Tag Archives: Motivacion

Libera el Dolor y Sana tu Corazon

Van a existir diferentes momentos en nuestras vidas en donde vamos a sentir dolor. Este podrá ser un dolor superficial, o un dolor más profundo, a veces podrá ser por segundos, por horas, por meses o incluso años, y a veces nunca se irá, quedándose atrapado en nuestro cuerpo, contaminando nuestra alma, y rompiendo nuestros corazones, y la única forma de que deje de lastimarnos es sacándolo de nuestros corazones, permitiéndole que se aleje de nuestras vidas.

 

 "Busca en tu interior un lugar donde haya alegria, y esa alegria borrara el dolor." - Joseph Campbell

 

 

Hay tres tipos de personas: Aquellas que se tragan el dolor, lo digieren, y logran sacarlo de sus mentes y corazones, luego están aquellas personas que lo tragan, y lo dejan dentro, dejando que los destruya por dentro, volviéndose sus víctimas, y luego están aquellas personas que lo tragan, y lo esparcen por todo su ser como veneno corriendo por sus venas, conminando sus corazones, volviéndose un reflejo de su dolor.

El primer tipo de personas no están exentas de sentirlo, de hecho, es muy probable que lo hayan sentido cientos de veces en su pasado, y posiblemente lo sientan muchas veces más a lo largo de sus vidas, pero lo que hace la diferencia entre este tipo de personas y los otros dos tipos de personas es que estas no le permiten a el dolor controlar sus vidas. Por lo tanto, una vez que lo sienten, buscan la forma de removerlo de sus corazones tan pronto como sea posible.

 

 

 

“Cosas malas suceden; como respondo ante ellas define mi carácter y la calidad de mi vida. Puedo decidir yacer en una tristeza eterna, inmovilizado por la gravedad de mi perdida, o puedo decidir afrontar el dolor y apreciar el regalo más preciado que tengo: la vida misma.” – Walter Anderson

 

 

 

El segundo tipo de personas son aquellas que lo sienten, pero no son capaces de liberarlo de sus corazones, guardándolo muy dentro suyo. El problema con esto es que mientras que estas personas pueden tener una sonrisa en sus caras, muy dentro de sus corazones el dolor los va matando lentamente. Estas personas no lo liberan de ninguna forma, sino que se lo guardan para sí mismos. El problema es que se vuelven prisioneros de su dolor, este los destruye por dentro día tras día, y a veces se vuelve tan intolerable que la persona se rinde ante él, a veces acabando con su propia vida.

El tercer tipo de personas son como el segundo tipo de personas, pero hay una gran diferencia entre ellas. La mayor diferencia es que estas personas intentan liberarlo y detener su sufrimiento causándole dolor a otro. El problema es que el dolor que sienten les ha consumido sus corazones, y contaminado sus mentes. Estas personas están tan destruidas por dentro que la única forma en la que se pueden revelar frente a tanto dolor es volviéndose ellos mismos la personificación del dolor, causando sufrimiento a otros con el fin de sanarse a sí mismos.

 

 

 

“Estos dolores que sientes son mensajeros. Escúchalos.” – Rumi

 

 

 

Como podemos ver el dolor es algo que debes dejar salir de tu corazón antes que destruya la persona que realmente eres. No es siempre posible evitar sentirlo, de hecho, no deberíamos forzarnos a no sentirlo, sino que deberíamos aceptarlo, saborearlo, digerirlo, aprender de él y cuando estemos listos debemos dejarlo ir.

¿Cómo lo liberamos entonces? Bueno, la respuesta va a depender de la persona que lo siente, pero la mejor forma es sabiendo que el sentimiento de dolor no borrara el motivo que lo causo en primer lugar. Por lo tanto, debemos enfocarnos en algo más, algo que nos haga sentir bien, y debemos ser sobre todo pacientes y darnos tiempo, sabiendo que tarde o temprano el dolor se ira. Hay que saber que el dolor nos traerá más dolor, y nunca lo contrario, no cambiara lo que sucedió ni tampoco cambiara nuestro futuro, ya que depende de nosotros permitir que nos destruya, o destruirlo nosotros antes. Debemos enfocar nuestra mente en aquello que nos hace bien, evitando todo contacto con aquello que fomente ese dolor.

 

 

 

“Mi objetivo es olvidar el dolor de la vida. Olvidar el dolor, burlarse del dolor, reducirlo y reír. ” – Jim Carrey

 

 

 

Podemos ser las victimas de nuestro dolor y permitirle que controle nuestras vidas, o podemos ser los creadores de nuestro propio destino. Si elegimos la primera opción estaremos a merced de nuestro dolor, en cambio, si elegimos la segunda opción nosotros tendremos el poder para controlar nuestras vidas y decidir qué hacer con ella. No será fácil, pero es posible. No siempre podremos evitar el dolor, pero siempre podremos decidir qué hacer con él. Transfórmalo en algo hermoso y así cambiaras toda tu vida. Intenta ver el lado positivo, no te cuestiones lo que paso, el pasado no existe, enfoca tu mente en este momento, y crea lo que quieras experimentar mañana.

 

 

 

 

Hoy es el día en el que puedes liberar el dolor que estas sintiendo, es ahora el momento para decidir dejarlo ir ¡y empezar una nueva vida!

Los Pequeños Pasos Conducen al Éxito

Con el fin de alcanzar toda meta y hacer realidad todo sueño, debemos dar pequeños pasos cada día, porque son aquellos pasos los que nos acercan a nuestra meta, son estos pasos los que nos conducen hacia el éxito. En un artículo anterior he escrito sobre la importancia de dar el primer paso. El primer paso es decisivo, y cada paso que damos luego nos acerca al lugar donde queremos llegar. Podemos hacer todos nuestros deseos y sueños realidad, de un paso a la vez.

 

 

 

El exito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos dia tras dia. Robert Collier pasos 

 

 

La clave para alcanzar nuestras metas yace en los pequeños pasos que damos día a día. La cantidad de pasos que debemos hacer con el fin de alcanzar nuestras metas va a depender de la magnitud de nuestra meta. El problema es que a veces nuestros sueños y metas son tan grandes que es fácil abrumarse con todas las cosas que debemos hacer con el fin de hacerlos realidad, y es en aquel momento en donde la mayoría de las personas se dan por vencidas.

Si la mayoría de las personas fracasan en alcanzar sus metas no es porque la vida es injusta y solo beneficia a unos pocos, sino que fracasan porque se han negado a tomar los pasos necesarios para alcanzar sus metas. La diferencia entre aquellos que son exitosos y aquellos que no, no es la suerte sino el compromiso. Es verdad que para muchas personas las cosas son más fáciles que para otras, o así lo parece, pero la realidad es que eso no puede ser usado como excusa para darse por vencido, sino que en lugar debería usarse como motivación para seguir hacia adelante.

 

 

 

“Cada día haz algo que te acerque a un mejor mañana.” – Doug Firebaugh

 

 

 

Por lo tanto, la cosa más importante que podemos hacer luego de haber dado el primer paso en dirección a nuestras metas y sueños es dividir esa meta en metas más pequeñas y más “alcanzables”. Imaginemos a modo de ejemplo que tú meta para los dos próximos meses es conseguir un trabajo. Por lo tanto, con el fin de conseguir esa meta, tú deberás seguir diferentes pasos, como, por ejemplo: escribir tu CV, enviarlo a diferentes compañías, prepararte para distintas entrevistas, entre otras cosas. Algunos de esos pasos serán más sencillos que otros, y a veces, deberás repetir uno de los pasos otra vez debido a que la primera vez no salió como querías, pero si no te das por vencido, tarde o temprano alcanzarás tu meta.

Por lo tanto, podemos decir que cada meta funciona de la misma forma que ese ejemplo. Podremos tener otras metas, más grandes o más pequeñas, pero todas son posibles de alcanzarse. Por eso, lo mejor que podemos hacer con el fin de conseguir esas metas y hacer realidad nuestros sueños, es dividir cada meta en pequeños pasos, o en metas más “alcanzables”. Aquellas metas se verán más posibles, más cercanas, más reales, lo que nos dará la idea de que podemos lograrlo, y una vez que vayamos cumpliendo cada pequeña meta, dando pasos más largos o más cortos, estaremos un poco más cerca de nuestra mayor meta.

 

 

 

“Descubre lo que quieres hacer, mantén el pensamiento firmemente, y haz todos los días lo que se deba hacer, y a cada puesta del sol estarás un poco más cerca de tu meta.” – Elbert Hubbard

 

 

 

Lo que sucederá cuando logremos superar con éxito una de esos pequeñas pasos es que nos sentiremos muy bien incluso si fueron muy pequeños, esto se debe a que el cerebro no conoce la diferencia entre una meta u la otra, este busca constantemente alcanzar metas sin importar cuán grande o pequeña sea, por lo tanto, cada victoria, sin importar su tamaño inundara nuestra mente, cuerpo y alma con emociones positivas, lo que nos hará sentirnos bien con nosotros mismos, creando en nuestra mente la creencia de que podemos lograrlo, y si creemos que somos lo suficientemente capaces como para conseguir lo que sea que nos propongamos, entonces no habrá nada que pueda detenernos.

Aquí tengo otro ejemplo: Digamos que quieres perder peso, y tu meta es perder 10kg, tu puedes dividir aquella gran meta en pequeños pasos o incluso en pequeñas metas. Por ejemplo, puedes comenzar perdiendo 1 kilo por semana. Aquella es una meta mucho más alcanzable y más sencilla de lograr, lo que evitara que te sientas abrumado sobre la idea de perder 10kg, y así deberás dividirla en pequeños pasos, para poder cumplirla. Siempre que te propongas una meta más pequeña, tu puedes realizar una lista con todos los pasos que necesitas tomar con el fin de alcanzarla, y paso a paso tu alcanzarás esa meta. Como resultado de dar pequeños pasos, tu estarás un paso cada vez más cerca de alcanzar tu meta. Tu puedes seguir logrando aquellas pequeñas metas, paso a paso, hasta que finalmente consigas tu mayor meta.

 

 

 

“El hombre que mueve montañas comienza apartando pequeñas piedras.” – Proverbio Chino

 

 

 

Aquellos pequeños pasos son los que nos conducirán hacia el éxito. Por lo tanto, deberás preguntarte a ti mismo las siguientes preguntas: ¿Cuál es tu gran meta? ¿Ya has tomado el primer paso? Si así es, entonces ¿Cuáles son los pasos que deberías dar con el fin de alcanzar esa meta? Si tu meta es demasiado grande, y se ve difícil y lejana te convendrá dividirla en metas pequeñas y en pequeños pasos. ¿Es posible que puedas dividir tu meta en metas más pequeñas y alcanzables? ¿Qué pasos deberías tomar con el fin de alcanzar esa nueva meta? ¿Qué puedes hacer hoy para estar un paso más cerca de tu meta deseada?

 

 

 

 

 

Te motivo a que tomes papel y lápiz y escribas tu mayor meta, deseo o sueño. Y así, tu podrás escribir los pasos necesarios que te acercarán a tu meta y te darán la victoria. Enfócate en el primer paso, y luego sigue con el próximo, ¡y paso a paso tu alcanzarás todas tus metas!

¿Qué nos motiva?

Hay una simple pregunta que debes preguntarte a ti mismo: ¿Qué me motiva?, una vez que puedas responder a esa pregunta, encontraras la razón de tu existencia, y finalmente sabrás porque estás aquí y cuál es tu misión en este planeta.

 

"La motivacion es el camino hacia el exito." 

 

Creo que cada ser humano en esta tierra está aquí por una razón, la clave es encontrarla. La mejor forma de descubrir cuál es nuestro propósito en esta vida es sabiendo que es aquello que realmente nos motiva. La motivación es aquello que hace que actuemos de una forma específica en un tiempo determinado, y pueda estar influenciada por diferentes factores que pueden ser externos o internos, y por lo tanto nuestras motivaciones van a determinar nuestro comportamiento, y nuestro comportamiento determinara nuestro futuro.

Lo que es realmente importante es encontrar aquello que verdaderamente nos motive a hacer algo, porque si nuestra motivación está basada en obligaciones creadas por factores externos nos sentiremos frustrados incluso si hemos alcanzado las metas impuestas por dichos factores. Y la razón por la cual nos sentiremos frustrados en ese caso es debido a que no hemos cumplido con nuestras más deseadas metas, ya que le hemos permitido al miedo interferir con nuestros sueños, y cuando hacemos eso, dejamos que el miedo sea nuestra motivación, por lo tanto actuamos de acuerdo a nuestros miedos, permitiéndoles que nos controle, lo que nos hace ir en la dirección opuesta a nuestros sueños. La única forma de evitar esto es creyendo que nuestros sueños son más grandes que cualquier miedo, y así usaremos ese miedo como motivación y no como una excusa para no seguir a nuestro corazón.

 

 

 

 

“Los dos días más importantes en tu vida son el día que naces y el día que descubres por qué.” – Mark Twain

 

 

 

 

Debemos encontrar aquello que verdaderamente nos motive en la vida, y aquello que realmente nos motiva en nuestra vida para vivirla plenamente y no solamente para existir son aquellas motivaciones que están basadas en nuestro verdadero yo. Aquellas motivaciones que han sido influenciadas por nuestros deseos más profundos son aquellos que conseguirán convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos para que así podamos convertir cualquier sueño en una realidad, y de esa forma es la única manera de vivir una vida feliz y plena.

La clave para encontrar aquello que realmente nos motiva en la vida es escuchar a nuestro corazón, para que puedas descubrir quien quieres ser y a dónde quieres llegar, y una vez que sepas eso tus motivaciones estarán basadas en tus verdaderos deseos, lo que hará que actúes de una cierto modo en todo momento para que así puedas alcanzar tus metas. Una vez que puedas descubrir aquello que realmente te motiva en la vida nunca lo dejes ir, porque esa motivación hará que hagas lo que sea para alcanzar tus metas, y así transformaras lo que era imposible en posible.

 

 

 

 

“Para tener éxito, necesitas encontrar algo de lo cual aferrarte, algo que te motive, algo que te inspire.” – Tony Dorsett

 

 

 

 

Lo que quiero que entiendas es que debes encontrar aquellas cosas que realmente te motiven a ser la persona que siempre quisiste ser, y la única forma de serlo es escuchando el llamado de tu alma y siguiendo siempre a tu corazón. No será algo sencillo pero definitivamente va a valer la pena, porque no hay nada que pueda darnos más felicidad que hacer aquello que vinimos a hacer a este planeta, aquello que nos llena el alma. Por lo tanto siempre que estés haciendo algo siempre pregúntate a ti mismo: ¿Por qué? ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Qué es lo que me motiva? ¿Son esas motivaciones influenciadas por mis más profundos deseos o aquellas motivaciones están basadas en los sueños de alguien más?

Verdaderamente creo que aquellos en los cuales sus acciones están basadas en sus más profundos deseos son aquellos que viven la vida al máximo, ya que creo que nada es imposible para aquellos que descubren que es lo que verdaderamente los motiva en la vida y siguen sus corazones a cada paso del camino. Esas personas nunca se dan por vencidos frente a las adversidades, ya que sus motivaciones están también influenciadas por miedos e inseguridades, lo que hace que sigan siempre hacia adelante ya que sus sueños son más grandes que sus miedos. Esas personas están motivadas por sus más grandes sueños y no solo por simples metas, y cuando tu motivación está influenciada por la necesidad de cumplir tus sueños, es ahí cuando alcanzas tu máximo potencial, y así cumples tus metas y deseos más profundos.

 

 

 

Descubre que es aquello que te motiva, porque esa es la chispa que encenderá el motor que te empujara hacia adelante en tu vida y lo que te convertirá en la mejor versión de ti mismo, y así todos tus sueños se harán realidad y vivirás una vida feliz y plena.

La actitud lo es todo

La actitud lo es todo, ya que es aquello que determinara tu realidad. Lo que sea que te esté sucediendo, tendrá mucho poder o nada en absoluto, y esto va a depender de cual sea tu reacción frente a esa situación, y si vas a permitir que te afecte o no.

 

 

"La vida es un 10% lo que nos pasa, y un 90% como reaccionamos ante ello." - Charles Swindoll

 

 

Es así de simple, tenemos el poder necesario dentro de nosotros mismos para decidir como una situación va a afectar nuestra vida, y nuestra actitud frente a una situación, nos generara ciertas emociones y sentimientos, y aquello nos dará nuestra realidad. Una situación por sí misma no tiene ningún tipo de poder, nosotros le otorgamos poder a través de nuestros pensamientos.

 

 

 

 

 

 

“El problema no es el problema, el problema es tu actitud frente al problema.” – Jack Sparrow

 

 

 

 

 

 

No importa que esté sucediendo en nuestra vida, nosotros podemos decidir cómo vamos a reaccionar ante esa situación, permitiendo que esta nos afecte o no. Nuestra actitud es algo que podemos cambiar en cualquier instante, puede que no sea algo sencillo de realizar, pero es algo que está completamente bajo nuestro control, lo que no da el poder de decidir cómo vamos a reaccionar frente a algo, y por lo tanto como vamos a sentirnos al respecto.

 

 

 

 

 

 

“La actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia.” – Winston Churchill

 

 

 

 

 

 

Hay algunos momentos donde somos capaces de cambiar lo que nos está sucediendo, y hay otros momentos en donde no podemos nada al respecto, cualquiera que sea la situación, tú y solo tú puedes permitir que una situación controle tus emociones y sentimientos.

No importa qué clase de persona seamos, absolutamente todos vamos a pasar por diferentes situaciones en nuestra vida que nos harán sentir miserables o felices, y aquello que hará la diferencia entre uno y otro será nuestra actitud frente a lo que nos sucede.

 

 

 

 

 

 

O nos hacemos a nosotros mismos miserables o nos hacemos fuertes. La cantidad de trabajo es la misma. “- Carlos Castaneda

 

 

 

 

 

 

Hay distintos tipos de personas que han pasado por la misma situación, pero sus realidades han sido totalmente diferente, ya que sus actitudes han sido completamente distintas. Lo que realmente importa es no darnos por vencidos frente a lo que nos está sucediendo, no permitas que una situación determine tus pensamientos, sentimientos y emociones, no permitas que una situación controle tu realidad, es tu actitud la que tiene el poder de cambiar todo en un segundo.

La vida sería mucho más sencilla si pudiéramos aprender a controlar una situación cambiando nuestra actitud ante ella, en lugar de permitirle a una situación que nos controle a nosotros y a toda nuestra realidad. Tú puedes aceptar una situación, dejando que se apodere de tus sentimientos y por lo tanto ser infeliz, o puedes cambiar tu actitud frente a cualquier situación, tomando el control de tus sentimientos y por lo tanto ser feliz, la decisión es tuya.

Podemos ser las víctimas de una situación, dejando que nos maneje la vida, o podemos ser los creadores de nuestro destino, eligiendo como vamos a pensar, sentir y que vamos a ser respecto a lo que nos está sucediendo en este momento, sabiendo que tenemos el poder de decidir cuál va a ser nuestra realidad de vida sin importar lo que nos suceda.

 

 

“Si no te gusta algo, cámbialo. Si no puedes cambiarlo, cambia tu actitud.” – Maya Angelou

 

 

 

 

La actitud lo es todo, dependiendo en como tú reaccionas frente a lo que te está sucediendo, es lo que va darte tu realidad interior, independientemente de lo que esté sucediendo en tu realidad externa. Recuerda que tienes el poder de cambiar una situación, y la forma de hacerlo es cambiando tu actitud, y de esta forma cambiara toda tu experiencia de vida.

El fracaso es el camino al éxito

Te debes estar preguntando si el fracaso es el camino al éxito, y definitivamente lo es, dependiendo en como dejamos que el fracaso nos afecte, este puede ser el asesino de nuestros sueños o puede ser el camino que nos guíe hacia el éxito.

 

El fracaso es solo real cuando te das por vencido

 

 Fracaso: una simple palabra pero con muchos significados. El fracaso es una palabra que nos da escalofríos con el simple hecho de leerla, una palabra que genera miedo, por lo que nos bloquea a seguir adelante, es una palabra que nos domina, por el significado y el poder que le hemos dado para que nos controle. El fracaso es el motivo por el cual no hemos convertido nuestros sueños en realidad, el fracaso es aquello que permite que sigamos soñando, pero sin la posibilidad de hacer nuestros sueños realidad.
 

Pero el fracaso no fue siempre una “mala palabra”:

 

 

Cuando éramos niños, el fracaso era tan solo una palabra que hacía que nos esforcemos más, con la cual íbamos superando cualquier obstáculo que se nos presentaba. Por lo tanto cuando eres un niño, el fracaso es aquello que te otorga fuerza para seguir adelante hasta que lo consigues.

¿Recuerdas cuando eras solo un bebé? Supongo que no, entonces volvamos a esos tiempos donde todo parecía posible, por ejemplo cuando intentábamos caminar. Nos caímos muchas veces antes de poder hacerlo, ¿verdad? Intentábamos muchas veces pararnos y caminar, y fracasábamos una y otra vez, ¿pero nos dimos por vencidos? ¡No! Estamos donde estamos ahora, utilizando nuestros pies para caminar, y ni siquiera pensamos en ello, pero una vez intentamos muchas veces hacer lo que ahora parece normal, y esto es posible debido a que lo intentamos una y otra vez sin darnos por vencidos.

No paramos nunca hasta que lo conseguimos, usábamos el fracaso como motivación para seguir adelante intentándolo una y otra vez, teníamos una meta y nos presionábamos a nosotros mismos hasta que lo alcanzábamos.

 

 

 

“El fracaso es éxito si aprendes de él.” – Malcolm Forbes

 

 

 

 

¿Y porque siempre tuvimos éxito cada vez que quisimos aprender algo nuevo cuando éramos niños?

 

¡Porque nunca nos dimos por vencidos!

 

En esos momentos no estas contaminado por la sociedad, no tienes aquellos miedos que no te dejan hacer lo que quieres hacer, cuando eres un niño puedes ver lo que otros pueden hacer y entonces usar eso como forma para saber que todo es posible, sin importarte “el qué dirán”, el problema está a medida que vamos creciendo ya que gracias a nuestros miedos y falta de autoestima no nos creemos capaz de llevar acabo nuestros sueños y nuestros objetivos de vida, por lo tanto nos damos por vencidos, o por lo que es peor, ni siquiera lo intentamos. Por lo tanto, el problema cuando crecemos es que empezamos a tener más miedos que cuando éramos chicos. Escuchamos lo que otros dicen, dejamos de creer en nosotros mismos, y empezamos a usar el fracaso como forma de excusa para darnos por vencidos.

 

Si no te diste por vencido debido al fracaso, entonces ni siquiera has empezado por miedo a él, ¿verdad?

 

Debemos volver a esos momentos donde éramos nosotros mismos, auténticos, donde creíamos que todo era posible, y en donde el fracaso no era un final, sino una oportunidad para perfeccionarnos a nosotros mismos, volvamos a esos momentos en donde aceptábamos el fracaso como motivación, y en donde entonces íbamos y lo intentábamos una y otra vez hasta que convertíamos nuestras sueños en realidad.

 

 

 

“Muchos fracasos de la vida han sido por personas que no supieron darse cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron.” – Thomas Edison

 

 

 

El diccionario dice que el fracaso es falta de éxito, pero mi experiencia, y las experiencias de aquellas personas que nunca se dieron por vencidas, me ha enseñado que el fracaso es la forma que tiene la vida para decirnos que estamos en el camino correcto hacia alcanzar nuestras metas, ya que si no estuviésemos intentando nada, no sabríamos que es el fracaso, ni tampoco el éxito. Estarías simplemente existiendo y teniendo una vida normal, aceptando una vida en la cual los sueños no son posibles.

 

 

 

“He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito.” – Michael Jordan

 

 

 

Utiliza el fracaso como herramienta para ser cada día mejor, utilízalo como una oportunidad para seguir adelante, sabiendo que no importa cuántas veces falles, te volverás a levantar cada una de las veces hasta que hagas tus sueños realidad.

 

No tengas más excusas, no dejes más que tus miedos controlen tus emociones y tu vida entera, y deja de creer en lo que dicen otras personas sobre tus metas, lo que ellos piensen sobre eso, es su realidad y no la tuya. No importa que suceda, sigue siempre para adelante, y si te caes 8 veces, entonces levántate 10. Si nadie cree en tus sueños, entonces usa eso como motivación para seguir adelante, porque si vos crees en ellos, imaginándotelo cada día de tu vida, lo seguirás intentando, seguirás siendo cada vez mejor, y al final tendrás éxito, y entonces les harás ver al resto que estaban equivocados sobre ti y tus sueños.

 

 

 

“El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal. Es el coraje de continuar lo que cuenta.” – Winston Churchill

 

 

 

Recuerda que el fracaso es solo real cuando te das por vencido, entonces no lo hagas nunca, hasta que tengas éxito, hazlo por ti y por el mundo entero, para que puedan tomarte como inspiración para convertir sus sueños en realidad.

 

 

 

¡No permitas que el fracaso sea el asesino de tus sueños, tan solo recuerda que el fracaso es el camino al éxito!