Tag Archives: Fuerza

Cuando Nuestro Mundo Tiembla: Enfrentando Cambios

Los cambios son parte de la vida, y en algún punto de nuestras vidas nos vamos a enfrentar cara a cara con ellos. Los cambios son difíciles de digerir, incluso cuando los buscábamos. El problema es que los cambios nos causan temor porque nosotros tememos aquello que desconocemos, y cuando surge un cambio, nuestro mundo tiembla. Por lo tanto, nosotros vamos a tener dos opciones: Podemos enfrentarlos y bailar al ritmo del temblor, o podemos escondernos y dejar que el temblor nos entierre.

 

 

"La unica manera de darle sentido a los cambios es sumergirse en ellos, moverse con ellos, y unirse al baile." - Alan Watts

 

 

Muchas veces en nuestras vidas vamos a tener que enfrentarnos a diferentes tipos de cambios, algunos de ellos van a ser creados por nosotros, y otros van a ser creados para nosotros. Los primeros son los más fáciles de digerir, porque la mayoría de ellos son el resultado de nuestros propios deseos, y estos suceden porque nosotros permitimos que sucedan, estos son creados por nosotros, voluntariamente, a través de nuestras propias decisiones y acciones. Pero los segundos son aquellos que no buscábamos, estos suceden de repente, sin esperarlos, sin llamarlos.

Todos los cambios nos desestabilizan y hacen temblar nuestro mundo. La razón es porque estos nos fuerzan a abandonar la costa y a entrar en territorios desconocidos, nos empujan lejos de nuestra zona de confort desestabilizándonos completamente. Pero una vez que los enfrentamos, nosotros los desafiamos, y es en ese preciso momento cuando encendemos la llama que hace arder nuestro corazón, dándonos el poder y la fuerza para enfrentar los nuevos cambios en nuestras vidas, y cambiar toda nuestra realidad.

 

 

 

“Todo cambio es difícil al principio, confuso a la mitad, y maravilloso al final.” – Robin Sharma

 

 

 

Los cambios son muchas veces inevitables, a veces porque no hay ninguna otra opción, no hay otra alternativa, no hay escape, y no podemos evitarlos. Estos simplemente aparecen, son reales, y podemos aceptarlos y salir victoriosos, o podemos pelear una batalla ya perdida. ¿Por qué una batalla ya perdida? Porque cuando un cambio inesperado se nos ha presentado en nuestras vidas no podemos evitarlos, y la única forma de salir victoriosos es seguir hacia adelante. Resistir los cambios solo nos conducirá hacia nuestra derrota.

Por lo tanto, ya sea que enfrentemos un cambio que hemos creado nosotros o un cambio inesperado, primero debemos aceptarlo, nos guste o no nos guste, lo que no quiere decir que debamos conformarnos. Si este nuevo cambio no es de nuestro agrado, entonces debemos pensar la forma de crear el tipo de cambio que sí nos gustaría que suceda en nuestras vidas, y hacerlo realidad. No podemos luchar con el pasado, no podemos pelear con lo que ya sucedió, pero si podemos hacer todo lo necesario para crear el futuro que queremos.

 

 

 

“No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni tampoco la más inteligente, sino aquella que más se adapta al cambio.” – Leon C. Megginson

 

 

 

La primer y más importante cosa que debes saber con el fin de enfrentar cualquier cambio en tu vida es que nada va a permanecer igual, todo cambia, todo se transforma. El mundo está constantemente moviéndose, y suceden cambios todo el tiempo. Van a existir aquellos que van a ser creados por nosotros mismos, y van a existir aquellos que sucederán sin que los busquemos, pero debemos saber que todo cambio está a nuestro favor, y no en contra. Puede no verse de esa forma, pero al final siempre serán un beneficio para nosotros si le damos la oportunidad. Los cambios nos hacen cambiar, y ese es el propósito de los cambios que suceden en nuestras vidas, porque estos nos hacen crecer, nos hacen fuertes, nos hacen evolucionar y desarrollan el potencial escondido dentro nuestro.

 

 

 

 

Permitamos que los cambios sucedan, dejémoslos fluir, y enfrentémoslos con coraje y confianza, sabiendo que tenemos el poder para crear la vida que queremos. Con confianza en Dios, en ti mismo y en tu vida, sigue moviéndote al ritmo de los cambios. ¡Cierra tus ojos y sigue bailando!

Todos Somos Uno

Al final todos somos uno, pero hemos sido divididos y categorizados, lo que ha creado tanto caos en el mundo, causando nuestra deshumanización. La realidad es que todos somos seres humanos, por lo tanto, todos merecemos los mismos derechos, independientemente de nuestro origen. Es hora de unirnos de nuevo, ahora y para siempre.

 "Uno a uno, todos somos mortales. Juntos, somos eternos." - Apuleyo

 

La verdad es que todos somos uno, somos la misma raza, el mismo tipo. No estamos separados entre nosotros, sino que todos somos parte de algo más, por lo tanto, podemos decir que todos somos una individualización de algo mucho más grande, y por eso es que al final todos somos iguales. Fuimos creados de la misma manera, y venimos a este mundo de la misma forma.

Pero de alguna manera hemos creado un catálogo irreal, el cual hemos usado para categorizar a todos los seres humanos de este planeta, y es así que hemos creado una separación entre nosotros mismos, y cuando nos separamos de aquello a lo que pertenecemos, también nos separamos de nosotros mismos, perdiendo así nuestra propia identidad, pasando a ser aquello que no somos.

 

 

 

“Nuestra separación de los demás es una ilusión óptica” – Albert Einstein

 

 

 

Es así que nos hemos separado entre nosotros, y al mismo tiempo de nuestro propio ser, y es así que se pierde la capacidad para pensar, creer, hablar, sentir, y hacer todo aquello que queramos. Nos hemos vuelto un producto de nuestra propia separación, pasando a pensar, hablar y actuar según la categoría en la que pertenecemos de este absurdo catálogo.

Las peores atrocidades cometidas, y aquellas que siguen pasando todos los días, son posibles debido a que hemos sido separados, lo que nos ha dado la creencia equivocada de que somos diferentes, y por lo tanto algunos mejores que otros.

 

 

 

“La humanidad no ha tejido la trama de la vida. Somos tan solo una hebra dentro de ella. Todo lo que le hagamos a esa trama, nos lo hacemos a nosotros mismos. Todo está unido. Todas las cosas están conectadas.” – Jefe Seattle

 

 

 

La realidad es que todos somos uno bajo el mismo cielo, y eso es el cielo en la tierra, ¿No sería acaso maravillo que todos tengamos los mismos derechos y oportunidades? ¿No sería maravilloso que todos tengamos la opción de ser feliz y de disfrutar la vida de verdad a nuestra forma y no estar sometidos bajo los reglamentos de la categoría a la que pertenecemos? Pero sin embargo hemos decidido convertir nuestras vidas en una pesadilla, decidimos separarnos entre nosotros, y es así que convertimos este paraíso en un infierno.

La realidad es que todos somos uno, somos iguales, somos parte de algo más, sin importar nuestra nacionalidad, genero, raza, edad, religión, cultura, o estatus social. Por eso deberíamos aceptarnos con nuestras diferencias, entendernos entre nosotros incluso cuando pensemos diferente. Eso se llama tolerancia, y eso significa entender las diferentes perspectivas y visiones del mundo de cada persona. Si pudiésemos lograrlo, si pudiésemos entendernos y comprendernos, entonces finalmente encontraríamos la paz.

 

 

 

“Así que, no son ya más dos, sino una carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre.” – Mateo 19:6

 

 

 

Como somos iguales, nadie es mejor que nadie, sino que son las categorías en las que nos hemos separado las que dicen lo contrario. Categorías creadas por unos pocos, los mismos que se encargan de dominarnos y de dominar el mundo entero. Estos pocos han creado estas categorías para separar a las personas entre sí, robándonos así nuestro poder, para que no podamos más pensar por nosotros mismos, o tomar decisiones, hacer ciertas cosas, preguntarnos cosas y revolucionarnos ante aquellas cosas que creemos incorrectas, para que así no podamos interferir en sus asuntos, convirtiéndonos así en sus esclavos.

Es así que somos prisioneros, nuestros cerebros han sido lavados, y se nos ha colocado en nuestras mentes la idea de que somos distintos, que estamos separados, y que por lo tanto no podemos por ningún motivo aceptar o tolerar a todo aquel que tenga diferentes pensamientos, creencias, ideales, o todo aquello que tu categoría te obligue a rechazar, odiar y discriminar. Para que así los pocos que controlan el mundo, puedan dominarlo sin problemas, mientras que nosotros nos encargamos de odiarnos, lastimarnos y matarnos entre nosotros, y todo gracias a creencias falsas impuestas por las grandes entidades dueñas de este planeta.

 

 

 

“Individualmente somos una gota. Juntos somos un océano.” – Ryunosuke Satoro

 

 

 

La realidad es que todos somos uno, con diferentes creencias, pensamientos, apariencias, con diferentes gustos y pasiones, pero al final somos todos seres humanos. Es por eso que de una vez y para siempre debemos entendernos entre nosotros y ayudarnos, ya que todo lo que le haces a otro, te lo haces a ti mismo también, porque no hay separación, es solo una ilusión, una fantasía, ya que nada está separado en este mundo, todo de alguna forma se conecta. Todos nuestros pensamientos y acciones tienen una consecuencia inmediata o a largo plazo en nuestras vidas.

 

 

 

Permitamos de ahora en más la diversidad de pensamiento, aceptando el hecho de que todos estamos conectados entre sí de alguna forma u otra, y así aceptémonos unos a otros, y recuperaremos nuestra libertad. Unámonos, recuperemos nuestra identidad, y volvamos a ser lo que siempre fuimos: Seres de amor y compasión, ¡y volvamos a vivir en paz!

¿Por qué Caemos?

De vez en cuando caemos debido a que hay algo allí que se supone que debamos encontrar, de otra forma no hubiésemos caído. A veces hay algo que nos falta en nuestra vida y muchas veces no somos conscientes de ello, y nos damos cuenta el día en caemos. Es en ese lugar de oscuridad y sufrimiento donde encontramos la luz que buscábamos, es en aquel lugar en donde nos encontramos a nosotros mismos.

 "No importa cuantas veces te caigas, lo importante es cuantas veces te levantes."

 

Caer es parte de la vida, ya que no es algo que podamos evitar, a no ser que vivamos nuestras vidas haciendo nada, siendo nada. Es por eso, que el caer no es tan malo como parece, si no que en realidad es todo lo contrario, ya que en el momento en que te vuelves a levantar dejas de ser la persona que eras, te conviertes en alguien diferente. Caer no significa no poder volver a levantarse, que caigamos no quiere decir que debamos vivir el resto de nuestras vidas en ese lugar, ya que solo depende de nosotros volver a levantarnos y seguir hacia adelante, o darnos por vencidos y quedarnos en aquel lugar de sufrimiento y tristeza por el resto de nuestra vida.

No puedes elegir caer o no, pero si puedes elegir darte por vencido y permanecer ahí por siempre, o puedes decidir levantarte y seguir hacia adelante con tu vida. El hecho de caer no te define, ya que lo que te define es la decisión que tú realizas en cuanto a ello. ¿Darse por vencido o seguir luchando? Puedes definirte como una víctima de las circunstancias y darte por vencido, o puedes definirte como el creador de tu destino y seguir luchando. Tú tienes el poder para tomar esa decisión más allá de cualquier situación que te haya sucedido, te caes y te levantas, o te caes y te quedas allí, tú elijes.

 

 

 

“Nuestra mayor gloria no está en no caer jamás, sino en levantarnos cada vez que caemos.” – Confucio

 

 

 

La vida puede ser dura, pero siempre tiene un propósito por hacer lo que hace. La mayoría de las veces no podemos entenderlo debido a nuestra limitada perspectiva como seres humanos, pero en la oscuridad siempre hay un regalo escondido esperando a ser descubierto, la clave es encontrar ese regalo. Todo se trata de aprender a ver en la oscuridad, ya que si puedes hacer eso, si puedes ver la luz en la oscuridad, toda tu vida cambiara. De esta forma no veras más el hecho de caer como un castigo sino como una oportunidad para mejorar, y así podrás entender que a veces caemos, para que podamos convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos.

Pero si lo sé, es difícil caer, la caída es dura y dolorosa, pero depende de ti si vas a permitirle a ese dolor que te destruya, o si vas a aceptar el dolor, y usarlo como disparador de la grandeza que hay dentro de ti, lo que revelara el maravilloso poder y el gran potencial que tienes dentro de ti, que seguramente no tienes ni idea de que lo tienes, y créeme, todos tenemos dentro de nosotros mismos un poderoso espíritu capaz de hacer todo aquello que se proponga. El problema es que no lo sabemos hasta que la vida nos pone a prueba, y es justo cuando caemos a ese lugar oscuro, sin esperanza, horrible, frío, y desgarrador cuando se nos presenta la gran oportunidad para revelar lo mejor que tenemos dentro. Es en aquel lugar en donde la vida nos prueba, es ahí también donde nosotros nos probamos a nosotros mismos, es en ese lugar en donde nos perdemos y nos encontramos, es en ese lugar en donde nuestro viejo yo mure, y nuestro nuevo yo renace.

 

 

 

“¿Por qué caemos? Para que aprendamos a levantarnos.” – Alfred – Batman

 

 

 

Caerse es doloroso pero no letal, caerse no es un castigo sino una oportunidad, eres tú y solo tu quien puede decidir permanecer en ese lugar de oscuridad y dolor por el resto de tu vida, o si vas a elegir aprender a ver la luz en la oscuridad, la oportunidad en la adversidad, revelando así el maravilloso potencial que tienes dentro. Puedes levantarte, puedes empezar de nuevo, puedes volver a levantarte como lo hace el sol cada mañana, no tienes que permanecer en la oscuridad por siempre, los cobardes hacen eso, ¡y tú eres mejor que eso!

 

 

¡Levántate mi amigo y sigue luchando, hasta que derrotes a la adversidad con fuerza y valor, puedes hacerlo, tienes potencial tienes grandeza dentro de ti, eres un ganador!

El Camino Hacia la Cima

El camino hacia la cima es duro, pero no es tan duro como vivir el resto de tu vida mirando la cima desde abajo, deseando estar arriba. Encontraras en el camino muchas dificultades, pero valdrá la pena, ya que la vista desde la cima es extraordinaria.

 

"Es más fácil ir cuesta abajo que hacia arriba, pero la vista es mucho más bonita dese la cima." - Henry Ward Beecher

 

Todos y cada uno de nosotros queremos llegar a la cima de algún lugar en particular, o en otras palabras podemos decir que todos tenemos algún sueño o meta que nos gustaría hacer realidad. Para algunos esa cima puede ser muy alta y para otros no tanto, pero lo importante es tener el deseo de querer llegar a algún lugar, eso significa que tenemos algo que nos motiva día a día a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos para que podamos llegar a esa cima, y es eso lo que nos hace estar verdaderamente vivos.

Por lo tanto, una vez que tengas el sueño, el deseo y el anhelo de llegar a la cima, debes comenzar por dar el primer paso, ya que ese es el paso más importante, ya que significa que a pesar de todos tus miedos y dudas, has tomado la decisión de seguir a tu corazón, y eso requiere de mucho coraje y valor. Lo importante es dar el primer paso, no importa que tan lento vayas, porque lo que realmente importa es que no te des por vencido.

 

 

 

“Solo queremos recordar la vista desde la cima, el momento que nos quita el aliento en la cima del mundo. Eso es lo que nos mantiene escalando, y vale la pena el dolor. Esa es la parte loca: hace que todo valga la pena.” – Meredith Grey

 

 

 

¿Alguna vez has intentado escalar una montaña o una colina? Nunca es sencillo, ¿verdad? Eso se debe a que el camino hacia la cima esta siempre llena de obstáculos, ni más ni menos ya el simple hecho de subir hacia arriba implica el primer y mayor obstáculo, es por eso que se requiere de mucha fuerza para poder seguir subiendo. Luego podemos encontrarnos con otros obstáculos diferentes ya sean situaciones o personas que interfieren con nuestro camino, que pueden generarnos el deseo de darnos por vencidos, al mismo tiempo en esa larga y difícil subida también podemos encontrarnos con nuestros miedos, los cuales intentaran detenernos, confundirnos, e intentaran empujarnos colina abajo.

Habrá momentos en los que sentirás que ya no puedes tolerarlo más, te sentirás sin fuerzas, lo que muchas veces te dejara sin aliento. Pero en ese momento de confusión, angustia y enojo solo cierra los ojos, desconéctate de todo a tú alrededor, y simplemente escucha a tu corazón, y entonces justo en ese momento hazte estas preguntas: ¿Por qué? ¿Cuál es el motivo por el cual estoy haciendo lo que estoy haciendo? Sin ese preciso momento puedes visualizar tu sueño, puedes verte a ti mismo llegando a la cima, puedes sentir lo que se siente estar allí, lo que hará que tu corazón lata con más fuerza, sacándote una sonrisa, entonces es en ese momento donde obtendrás la respuesta a tu pregunta, sabrás porque estás ahí, y entenderás que cada pequeño sufrimiento valdrá la pena.

 

 

 

“¡Este camino hacia la cima será el viaje más emocionante y gratificante que tendrás!” – Zig Ziglar

 

 

 

¿Tienes un sueño, una meta, un deseo? Entonces ve y haz todo lo que puedas para conseguirlo, sube, camina, escala hacia a el triunfo, sin miedos y sin dudas. Sobre todo nunca te des por vencido frente a las adversidades o a tus más profundos miedos, no permitas que detengan tu andar.

 

 

Es un largo y arduo el camino hacia la cima de tus sueños, pero con compromiso, perseverancia, y confianza en ti mismo podrás conseguirlo. Tú puedes hacerlo, sigue subiendo, ¡nos vemos en la cima amigos!