Tag Archives: Fracaso

El Fracaso: ¿Un Callejon Sin Salida?

Un callejón sin salida es ese lugar donde nos encontramos con el fracaso, es ese lugar de angustia y desesperación que nos arrebata todos nuestros sueños y deseos, tragándoselos hacia las más profundas de las oscuridades. Una vez que estamos allí, parece no haber salida, nuestras manos parecieran están atadas, nuestras piernas pegadas al suelo, y mientras tanto nuestro corazón se rompe en pedazos. Pareciera ser el final de todo, pero siempre hay una solución. La pregunta es: ¿Vamos a luchar por encontrarla, o vamos a darnos por vencidos ante nuestros sueños tan fácilmente?

 

 "Un callejón sin salida nunca puede ser una calle de un solo sentido, tu siempre puedes dar la vuelta y buscar otro camino." - Bo Bennett

 

Que fácil es soñar, ¡pero que difícil es hacerlos realidad! El problema no es que son imposibles o improbables de que sucedan, el problema es que nos damos por vencidos fácilmente. Pero, ¿Por qué nos damos por vencidos tan rápidamente? Debido al fracaso, tenemos tanto miedo de fracasar, que ni siquiera intentamos hacer que sucedan, o si lo intentamos, nos damos por vencidos en la primera instancia en donde nos encontramos con el fracaso. Y aquel es el momento en donde nos encontramos con un callejón sin salida, y cada sueño que tenemos se desvanece en las oscuridades de nuestro fracaso.

El problema con el fracaso es que no es fácil de digerir. El gusto que nos queda no se va fácilmente de nuestras bocas, esa amargura permanece en nuestro paladar como agujas clavándose en nuestra lengua. El olor que se siente es tan profundo y desagradable que penetra tan profundamente que no podríamos oler un jazmín aunque lo intentáramos. El fracaso envenena cada parte de nuestro cuerpo, contamina nuestra alma, y rompe nuestros corazones. El fracaso nos pudre, nos contamina, nos rompe, nos destroza, nos paraliza, y nos ahoga. El fracaso nos mata por dentro, y destruye nuestros sueños, deseos y metas. Pero, ¿El fracaso nos derrota?

 

 

 

“El hombre no esta hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado.” – Ernest Hemingway

 

 

 

La respuesta es no. El fracaso no nos derrota, pero si somos derrotados si nos damos por vencidos. No es el fracaso lo que define nuestro futuro, somos nosotros, y como lidiamos con el lo que define y crea nuestro futuro. El fracaso nos acorrala dentro de un callejón sin salida, pero no bloquea nuestra salida. En cualquier momento tenemos la oportunidad de darnos vuelta, y encontrar una salida para poder seguir hacia adelante y alcanzar nuestros sueños. El problema es que el fracaso parece ser nuestro enemigo cuando en realidad solo intenta ayudarnos. Solo intenta decirnos que el camino que seguimos no es el indicado.

Pero nosotros lo vemos como un callejón sin salida y no como una oportunidad para hacer las cosas de una manera diferente. Nuestras creencias y miedos sobre el fracaso son tan erróneas que hemos llegado a creer que es nuestro enemigo, cuando en realidad nosotros somos nuestro peor enemigo. El fracaso nos desafía, nos prueba, y nos pone al límite. Puede destruirnos, robándonos todas nuestras esperanzas de hacer algún día realidad todos nuestros sueños y metas, pero lo que en realidad nos derrota es nuestra decisión de darnos por vencidos. El fracaso nos adentra en un callejón sin salida, pero es nuestra decisión la de permanecer allí, o la de  darnos media vuelta y tomar otro rumbo.

 

 

 

“El fracaso debería ser nuestro maestro, no nuestro sepulturero. El fracaso es demora, no derrota. Es un desvió temporal, no un callejón sin salida. El fracaso es algo que podemos evitar únicamente no diciendo nada, no haciendo nada, y siendo nada.” – Denis Waitley

 

 

 

Quizás ya has estado en un callejón sin salida, o a lo mejor tu sientes que estas en uno ahora. Yo lo he experimentado, es por eso que creo que todos nosotros, o al menos, todos aquellos que se han animado a seguir sus sueños, han experimentado el fracaso alguna vez en sus vidas. La experiencia de estar en ese lugar de oscuridad, confusión y desesperación es horrible. El sentimiento de angustia invade nuestras almas, la luz se apaga, el camino desaparece, y de repente todos nuestros sueños  son opacados por nuestra tristeza, dolor, frustración y por nuestros miedos. Es difícil ver con claridad en ese momento de tanta oscuridad,  pero es en ese momento cuando tenemos que ver más allá.

Es en ese momento cuando tenemos que ver el fracaso como una oportunidad y no como un callejón sin salida. Cuando entres en una calle sin salida, simplemente da la vuelta y busca una salida. Acepta el fracaso como una oportunidad, y no como un castigo, y así encontraras la clave para el éxito. Aprende de el, y cuando lo hagas, lo veras como lo que es realmente: una oportunidad para revelar la grandeza dentro de ti, una oportunidad para declarar que tus sueños son mas grande que tus miedos, una oportunidad para expresar que no importa cuantas veces caigas, tu tarde o temprano convertirás tus sueños en realidad. En el camino a convertirlos en realidad tú te encontraras con muchos callejones sin salida, pero depende de ti darte por vencido y permanecer allí, o encontrar otra salida. La decisión que tomes determinara tu victoria o tu derrota.

 

 

 

 

Entonces amigo, ¿Te darás por vencido fácilmente, o encontraras otra salida que te lleve a alcanzar tus metas y sueños?

Aprende de Tus Errores

Es a través de los errores cuando nos volvemos más sabios, es por ello que deberías permitirte cometer errores, no tengas miedo de cometerlos, sino que teme no intentar nada nuevo por el miedo a cometer errores, porque es en ese preciso momento en donde cometes el mayor error de todos: El error de tener demasiado miedo como para vivir verdaderamente.

 

 

 

No existe ninguna otra forma de aprender sin cometer un error primero. Cada persona exitosa que existe hoy en día no ha llegado a ese lugar de gloria sin haber cometido muchos errores a lo largo del camino. Estas personas han conocido la derrota muchas veces, han fallado una y otra vez, pero no permitieron que esos errores los detuvieran, sino que aprendieron de ellos y así siguieron hacia adelante con coraje y compromiso.

Aquellas personas se han convertido en lo que son ahora gracias a los errores, porque han colaborado en desarrollar la grandeza dentro de ellos. Estas personas han intentado y han fallado, han cometido muchos errores, pero han aprendido de ellos, y es por eso que han alcanzado el éxito. Cuando aprendes de tus errores te vuelves más sabio, y cuando te vuelves más sabio, aprendes a hacer algo de una forma diferente, y es así como consigues el éxito.

 

 

 

“Una vida utilizada para cometer errores no solo es más honorable, sino que es más útil que una vida utilizada para no hacer nada.” – George Bernard Shaw

 

 

 

Cuando te rehúsas a hacer aquellas cosas que siempre has querido hacer por el miedo a cometer errores es en el preciso momento en el que realizas el mayor error de todos: El error de rehusarte a vivir la vida que siempre has soñado. Para evitar esto debes aprender a aceptar los errores como parte del proceso de hacer algo nuevo, estando dispuesto a aprender de ellos, para que así puedas convertirte en la persona que siempre has querido ser y así tener la vida que siempre quisiste tener.

Los errores prueban dos cosas diferentes: Pueden indicar nuestra derrota si es que nos hemos negado a aprender de ellos, cometiendo aquellos errores una y otra vez, y así consiguiendo nada más que fracaso, o pueden probar nuestra victoria, indicando que tan sabios nos hemos vuelto luego de haber aprendido de nuestros errores, haciendo todo de una forma diferente, consiguiendo el éxito deseado.

 

 

 

“Errar es humano, pero solo los estúpidos perseveran en el error.” – Marco Tulio Cicerón

 

 

 

Los errores pueden ser un sinónimo de fracaso, pero también pueden ser un sinónimo de éxito si es que aprendes de ellos. El problema es que pensamos que los errores indican nuestro fracaso, pero la realidad es que solo indican que hemos estado haciendo algo de la forma incorrecta, lo que significa que todavía tenemos la oportunidad de algo de otra forma diferente. Los errores nos enseñan cómo no debemos hacer algo, para que así podamos encontrar la forma de hacer algo de la forma correcta, y en el proceso de aprender de nuestros errores, nos convertimos paso a paso en mejores personas, y así nos volvemos cada día más sabios.

Acepta el hecho de que vas a cometer errores a lo largo del camino, ya que los errores son parte del éxito, es por ello que no existen tales cosas como los errores, sino que solo existen formas de no hacer algo. Si puedes aprender a ver los errores como lecciones, si puedes ver el verdadero tesoro que llevan dentro, si puedes aprender de ellos, entonces así encontraras la clave del éxito.

 

 

 

“Un hombre debe ser lo suficientemente grande como para admitir sus errores, lo suficientemente inteligente como para sacar provecho de ellos, y lo suficientemente fuerte como para corregirlos.” – John C. Maxwell

 

 

 

Por otra parte, si te niegas a verlos como lecciones, corres el riego de cometerlos una y otra vez, ya que la primera forma de aprender de ellos es aceptando el hecho de que hemos cometido un error, entonces de esa forma descubriremos que hemos estado haciendo algo de la forma equivocada, y no es lo mejor que podemos hacer si queremos ser cada día mejores personas. Si no aceptas tus errores, si no intentas corregirlos, si no quieres aprender de ellos, entonces te condenas a una vida de fracaso, ya que así convertirás tus errores en hábitos.

Por lo tanto, no temas hacer algo por el mido a cometer errores, sino que teme el hecho de no cometerlos en lo absoluto, ya que de esa forma habrás fracasado por defecto. Los errores no son letales, no te definen, sino que simplemente te desafían para que así puedas ser cada día mejor, los errores son una oportunidad para volvernos más sabios.

 

 

No permitas que los errores te destruyan, no dejes que te detengan, no permitas que se vuelvan un hábito, simplemente has aquello que siempre has querido hacer con seguridad y confianza. ¡Comete errores, aprende de ellos, corrígelos, y alcanza el éxito!

El fracaso es el camino al éxito

Te debes estar preguntando si el fracaso es el camino al éxito, y definitivamente lo es, dependiendo en como dejamos que el fracaso nos afecte, este puede ser el asesino de nuestros sueños o puede ser el camino que nos guíe hacia el éxito.

 

El fracaso es solo real cuando te das por vencido

 

 Fracaso: una simple palabra pero con muchos significados. El fracaso es una palabra que nos da escalofríos con el simple hecho de leerla, una palabra que genera miedo, por lo que nos bloquea a seguir adelante, es una palabra que nos domina, por el significado y el poder que le hemos dado para que nos controle. El fracaso es el motivo por el cual no hemos convertido nuestros sueños en realidad, el fracaso es aquello que permite que sigamos soñando, pero sin la posibilidad de hacer nuestros sueños realidad.
 

Pero el fracaso no fue siempre una “mala palabra”:

 

 

Cuando éramos niños, el fracaso era tan solo una palabra que hacía que nos esforcemos más, con la cual íbamos superando cualquier obstáculo que se nos presentaba. Por lo tanto cuando eres un niño, el fracaso es aquello que te otorga fuerza para seguir adelante hasta que lo consigues.

¿Recuerdas cuando eras solo un bebé? Supongo que no, entonces volvamos a esos tiempos donde todo parecía posible, por ejemplo cuando intentábamos caminar. Nos caímos muchas veces antes de poder hacerlo, ¿verdad? Intentábamos muchas veces pararnos y caminar, y fracasábamos una y otra vez, ¿pero nos dimos por vencidos? ¡No! Estamos donde estamos ahora, utilizando nuestros pies para caminar, y ni siquiera pensamos en ello, pero una vez intentamos muchas veces hacer lo que ahora parece normal, y esto es posible debido a que lo intentamos una y otra vez sin darnos por vencidos.

No paramos nunca hasta que lo conseguimos, usábamos el fracaso como motivación para seguir adelante intentándolo una y otra vez, teníamos una meta y nos presionábamos a nosotros mismos hasta que lo alcanzábamos.

 

 

 

“El fracaso es éxito si aprendes de él.” – Malcolm Forbes

 

 

 

 

¿Y porque siempre tuvimos éxito cada vez que quisimos aprender algo nuevo cuando éramos niños?

 

¡Porque nunca nos dimos por vencidos!

 

En esos momentos no estas contaminado por la sociedad, no tienes aquellos miedos que no te dejan hacer lo que quieres hacer, cuando eres un niño puedes ver lo que otros pueden hacer y entonces usar eso como forma para saber que todo es posible, sin importarte “el qué dirán”, el problema está a medida que vamos creciendo ya que gracias a nuestros miedos y falta de autoestima no nos creemos capaz de llevar acabo nuestros sueños y nuestros objetivos de vida, por lo tanto nos damos por vencidos, o por lo que es peor, ni siquiera lo intentamos. Por lo tanto, el problema cuando crecemos es que empezamos a tener más miedos que cuando éramos chicos. Escuchamos lo que otros dicen, dejamos de creer en nosotros mismos, y empezamos a usar el fracaso como forma de excusa para darnos por vencidos.

 

Si no te diste por vencido debido al fracaso, entonces ni siquiera has empezado por miedo a él, ¿verdad?

 

Debemos volver a esos momentos donde éramos nosotros mismos, auténticos, donde creíamos que todo era posible, y en donde el fracaso no era un final, sino una oportunidad para perfeccionarnos a nosotros mismos, volvamos a esos momentos en donde aceptábamos el fracaso como motivación, y en donde entonces íbamos y lo intentábamos una y otra vez hasta que convertíamos nuestras sueños en realidad.

 

 

 

“Muchos fracasos de la vida han sido por personas que no supieron darse cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron.” – Thomas Edison

 

 

 

El diccionario dice que el fracaso es falta de éxito, pero mi experiencia, y las experiencias de aquellas personas que nunca se dieron por vencidas, me ha enseñado que el fracaso es la forma que tiene la vida para decirnos que estamos en el camino correcto hacia alcanzar nuestras metas, ya que si no estuviésemos intentando nada, no sabríamos que es el fracaso, ni tampoco el éxito. Estarías simplemente existiendo y teniendo una vida normal, aceptando una vida en la cual los sueños no son posibles.

 

 

 

“He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito.” – Michael Jordan

 

 

 

Utiliza el fracaso como herramienta para ser cada día mejor, utilízalo como una oportunidad para seguir adelante, sabiendo que no importa cuántas veces falles, te volverás a levantar cada una de las veces hasta que hagas tus sueños realidad.

 

No tengas más excusas, no dejes más que tus miedos controlen tus emociones y tu vida entera, y deja de creer en lo que dicen otras personas sobre tus metas, lo que ellos piensen sobre eso, es su realidad y no la tuya. No importa que suceda, sigue siempre para adelante, y si te caes 8 veces, entonces levántate 10. Si nadie cree en tus sueños, entonces usa eso como motivación para seguir adelante, porque si vos crees en ellos, imaginándotelo cada día de tu vida, lo seguirás intentando, seguirás siendo cada vez mejor, y al final tendrás éxito, y entonces les harás ver al resto que estaban equivocados sobre ti y tus sueños.

 

 

 

“El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal. Es el coraje de continuar lo que cuenta.” – Winston Churchill

 

 

 

Recuerda que el fracaso es solo real cuando te das por vencido, entonces no lo hagas nunca, hasta que tengas éxito, hazlo por ti y por el mundo entero, para que puedan tomarte como inspiración para convertir sus sueños en realidad.

 

 

 

¡No permitas que el fracaso sea el asesino de tus sueños, tan solo recuerda que el fracaso es el camino al éxito!