Tag Archives: materialismo

¿Cuál es el verdadero significado de la Navidad?

El año casi termina y con la Navidad a la vuelta de la esquina es fácil perder el control. En esta época del año, especialmente los días previos a la Navidad, las personas tienden a estar más estresadas que relajadas. En estos días, tenemos muchas cosas en nuestras cabezas, estamos llenos de cosas que hacer, necesitamos organizar todo con nuestras familias, preparar toda la comida posible, y una tarea importante requiere suma urgencia: Los regalos. Pero, ¿por qué festejamos realmente la Navidad? ¿Cuál es su verdadero significado?

 

 

"Mi idea de la Navidad, ya sea anticuada o moderna, es muy simple: amar a los demás." Bob Hope

 

 

Para la mayoría de las personas, la primer y más importante cosa que hacer antes de la Navidad es comprar regalos. La pequeña historia del hombre barbudo vestido de color rojo y blanco nos ha hecho creer que, sin regalos, la Navidad no es Navidad. Por la tanto, es necesario comprar regalos para todos nuestros amigos y miembros de nuestra familia. Entonces, es tiempo de salir a buscar y encontrarlos, pero luego surge un pequeño problema: Todo el mundo dejo todo para lo último como tú lo hiciste, y ahora tú intentas encontrar regalos en una marea humana.

La “Operación Regalos” se vuelve una misión imposible, hay muchas personas, filas interminables, cientos de diferentes productos a precios exorbitantes, no tienes demasiado tiempo ni paciencia, y al ver el dinero desaparecer de tu billetera, y tu tarjeta echando humo, te das cuenta que no podrás comprar regalos para todos. Cuando estas a punto de perder todo tipo de esperanza, o a punto de volverte loco, tú encuentras todo lo que “necesitas” y te las arreglas para volver a casa. Todos ponemos los regalitos bajo el árbol, celebramos, comemos, bebemos, abrimos los regalos, y le decimos adiós a la Navidad hasta el año que viene. Pero, ¿Cuál es el verdadero significado de la Navidad?

 

 

 

 

“¡Entonces el Grinch pensó en algo que no había pensado antes! Qué pasaría si la Navidad, pensó, no viene de una tienda. ¡Qué pasa si la Navidad … tal vez … significa un poco más!” – Dr. Seuss, ¡Cómo el Grinch robó la Navidad!

 

 

 

 

Algunas personas pueden relacionar la Navidad con Papá Noel y los regalos, otros con comer mucha comida y beber, y otros con tener un lindo momento con familia y amigos, o a lo mejor todos estos juntos, ¿pero es esto todo? Bueno, hay algo más. La Navidad es de hecho el día en que conmemoramos el nacimiento de Jesús. Si, lo sé. La mayoría de las personas lo saben. Pero entonces, ¿por qué cuando llega el día, todos parecen olvidarse de eso? Lo que quiero decir es, imagínate de que es tu cumpleaños, todos compran regalos, preparan comida, se reúnen para celebrar, pero tú no estas invitado, de hecho, nadie se acuerda de ti. Triste, ¿verdad?

¿A dónde quiero llegar con esto? A que la Navidad es un día para recordar y conmemorar lo más hermoso que tenemos como seres humanos, y eso mis amigos se llama amor. Eso es lo que Jesús nos enseñó: A amar incondicionalmente, a amar sin fronteras, a amar sin límites, y a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sin importar si eres creyente o no, si vas a celebrar la Navidad, no permitas que Papá Noel, el materialismo o esta sociedad que nos ha vuelto adictos al consumismo, te hagan olvidar de que es lo más importante en Navidad: El amor.

 

 

 

 

“Bendita es la estación que involucra a todo el mundo en una conspiración de amor.” – Hamilton Wright Mabie

 

 

 

 

Por lo tanto, no te sientas presionado por esta sociedad para comprar los mejores y más caros regalos, o gastar mucho dinero en grandes cantidades de comida, no te sientas estresado porque tienes la necesidad de ir a ciertos lugares, y encontrarte con personas que no quieres. Tampoco te sientas deprimido si tienes que pasar este día solo. No te sientas triste porque tus hijos no reciben regalos materiales, ya que ese no es el verdadero significado de la Navidad, eso es lo que esta sociedad nos hizo creer, porque el verdadero significado de este es estar agradecido, por las cosas que tenemos, y por la oportunidad de amar y ser amado. Disfruta este momento, sin importar tus actuales circunstancias externas. Simplemente, ¡levanta tu copa y brinda porque hoy estas vivo!

 

 

 

 

 

 

¿Cuál es el significado de la Navidad? Es recordar que el amor conquista al miedo. Que todas tus acciones y pensamientos, y todas las cosas que comemos, la música que escuchamos, y las cosas que decimos, reflejen solo amor, porque el amor es lo que nos salvó, y lo que nos salvara por siempre. ¡Feliz Navidad!

Prisioneros del Sistema

Creemos que vivimos en un mundo libre, creemos que somos libres, pero en realidad eso es solo una ilusión, ya que somos prisioneros del sistema en que vivimos, aquel que creemos dominar, pero que en realidad nos domina a nosotros, teniéndonos bajo su control. Pensamos, actuamos, y hablamos basándonos en las creencias que se no han impuesto. No existe tal cosa como la libertad, nuestra libertad es una ilusión.

 

 

ningun-sistema-social-nos-brindara-felicidad-salud-y-prosperidad-a-no-ser-que-este-inspirado-en-algo-mas-grande-que-el-materialismo-clement-attlee

 

 

Hemos sido categorizados, como en un catálogo de productos, en donde los seres humanos son separados entre sí por nacionalidad, religión, creencias sociales, genero, raza, preferencias sexuales, apariencia exterior, estatus social, entre otras cosas. Un catálogo infinito que nos define, y el cual usamos para determinar si alguien es mejor que otro, y si merece algo o no. Basándonos en esa creencia nos separamos entre nosotros, y es ahí cuando las peores de las miserias del ser humano se ponen en juego.

Empezamos a juzgarnos y condenarnos entre nosotros, competimos, nos hacemos cosas horribles entre nosotros, envidiamos, odiamos, nos volvemos egoístas y sin sentimientos, y pensamos basándonos en la creencia de que todos somos diferentes. Algunas personas creen que son más superiores que otras simplemente porque pertenecen al grupo privilegiado dentro de este catálogo creado por la sociedad en la que vivimos. Estas pocas personas, la elite, los privilegiados creen que tienen el derecho a herir, humillar, torturar e incluso asesinar a otro ser humano. El problema es que vendemos nuestras almas día tras día, dejando de ser nuestro verdadero ser, para así convertirnos en marionetas de este retorcido, ilógico y egoísta sistema en el que vivimos.

 

 

 

“Tienes que comprender que la mayoría de la gente no está preparada para ser desconectada. Y muchos de ellos son tan inertes, tan desesperadamente dependientes del sistema, que lucharían para protegerlo.” – Morfeo (Matrix)

 

 

 

Vivimos en un mundo en donde las apariencias es lo primordial, en donde nuestros ídolos son muñecos de plástico, irreales, con mentes vacías. Hemos llegado a un punto de tanta locura, que hemos llegado a creer que el alcanzar los estándares de belleza impuestos por la sociedad nos hace superiores, creyendo que tenemos el derecho de lastimar a otro que no cumpla con los estúpidos requerimientos de la industria de la belleza. La peor parte es que algunas personas incluso se han quitado la vida porque han sido consumidas por estos estúpidos, irreales, ficticios estándares sin sentido, creyendo que no merecían vivir y ser felices simplemente siendo ellos mismos.

Es un mundo repleto de gente esclavizada, prisioneros del dinero y de cosas materiales, por las cuales hemos cometido las peores atrocidades. Es por el dinero que un hombre se pierde a sí mismo, olvidándose todos los diferentes tipos de valores y el respeto por otro ser humano. Nos olvidamos de vivir, persiguiendo cosas materiales que no nos otorgan felicidad, ya que siempre vamos por algo mas nuevo, por lo mejor, y ciegos vamos por la vida consumiendo la basura que nos venden, haciendo de ello nuestro falso motivo de felicidad. Lo que no sabemos es que todo lo que compramos tiene un precio, y el precio no está valuado en papeles con números, sino que su valor real es la cantidad de tiempo de nuestras vidas que gastamos para obtenerlo.

 

 

 

“El precio de cualquier cosa es la cantidad de vida que intercambias por eso.” – Henry David Thoreau

 

 

 

Vivimos en un mundo en donde nos quejamos de las injusticias, pero no hacemos nada al respecto, vivimos en un mundo en donde siempre estamos mirando lo que otras personas hacen o dejan de hacer, y no miramos nuestras propias acciones, nos quejamos, culpamos, pero cuando debemos hacer algo para cambiar el mundo, no hacemos nada y solo buscamos excusas.

Vivimos en un mundo en donde estamos muy preocupados sobre nuestro propio beneficio que no podemos ver a nuestro alrededor. Hay personas matándose entre sí en guerras y no hacemos nada al respecto, hay personas muriéndose de hambre porque no tienen que comer y nosotros desperdiciamos comida todos los días, hay personas que no tienen agua potable y nosotros la desperdiciamos como si hubiese una fuente inagotable. Pero los humanos lo tenemos todo: mente, inteligencia, habilidades, recursos, y todo para hacer de este mundo un maravilloso lugar, pero lo destruimos, y nos auto destruimos día tras día, ciegos y perdidos en un sistema equivocado, que condena a muchos y beneficia a pocos.

 

 

 

“Nuestras vidas empiezan a terminar el día que guardamos silencio sobre las cosas que importan.” – Martin Luther King

 

 

 

El día que nos unamos, el día que dejemos de culparnos, el día que dejemos de separarnos por nacionalidad, idioma, cultura, genero, ricos o pobres, el día que empecemos a valorar las cosas importantes de la vida, el día en que empecemos a actuar contra las injusticias y dejemos de culpar a otros, y el día en que dejemos de hacer más ricos a los grandes criminales de este mundo y dejemos de consumir la basura que nos venden: ropa hecha por esclavos, alcohol que destruye personas, los distintos artefactos electrónicos que hacen a la gente estúpida, cigarrillos que matan personas, drogas que nos consumen, comida que nos envenena el cuerpo  y toda la basura que nos dan, y el día en que comencemos a ser el cambio que queremos ver en el mundo haciéndole a los demás lo que nos gustaría que nos hagan, y sobre todo, el día que empecemos a amarnos, ese día todo sufrimiento, dolor e injusticia se habrá terminado.

Tenemos todo, no hay nada que no tengamos, y el problema es que no hacemos nada. Nacemos, vivimos, existimos y morimos como marionetas, creyendo que somos alguien, cuando en realidad somos dominados y manejados por alguien más, por aquellos que pertenecen al club de elite, aquellos que crearon este sistema, aquellos que nos encerraron.

 

 

 

 

Despierten amigos, todavía tenemos tiempo para liberarnos de las cadenas de esta sociedad que nos oprime, y así obtener la victoria, para nosotros, y para todos aquellos que sus voces han sido silenciadas. ¡Levantemos nuestras voces y recuperemos nuestra libertad!