Tag Archives: Presente

¿Tu Pasado Sigue Presente en Tu Vida?

A veces nuestro pasado está más presente de lo que pensamos, y ese es uno de los motivos por el cual seguimos estancados en el mismo lugar en nuestro presente. El problema es que todo lo que está relacionado con nuestro pasado, que todavía no hemos dejado ir está interfiriendo con nuestro presente, y evita que podamos seguir hacia adelante. Por ese motivo, con el fin de alcanzar nuestras metas y sueños y crear nuestro futuro, debemos primero alejar nuestro pasado de nuestro presente.

 

 

 

 

¿Cuántas cosas relacionadas con tu pasado todavía existen en tu presente? Y con esto no solo me refiero a cosas materiales, sino a recuerdos, pensamientos, sentimientos, personas y experiencias. ¿Qué lugar ocupa tu pasado en tu presente? ¿Ocupa una gran parte o una pequeña parte de tu vida? ¿Cuánto de tu mente ocupa? ¿Cuánto de él esta todavía vivo en tu corazón?

Intenta reflexionar sobre tu vida y tu presente, intenta relajarte y tomarte un tiempo de tus obligaciones y presiones diarias, y cuando estés listo mira a tu alrededor y mira dentro de ti: ¿Puedes ver a tu pasado dominando tu presente? ¿Tus emociones y sentimientos pasados están evitando que sigas hacia adelante? ¿Acaso es lo que está evitando que alcances tus metas y deseos? ¿Tus experiencias y emociones pasadas están influenciando tu presente y están tomando decisiones por ti?

 

 

 

“Aferrarse es creer que solo hay un pasado; dejar ir es saber que hay un futuro.” – Daphne Rose Kingma

 

 

 

Si la respuesta es no, ¡Felicitaciones! Haz realizado un gran trabajo y haz podido deshacerte de tu pasado, y estás viviendo tu presente al máximo, sin ser influenciado por este. Pero si la respuesta es sí, mi siguiente pregunta es: ¿Tu pasado te sirve en tu presente? Es decir, ¿Te está otorgando los resultados que estabas buscando? ¿Es útil, tiene un propósito o un sentido en tu presente? ¿Te está ayudando de alguna manera o esta simplemente evitando que consigas las cosas que quieres y te mereces?

La realidad es que nuestro pasado no siempre tiene que ser una desventaja en nuestro presente, siempre y cuando el motivo de estar en nuestro presente es para que nos ayude a sacar lo mejor de nosotros mismos, y darnos fuerza. Nuestro pasado, ya sea que fue bueno o malo, es siempre una lección, una lección que debemos aprender, para que podamos aplicar el conocimiento adquirido en nuestro presente. Al mismo tiempo, jamás debe ser olvidado, para así no repetir los mismos errores o seguir tomando las acciones que tuvieron como resultados beneficios para nuestras vidas. Esa es la parte más importante de nuestro pasado, y la cual deberíamos mantener en nuestro presente, junto con aquellos recuerdos que le hagan bien a nuestro corazón y que iluminen nuestros días.

 

 

 

“El espacio mental y físico que creamos dejando ir cosas que pertenecen a nuestro pasado nos da la opción de llenar el espacio con algo nuevo.” – Susan Fay West

 

 

 

Todo aquello de tu pasado que no te sirva, que no sea útil, que no tenga un propósito específico, todo aquello que no te otorgue un beneficio, cada recuerdo triste, relaciones pasadas, experiencias pasadas, cada emoción, y todo aquello incluyendo cosas materiales que no nos ayude de ninguna forma debería ser removido de nuestro presente para así poder darle lugar a cosas nuevas y mejores.

Si nuestro corazón, mente y nuestro entorno está repleto de cosas de nuestro pasado que no nos hacen crecer, que no nos hacen mejores, que no nos hacen felices, o que no nos ayudan a ser la persona que deseamos ser y conseguir todo aquello que anhelamos conseguir, ¿Por qué deberíamos seguir permitiendo que permanezcan en nuestro presente si no solo para sabotear nuestras propias vidas? ¿Por qué seguir manteniendo nuestro pasado vivo cuando mata nuestro presente y destruye nuestro futuro? Tenemos una cadena alrededor de nuestros cuellos que nos está dejando sin aire, y esa cadena es nuestro pasado, ¿Por qué seguir viviendo así de ahogados y prisioneros cuando tenemos la llave para nuestra propia libertad?

 

 

 

“Hay que hacer una elección consciente cada día para despojarse de lo viejo, lo que sea que ello signifique para ti.” – Sarah Ban Breathnach

 

 

 

Hoy es el día para limpiar tu corazón, mente y toda tu vida y remover todas aquellas cosas de tu pasado que no suman, sino que restan, aquellas cosas que no sigan siendo beneficiosos para tu vida. Toma todos esos recuerdos, experiencias y emociones que no te hagan feliz, o que no te hagan crecer, o que no te ayuden a ser la persona que quieres ser, o no te empujen hacia un nuevo mañana, incluso aquellas cosas que puedan parecer buenos, porque todo aquello que pertenece a nuestro pasado no tiene nada que ver con nuestro presente, ni tampoco nuestro futuro. Pueden haber sido malas o dolorosas, buenas o asombrosas, pero son parte del pasado y debemos tarde o temprano dejarlas ir, para así poder seguir hacia adelante y darle lugar a aquellas maravillosas cosas que están esperando por nosotros.

¿Cuál sería la primera cosa de tu pasado que sigue en tu presente y que no te sigue sirviendo de ninguna manera? ¿Cuál es ese recuerdo, cosa, emoción, o experiencia de tu pasado que está evitando que sigas hacia adelante con tu vida? Empieza con eso, y sin pensarlo demasiado ¡déjalo ir!

 

 

 

 

Es tiempo de tomar una bolsa, poner todas las cosas de nuestro pasado que no nos sigan sirviendo, que no nos den paz ni felicidad, y arrojarlas lejos de nuestro presente, ¡y así darle lugar a todas las grandes cosas que están por venir!

La preocupacion no tiene ningun proposito util

Todos nosotros compartimos un hábito, pero no precisamente el tipo de habito que es bueno para nuestra salud y nuestra vida, sino que, todo lo contrario. El hábito del que les hablo se llama “preocupación” y no tiene ningún propósito útil.

 "La preocupación no nos quita los problemas de mañana, pero si nos quita la paz de hoy."

 

Tenemos el mal hábito de preocuparnos demasiado, como si el acto de preocuparse pudiese ser usado como varita mágica para poder cambiar lo que está sucediendo o lo que pensamos que está sucediendo. La realidad es que nadie jamás ha podido cambiar algo que haya ocurrido en el pasado o algo que debería pasar en el futuro preocupándose, ya que la única cosa que puede verse afectada gracias a nuestras preocupaciones es nuestro presente.

Cuando nos preocupamos no cambiamos nada que haya sucedido en nuestro pasado ni tampoco nada que vaya a suceder en el futuro, ya que lo único que podemos cambiar es nuestro presente, pero no de la forma más positiva, porque al preocuparnos convertimos nuestro presente en una pesadilla a través de nuestros pensamientos acerca de lo que puede llegar a suceder. De esta forma nos ponemos a nosotros mismos en un lugar donde sufrimos innecesariamente, preocupándonos por situaciones que por lo general ni siquiera suceden.

 

 

 

“La preocupación aparenta ser necesaria pero no sirve a ningún propósito útil.” – Eckhart Tolle

 

 

 

¿Cuántas veces has estado preocupado por algo en el pasado? ¿y cuantas veces eso por lo que estabas preocupado realmente sucedió? Y si eso realmente sucedió, ¿Fue tan malo como parecía? ¿Valió la pena tanta preocupación y angustia? ¿Valió la pena haber perdido tanto tiempo de tu vida preocupándote por algo que estaba totalmente fuera de tu control? Supongo que no, o eso es lo que creo gracias a mis propias experiencias, ya que cada vez que recuerdo mi pasado, puedo ver que he perdido mucho de mi preciado tiempo preocupándome por cosas que nunca sucedieron, y aquellas cosas que si sucedieron resulta que no fueron tan malas como creí que serian.

La preocupación no tiene sentido, ya que esta no puede cambiar nada de nuestro pasado, y tampoco puede cambiar nada que vaya o no a pasar en nuestro futuro, pero si puede hacer una cosa: Puede robarte la felicidad y la alegría de tu corazón sin sentido. El problema con la preocupación es que te hace sentir como si aquellas cosas por las que estas preocupado ya fuesen una realidad en tu presente, cuando en realidad no es más que una ilusión, pero en si la preocupación convierte todos nuestros problemas en realidad incluso si no existen de verdad. La preocupación solo genera que nos enfoquemos en aquello que no queremos que suceda en lugar de enfocarnos en los resultados que si nos gustaría que sucedan.

 

 

 

¿Por qué preocuparse? Si has hecho lo mejor que podías, la preocupación no hará que todo salga mejor.” – Walt Disney

 

 

 

La preocupación no puede ayudarnos de ninguna forma, no puede resolver nuestros problemas, pero tu si puedes hacer lo mejor que puedas para obtener el mejor resultado posible. Si hay algo que te gustaría cambiar, y si es posible hacerlo, entonces cámbialo, has lo que puedas para obtener el resultado que te gustaría obtener, enfócate en aquellas cosas que te gustaría atraer a tu vida, y no te enfoques en aquellas cosas que no quieres. Por otro lado, si no puedes hacer nada para cambiar tu situación, ¿Por qué preocuparse entonces? ¿O acaso haría que las cosas fuesen mucho mejor? Definitivamente no, no hará que todo sea mejor, sino que hará que todo sea peor ya que va a amargar y oscurecer tu presente, robándote la felicidad y la paz, arruinando tu día.

 

 

 

 

La preocupación por algo no cambia nada, sino que complica tu vida mucho más, por lo tanto, usa tu imaginación para crear el resultado positivo que te gustaría obtener en tu vida. ¡Has todo lo que puedas para obtener aquel resultado deseado, pero siempre recuerda tener fe y confiar en la vida, ya que sin importar lo que suceda todo saldrá bien!

El resentimiento es veneno para tu vida

El resentimiento es veneno para tu vida, ya que está constituida por la letal y perfecta combinación de miedo, decepción, enojo y tristeza, y esta es una de las mejores recetas para el sufrimiento. Si quieres vivir una vida feliz, deberás dejar ir tu resentimiento.

El resentimiento es como beber veneno esperando que la otra persona muera.

El resentimiento es lo que nos impide el poder recrearnos a nosotros mismos de nuevo, porque nos ata a situaciones pasadas en donde nos hemos sentido humillados, tristes, desilusionados o enojados, entonces en lugar de vivir en el presente, vivimos atados a nuestro pasado, y repetimos así esos sentimientos pasados una y otra vez, incluso si por lo que estamos pasado en nuestro presente no tiene ningún tipo de similitud con situaciones pasadas.

Creemos que el resentimiento es una forma de hacer justicia por todos aquellos momentos en donde alguien nos hizo sentir mal sin razón, por lo tanto usamos nuestro resentimiento como una forma de justificar nuestro comportamiento frente a la vida o frente a alguien en particular. Lo que la mayoría del tiempo no sabemos es que nuestro resentimiento no castiga a nadie más que a la persona que lo conlleva, porque el resentimiento contamina el corazón y el alma de aquellos que lo sufren.

 

 

 

“Como el fumar es para los pulmones, es el resentimiento para el alma; incluso una bocanada es mala para ti.” – Elizabeth Gilbert

 

 

 

El resentimiento te impone límites, porque no te permite ser la mejor versión de ti mismo. El resentimiento te define, y te hace actuar de acuerdo a lo que no eres, en lugar de permitirte ser la persona que verdaderamente eres. El resentimiento nubla tu visión y encoje tu perspectiva, te otorga creencias erróneas o no te permite cambiarlas, para así poder controlar tus sentimientos, y convertirse en el líder de tus emociones y comportamientos.

El problema de vivir bajo el control de nuestros resentimientos es que experimentamos aquellos sentimientos desagradables que hemos sentidos en el pasado una y otra vez, porque estamos atados a nuestro pasado, y entonces traemos aquellos sentimientos a nuestro presente, manteniéndolos con vida año tras año, y cuando eso sucede no podemos ver con claridad, y por eso comparamos situaciones actuales con situaciones pasadas incluso si no existe ningún tipo de conexión entre ellas, y esto sucede debido a que estamos tan contaminados por nuestro resentimiento que no podemos ver la diferencia.

La verdad es que el resentimiento no nos ayuda de ninguna manera, sino que consume nuestra alma y nos castiga con una carga pesada, la cual debemos acarrear en nuestras espaldas por el resto de nuestras vidas, y la verdad es que la verdadera felicidad y paz no pueden ser encontradas si no liberamos la carga que llevamos en nuestras espaldas. Una vez que dejas ir todo tu resentimiento te sentirás en paz, y así volverás a tener el poder para recrearte a ti mismo de nuevo en cualquier momento que lo desees. Y así de ahora en más decidirás como algo va a afectarte, dependiendo en cómo te sientas en ese momento, y no estarás mas influenciado por tu pasado, lo que te da total libertad para ser quien quieras ser, y para sentir lo que quieras sentir sin estar influenciado por tu resentimiento.

 

 

 

“La amargura y el resentimiento solo lastiman a una persona, y no es la persona a la que estamos resintiendo – es a nosotros.” – Alana Stewart

 

 

 

Te deberás estar preguntando: ¿Cómo puedo dejar ir mi resentimiento? Y de acuerdo a mis experiencias, lo que me permitió dejar mi resentimiento fue: el perdón. Esa es la clave para liberar cualquier tipo de atadura a cualquier situación desafortunada de tu pasado, lo que hará que estés totalmente presente en este momento, dándote el poder para recrearte de nuevo, lo que te da la habilidad para ver lo que verdaderamente está sucediendo para que puedas juzgar una situación de acuerdo a tus creencias y emociones sin ningún tipo de influencia de tu pasado, y así tendrás mejores sentimientos debido a que tendrás una perspectiva mucho más amplia, lo que impedirá que el resentimiento influencie tu presente.

 

 

El resentimiento desaparecerá de tu vida si perdonas a tu pasado y a todos aquellos que te han herido. La mejor forma de hacerlo es liberando todas aquellas emociones toxicas que te detienen. Expresa tus emociones y no te las guardes en tu corazón, abre tu boca, exprésate y libéralas. Tu resentimiento nunca te permitirá disfrutar de tu vida, no dejara que veas una nueva realidad, entonces déjalo ir, ¡y libera tu alma de cualquier atadura a tu pasado!

El perdón te hace libre

El perdón te hace libre, ya que una vez que decides perdonar, decides al mismo tiempo alejarte de cualquier resultado negativo que hayas tenido en tú pasado, que sigue afectando tu presente. El perdón no es algo que les otorgas a otros, el perdón es un regalo que te das a ti mismo.

 

El perdón te hace libre y le da paz a tu corazón.

 

Tenemos creencias equivocadas sobre lo que verdaderamente significa perdonar, y es por ello que dudamos cada vez que deseamos perdonar. Lo que debemos entender es que el perdón es algo que hacemos por nosotros mismos, aunque parezca ser algo que hacemos solo por otros, porque en realidad el resultado de perdonar será más beneficioso para uno mismo que para los demás.

Vemos el perdonar como un regalo para otro debido a que este tiene algún beneficio para otra persona, ya que puede otorgar algo de paz en la vida de alguien más, pero nunca va a liberar a alguien de sentirse culpable, ya que eso es algo que ellos deben hacer por sí mismos, deberán perdonarse a sí mismos con el fin de encontrar paz y entonces así serán finalmente libres.

 

 

 

“Perdona a otros, no porque ellos merezcan el perdón, sino porque tú mereces paz.” – Jonathan Lockwood Huie.

 

 

 

Vemos el acto de perdonar como un acto de debilidad, pero en realidad requiere de mucho coraje y fuerza para perdonar. Perdonar es la forma que tenemos para dejar el rol de víctima, para así poder ver todo con una perspectiva totalmente diferente, lo que te dará el poder de controlar una situación, sin darle la oportunidad a esta para que sea la que controle tus pensamientos, emociones y toda tu vida.

Lo que alguien hace por otra persona, es una forma de reflejar como se sienten dentro de su corazón, ya que cuando eres feliz y te amas a ti mismo, no hay ninguna forma en la que tú puedas lastimar a alguien más. Es siempre aquel que tiene el corazón roto, el que rompe el corazón de alguien más.

 

 

 

“Cuando otra persona te hace sufrir, es porque sufre profundamente y su sufrimiento se está extendiendo. No necesita castigo, necesita ayuda. Ese es el mensaje que está enviando.” Thich Nhat Hanh

 

 

 

La mejor forma de perdonar, de hecho, la forma para no tener un motivo por el cual tener que perdonar de nuevo es no tomar nada personalmente, incluso cuando una acción parezca ser contra ti, con el solo propósito de herirte, en realidad nunca es hecho en tu contra, sino es algo que las personas se hacen a sí mismas.

Piénsalo de esta forma, todos nosotros hemos hecho algo en contra de alguien, entonces en primer lugar, nadie es inocente, por lo que cualquier persona puede encontrar un buen motivo para hacer algo en contra de alguien de acuerdo a sus creencias sobre la vida, pero lo que quiero aquí que entiendas es que cuando le haces daño a otro ser humano, te lo haces a ti también, porque recibes lo que das, es así de simple, nadie que realiza una acción negativa puede tener sentimientos positivos sobre ello, la negatividad y la positividad simplemente no van de la mano.

 

 

“El perdón no justifica su comportamiento, el perdón evita que su comportamiento destruya tu corazón.” – Anónimo

 

 

 

Sabiendo esto, es una manera muy útil para no tomarnos nada personalmente, lo que te dará la oportunidad de ver todo de un modo diferente, no te verás a ti mismo como víctima nunca más, y entenderás lo que realmente está sucediendo, y porque está sucediendo.

Permitirte a ti mismos ver todo con una perspectiva diferente, te dará la oportunidad de ver una realidad totalmente diferente, y entenderás a aquellos que te hicieron daño y los perdonarás, porque sabrás que lo que alguien te está haciendo a ti, se lo está haciendo a si mismo también, porque como dije antes, nunca puedes realizar una acción negativa en contra de alguien y esperar un resultado positivo, lo que genera que esa persona sea la primer víctima de todo el sufrimiento que el mismo está causando.

 

 

 

“El débil no perdona nunca. El perdón es el atributo de los fuertes.” – Mahatma Gandhi

 

 

 

Permítete el regalo del perdón, no dejes que una situación te detenga de seguir adelante, y libérate de todo el dolor y tristeza del pasado, y úsalo como fuerza y motivación para seguir siendo mejor cada día, porque no quieres ser como aquellos que lastiman, tú quieres demostrar que la vida puede ser diferente con amor y compasión, y además perdónate a ti mismo también, ¡No vivas el resto de tu vida condenado a tus acciones del pasado, tu sabes que eres mejor de lo que alguna vez fuiste!

 

 

 

¡Perdona a otros y perdónate a ti mismo de cualquier situación del pasado y encontrar entonces la paz que tanto anhelas y la libertad será tuya!

Deja atrás el pasado

Deja atrás el pasado para así poder vivir en el presente, ya que es la mejor forma de vivir una vida feliz y plena.

 

Deja atras el pasado

 

 

Nuestro pasado nos consume, no importa que tan bueno o que tan malo haya sido, nos consume, no solo nos consume a nosotros mismos sino que nos consume el presente y la vida entera.

 

 

 

 

Vivimos atados a un mundo pasado, el cual nos ha definido y por el cual ahora usamos como excusa para ser quien somos y actuar como actuamos. Cada una de nuestras decisiones, cada pensamiento, cada acción, cada palabra que sale de nuestra boca está basada en nuestro pasado.

Las experiencias que tenemos día a día en nuestra vida, lo que nos genera en cuanto a sentimientos, no difieren mucho de otros que ya hayamos tenidos, ya sea dolor, tristeza, enojo, angustia, felicidad, emoción, alegría, etc. Pero nuestra realidad, la realidad basada en cómo nos sentimos en cuanto a lo que está pasando tiene mucho que ver con los que nos ha pasado anteriormente. Nuestra mente busca similitudes con hechos pasados y como hemos reaccionado frente a esos hechos, es por eso que reaccionamos según como hayamos reaccionado anteriormente sin darnos la oportunidad de analizar lo que está pasando en este preciso momento y reaccionar basándonos en lo que creamos y a cuales sean nuestros sentimientos en ese momento.

Vivir atados al pasado nos crea miedos, nos crea trabas para poder reinventarnos a nosotros mismos en cada situación, no nos deja seguir adelante con confianza y seguridad, nos bloquea, volviéndonos lo que fuimos y olvidándonos de quien podríamos ser ahora. Dejamos de hacer cosas o no podemos seguir adelante con amistades, relaciones amorosas o de familia, trabajos, ya que en un pasado hemos fracasado, dejando que el pasado, provoque miedos y nos defina como fracasados. O capas nuestro pasado fue muy bueno, por lo que vivimos y nos dejamos morir en ese pasado, sin disfrutar del presente, ya que al no poder desprendernos de ese pasado tan bueno, nos olvidamos de vivir el hoy, creemos que tiempos pasados fueron mejores, nos atamos a eso y así se refleja nuestra realidad actual, una realidad de tristeza y amargura.

Traemos el pasado al presente día tras día, un pasado que nos domina, que habla y actúa por nosotros, un pasado que nos bloquea y que nos hace prisioneros, perdiendo toda capacidad para actuar, para pensar y para ser lo que realmente queremos ser, perdiendo toda posibilidad de libertad.

 

 

 

“No vivas en el pasado, no imagines el futuro, concentra la mente en el momento presente.” – Buda

 

 

 

 

Vivir en el pasado nos crea una realidad imaginaria, todo lo que percibimos día a día está basado en lo que hemos vivido, es así que vivimos en una ilusión, que solo genera infelicidad ya que nuestros sentimientos en cuando a todo lo que nos pasa día a día están errados.

El pasado se apodera de nuestro presente alejándonos de todo lo que realmente queremos en la vida, le damos lugar al pasado para que cree nuestro destino, para que nos domine, para que piense y sienta por nosotros.

Es así entonces amigos míos que no conseguimos nada de lo que queremos, o lo conseguimos y lo perdemos, o es por eso que vamos en búsqueda de lo que no nos merecemos, o es por eso que no valoramos lo que tenemos ahora, porque vivimos en nuestro pasado, el cual nos define y nos hace actuar como actuamos.

Nos alejamos de gente que nos quiere, evitamos relaciones con personas porque en un pasado no nos han querido, por lo que al vivir en un pasado no nos deja ver la realidad actual sino que vemos una imaginaria, creemos que todo lo que se asemeje a una relación pasada que no fue satisfactoria, volverá a ser igual incluso aunque todo indique que es diferente. O si en un pasado nos fue bien, pero por algún motivo termino, nos quedamos en ese pasado donde todo era mejor, y por eso creemos que el presente no será bueno por lo que evitamos cualquier tipo de relación. Evitamos cualquier situación que pueda generarnos sufrimiento en cuanto a lo que creemos según nuestras experiencias pasadas, encerrándonos en una prisión que solo nos genera ese sufrimiento del cual queríamos escapar.

 

 

 

“Oh si, el pasado puede doler, pero según lo veo puedes huir de él o aprender.” – Rafiki

 

 

 

Evitamos ir por lo que queremos, evitamos hacer nuestros sueños realidad porque en algún momento hemos pasado por alguna situación en la que fracasamos, en la que vimos fracasar a alguien o en donde nos han puesto la creencia de que no podremos nunca lograr lo que queremos porque simplemente no tenemos las capacidades o habilidades de hacer nuestros sueños realidad, aceptando ese pasado como presente, y aceptándonos a nosotros mismos como incapaces y fracasados, aceptando una realidad que podría ser diferente si dejáramos el pasado y creyéramos en nosotros mismos y viviéramos en el presente, ya que cada nuevo segundo es una oportunidad para ser quien realmente somos, olvidándonos quienes fuimos o quienes dijeron que éramos.

No importa por que hayas pasado en tu vida, lo importante es que hoy estas acá, que podes respirar y podes vivir, regresa al presente, viví el hoy, no dejes que tu pasado siga definiéndote, sino se vos el que usa el pasado como una forma para definirte a vos mismo en este presente, para decir a mi me paso esto, y yo fui de esa forma, pero ahora soy lo que soy por eso, porque no deje que mi pasado me destruya, sino que lo use como motivación para ser una mejor versión de mí mismo!

 

 

 

“No importa cuando duro haya sido el pasado, siempre se puede empezar de nuevo.” – Buda

 

 

 

 

No importa si tu pasado fue un fracaso total y si nada estuvo a tu favor, hoy es un nuevo día, un nuevo día para afirmar y actuar en relación con quien vos queres ser, porque vos sos quien vos decís ser, tus actos pasados, tus fracasos, tus miedos, tus antiguas creencias, lo que sea que te hayan dicho, eso no te define, vos lo haces día a día con tus pensamientos y actos, y vos podes crear la realidad que quieras crear.

 

 

Tenes el poder y la habilidad para cambiar toda tu existencia, ¿cómo lo haces?

 

Dejando el pasado donde tiene que estar, en el pasado.

 

 

Haya sido malo o bueno, no importa, déjalo ahí, y con eso dejaras también tus miedos, dejaras atrás quien fuiste para ser lo que elegís ser ahora, y para obtener todo eso que queres tener, ya sea un amor, un trabajo, una amistad, una experiencia, etc. Dejando la prisión del pasado para volver a ser libre, para volver a creer y soñar, para volver todos tus sueños realidad, para definirte como lo que sos: un maravilloso ser humano, con una infinita capacidad para conseguir todo lo que quieras tener.

 

 

 

Viví el presente, crea tu futuro, deja tu pasado atrás.