dar el primer paso, ya que ese es el paso más importante, ya que significa que a pesar de todos tus miedos y dudas, has tomado la decisión de seguir a tu corazón, y eso requiere de mucho coraje y valor. Lo importante es dar el primer paso, no importa que tan lento vayas, porque lo que realmente importa es que no te des por vencido.

 

 

 

“Solo queremos recordar la vista desde la cima, el momento que nos quita el aliento en la cima del mundo. Eso es lo que nos mantiene escalando, y vale la pena el dolor. Esa es la parte loca: hace que todo valga la pena.” – Meredith Grey

 

 

 

¿Alguna vez has intentado escalar una montaña o una colina? Nunca es sencillo, ¿verdad? Eso se debe a que el camino hacia la cima esta siempre llena de obstáculos, ni más ni menos ya el simple hecho de subir hacia arriba implica el primer y mayor obstáculo, es por eso que se requiere de mucha fuerza para poder seguir subiendo. Luego podemos encontrarnos con otros obstáculos diferentes ya sean situaciones o personas que interfieren con nuestro camino, que pueden generarnos el deseo de darnos por vencidos, al mismo tiempo en esa larga y difícil subida también podemos encontrarnos con nuestros miedos, los cuales intentaran detenernos, confundirnos, e intentaran empujarnos colina abajo.

Habrá momentos en los que sentirás que ya no puedes tolerarlo más, te sentirás sin fuerzas, lo que muchas veces te dejara sin aliento. Pero en ese momento de confusión, angustia y enojo solo cierra los ojos, desconéctate de todo a tú alrededor, y simplemente escucha a tu corazón, y entonces justo en ese momento hazte estas preguntas: ¿Por qué? ¿Cuál es el motivo por el cual estoy haciendo lo que estoy haciendo? Sin ese preciso momento puedes visualizar tu sueño, puedes verte a ti mismo llegando a la cima, puedes sentir lo que se siente estar allí, lo que hará que tu corazón lata con más fuerza, sacándote una sonrisa, entonces es en ese momento donde obtendrás la respuesta a tu pregunta, sabrás porque estás ahí, y entenderás que cada pequeño sufrimiento valdrá la pena.

 

 

 

“¡Este camino hacia la cima será el viaje más emocionante y gratificante que tendrás!” – Zig Ziglar

 

 

 

¿Tienes un sueño, una meta, un deseo? Entonces ve y haz todo lo que puedas para conseguirlo, sube, camina, escala hacia a el triunfo, sin miedos y sin dudas. Sobre todo nunca te des por vencido frente a las adversidades o a tus más profundos miedos, no permitas que detengan tu andar.

 

 

Es un largo y arduo el camino hacia la cima de tus sueños, pero con compromiso, perseverancia, y confianza en ti mismo podrás conseguirlo. Tú puedes hacerlo, sigue subiendo, ¡nos vemos en la cima amigos!

Nuestro Peor Enemigo

Es fácil convertirse en nuestro peor enemigo ya que por lo general no nos damos cuenta de ello ya que estamos muy ocupados culpando a otros por nuestras desgracias. Tenemos la idea errónea de que la vida es nuestra enemiga cuando en realidad nuestro peor enemigo es uno mismo.

 "Tenemos que aprender a ser nuestro propio mejor amigo porque facilmente caemos en la trampa de ser nuestro peor enemigo." - Roderick Thorp

 

¿Sientes como si nada estuviese saliendo bien en tu vida? ¿Sientes que tu relación amorosa, tu trabajo, tu carrera o como si nada en tu vida estuviese saliendo de la forma que quisieras? Déjame decirte que la mayoría de las veces el responsable de nuestro fracaso no es ni la suerte, ni los demás, sino que somos nosotros. Nuestros miedos e inseguridades nos convierten en nuestro peor enemigo, el cual nos aleja constantemente de todo aquello que deseamos, nos sabotea cada sueño, cada meta, nos ata, nos oprime, nos hace su prisionero. No hay peor enemigo que aquel que crece dentro de nosotros aquel que se apodera de nuestros sentimientos y emociones.

La verdad es que nadie tiene mayor poder que el poder que tú tienes para controlar tu propia vida, ya que si verdaderamente quieres algo, sin importar que tan fácil o difícil sea de conseguir, si crees en ti mismo, lo conseguirás, a no ser que sigas siendo la victima de tus miedos e inseguridades, permitiéndoles a los demás tomar el control de tu propio destino.

 

 

 

“Muchas veces somos nuestro peor enemigo ya que tontamente construimos obstáculos en el camino hacia el éxito y la felicidad.” – Louis Binstock

 

 

 

El problema no es que tenemos a nuestro enemigo viviendo dentro nuestro, sino que el problema en si es que nosotros le hemos dado vida, y lo hemos hecho crecer día tras día con nuestros pensamientos, nuestros miedos, inseguridades, odio y la falta de confianza en nosotros mismos, y es así que cuando nuestro enemigo ha crecido lo suficiente, deja de ser parte de nosotros ya que se convierte en nosotros o mejor dicho nosotros pasamos a convertirnos en nuestro peor enemigo, y cuando nos convertimos en nuestro enemigo, dejamos de tener el control de nuestra propia vida, dejándolo todo a la suerte.

Cuando nos convertimos en nuestro peor enemigo, adoptamos el papel de víctima, y entonces acusamos a la vida y a todos en ella por todo lo que nos sucede, y así creemos que alguien más tiene la culpa, y así culpamos a otros, culpamos a nuestro pasado, culpamos a nuestros padres, hermanos y a nuestra familia entera, culpamos al país en donde vivimos, culpamos a la sociedad, al trabajo, a nuestro jefe, a nuestros compañeros de trabajo, culpamos a nuestra escuela, universidad, y a nuestros profesores, culpamos a todos excepto a nosotros mismos, ya que es más fácil para nosotros aceptar que alguien más tiene la culpa antes que aceptar que nosotros tenemos la culpa de todo ya que no hemos hecho nada para cambiar nuestra vida, porque requeriría de muchísima fuerza, compromiso y coraje para crear aquello que queramos experimentar en nuestra vida.

 

 

 

“Ten cuidado de ti mismo más que de cualquier otro hombre, ya que acarreamos nuestros peores enemigos dentro de nosotros.” – Charles Spurgeon

 

 

 

La buena noticia es que la vida siempre nos da la oportunidad para empezar de nuevo, cada minuto de cada hora tienes la oportunidad para renacer  de nuevo, y puedes decidir dejar de ser tu peor enemigo para pasar a convertirte en tu mejor amigo, puedes hacer las paces con tu propio ser, y la forma de hacerlo es a través del amor, ya que el amor es el regalo más grande que tenemos, el amor es más poderoso que el miedo, por lo tanto, puedes convertirte en tu peor enemigo a través del odio e inseguridades, o puedes convertirte en tu mejor amigo a través del amor, lo que hará que creas en ti mismo de nuevo, lo que te dará el coraje, la fuerza y la confianza que necesitaras para crear la vida que siempre has deseado. Puedes optar por cualquiera de las dos opciones, es tu elección, pero si sigues siendo tu peor enemigo, continuaras saboteando cada paso del camino hacia al éxito.

Recuerda que es muy difícil llegar a donde quieres llegar si no haces las paces contigo mismo, ya que la única forma de obtener la vida de tus sueños es creyendo en ti mismo, y no podrás creer en ti si sigues siendo tu peor enemigo, ya que nadie confía en sus enemigos sino que todos confiamos en nuestros amigos, por eso conviértete en tu mejor amigo, y vuelve a tomar el control de tu vida, porque es la única manera de cambiar tu vida, ya que tener el control significa ser el creador de tu propia realidad, y así puedes cambiar tu realidad en el momento que lo desees.

 

 

 

“Asegúrate de que tu peor enemigo no viva entre tus dos orejas.” – Laird Hamilton

 

 

 

Elige a tu propio enemigo y escucha todos los días a esa voz interior que te dirá: ¡No puedes hacerlo!, ¡No eres lo suficientemente bueno!, ¡Eres Patético! ¡Todos te odian! ¡La felicidad no existe!, ¡Eres un cobarde y un inútil! ¡Todos son culpables de tu fracaso!, ¡Eres un perdedor, acéptalo y vive con ello!

Elige convertirte en tu mejor amigo y así empieza a amarte y a creer en ti mismo, sabiendo que eres capaz de hacer todo lo quieras en tu vida. Conviértete en tu mejor amigo y así empezaras a escuchar la voz de tu corazón y tu alma, que te dirán cada día: ¡Tú puedes!, ¡No te preocupes, vuelve a intentarlo!, ¡Te mereces algo mejor!, ¡Tienes un gran potencial! ¡Tienes el poder de conseguir todo lo que quieras!, ¡Eres un ganador!

 

 

Puedes convertirte en un ganador o en un perdedor, lo que sea que elijas, ¡tú eres el responsable! Deja que el amor sea tu guía y no el temor, no te conviertas en tu peor enemigo, no sabotees tus propios sueños, más bien se tu mejor amigo, cambia toda tu experiencia de vida, ¡y crea la vida que siempre has soñado!

¿Estás Haciendo lo que Amas?

¿Estás haciendo lo que amas? Si la respuesta es no, entonces ¿Qué estas esperando? Nuestros días sobre esta tierra están contados, nuestro tiempo es limitado, y no saber cuántos días nos quedan sobre este planeta nos ha dado la idea equivocada de que todavía tenemos tiempo, pero la realidad es que perdemos nuestro tiempo en este mundo haciendo aquello que no queremos, dejando aquellas cosas que amamos para otro día, un día que nunca llega.

 Haz más de eso que te hace feliz.

 

Un día menos en nuestra vida significa un día más cerca de nuestra tumba, es difícil pensarlo así, pero es la realidad, todos nosotros vamos a morir algún día, y no puedes hacer nada cuando estás muerto, lo que haces mientras vives con el tiempo que se te ha dado es lo que cuenta. Lo bueno sobre nuestra vida y sobre nuestro tiempo en este planeta, es que a pesar de que es limitado, tenemos la oportunidad de elegir usarlo para aquellas cosas que amamos o elegir gastar cada segundo de nuestra vida haciendo aquellas cosas que no queremos hacer.

 

 

 

“El riesgo más peligroso de todos: El riesgo de gastar tu vida no haciendo lo que querés hacer, suponiendo que podrás comprar la libertad para hacerlo más tarde.” – Randy Komisar.

 

 

 

Por supuesto, van a haber tiempos en donde nuestra única opción será hacer aquellas cosas que no nos gustan, pero eso no significa que tengamos que pasar el resto de nuestras vidas haciendo algo que no queremos hacer, sino lo que realmente significa es que a veces tenemos que hacer lo que no nos gusta con el fin de poder hacer aquellas cosas que si amamos hacer. Tenemos la oportunidad para decidir qué hacer con nuestra vida, y hacer aquello que amamos es la única manera de vivir una vida completa y feliz.

 

 

 

“Todo lo que debemos decidir es que hacer con el tiempo que se nos es dado.” – J.R.R. Tolkien

 

 

 

Creemos que tenemos tiempo suficiente, por eso hemos decidido gastar la mayor parte de nuestro preciado tiempo haciendo aquellas cosas que no queremos hacer, pensando que algún día seremos capaces de hacer aquello que amamos, y así nuestros días siguen pasando, y nosotros seguimos estando en el mismo lugar, haciendo aquello que no nos gusta, deseado poder reclamar algún día nuestra libertad.

La realidad es que la mayoría de las personas dejan este mundo sin haber podido antes hacer las cosas que siempre quisieron hacer, ya que han gastado la mayor parte de su tiempo en la vida de alguien más, siendo esclavos constructores de los sueños de alguien más, olvidándose de invertir tiempo en sus propias vidas. Es así que la mayoría de las personas se dan cuenta que han perdido la mayor parte de su tiempo, el día que ya no tienen más tiempo para poder hacer aquellas cosas que siempre han querido hacer.

 

 

 

“Un día te despertarás y no habrá más tiempo para hacer las cosas que siempre has querido hacer. Hazlas ahora.” – Paulo Coelho

 

 

 

Por lo tanto, si pudiésemos saber cuándo fuésemos a morir, cambiaríamos nuestra forma de vivir de la noche a la mañana. Por ejemplo, piénsalo de esta manera: Si pudiésemos saber cuántos días nos quedan sobre esta tierra, supongamos que nos quedan 365 días, ¿seguiríamos haciendo lo que estamos haciendo ahora? ¿O cambiaríamos la forma en la cual estamos viviendo? Puedo apostar a que la mayoría de nosotros cambiaríamos la forma en la que vivimos, y así empezaríamos a hacer aquellas cosas que siempre quisimos hacer. Empezaríamos a vivir de verdad, cada segundo, cada minuto y cada hora de nuestra vida.

 

 

 

“El problema es que piensas que tienes tiempo.” – Buda

 

 

 

Entonces amigo mío, ¿estás haciendo lo que amas? ¿No? Entonces ¿Por qué no empiezas ahora mismo? Como he dicho, nosotros tenemos el poder para cambiar nuestra vida en un segundo, y somos libres de hacer con nuestra vida lo que queramos. No hemos venido a este maravilloso mundo simplemente a existir, hemos venido aquí a vivir de verdad, siendo la mejor versión de nosotros mismos.

Deja entonces de esperar a que llegue el fin de semana para vivir, deja de esperar por una ocasión especial para celebrar, deja de esperar por tus dos o tres míseras semanas de vacaciones para vivir y ser feliz, y por el amor de Dios, deja de gastar tu tiempo haciendo aquellas cosas que no quieres hacer, esas cosas que detestas y odias hacer y que no te llevan a ningún lado. Es ahora el momento justo para hacer aquellas cosas que si quieres hacer, no lo dejes para mañana, puede no haber un mañana. Remueve las palabras “No tengo tiempo” y “No puedo” de tu boca, ya que tienes tiempo y definitivamente puedes hacer lo que sea que te propongas, ya que en el único momento en donde no tienes tiempo para hacer nada es el día en que estés en el cementerio, hasta ese entonces eres libre de hacer todo lo que quieras.

 

 

 

Pensaras que es más fácil de decir que de hacer, pero es que la verdad es que es fácil decirlo porque simplemente es posible de hacerse, y como Jim Rohn dijo algún día: “Si verdaderamente quieres hacer algo, encontraras la forma. Y si no, encontraras una excusa.” El tiempo corre amigos, disfruten de su vida, hagan mucho de lo que aman hacer y no pierdan tiempo en el resto ¡Hasta la vista!

Encuentra Tu Niño Interior

Encuentra tu niño interior y así te encontraras a ti mismo. Vuelve a aquellos tiempos en donde todo parecía posible, aquellos tiempos donde podías convertirte en cualquier cosa que quisieras, aquellos tiempos en donde podías ser simplemente tú mismo.

 

Encuentra tu niño interior 

 

“Cuando la niñez muere, los cadáveres son llamados adultos y entran en la sociedad, un nombre cortés para el infierno. Es por eso que le tememos a los niños, incluso si los amamos, porque nos muestran el estado de nuestra decadencia.”

Brian Aldiss

 

 

Tenemos una idea equivocada de lo que significa actuar como niño, ya que le hemos dado el significado de ser inmaduro, y entonces cuando alguien actúa como niño decimos que es una persona muy inmadura como si jugar, reír, soñar y simplemente disfrutar de la vida fuese algo malo. Pero entonces me pregunto, cada comportamiento destructivo realizado día tras día por los humanos a los que llamamos adultos en contra del mundo y cada ser que habita en él, ¿no sería ese un comportamiento inmaduro? ¿No sería inmadura una persona que teniendo la capacidad para diferenciar que está bien y que está mal siga eligiendo hacer el mal a otros solo para su propio beneficio?

Los humanos, especialmente aquellos adultos que se consideran muy maduros, son aquellos que destruyen todo a su alrededor, incluso cuando han sido bendecidos con un mundo hermoso, un cuerpo magnifico con una mente maravillosa la cual tiene el poder de crear cualquier cosa que deseemos, pero la cual no es usada para crear sino para destruir, ¿es este un comportamiento maduro?

 

 

 

“Los niños no tienen ni pasado ni futuro, ellos disfrutan el presente, lo que muy pocos de nosotros hacemos.” – Jean de la Bruyere

 

 

 

Los adultos, aquellos considerados maduros, son aquellos que están constantemente compitiendo entre ellos, peleándose entre ellos y matándose en sí. Aquellas personas se han olvidado de los valores más importantes como el amor, la compasión, el entendimiento, la amabilidad, el compañerismo y se han olvidado de eso porque se han convertido en seres egoístas y en personas que solo están preocupadas por sus propios asuntos. El problema es que estos adultos alguna vez fueron niños, pero sus sueños, sus virtudes, y su inocencia se les ha sido arrebatada con el pasar de los años.

Cuando creces y te conviertes en adulto, dejas así atrás al niño que alguna vez fuiste, condenando el espíritu infantil que llevas dentro a una pena de muerte, y es justo en ese preciso momento en donde la mayoría de tus sueños mueren también, y es ahí en donde también parte de tu ser muere con ellos, convirtiéndote en tu peor enemigo. Cuando dejas de ser un niño, te vuelves vulnerable a todo el mal de este mundo, mal disfrazado de felicidad, y entonces les permites a otros adultos que te digan que deberías convertirte en la vida, y que deberías conseguir ya sea dinero, poder, fama, cosas materiales y otras tonterías.

 

 

 

“Se feliz sin ninguna razón, como un niño. Si eres feliz por una razón, estas en problemas, porque esa razón te la pueden quitar.” – Deepak Chopra

 

 

 

Por lo tanto sigamos creciendo, seamos adultos pero volvamos a ser niños también y disfrutemos de la vida como solíamos hacerlo, necesitando de muy poco para ser felices. Prefiere ser un niño antes de convertirte en un adulto al cual se le ha lavado el cerebro, prefiere la inocencia de un niño, prefiero ser un niño que ríe simplemente porque puede hacerlo, un niño con creatividad e imaginación, un niño que sueña, un niño que cree que puede hace lo que sea en este mundo, un niño que cree que puede ser un superhéroe y ayudar a las personas, un niño lleno de alegría y amor, un niño que puede ver la belleza en las cosas pequeñas, un niño que es feliz sin ningún motivo en particular, un niño que puede amar incluso a aquellas cosas que son solo el producto de su imaginación, un niño que puede tener amigos sin importar de donde vengan, un niño que no discrimina a otros por raza o religión, un niño que no sabe cómo odiar, un niño que ama de verdad, y que siempre le es leal a ese amor sin tener ningún tipo de interés, egoísmo, limitaciones o expectativas.

 

 

 

“Sujeta la mano del niño que vive dentro de ti. Para este niño, nada es imposible.” – Paulo Coelho

 

 

 

Un niño es un ángel, que se ha convertido en un producto de la sociedad debido al ambiente en donde ha nacido, un ambiente que le ha enseñado a convertirse en una persona sin sueños, sin imaginación, sin esperanza, sin felicidad y sin amor.

Es hora de que todos los adultos de este mundo encuentren su niño interior, ese niño que puede hacer que seas tú mismo de nuevo, ese niño que puede brindarte alegría, felicidad, esperanza y amor, ese niño que hará que sueñes de nuevo, haciéndote creer que todo es posible, lo que generara que vuelvas a creer en la magia y los milagros, por lo tanto ve y encuentra tu niño interior, es el que te convertirá en una persona feliz de nuevo sin ningún motivo en especial, una persona agradecida, especialmente por aquellas cosas más pequeñas y más importantes en este mundo.

 

¡Encuentra a tu niño interior, juega, ríe, diviértete, disfruta la vida, se feliz, sueña, sonríe y vuelve a vivir tu vida de nuevo!

 

 

 

“Que contraste angustiante existe entre la radiante inteligencia de un niño y la mentalidad débil de un adulto promedio.”

Sigmund Freud

El Conquistador De Nuestra Mente: El Miedo

Una vez que nacemos somos inmediatamente condenados a una cadena perpetua, sin tener la posibilidad de apelar, vivimos nuestras vidas como prisioneros de nuestros miedos, víctimas de nuestra propia mente, le permitimos al conquistador de nuestra mente controlar nuestra vida.

 Tus sueños se encuentran del otro lado de tus miedos. #Miedo

 

Es así que nos olvidamos de quienes somos verdaderamente, convirtiéndonos en aquello que el conquistador quiere que seamos, pero lo que no sabemos realmente es que el no existe, sino que es una invención de nuestra propia imaginación, y es así que nos condenamos a nosotros mismos a una vida de sufrimiento y tristeza.

El Miedo

 

Aquella invención que no existe más que en nuestra propia mente es el miedo, y lo creamos con nuestros propios pensamientos, permitiéndole ser el conductor de nuestra propia vida, el creador de nuestra realidad y nuestro destino.

Todo lo que nosotros pensamos está de alguna forma relacionado al miedo y a todas esas cosas que tememos, lo que es irónico es que nosotros los seres humanos lo que buscamos es ser felices, pero todo lo que hacemos es actuar basándonos en nuestros miedos, y es por ello que solo encontramos infelicidad, porque corremos de todo aquello que pueda brindarnos felicidad.

 

 

 

 

 

“La cueva a la que temes entrar contiene el tesoro que buscas.” – Joseph Campbell

 

 

 

 

Por lo tanto la forma para ser que seamos felices es aprendiendo a enfrentar nuestros miedos, y luego alejarlos de nuestro camino, porque la infelicidad es el resultado de nuestros miedos, y mientras los tengas, no podrás encontrar la felicidad, y así tus sueños serán solo sueños por el resto de tu vida, debido a que has elegido el miedo entrar en tu vida, y los sueños jamás podrán volverse realidad si permites que tus miedos controlen tu vida.

Los miedos son letales, porque estar vivo no significa que no estés ya muerto por dentro, porque los miedos consumen tu espíritu, ya que tú eres el resultado de tus miedos, y tu realidad está basada en ellos.

 

 

 

 

“El único miedo al que debemos temer es al miedo mismo.” – Franklin D. Roosevelt

 

 

 

 

 

Los miedos son simplemente la suma de creencias equivocadas acerca de diferentes aspectos de la vida. Nuestras creencias basadas en experiencias pasadas y en experiencias de otras personas nos ha dado la idea equivocada sobre cuál es el verdadero significado de la vida. Cada pensamiento y acción que nos lleva hacia la infelicidad está basada en los miedos, viviendo así una realidad imaginaria. No podemos ver lo que verdaderamente está pasando, porque los miedos nos enceguecen, controlan nuestra mente y nuestra vida entera, y así nos hace infelices.

 

 

 

 

“El miedo tiene dos significados: ‘Olvídate de todo y corre’ o ‘enfrenta todo y crece’. La decisión es tuya.” – Zig Ziglar

 

 

 

 

 

La verdad sobre todo es que los miedos no existen, son el producto de nuestra propia mente, el miedo es una ilusión creada por nosotros mismos como forma de protegernos a nosotros mismos de cualquier tipo de sufrimiento, pero en realidad es el creador de todo el sufrimiento y dolor que enfrentamos día a día. Debemos cambiar nuestras creencias sobre la vida y sobre nosotros mismos, creencias creadas por la sociedad, impuestas en nuestra mente y aceptadas por nosotros lo que crea todos los miedos en nuestra vida.

Tenemos miedo a morir, pero más miedo le tenemos a vivir, porque tenemos el concepto de que la vida significa sufrimiento, entonces intentamos evitarla y así no enfrentamos aquello a lo que le tememos, pero de esta forma convertimos todos nuestros miedos en una realidad. Al final, lo que no queremos es sufrir, pero permitiéndoles a los miedos convertirse en realidad, dejando que nos controlen, es lo que nos hace sufrir y lo que amarga nuestra vida, viviendo así en una prisión irreal de infelicidad creada por nosotros mismos.

 

 

 

 

“Solo cuando ya no tenemos miedo, es cuando comenzamos a vivir.” – Dorothy Thompson

 

 

 

Una vez que decidas vivir sin depender de los resultados de ningún tipo de decisión, otorgándole más energía a aquellas cosas que quieres, en lugar de otorgársela toda a tus miedos, enfrentándolos sabiendo que son solo una ilusión de tu mente, ese día podrás finalmente ser feliz.

Por lo tanto, no le temas a nada, no escuches a tus miedos, ellos dicen nada más que mentiras. No tengas miedo de perder algo, porque tener miedo y así alejar de tu vida todo aquello que deseas, solo va a lograr que pierdas lo más maravilloso que tienes: La vida y la posibilidad de disfrutarla, perdiendo la posibilidad de ser verdaderamente feliz, convirtiendo todos tus sueños en realidad.

 

 

 

 

¡Enfrenta tus miedos, sigue a tu corazón, y libérate!

¿Cómo puedo mantener una actitud positiva? – Parte II

¡Hola a todos! Aquí les traigo la segunda parte de ¿Cómo puedo mantener una actitud positiva? En la primera parte escribí sobre gratitud, la cual es una forma muy útil y efectiva para mantener una actitud positiva, si puedes aprender a estar agradecido incluso en los malos momentos, cambiaras tu experiencia de vida diaria en un segundo.

 

PicsArt_1433341916467

 

Entonces aquí les traigo la segunda cura para lo que yo le llamo enfermedad de corta percepción:

 

 

ENFOQUE

 

El problema con la negatividad es que tiene muchísimo poder, y va a controlarte a ti y a tus emociones si se lo permites. ¿Cuál es la solución para evitarlo? Mantenerse enfocado en todas aquellas cosas que te hacen feliz, lo que sea que te haga sonreír, ¡hazlo! Y lo que sea que te ponga triste ¡déjalo ir!

 

 

 

“Es durante nuestros momentos más oscuros en donde debemos concentrarnos en ver la luz.” – Buda

 

 

 

Hay dos tipos de situaciones en este mundo: Aquellas que podemos cambiar, y aquellas que no. Por lo tanto, si hay algo que te hace infeliz y tienes la oportunidad de cambiarlo, entonces cámbialo, puede que te tome tiempo o puede que no, dependiendo lo que tú quieras cambiar, lo que es importante es ser positivo mientras que lo haces, sabiendo que algún día, de alguna manera, cambiaras aquello que deseas cambiar por algo diferente.

La otra situación es aquella que no podemos cambiar, aquello que está sucediendo o aquello que va a suceder es un hecho y no podemos hacer nada al respecto, entonces ser negativos y estar tristes sobre ello no va a cambiar nada, ¿o acaso piensas que te hará sentir mejor? Supongo que no, ¿verdad? Entonces, ¿porque tan solo no te enfocas en aquellas cosas que si puedes cambiar, aquellas cosas que te hacen verdaderamente feliz?

 

 

 

“El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en luchar contra lo viejo, sino en construir lo nuevo.” – Sócrates

 

 

 

La verdad es que lo que sea que esté sucediendo, está sucediendo ahora queramos o no, podrás ser capaz de cambiarlo o no, pero cómo te sientes con respecto a ello está totalmente bajo tu control, permitiéndote a ti mismo enfocarte en esas cosas que te hacen sonreír, aquellas cosas que te empujan hacia adelante, cortando las cuerdas de aquello que te está deteniendo. Deja ir aquellas cosas, aquellas que no puedes cambiar, y se positivo, enfocándote en aquellas cosas que si puedes cambiar, debes mantenerte positivo, sin importar lo que pase, porque no importa que tan pequeño, siempre hay algún motivo para ser feliz.

 

 

 

“Siempre recuerda, tu enfoque determina tu realidad.” – George Lucas

 

 

 

Y aquí tenemos la tercera cura, una difícil de realizar, pero muy efectiva:

 

 

FE

 

Tener fe es una muy buena forma de permanecer positivo, porque teniendo fe es una forma de decirte a ti mismo, y de expresarle al mundo que todo es posible, y puede que nada parezca ir bien, pero la fe nos permite ver la luz en la oscuridad, ¡es la forma que tiene el alma para comunicarnos que todo va a estar bien!

No importa en qué creas, lo importante es que no pierdas la fe, porque si la pierdes, pierdes todo tipo de posibilidad de conseguir aquello que quieras conseguir, porque si no puedes ver algo como posible, si no puedes verlo en tu mente, y si no puedes sentirlo con todo tu corazón y alma, entonces eso es lo que experimentaras.

 

 

 

“Fe es ver la luz con tu corazón cuando todo lo que tus ojos ven es oscuridad.” – Anónimo

 

 

 

Entonces, no importa que esté sucediendo, ten fe, lo que sea que puedas imaginarte, puedes conseguirlo, es así de simple, si tienes fe incluso cuando tu realidad no sea como la soñaste, ten fe, porque así te sentirás mejor, y mantente positivo, porque capas no lo veas ahora, pero sabes lo que va a suceder, porque lo ves con tu corazón. Entonces te fe y mantén una actitud positiva, sabiendo que nada va a permanecer como está ahora, sin importar lo malo que todo parezca estar ahora.

 

 

Y esto nos lleva a la cuarta y última de las curas, pero por ello no menos importante, aquí se encuentra la:

 

ENERGIA

 

Todo es energía, entonces si quieres algo, o si quieres cambiar algo, tan solo pon toda tu energía en ello, pon tu energía en todas aquellas cosas que amas y que te hacen feliz. El problema es que normalmente ponemos toda la energía que tenemos en aquellas cosas que no queremos, y es por ello por lo cual seguimos teniendo el mismo sentimiento una y otra vez.

Entonces si quieres tener una vida positiva, necesitaras entregar toda tu energía a cosas positivas, porque la negatividad es como un poderoso imán de energía, y si permites que te controle, absorberá toda tu energía positiva, dejándote débil, sin ningún tipo de fuerza para permanecer positivo.

 

 

 

“Todo es energía y eso es todo lo que hay. Sincronízate con la frecuencia de la realidad que quieres y no podrás hacer otra cosa que conseguirla. No puede ser de otra manera. Esto no es filosofía. Es física.” – Albert Einstein

 

 

 

Cualquiera sea la energía que le des al mundo, es la que vas a recibir, por lo tanto si permites que una situación te consuma, solamente darás emociones y acciones negativas, teniendo como resultado más y más negatividad volviendo hacia ti.

No importa que esté sucediendo, mira más allá de eso, mira a tu alrededor y ve todas aquellas cosas por las que deberías estar agradecido, enfocándote solo en aquellas cosas que te hacen feliz, teniendo fe, sabiendo que todo estará bien, entregándole energía positiva al mundo, y así iluminaras toda aquella oscuridad que tus ojos ven en este momento, recibiendo así más y más cosas positivas que iluminaran tu corazón, y llenaran de vida tu alma vacía.

 

 

Mantente positivo, siempre.

Los Milagros Existen

Así es, los milagros existen, y pueden suceder a cada segundo de tu vida, solo tienes que permitir que sucedan, y la única forma de hacerlo es creyendo en ellos. Por lo tanto, cree que los milagros son posibles, y así serán.

 

La vida es un milagro.

 

 

La única forma de convertir algo en realidad es creyendo que así será, no importa cuál sea tu situación en este momento, si crees en algo con todo tu corazón, se volverá realidad. Los milagros son la forma en que la fe tiene para decirte gracias, gracias por creer incluso cuando todo parecía ir en la dirección opuesta de tus sueños.

Si los milagros fuesen una ilusión, nosotros seriamos también una ilusión, porque nosotros estamos aquí en este planeta ahora mismo porque ha sucedido un milagro: El maravilloso milagro de la vida. Esto no se trata de religión, y si creo en Dios, pero lo que quiero expresar aquí es que no importa en qué creas, lo importante aquí es tener la capacidad de ver que nosotros estamos aquí gracias a un milagro, mejor dicho, nosotros somos ese milagro convertido en humanos, somos una maravilla, un sinónimo de perfección.

 

 

 

 

 

“El mundo entero es una serie de milagros, pero estamos tan acostumbrados a verlos que los llamamos cosas ordinarias.” – Hans Christian Andersen

 

 

 

 

 

Por lo tanto, ¿Por qué no creer en milagros cuando somos uno? Esta vida con toda su belleza es un milagro, y todos nosotros, siendo un milagro de Dios y de la vida, tenemos el poder de crear con nuestra magnifica, maravillosa y extraordinaria mente cada resultado que queramos.

Nos vemos a nosotros mismos como un cuerpo y nada más, y es por ello que nos enfocamos todo el tiempo en la parte superficial de todo, ya que eso es lo único que podemos ver, vemos todo aquello que podamos tocar, por eso solamente creemos en aquellas cosas que podamos ver con nuestros ojos y no con nuestro corazón. Vemos todo aquello en lo que creemos, ya que no podemos ver en nuestra realidad algo que no creemos real.

 

 

 

“Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro” – Albert Einstein

 

 

 

 

 

Entonces, si no empezamos a enfocarnos en aquellas cosas que realmente importan, aquellas cosas que no podemos ver con nuestros ojos ni tocar con nuestras manos, aquellas cosas que creemos imposibles de ser real, aquellas cosas en la cuales creemos que son solo una ilusión de nuestra mente, una historia irreal de un cuento de hadas, jamás podremos de esta forma ver un milagro en nuestra vida, o un sueño hecho realidad, o nada como posible, y así aceptaremos y nos conformaremos con una vida más real, una que vaya más acorde con nuestras creencias, una vida muy lejana a ser milagrosa.

Por lo tanto, si quieres cambiar tu vida, empieza a creer, cambia tus pensamientos sobre ti mismo y sobre tu vida, y así cambiaras tu mundo entero, y todo aquello que alguna vez creíste ser imposible, será posible, y abrirás todas aquellas puertas que parecían estar cerradas para siempre.

 

 

 

 

 

“Nunca pierdas las esperanzas, mi querido corazón. Los milagros moran en lo invisible.” – Rumi

 

 

 

 

 

Los milagros son reales, nosotros somos un milagro y somos reales, los sueños son posibles y reales, la vida que queremos y esperamos, y la vida que nos merecemos es real, y también lo es la felicidad, la alegría, la amabilidad, la lealtad, la honestidad, la pasión, el éxito, la libertad, la paz, y todo aquello que el ser humano tiene y siente gracias a que somos poseedores de uno de los más extraordinarios milagros que existen en el planeta entero, aquel que puede cambiar una vida en un segundo: El milagro del amor.

Los milagros son reales y existen en la vida de todos los humanos, y la vida que siempre has soñado es también real, por lo tanto cambia tus creencias, tus pensamientos, y sobre todo nunca pierdas la fe, y de esta forma veras todos aquellos milagros que nos has visto hasta ahora.

 

 

La vida que quieres está esperando a que tú creas en ella, está esperando a que creas que todo es posible. ¡Entonces cree, y un milagro sucederá!

¡No te conformes con menos de lo que mereces!

No te conformes con poco solo porque es más sencillo que luchar por lo que verdaderamente mereces, a veces debemos estar dispuestos a perderlo todo en orden de obtenerlo todo. Si sabes quién eres realmente, que puedes hacer, y que es lo que te mereces, entonces sal y obtenlo, ¡y no te conformes!

 

"El minuto que te conformas con menos de lo que mereces, obtienes incluso menos de aquello con lo que te conformaste." - Maureen Dowd

 

 

No te conformes con migajas, sabes dentro de tu corazón que mereces más, sabes que la vida que quieres es posible, deseas y sueñas todos los días por un milagro que cambie tu vida para siempre, y eso es porque sabes que te has conformado con poco. No tengas miedo de perder lo que tienes con motivo de obtener aquello que mereces, porque el día que nos conformamos con una vida mucho menor de la que verdaderamente queremos y merecemos, ese es el día que nos condenamos a nosotros mismos a vivir una vida mediocre y vacía.

Si tienes lo que quieres, si tienes el trabajo, la relación, la carrera, o cualquier cosa que hayas querido y te sientes agradecido y feliz por ello pero al mismo tiempo te sientes insatisfecho, teniendo la sensación de que te está faltando algo en la vida, esto se deba probablemente a que te has conformado con una vida que es mucho menor a la vida que siempre has soñado tener.

 

 

 

“No hay pasión cuando se juega apostando poco, conformándote con una vida que es menor a la vida que eres capaz de vivir.” – Nelson Mandela

 

 

 

La vida se trata de tomar decisiones y riesgos, donde en realidad el mayor riesgo de todos, es el riesgo de conformarnos con una vida que no está ni cerca de ser la vida que nos merecemos. Debemos tomar una decisión: O vamos a tomar la decisión de tomar el riesgo de conformarnos y vivir una vida mediocre por el resto de nuestras vidas dejando todo a la suerte, o si vamos a tomar el riesgo de fallar una y otra vez con el motivo de obtener la vida que nos merecemos.

La verdad es que si seguimos a nuestro corazón y tomamos el riesgo de fallar una y otra vez significa que nos encontramos en el camino correcto a cumplir con nuestras metas y deseos porque el fracaso simplemente significa que estamos actuando, que algo estamos haciendo, y mientras que no nos demos por vencidos, vamos a obtener la vida de nuestros sueños y viviremos una vida feliz y plena.

 

 

 

“Todos los días las personas se conforman con menos de lo que merecen. Sólo están viviendo parcialmente o en el mejor de los casos viven una vida parcial. Cada ser humano tiene el potencial de grandeza.” – Bo Bennett

 

 

 

La vida está hecha para ser experimentada con felicidad, pero el problema es que generalmente nos subestimamos a nosotros mismos y es por eso que nos conformamos con menos de lo que nos merecemos solo porque no tenemos idea de quienes somos realmente y de que somos capaces, tenemos todo lo que necesitamos para conseguir nuestras metas y deseos, pero debemos creer en nosotros mismos y enfrentar todos nuestros temores. Debemos tomar la decisión de dejar atrás todo aquello que no nos merecemos con el fin de obtener aquello que verdaderamente merecemos.

No importa si te has conformado con una relación vacía, un trabajo mediocre, o cualquier otro aspecto de tu vida que sientas que no es lo que te mereces, porque tienes dentro de ti mismo el poder para decidir cambiar tu vida. Sé que es fácil decirlo pero créeme, no importa cuán difícil parezca cambiar tu vida, lo conseguirás si crees en ti mismo, te mereces algo mejor, lo sabes, y tu alma te lo grita desesperadamente, porque sabe quién eres realmente y sabe de lo que eres capaz de conseguir.

 

 

 

“La tentación más grande de los humanos es conformarse con muy poco.” – Thomas Merton

 

 

 

La vida es demasiado corta amigos, y la verdad es que no sabes cuándo será nuestro momento para abandonar esta tierra, por eso disfrutemos cada segundo de él, no hay tiempo para tener miedo, no hay tiempo para estar tristes, solo hay tiempo para hacer aquello que amamos y ser felices.

 

 

¡No te conformes con poco, sal y obtén todo lo que te mereces!