Tag Archives: Miedos

Sin Riesgo No Hay Gloria

En el camino hacia nuestras metas y sueños vamos a tener que enfrentarnos con muchos riesgos. Cada meta y cada sueño implica un riesgo. La decisión de tomar ciertos riesgos o no es lo que va a determinar ya sea nuestra victoria o nuestra derrota. Los riesgos son simplemente desafíos que nos acercan a nuestros sueños. Entonces, ¿Estas listo para tomar los riesgos necesarios y convertir tus sueños en realidad?

 

 

parece-ser-una-ley-de-la-naturaleza-inflexible-e-inexorable-que-aquellos-que-no-arriesgan-no-pueden-ganar-john-paul-jones

 

 

La vida misma es un riesgo, desde que nacemos enfrentamos distintos riesgos. Cuando somos niños tomamos riesgos todo el tiempo, incluso cuando le tememos a lo desconocido tomamos riesgos con el fin de descubrir, aprender y crecer, y una vez que descubrimos lo que podemos conseguir al tomar riesgos, nos convertimos en imparables tomadores de riesgos. El problema cuando crecemos es que nuestros riesgos se vuelven mayores, y así nuestros miedos se incrementan, paralizándonos, y es en ese momento cuando dejamos de caminar hacia delante en la dirección de nuestros sueños, renunciando a la vida que siempre hemos soñado.

Los riesgos dan miedo, ese es el motivo por el cual preferimos evitarlos. La verdad es que tomamos riesgos todo el tiempo, incluso sin saberlo. El simple acto de levantarse de la cama implica un riesgo. Cada acción que tomamos, en mayor o menor medida implica un riesgo. El problema es que nuestros miedos son directamente proporcionales a la magnitud de nuestros riesgos, y cuando el riesgo que debemos enfrentar es enorme, nuestros miedos terminan ganando la batalla, y todos nuestros deseos rotos en pedazos son enterrados en el olvido.

 

 

 

 

 

“El riesgo más grande es no tomar ningún riesgo. En un mundo que cambia tan rápidamente, la única estrategia garantizada a fracasar es no tomar riesgos.” – Mark Zuckerberg

 

 

 

 

 

Por lo tanto, con el fin de hacer nuestras metas y sueños realidad vamos a tener que tomar cada riesgo necesario. Pero, ¿Eso significa que debemos tomar cada riesgo posible? Bueno, la respuesta va a depender de nuestras metas y sueños y del tipo de riesgo que debamos tomar para poder alcanzarlos. Si lo que podemos conseguir al tomar un cierto riesgo es mayor de lo que podemos perder entonces deberíamos aceptar el desafío y tomar el riesgo, pero si podemos perder más de lo que podemos ganar, entonces deberíamos pensarlo dos veces antes de tomar el riesgo.

La clave es pensar primero, y analizar todas las probabilidades. Si están más a tu favor que en contra, deberías entonces intentarlo y tomar el riesgo, y si ganas, entonces harías tus sueños realidad o al menos estarías un paso más cerca de poder lograrlo. Y en el caso de que pierdas, no perderías mucho, y siempre podrás empezar de nuevo y armar un nuevo plan y hacer las cosas de una forma diferente en el futuro.

 

 

 

 

 

“Aquél que no es lo suficientemente valiente como para tomar riesgos no logrará nada en la vida.” – Muhammad Ali

 

 

 

 

 

Por ejemplo, si tú quieres una vida mejor para tu familia, y tú vas y apuestas todo lo que tienes en la ruleta, es muy probable que termines perdiéndolo todo. En este caso es mejor no tomar este tipo de riesgo y elegir una opción diferente. Pero imaginemos que tienes una mejor oferta de trabajo para una compañía diferente en una ciudad distinta, y tienes miedo de empezar una nueva vida, pero si realmente quieres algo mejor para tu familia, entonces deberías animarte a tomar el riesgo, porque lo que perderías sería menor de lo que podrías ganar incluso si ese riesgo no termina saliendo como querías.

Es por este motivo que los riesgos son tan importantes, porque son grandes maestros. Nos enseñan algo sobre nosotros que no sabíamos, nos enseñan a hacer algo que antes no sabíamos hacer, nos enseñan a actuar de una manera diferente, nos hacen crecer, nos hacen más sabios, nos hacen evolucionar, abren puertas que estaban cerradas y hacen que nuestros sueños y metas se vuelvan una realidad.

 

 

 

 

 

“Sólo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos pueden descubrir hasta dónde se puede llegar.” – T.S. Elliot

 

 

 

 

 

Por lo tanto, si quieres cambiar tu vida, si quieres alcanzar una cierta meta o hacer que un sueño se vuelva realidad tu deberás tomar todos los pasos necesarios y tomar todos aquellos riesgos en donde las probabilidades estén altamente a tu favor. Tómate el tiempo para pensar sobre el riesgo que debas tomar, analiza las probabilidades, pero no permitas que tu mente se enfoque en lo que puede salir mal, sino en lo que puede salir bien. Si ese sueño que tienes, si esa meta que tienes es lo que realmente quieres, y si será realmente para tu propio beneficio, las probabilidades estarán siempre a tu favor, por lo tanto ¡no lo pienses demasiado, toma el riesgo y obtén la gloria!

 

 

 

 

 

¿Las probabilidades de obtener un resultado positivo son altas? ¿Puedes llegar a ganar más de lo que puedes perder si tomas el riesgo? Si la respuesta es sí, no lo pienses de nuevo, no permitas que tus miedos interfieran con tus sueños y con confianza ¡ve a hacia delante y toma el riesgo!

El Hábito de Poner Excusas

Nos limitamos a nosotros mismos y saboteamos nuestros sueños, metas y deseos a través de nuestras excusas. Nuestras propias excusas crean barreras entre nosotros y nuestros sueños, alejando de nosotros todo lo que siempre hemos querido. Por lo tanto, si lo que deseamos es convertir nuestros sueños en realidad, entonces debemos empezar por dejar el hábito de poner excusas.

 

 El noventa y nueve porciento de todos los fracasos provienen de personas que tienen el habito de poner excusas.

 

 

Cada día ponemos una nueva excusa para no hacer las cosas que siempre hemos querido hacer. Nos convencemos a nosotros mismo a través de las excusas que ponemos, y las usamos como justificación por no seguir el camino que nos conduciría a la realización de nuestras metas y sueños. Nuestras excusas nos condenan a vivir una vida que no queremos, y lo peor de todo es que creemos que esas excusas son válidas, culpándolas por nuestro fracaso, cuando en realidad, somos nosotros la causa de nuestro propio fracaso.

¿Por qué ponemos tantas excusas todo el tiempo? ¿Por qué nos castigamos de tal forma? ¿Por qué nos condenamos a vivir una vida que no queremos? ¿Por qué nos negamos a vivir el tipo de vida que nos otorgaría todo aquello que siempre hemos buscado? La respuesta es simple: porque es mucho más fácil de esa forma. Es más fácil poner excusas y no hacer nada, que hacer todo lo que se re quiere hacer con el fin de alcanzar nuestras deseadas metas y hacer todos nuestros sueños realidad.

 

 

 

“Si realmente quieres hacer algo, encontrarás una manera. Si no, encontrarás una excusa.” – Jim Rohn

 

 

 

Al poner excusas elegimos la salida fácil, y con fácil no quiero decir menos dolorosa. Porque es muy doloroso trabajar duro con el fin de alcanzar nuestras metas, pero es más doloroso estar atrapado en una vida que no queremos, haciendo las cosas que no nos gusta, y es todavía mucho más doloroso saber que somos nosotros mismos el motivo por el cual no hemos hecho todas aquellas cosas que siempre hemos querido hacer. Es difícil reconocer que al final, nadie es más responsable que nosotros por nuestro propio fracaso.

Constantemente escucho gente diciendo: “No tengo suficiente dinero”, “No tengo tiempo”, “Mi familia no me lo permitiría”, “No tengo los recursos necesarios”, “Tengo que trabajar, “Es muy difícil”, “Estoy muy cansado/a”, “No tengo el conocimiento”, “Tengo que cuidar de mis hijos”, “Estoy muy viejo”, “Soy muy joven”, “Mi marido/esposa/madre/padre no me lo permitiría”, “Tengo muchas cosas que hacer”, entre otras cosas. ¿Alguna vez has escuchado cosas como estas? Ya lo creo. Por mi parte, las he escuchado de muchas personas, incluso de mi misma. Estamos contantemente poniendo excusas, y creemos que son válidas, y bajo la frase “No pongo excusas, simplemente estoy siendo realista” nos justificamos.

 

 

 

“La único que está entre tú y tu meta es la historia que te sigues contándote a ti mismo sobre por qué no puedes lograrlo.” – Jordan Belfort

 

 

 

La verdad es que nada puede limitarnos, excepto nuestros propios pensamientos. Siempre hay alguna forma de hacer algo, y la mayoría de las veces no van a ser sencillas, no van a ser simples, pero valdrá la pena. Por lo tanto, con el fin de alcanzar nuestras metas y convertir nuestros sueños en realidad debemos dejar el habito de poner excusas. Si quieres ser exitoso, si quieres alcanzar tus metas, deberás dejar de buscar excusar, y empezar a buscar soluciones. Si otras personas están haciendo lo que les gusta hacer, si alguien está viviendo la vida de sus sueños, si alguien ha conseguido lo que a ti te gustaría conseguir, no es debido a que ellos han tenido suerte, sino que han dejado el hábito de poner excusas. Estas personas han decidido hacer todo lo posible para convertir sus sueños en realidad, y tú también puedes hacer lo mismo.

Deja de pensar por un segundo los motivos por los cuales no puedes hacer algo, y comienza a pensar en cómo podrías hacerlo. ¿Qué estarías haciendo ahora si supieras que todo es posible? ¿Qué puedes hacer ahora mismo que te acercara al lugar que quieres estar? ¿Cuáles serían los pasos indicados para poder alcanzar tus metas?

 

 

 

 

Se por mi propia experiencia que maravilloso es hacer aquellas cosas que alguna vez creí no poder hacer. Siempre parece imposible, hasta que se hace. Por otro lado, ¿Qué puedes perder con intentarlo? Toma responsabilidad por tu vida, y consigue una forma de hacerlo o crea una, ¡y vive la vida que siempre haz imaginado!

Los Celos Contaminan Nuestra Mente

Los celos son una emoción destructiva, y solo pueden generar resultados destructivos. La realidad es que los celos jamás otorgan un resultado positivo, y a medida que alimentamos nuestros celos, estos de a poco van apoderándose de nuestras mentes, hasta que perdemos el control de nuestros pensamientos. Es por eso que para tener una vida feliz, debemos primero aprender a controlar nuestros celos.

 "No hay mayor gloria que el amor, ni mayor castigo que los celos." - Lope De Vega

 

Los celos son un reflejo de como nos sentimos, y de que pensamos sobre nosotros mismos. Estos demuestran nuestras distintas carencias. Los celos son veneno para nuestro espíritu, y este es realmente toxico, ya que tiene la capacidad para contaminar nuestra alma y corazón. Las razones por las cuales tenemos celos son diversas. Basándome en mi propia experiencia, puedo decir que las causas de nuestros celos son debido a nuestra falta de autoestima, confianza y amor por nosotros mismos, y cuando esto sucede, le permitimos a nuestros miedos controlar nuestras vidas, y es así que nuestro corazón empieza a acumular una serie de sentimientos negativos como angustia, depresión, tristeza y resentimiento, los cuales son componentes esenciales para que nuestros celos crezcan día a día.

Los celos tienen la capacidad para controlar nuestros pensamientos, emociones, acciones, y toda nuestra vida. Cuando los celos se apoderan de nuestra mente, perdemos el control de nuestros propios pensamientos y emociones, es así, que nuestra perspectiva, la cual otorga nuestra realidad, se vuelve inestable, confusa y sobre todo irreal. Los celos son una enfermedad que causa tormento, angustia, ira y dolor a aquellos que la padecen. Una vez que le permitimos a nuestros celos apoderarse de nuestra vida, toda nuestra realidad se vuelve una pesadilla, y no sólo nos perjudica a nosotros, sino también a aquellos que nos rodean.

 

 

 

“Los celos son una enfermedad, el amor es una condición saludable. La mente inmadura frecuentemente confunde una cosa con la otra, o da por hecho que cuanto mayor es el amor, mayores son los celos; de hecho, son casi incompatibles; una emoción apenas deja espacio para la otra.” – Robert A. Heinlein

 

 

 

La realidad es que los celos son la forma que usamos para defendernos a nosotros mismos de amenazas externas. Pero la realidad es que la mayor amenaza vive dentro de nosotros mismos, y esta es llamada miedo. El problema es que los miedos nos otorgan creencias equivocadas sobre la vida, las personas y sobre nosotros mismos. Cuando los celos nos dominan, pasamos a vivir en un mundo que no es real, ya que dejamos de ver el mundo con nuestros ojos abiertos y pasamos a verlo con los ojos tapados por nuestros miedos, y la realidad que percibimos es la mayor parte del tiempo incorrecta, y es así que nuestras creencias son formadas de la forma incorrecta, lo que nos otorga más y más sentimientos de celos.

La verdad es que los celos nos ponen en el lugar de sufrimiento que tanto intentábamos evitar.  Los celos nos arrebatan cualquier oportunidad de estar en paz y felices con nosotros mismos, y con cada ser que nos rodea. No importa que tan buena sea la vida, si sufrimos de celos, y permitimos que estos contaminen nuestra mente, viviremos siempre en una realidad distorsionada, y veremos fantasmas y demonios en donde no los hay, empujando de esta forma, toda persona y todo aquello que sea bueno para nosotros. El problema con los celos es que son una emoción sin sentido, ya que no pueden hacer que obtengamos aquello que deseamos y que no tenemos, o tampoco puede evitar que alguien nos engañe, sino que los celos solo nos contaminan y destruyen por dentro, arrebatándonos nuestra paz y felicidad, causándonos amargura, dolor y tristeza.

 

 

 

“Nunca hay que subestimar el poder de los celos y el poder de la envidia para destruir.” – Oliver Stone

 

 

 

Los celos son la causa por la cual muchas personas no viven una vida feliz y en paz, ya que consume nuestra mente y vida. Nada puede ser tan doloroso como estar atrapado en un mundo de pesadilla creado por nuestra mente, contaminada por nuestros celos y fomentada por nuestros miedos, inseguridades, dudas y angustias. El problema es que la mayoría de las veces nuestros celos son infundados por nuestras inseguridades y más profundos miedos, y crea en nuestra mente una realidad que no existe.

Si sabes quién eres realmente y de lo que eres capaz. Si sabes cuan increíble y hermosa persona eres, si sabes cuánto es lo que vales, nunca más tendrás dudas sobre ti mismo, y es ahí en donde podemos encontrar el primer paso para remover los celos de nuestras vidas. Es un trabajo que debemos hacer diariamente. Día y noche debemos encontrar la manera de amarnos a nosotros mismos, y una vez que podamos hacer eso, aprenderemos a confiar más en nosotros, volviendo a estar en paz con nuestro propio ser, y viendo así la vida con amor y confianza y no con inseguridades.

 

 

 

“Puedes ser la luna y aun así estar celoso de las estrellas.” – Gary Allan

 

 

 

La solución a los celos se encuentra dentro de nosotros mismos. Es por eso que en mi vida comprendí que para poder tener éxito en todo aquello que me propusiese debía primero creer en mi misma, y para poder hacer eso, debí empezar por amarme a mí misma. El amor que uno se tiene por sí mismo, es el amor que uno otorga, es por eso que es tan importante. A medida que fui cambiando la forma en que me veía a mí misma, mi perspectiva sobre el mundo fue cambiando también. Cuando dejé de subestimarme, de creer que no valía nada, de pensar que nunca era suficiente, empecé a ver todo diferente, lo que genero que todos mis miedos e inseguridades desaparezcan, y como aquello era lo que alimentaba mis celos, ellos también empezaron a desaparecer. Así obtuve de nuevo el control de mi propia mente, sabiendo que a pesar de que no estaba exenta de sufrir traiciones, dolores y decepciones, mi idea sobre mi misma no cambiaría, y sabía que tarde o temprano, era eso lo que necesitaba como motor para siempre seguir adelante y jamás darme por vencida frente a las adversidades.

 

 

 

Porque nuestra felicidad no depende de otros, sino de nosotros mismos, cree en ti mismo, y confía en tu potencial, aprende a amarte y a ver lo mucho que vales, y cuando puedas ver eso, no importará si los demás puedan o no verlo, ya que a la única persona que debes demostrarle lo que vales es a ti mismo. Elimina los celos de tu vida, y así disfruta de la vida, ¡porque de verdad vale la pena vivirla!

No Dejes que Tus Miedos Controlen tu Vida

Si sientes como si tu corazón estuviese vacío, si sientes angustia y tristeza, si tu vida es más parecida a un sufrimiento más que a un placer, si te encuentras constantemente haciendo excusas para no hacer aquellas cosas que siempre has querido hacer, es probablemente debido a que le has permitido a tus miedos controlar tu mente, y cuando haces eso, al mismo tiempo le permites a tus miedos controlar tu vida entera.

 Una cabeza llena de miedos no tiene espacio para sueños

 

Los miedos son poderosos, ya que tienen la capacidad para desatar la grandeza dentro de ti, lo que te hará conseguir la vida de tus sueños, o pueden destruir tu espíritu, y convertir tu vida entera en una pesadilla. Los miedos son parte de la vida, no hay forma de que podamos evitarlos, existen en cada cultura, y en que cada parte de este mundo. En mayor o menor medida siempre estarán presentes en las vidas de los humanos, pero el tipo de impacto que tengan sobre nosotros dependerá en que tan bien lidiemos con ellos.

Los miedos pueden detenerte, o pueden empujarte hacia adelante, lo que hace la diferencia entre uno y otro es la decisión que tomes. Tenemos dos opciones, podemos elegir controlarlos y usarlos como motivación para ser cada día mejor, o podemos elegir usarlos como una jaula en donde encerrarnos por el resto de nuestra vida. La segunda opción siempre es la más sencilla, le permites a tus miedos controlar tu vida, y utilizas eso como excusa para permanecer en la jaula, sintiéndote así seguro, ya que ahí dentro no existen riesgos ni desafíos, pero la primera opción te otorgara lo que tu alma anhela, porque tu alma sabe quién eres realmente, sabe que tú no eres tus miedos, sabe que eres mucho mejor que eso.

 

 

 

“Lo único que debemos temer es el miedo mismo.” – Franklin D. Roosevelt

 

 

 

Si no tomas riesgos en tu vida debido a tus miedos, solo arriesgaras una cosa: la posibilidad de tener la vida de tus sueños. No arriesgar nada es en realidad arriesgarlo todo, ya que conviertes tu vida en una rueda de la fortuna y dejas así todo a la suerte, y es en ese preciso momento cuando le otorgas a tus miedos todo el poder que necesitan para controlar tu vida, y todo aquello que siempre quisiste, cada sueño, cada meta, desaparece en las oscuridades de tus miedos. Si permites que te controlen, te robaran todas las oportunidades de vivir la vida que siempre has querido, desviándote del camino hacia tus sueños, dejándote así en un camino oscuro que solo te llevara a la tristeza, a la frustración, al enojo y a la desesperanza por el resto de tus días.

Entonces si no has ido hacia adelante en la vida, si hace tiempo que no tomas riesgos, si no has intentado nada nuevo, si no has hecho aquellas cosas que amas por un largo tiempo, si no te has sentido completamente feliz disfrutando la vida al máximo, si solo has estado haciendo aquellas cosas que se supone que debes hacer es porque le has permitido a tus miedos controlar tu vida, y es así que ahora no tienes ningún poder en lo absoluto, y nada cambiara a no ser que decidas hacer algo al respecto. Tu estas donde estas ahora, haciendo lo que estás haciendo porque lo has querido de esa manera, no se puede culpar a nadie ni declarar a nadie culpable por nuestro fracaso, ya que somos solamente nosotros los responsables de haberles permitido a nuestros miedos la capacidad para apoderarse de nuestras vidas y nuestro destino.

 

 

 

“Solo cuando ya no tenemos miedo comenzamos a vivir.” – Dorothy Thompson

 

 

 

A pesar de esto, podemos decir que todavía hay esperanzas, ya que todavía podemos revertir la situación, todavía podemos tener la vida que siempre hemos querido y ser felices. Para que esto suceda, primero debemos dejar de creer en la historia que nuestros miedos nos han contado, ya que ellos solamente nos cuentan lo que puede salir mal en lugar de decirnos lo que puede salir bien si decidimos seguir a nuestro corazón. El problema es que nuestros miedos no son positivos ya que de alguna forma solo intenta protegernos de las adversidades, pero lo que no entienden es que al hacernos sus prisioneros solo nos ponen en un lugar de absoluta vulnerabilidad en donde somos expuestos a cualquier adversidad. Es por ello que debemos optar por no creer más en los cuentos de nuestros miedos, sabiendo que solo nos cuentan lo que podría suceder mal, pero nosotros sabemos que si seguimos a nuestros sueños sin rendirnos, con coraje y determinación nada puede salir mal, y así le demostraremos a nuestros miedos que tan equivocados estaban.

Todo aquello que siempre has querido, cada sueño, cada meta, cada idea es posible, son reales y existen en algún lujar lejos de nuestros miedos. Si quieres ser feliz, si verdaderamente quieres disfrutar de tu vida, debes silenciar a tus miedos, y así evitaras darles el poder para crear tu futuro. No dejes que te detengan, sino úsalos como motivación para sacar lo mejor de ti mismo.

 

 

 

¡Tu vida es como un cuaderno, si no te gusta lo que ves, entonces da vuelta la página, toma tus marcadores favoritos y has un nuevo dibujo! Puedes crear todo aquello que quieres si no permites que tus miedos te cieguen. ¡Sigue hacia adelante, sigue soñando y no te detengas!

Los desafíos son oportunidades disfrazadas

Los desafíos son oportunidades disfrazadas. Parecen estar en nuestra contra, pero en realidad están de nuestro lado. Los desafíos son oportunidades que la vida nos presenta para poder sacar la grandeza dentro de nosotros y convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.

 "Ser desafiado en la vida es inevitable, ser derrotado es opcional." - Roger Crawford

 

Los desafíos son oportunidades perfectamente disfrazadas de obstáculos, y es por ello que la mayor parte del tiempo sentimos que están en nuestra contra, pero la vida nos presenta los desafíos por un propósito muy especial, tienen una razón de existir, y contienen dentro un gran e importante regalo. Los desafíos tienen el poder para cambiarnos, porque nos empujan tan cerca de la cornisa que no tenemos ninguna otra opción que saltar hacia lo desconocido.

Es en ese momento en particular cuando estamos cayendo en picada hacia el suelo, es cuando encontramos en nosotros la fuerza que no sabíamos que teníamos, y es entonces cuando lo que parecía ser el fin de todo, fue en realidad el comienzo de una vida completamente diferente. Fueron en aquellos momentos de absoluto caos cuando encontramos un tesoro dentro de nosotros. Fue en ese momento en donde caíamos cuando de repente pudimos abrir los brazos, y aquellos brazos se convirtieron en alas, y así aprendimos a volar y renacimos como una nueva y mejor persona.

 

 

 

“Todos crecimos con un cierto grado de poder. La clave para el éxito es descubrir este poder innato y usarlo diariamente para enfrentar cualquier desafío que se interponga en nuestro camino.” – Les Brown

 

 

 

Es normal sentirse abrumado por los diferentes desafíos que la vida nos propone, y es por ello que es tan fácil darnos por vencidos. En general, cuando afrontamos un nuevo desafío, nosotros rápidamente buscamos un escape, buscamos una ruta alternativa, buscamos la salida más fácil y a eso lo llamamos éxito, cuando en realidad no es sino otra forma de darse por vencido, porque la única forma de tener éxito es enfrentando a todos aquellos grandes y pequeños desafíos que la vida nos presenta.

Los desafíos son una parte importante de la vida, ellos nos indican que hemos dejado atrás nuestra zona de confort y hemos ido hacia lo desconocido, y es en aquel lugar donde todo es posible. Los desafíos le dan un significado especial a nuestra ordinaria vida, nos hacen crecer, y nos cambian para mejor. Después de enfrentar un desafío nunca seguimos siendo la persona que fuimos antes, porque los desafíos traen a la luz nuestra fuerza, poder y coraje que estaban profundamente escondidos en alguna parte muy dentro de nosotros.

 

 

 

“No se supone que los desafíos de la vida te paralicen, se supone que te ayudaran a descubrir quién eres.” – Bernice Johnson Reagon

 

 

 

Los desafíos son oportunidades para sacar lo mejor de ti mismo, y el sentimiento de haber salido victoriosos de aquellos desafíos que parecían imposibles es grandioso. No importa el tamaño del desafío, ya que siempre te convierten en una mejor persona, y la recompensa que obtienes por haberlos enfrentado es extraordinaria. Es una gran sensación de felicidad la que se esparce por todo tu cuerpo cuando has superado aquellas cosas que alguna vez creíste imposibles. Pero para llegar a ese momento primero debes enfrentar a todos aquellos desafíos que la vida te propone.

En mi caso en particular siempre he afrontado distintos desafíos, por ejemplo, este blog es uno de ellos. Escribir un blog sin experiencia y decir escribirlo en Ingles par así llegar a más personas, incluso cuando mi primer idioma es el español, fue un gran desafío para mí. Mi primer pensamiento fue el de darme por vencida, ya que tenía miedo de muchas cosas, por ejemplo, el de tener miedo de no poder escribir bien en Ingles, y las posibles opiniones de los demás realmente me asustaban. Mi segundo pensamiento fue el de escribirlo en mi propia lengua, pero eso hubiese sido tomar el camino más fácil, y es por ello que decidir enfrontar el desafío de crear un blog y escribir en Ingles, y luego después de casi un año aquí estoy, más feliz que nunca, y sintiéndome más fuerte que antes. Afronte mis miedos, supere los desafíos y me supere a mí misma. Es por ello que puedo decir que los desafíos te ponen a prueba, te ponen al límite, pero si con coraje y fuerza los enfrentas, el resultado es una mejor versión de ti mismo.

 

 

 

Acepta tus desafíos, acepta la oportunidad que la vida te da a través de ellos, para que así puedas convertirte en una mejor versión de ti mismo. ¡Enfréntalos sin miedo, y deja que liberen la grandeza que hay dentro de ti!

Aprende de Tus Errores

Es a través de los errores cuando nos volvemos más sabios, es por ello que deberías permitirte cometer errores, no tengas miedo de cometerlos, sino que teme no intentar nada nuevo por el miedo a cometer errores, porque es en ese preciso momento en donde cometes el mayor error de todos: El error de tener demasiado miedo como para vivir verdaderamente.

 

 

 

No existe ninguna otra forma de aprender sin cometer un error primero. Cada persona exitosa que existe hoy en día no ha llegado a ese lugar de gloria sin haber cometido muchos errores a lo largo del camino. Estas personas han conocido la derrota muchas veces, han fallado una y otra vez, pero no permitieron que esos errores los detuvieran, sino que aprendieron de ellos y así siguieron hacia adelante con coraje y compromiso.

Aquellas personas se han convertido en lo que son ahora gracias a los errores, porque han colaborado en desarrollar la grandeza dentro de ellos. Estas personas han intentado y han fallado, han cometido muchos errores, pero han aprendido de ellos, y es por eso que han alcanzado el éxito. Cuando aprendes de tus errores te vuelves más sabio, y cuando te vuelves más sabio, aprendes a hacer algo de una forma diferente, y es así como consigues el éxito.

 

 

 

“Una vida utilizada para cometer errores no solo es más honorable, sino que es más útil que una vida utilizada para no hacer nada.” – George Bernard Shaw

 

 

 

Cuando te rehúsas a hacer aquellas cosas que siempre has querido hacer por el miedo a cometer errores es en el preciso momento en el que realizas el mayor error de todos: El error de rehusarte a vivir la vida que siempre has soñado. Para evitar esto debes aprender a aceptar los errores como parte del proceso de hacer algo nuevo, estando dispuesto a aprender de ellos, para que así puedas convertirte en la persona que siempre has querido ser y así tener la vida que siempre quisiste tener.

Los errores prueban dos cosas diferentes: Pueden indicar nuestra derrota si es que nos hemos negado a aprender de ellos, cometiendo aquellos errores una y otra vez, y así consiguiendo nada más que fracaso, o pueden probar nuestra victoria, indicando que tan sabios nos hemos vuelto luego de haber aprendido de nuestros errores, haciendo todo de una forma diferente, consiguiendo el éxito deseado.

 

 

 

“Errar es humano, pero solo los estúpidos perseveran en el error.” – Marco Tulio Cicerón

 

 

 

Los errores pueden ser un sinónimo de fracaso, pero también pueden ser un sinónimo de éxito si es que aprendes de ellos. El problema es que pensamos que los errores indican nuestro fracaso, pero la realidad es que solo indican que hemos estado haciendo algo de la forma incorrecta, lo que significa que todavía tenemos la oportunidad de algo de otra forma diferente. Los errores nos enseñan cómo no debemos hacer algo, para que así podamos encontrar la forma de hacer algo de la forma correcta, y en el proceso de aprender de nuestros errores, nos convertimos paso a paso en mejores personas, y así nos volvemos cada día más sabios.

Acepta el hecho de que vas a cometer errores a lo largo del camino, ya que los errores son parte del éxito, es por ello que no existen tales cosas como los errores, sino que solo existen formas de no hacer algo. Si puedes aprender a ver los errores como lecciones, si puedes ver el verdadero tesoro que llevan dentro, si puedes aprender de ellos, entonces así encontraras la clave del éxito.

 

 

 

“Un hombre debe ser lo suficientemente grande como para admitir sus errores, lo suficientemente inteligente como para sacar provecho de ellos, y lo suficientemente fuerte como para corregirlos.” – John C. Maxwell

 

 

 

Por otra parte, si te niegas a verlos como lecciones, corres el riego de cometerlos una y otra vez, ya que la primera forma de aprender de ellos es aceptando el hecho de que hemos cometido un error, entonces de esa forma descubriremos que hemos estado haciendo algo de la forma equivocada, y no es lo mejor que podemos hacer si queremos ser cada día mejores personas. Si no aceptas tus errores, si no intentas corregirlos, si no quieres aprender de ellos, entonces te condenas a una vida de fracaso, ya que así convertirás tus errores en hábitos.

Por lo tanto, no temas hacer algo por el mido a cometer errores, sino que teme el hecho de no cometerlos en lo absoluto, ya que de esa forma habrás fracasado por defecto. Los errores no son letales, no te definen, sino que simplemente te desafían para que así puedas ser cada día mejor, los errores son una oportunidad para volvernos más sabios.

 

 

No permitas que los errores te destruyan, no dejes que te detengan, no permitas que se vuelvan un hábito, simplemente has aquello que siempre has querido hacer con seguridad y confianza. ¡Comete errores, aprende de ellos, corrígelos, y alcanza el éxito!

El Camino Hacia la Cima

El camino hacia la cima es duro, pero no es tan duro como vivir el resto de tu vida mirando la cima desde abajo, deseando estar arriba. Encontraras en el camino muchas dificultades, pero valdrá la pena, ya que la vista desde la cima es extraordinaria.

 

"Es más fácil ir cuesta abajo que hacia arriba, pero la vista es mucho más bonita dese la cima." - Henry Ward Beecher

 

Todos y cada uno de nosotros queremos llegar a la cima de algún lugar en particular, o en otras palabras podemos decir que todos tenemos algún sueño o meta que nos gustaría hacer realidad. Para algunos esa cima puede ser muy alta y para otros no tanto, pero lo importante es tener el deseo de querer llegar a algún lugar, eso significa que tenemos algo que nos motiva día a día a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos para que podamos llegar a esa cima, y es eso lo que nos hace estar verdaderamente vivos.

Por lo tanto, una vez que tengas el sueño, el deseo y el anhelo de llegar a la cima, debes comenzar por dar el primer paso, ya que ese es el paso más importante, ya que significa que a pesar de todos tus miedos y dudas, has tomado la decisión de seguir a tu corazón, y eso requiere de mucho coraje y valor. Lo importante es dar el primer paso, no importa que tan lento vayas, porque lo que realmente importa es que no te des por vencido.

 

 

 

“Solo queremos recordar la vista desde la cima, el momento que nos quita el aliento en la cima del mundo. Eso es lo que nos mantiene escalando, y vale la pena el dolor. Esa es la parte loca: hace que todo valga la pena.” – Meredith Grey

 

 

 

¿Alguna vez has intentado escalar una montaña o una colina? Nunca es sencillo, ¿verdad? Eso se debe a que el camino hacia la cima esta siempre llena de obstáculos, ni más ni menos ya el simple hecho de subir hacia arriba implica el primer y mayor obstáculo, es por eso que se requiere de mucha fuerza para poder seguir subiendo. Luego podemos encontrarnos con otros obstáculos diferentes ya sean situaciones o personas que interfieren con nuestro camino, que pueden generarnos el deseo de darnos por vencidos, al mismo tiempo en esa larga y difícil subida también podemos encontrarnos con nuestros miedos, los cuales intentaran detenernos, confundirnos, e intentaran empujarnos colina abajo.

Habrá momentos en los que sentirás que ya no puedes tolerarlo más, te sentirás sin fuerzas, lo que muchas veces te dejara sin aliento. Pero en ese momento de confusión, angustia y enojo solo cierra los ojos, desconéctate de todo a tú alrededor, y simplemente escucha a tu corazón, y entonces justo en ese momento hazte estas preguntas: ¿Por qué? ¿Cuál es el motivo por el cual estoy haciendo lo que estoy haciendo? Sin ese preciso momento puedes visualizar tu sueño, puedes verte a ti mismo llegando a la cima, puedes sentir lo que se siente estar allí, lo que hará que tu corazón lata con más fuerza, sacándote una sonrisa, entonces es en ese momento donde obtendrás la respuesta a tu pregunta, sabrás porque estás ahí, y entenderás que cada pequeño sufrimiento valdrá la pena.

 

 

 

“¡Este camino hacia la cima será el viaje más emocionante y gratificante que tendrás!” – Zig Ziglar

 

 

 

¿Tienes un sueño, una meta, un deseo? Entonces ve y haz todo lo que puedas para conseguirlo, sube, camina, escala hacia a el triunfo, sin miedos y sin dudas. Sobre todo nunca te des por vencido frente a las adversidades o a tus más profundos miedos, no permitas que detengan tu andar.

 

 

Es un largo y arduo el camino hacia la cima de tus sueños, pero con compromiso, perseverancia, y confianza en ti mismo podrás conseguirlo. Tú puedes hacerlo, sigue subiendo, ¡nos vemos en la cima amigos!

Nuestro Peor Enemigo

Es fácil convertirse en nuestro peor enemigo ya que por lo general no nos damos cuenta de ello ya que estamos muy ocupados culpando a otros por nuestras desgracias. Tenemos la idea errónea de que la vida es nuestra enemiga cuando en realidad nuestro peor enemigo es uno mismo.

 "Tenemos que aprender a ser nuestro propio mejor amigo porque facilmente caemos en la trampa de ser nuestro peor enemigo." - Roderick Thorp

 

¿Sientes como si nada estuviese saliendo bien en tu vida? ¿Sientes que tu relación amorosa, tu trabajo, tu carrera o como si nada en tu vida estuviese saliendo de la forma que quisieras? Déjame decirte que la mayoría de las veces el responsable de nuestro fracaso no es ni la suerte, ni los demás, sino que somos nosotros. Nuestros miedos e inseguridades nos convierten en nuestro peor enemigo, el cual nos aleja constantemente de todo aquello que deseamos, nos sabotea cada sueño, cada meta, nos ata, nos oprime, nos hace su prisionero. No hay peor enemigo que aquel que crece dentro de nosotros aquel que se apodera de nuestros sentimientos y emociones.

La verdad es que nadie tiene mayor poder que el poder que tú tienes para controlar tu propia vida, ya que si verdaderamente quieres algo, sin importar que tan fácil o difícil sea de conseguir, si crees en ti mismo, lo conseguirás, a no ser que sigas siendo la victima de tus miedos e inseguridades, permitiéndoles a los demás tomar el control de tu propio destino.

 

 

 

“Muchas veces somos nuestro peor enemigo ya que tontamente construimos obstáculos en el camino hacia el éxito y la felicidad.” – Louis Binstock

 

 

 

El problema no es que tenemos a nuestro enemigo viviendo dentro nuestro, sino que el problema en si es que nosotros le hemos dado vida, y lo hemos hecho crecer día tras día con nuestros pensamientos, nuestros miedos, inseguridades, odio y la falta de confianza en nosotros mismos, y es así que cuando nuestro enemigo ha crecido lo suficiente, deja de ser parte de nosotros ya que se convierte en nosotros o mejor dicho nosotros pasamos a convertirnos en nuestro peor enemigo, y cuando nos convertimos en nuestro enemigo, dejamos de tener el control de nuestra propia vida, dejándolo todo a la suerte.

Cuando nos convertimos en nuestro peor enemigo, adoptamos el papel de víctima, y entonces acusamos a la vida y a todos en ella por todo lo que nos sucede, y así creemos que alguien más tiene la culpa, y así culpamos a otros, culpamos a nuestro pasado, culpamos a nuestros padres, hermanos y a nuestra familia entera, culpamos al país en donde vivimos, culpamos a la sociedad, al trabajo, a nuestro jefe, a nuestros compañeros de trabajo, culpamos a nuestra escuela, universidad, y a nuestros profesores, culpamos a todos excepto a nosotros mismos, ya que es más fácil para nosotros aceptar que alguien más tiene la culpa antes que aceptar que nosotros tenemos la culpa de todo ya que no hemos hecho nada para cambiar nuestra vida, porque requeriría de muchísima fuerza, compromiso y coraje para crear aquello que queramos experimentar en nuestra vida.

 

 

 

“Ten cuidado de ti mismo más que de cualquier otro hombre, ya que acarreamos nuestros peores enemigos dentro de nosotros.” – Charles Spurgeon

 

 

 

La buena noticia es que la vida siempre nos da la oportunidad para empezar de nuevo, cada minuto de cada hora tienes la oportunidad para renacer  de nuevo, y puedes decidir dejar de ser tu peor enemigo para pasar a convertirte en tu mejor amigo, puedes hacer las paces con tu propio ser, y la forma de hacerlo es a través del amor, ya que el amor es el regalo más grande que tenemos, el amor es más poderoso que el miedo, por lo tanto, puedes convertirte en tu peor enemigo a través del odio e inseguridades, o puedes convertirte en tu mejor amigo a través del amor, lo que hará que creas en ti mismo de nuevo, lo que te dará el coraje, la fuerza y la confianza que necesitaras para crear la vida que siempre has deseado. Puedes optar por cualquiera de las dos opciones, es tu elección, pero si sigues siendo tu peor enemigo, continuaras saboteando cada paso del camino hacia al éxito.

Recuerda que es muy difícil llegar a donde quieres llegar si no haces las paces contigo mismo, ya que la única forma de obtener la vida de tus sueños es creyendo en ti mismo, y no podrás creer en ti si sigues siendo tu peor enemigo, ya que nadie confía en sus enemigos sino que todos confiamos en nuestros amigos, por eso conviértete en tu mejor amigo, y vuelve a tomar el control de tu vida, porque es la única manera de cambiar tu vida, ya que tener el control significa ser el creador de tu propia realidad, y así puedes cambiar tu realidad en el momento que lo desees.

 

 

 

“Asegúrate de que tu peor enemigo no viva entre tus dos orejas.” – Laird Hamilton

 

 

 

Elige a tu propio enemigo y escucha todos los días a esa voz interior que te dirá: ¡No puedes hacerlo!, ¡No eres lo suficientemente bueno!, ¡Eres Patético! ¡Todos te odian! ¡La felicidad no existe!, ¡Eres un cobarde y un inútil! ¡Todos son culpables de tu fracaso!, ¡Eres un perdedor, acéptalo y vive con ello!

Elige convertirte en tu mejor amigo y así empieza a amarte y a creer en ti mismo, sabiendo que eres capaz de hacer todo lo quieras en tu vida. Conviértete en tu mejor amigo y así empezaras a escuchar la voz de tu corazón y tu alma, que te dirán cada día: ¡Tú puedes!, ¡No te preocupes, vuelve a intentarlo!, ¡Te mereces algo mejor!, ¡Tienes un gran potencial! ¡Tienes el poder de conseguir todo lo que quieras!, ¡Eres un ganador!

 

 

Puedes convertirte en un ganador o en un perdedor, lo que sea que elijas, ¡tú eres el responsable! Deja que el amor sea tu guía y no el temor, no te conviertas en tu peor enemigo, no sabotees tus propios sueños, más bien se tu mejor amigo, cambia toda tu experiencia de vida, ¡y crea la vida que siempre has soñado!

El Conquistador De Nuestra Mente: El Miedo

Una vez que nacemos somos inmediatamente condenados a una cadena perpetua, sin tener la posibilidad de apelar, vivimos nuestras vidas como prisioneros de nuestros miedos, víctimas de nuestra propia mente, le permitimos al conquistador de nuestra mente controlar nuestra vida.

 Tus sueños se encuentran del otro lado de tus miedos. #Miedo

 

Es así que nos olvidamos de quienes somos verdaderamente, convirtiéndonos en aquello que el conquistador quiere que seamos, pero lo que no sabemos realmente es que el no existe, sino que es una invención de nuestra propia imaginación, y es así que nos condenamos a nosotros mismos a una vida de sufrimiento y tristeza.

El Miedo

 

Aquella invención que no existe más que en nuestra propia mente es el miedo, y lo creamos con nuestros propios pensamientos, permitiéndole ser el conductor de nuestra propia vida, el creador de nuestra realidad y nuestro destino.

Todo lo que nosotros pensamos está de alguna forma relacionado al miedo y a todas esas cosas que tememos, lo que es irónico es que nosotros los seres humanos lo que buscamos es ser felices, pero todo lo que hacemos es actuar basándonos en nuestros miedos, y es por ello que solo encontramos infelicidad, porque corremos de todo aquello que pueda brindarnos felicidad.

 

 

 

 

 

“La cueva a la que temes entrar contiene el tesoro que buscas.” – Joseph Campbell

 

 

 

 

Por lo tanto la forma para ser que seamos felices es aprendiendo a enfrentar nuestros miedos, y luego alejarlos de nuestro camino, porque la infelicidad es el resultado de nuestros miedos, y mientras los tengas, no podrás encontrar la felicidad, y así tus sueños serán solo sueños por el resto de tu vida, debido a que has elegido el miedo entrar en tu vida, y los sueños jamás podrán volverse realidad si permites que tus miedos controlen tu vida.

Los miedos son letales, porque estar vivo no significa que no estés ya muerto por dentro, porque los miedos consumen tu espíritu, ya que tú eres el resultado de tus miedos, y tu realidad está basada en ellos.

 

 

 

 

“El único miedo al que debemos temer es al miedo mismo.” – Franklin D. Roosevelt

 

 

 

 

 

Los miedos son simplemente la suma de creencias equivocadas acerca de diferentes aspectos de la vida. Nuestras creencias basadas en experiencias pasadas y en experiencias de otras personas nos ha dado la idea equivocada sobre cuál es el verdadero significado de la vida. Cada pensamiento y acción que nos lleva hacia la infelicidad está basada en los miedos, viviendo así una realidad imaginaria. No podemos ver lo que verdaderamente está pasando, porque los miedos nos enceguecen, controlan nuestra mente y nuestra vida entera, y así nos hace infelices.

 

 

 

 

“El miedo tiene dos significados: ‘Olvídate de todo y corre’ o ‘enfrenta todo y crece’. La decisión es tuya.” – Zig Ziglar

 

 

 

 

 

La verdad sobre todo es que los miedos no existen, son el producto de nuestra propia mente, el miedo es una ilusión creada por nosotros mismos como forma de protegernos a nosotros mismos de cualquier tipo de sufrimiento, pero en realidad es el creador de todo el sufrimiento y dolor que enfrentamos día a día. Debemos cambiar nuestras creencias sobre la vida y sobre nosotros mismos, creencias creadas por la sociedad, impuestas en nuestra mente y aceptadas por nosotros lo que crea todos los miedos en nuestra vida.

Tenemos miedo a morir, pero más miedo le tenemos a vivir, porque tenemos el concepto de que la vida significa sufrimiento, entonces intentamos evitarla y así no enfrentamos aquello a lo que le tememos, pero de esta forma convertimos todos nuestros miedos en una realidad. Al final, lo que no queremos es sufrir, pero permitiéndoles a los miedos convertirse en realidad, dejando que nos controlen, es lo que nos hace sufrir y lo que amarga nuestra vida, viviendo así en una prisión irreal de infelicidad creada por nosotros mismos.

 

 

 

 

“Solo cuando ya no tenemos miedo, es cuando comenzamos a vivir.” – Dorothy Thompson

 

 

 

Una vez que decidas vivir sin depender de los resultados de ningún tipo de decisión, otorgándole más energía a aquellas cosas que quieres, en lugar de otorgársela toda a tus miedos, enfrentándolos sabiendo que son solo una ilusión de tu mente, ese día podrás finalmente ser feliz.

Por lo tanto, no le temas a nada, no escuches a tus miedos, ellos dicen nada más que mentiras. No tengas miedo de perder algo, porque tener miedo y así alejar de tu vida todo aquello que deseas, solo va a lograr que pierdas lo más maravilloso que tienes: La vida y la posibilidad de disfrutarla, perdiendo la posibilidad de ser verdaderamente feliz, convirtiendo todos tus sueños en realidad.

 

 

 

 

¡Enfrenta tus miedos, sigue a tu corazón, y libérate!