Tag Archives: Fe

¡Toma el Primer Paso!

Con el fin de llegar a destino, debemos empezar el viaje dando el primer paso. Toda victoria depende de ese paso. Es la primera acción, el primer movimiento, el primer intento lo que puede dirigirnos al lugar donde queremos llegar. Aquel primer paso hace que todo sea posible, y nuestras acciones siguientes hacen que todo se vuelva realidad.

 "Un viaje de mil millas comienza con el primer paso." - Lao Tse

 

 Analicemos lo siguiente: Todos queremos ganar la lotería, ¿pero cuantos de nosotros realmente van y compran el billete? La verdad es que solo unos pocos lo hacen, ¿Por qué? La razón es simple: Nuestros pensamientos y creencias crean límites entre nuestros sueños y nuestra realidad. Somos capaces de soñar, pero creemos que son imposibles o difícil de hacerse realidad, por lo que nos damos por vencidos incluso antes de intentarlo.

Si crees que las chances de ganar son casi nulas, es muy probable que no vayas a compras el billete de lotería, por lo que ni siquiera vas a intentarlo, y si acaso lo intentas y no ganas, usaras eso como forma de probar que tenías razón sobre que ganar era imposible, y así finalmente te darás por vencido. Puedes ver aquí que el primer paso es crucial, ya que lo determina todo.

 

 

 

“Cree en que puedes, y estarás a mitad de camino.” – Theodore Roosevelt

 

 

 

¿Pero por qué el primer paso es tan crucial? ¿Cómo puede ser que pueda determinarlo todo? Simple, hay dos diferentes resultados que hacen el primer paso tan vital: Si decidimos no dar ese primer paso, decidimos perder automáticamente. Pero si decidimos dar el primer paso, significa que estamos en el camino correcto a conseguir que nuestros sueños se vuelvan una realidad. Si continuamos hacia adelante, paso a paso, sin darnos por vencidos, superando toda adversidad, con perseverancia, compromiso y fe, es muy probable que lleguemos a nuestro destino deseado.

Por lo tanto, nuestra primera acción debería ser dar el primer paso. Lo que quiero decir aquí es que debemos creer en nuestros sueños, y salir a hacerlos realidad. Con el fin de hacer que nuestros sueños y metas se hagan realidad deberás dar el primer paso que te acercara al lugar en donde deseas estar. El primer paso determinará si tu sueño permanecerá como sueño o si se hará realidad.

 

 

 

“Da el primer paso, y tu mente movilizará todas sus fuerzas en tu ayuda. Pero lo más esencial es comenzar. Una vez que la batalla haya comenzado, todo lo que está dentro y fuera de ti, vendrán a ayudarte.” – Robert Collier

 

 

 

Ningún sueño se hará realidad si no actuamos. Es hermoso soñar, pero lo que es difícil es realizar las acciones necesarias para hacer que se vuelvan realidad. Es por eso que tú no ganaras el premio mayor si no compras el billete, es decir, tu no vas a llegar al lugar donde quieres estar, o conseguir lo que deseas tener si no das el primer y tan necesario primer paso. Es nuestra decisión de actuar lo que crea nuestro destino, y es nuestra inacción lo que deja todo a la suerte.

Si tú quieres ser doctor, ingeniero, abogado, diseñador gráfico, o lo que sea que quieras ser, deberás dar el primer paso y anotarte en la universidad. Si tú quieres aprender un nuevo idioma, tu deberás dar el primer paso y buscar un curso en Internet o en tu ciudad. Si tú quieres perder peso, tu deberás decidir por cambiar tu dieta. Si odias tu trabajo y quieres otro, tu deberás dar el primer paso y buscar otro mejor trabajo. Si quieres ser un atleta profesional, tu deberás empezar por entrenar. Si quieres dejar de fumar, tu deberás decidir dejar de comprar cigarrillos o empezar por fumar menos. Siempre hay un primer paso que hace que aquello que deseamos y soñamos empieza a verse más real.

 

 

 

“El secreto para progresar es empezar por algún lugar. El secreto para empezar por algún lugar es fragmentar tus complejas y abrumadoras tareas de tal manera que queden convertidas en pequeñas tareas que puedas realizar y entonces simplemente comenzar por la primera.” – Mark Twain

 

 

 

Es el primer paso el que nos acerca a nuestro sueño, y es nuestra perseverancia y compromiso de hacer que suceda lo que hace que todo sea posible. Cada persona que ha tenido éxito al conseguir o hacer algo fue porque un día decidió dar el primer paso, y trabajar en sus sueños y metas hasta que tuvieron éxito. Entonces, ¿Cuál es tu sueño? ¿Qué te gustaría conseguir? ¿Quién quieres ser? ¿Qué te gustaría hacer? ¿Dónde quieres llegar? Si tú sabes las respuestas a esas preguntas significa que el momento para empezar es ahora. La clave es hacer paso a paso todo lo que deberías hacer con el fin de alcanzar aquellas cosas que deseas. Debemos tomar la decisión de dar el primer paso y cambiar nuestras vidas.

 

 

 

Mi pregunta ahora es: ¿Has tomado el primer paso? Si lo has hecho, ¡Felicitaciones! Tu estas un paso más cerca de tu meta, sigue hacia adelante y no te des por vencido. Pero si todavía no lo has hecho, ¡Mira hacia adelante y sin miedo toma el primer paso!

¿Crees Realmente en Tus Sueños?

¿Crees realmente en tus sueños? Porque soñar no es suficiente. Con el fin de hacer tus sueños realidad, tú debes creer en ellos con todo tu corazón. Si realmente crees en tus sueños, no hay nada que pueda detenerte de convertirlos en realidad.

 Imagina con toda tu mente, cree con todo tu corazón, consíguelo con todas tus fuerzas.

 

Todos tenemos sueños, pero solo unos pocos son capaces de convertirlos en realidad, ¿y porque sucede esto? Bueno, se puede decir que hay varios motivos, pero el principal motivo es que muchas veces tenemos sueños, pero no creemos en ellos. El problema es que, dentro de nosotros mismos, en ese lugar desconocido, donde guardamos nuestras creencias, podemos encontrar la creencia de que nuestro sueño es imposible o muy difícil de hacerse realidad, y aquellas creencias son las que sabotean nuestros sueños. No importa que hagamos, seguimos fracasando ante el intento de hacerlos realidad, porque de alguna manera creemos que son imposibles, y esa creencia crea nuestra realidad.

Creer es una de las herramientas principales que tenemos para crear la vida que queremos, por lo tanto, si creemos que algo es imposible, esa creencia va a colaborar a crear la idea de que nuestra realidad no es un lugar en donde los sueños son posibles, y es así que nuestros sueños seguirán siendo sueños hasta el fin de nuestros días, quedándonos así sin la posibilidad de realmente vivir la vida que siempre hemos soñado.

 

 

 

“El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.” – Eleanor Roosevelt

 

 

 

En mayor o menor medida, podemos decir que todos somos soñadores, pero debido a las limitaciones que poseemos en nuestra mente debido a nuestros miedos impuestos por el mundo exterior, solo unos pocos de nosotros tienen la posibilidad de vivir la vida de sus sueños, y eso se debe a que estas personas no solo se han atrevido a soñar, pero también a creer, y no solo a creer, sino que estas personas han hecho todo lo que han podido para convertir sus sueños en realidad. Para aquellas personas nada es imposible, ellos se animaron a soñar y creer con todas sus fuerzas, incluso cuando nadie creía en ellos. Este tipo de personas son imparables cazadores de sueños, y nunca se detienen hasta tener éxito.

Todos podemos soñar, pero no todo el mundo puede creer, y no importa cuánto soñemos ni cuantos sueños tengamos, si no creemos en ellos, si no creemos que son posibles, nunca lo serán, porque la realidad es que nadie intentara convertir algo imposible en posible sin la creencia de que, si se puede hacer algo realidad, sin importar que tan imposible parezca. Como, por ejemplo, nadie va a saltar de un edificio esperando volar cuando se sabe con certeza que volar es imposible, ni siquiera nadie se animaría a intentarlo. Por lo tanto, podremos soñar con volar, pero sabemos que es imposible, por lo tanto, no haremos nada al respecto, y ahí se termina la historia.

 

 

 

“Para lograr grandes cosas, no solo debemos actuar sino también soñar, no solo planear sino también creer.” – Anatole France

 

 

 

Creer hace que todo sea posible, porque de hecho cambia tu programación mental, la cual ha sido programada con una perspectiva muy limitada, y al cambiar tus creencias, cambiaras tu vida entera. Cuando empiezas a creer de verdad en tus sueños, tu perspectiva aumenta, y lo que una vez fue imposible para ti, se vuelve posible, y es así que tus sueños empiezan a sentirse más reales.

Entonces, ¿Crees en tus sueños? Intenta ser honesto contigo mismo. Cierra los ojos por un segundo y piensa en tu sueño, ¿Puedes verlo? Bueno, ahora intenta verte a ti mismo en tu sueño, visualízalo, hazlo real, ¿Cómo se ve? ¿Cómo se siente? Genial, ¿Verdad? Bueno ahora mira a tu alrededor, e intenta mirarte a ti mismo en el espejo, ¿Puedes imaginar a esa persona que estás viendo capaz de alcanzar lo que sea que se proponga? ¿Crees en esa persona? ¿Crees en tu sueño? ¿Crees que es posible? Entonces, ¿Qué estas esperando? ¡Sal y haz que suceda!

 

 

 

Los sueños son posibles para aquellos que se animan a creer que pueden volverse realidad. Cree que lo que quieres es posible, ¡Y así será! Sueña, Cree, Consíguelo.

La preocupacion no tiene ningun proposito util

Todos nosotros compartimos un hábito, pero no precisamente el tipo de habito que es bueno para nuestra salud y nuestra vida, sino que, todo lo contrario. El hábito del que les hablo se llama “preocupación” y no tiene ningún propósito útil.

 "La preocupación no nos quita los problemas de mañana, pero si nos quita la paz de hoy."

 

Tenemos el mal hábito de preocuparnos demasiado, como si el acto de preocuparse pudiese ser usado como varita mágica para poder cambiar lo que está sucediendo o lo que pensamos que está sucediendo. La realidad es que nadie jamás ha podido cambiar algo que haya ocurrido en el pasado o algo que debería pasar en el futuro preocupándose, ya que la única cosa que puede verse afectada gracias a nuestras preocupaciones es nuestro presente.

Cuando nos preocupamos no cambiamos nada que haya sucedido en nuestro pasado ni tampoco nada que vaya a suceder en el futuro, ya que lo único que podemos cambiar es nuestro presente, pero no de la forma más positiva, porque al preocuparnos convertimos nuestro presente en una pesadilla a través de nuestros pensamientos acerca de lo que puede llegar a suceder. De esta forma nos ponemos a nosotros mismos en un lugar donde sufrimos innecesariamente, preocupándonos por situaciones que por lo general ni siquiera suceden.

 

 

 

“La preocupación aparenta ser necesaria pero no sirve a ningún propósito útil.” – Eckhart Tolle

 

 

 

¿Cuántas veces has estado preocupado por algo en el pasado? ¿y cuantas veces eso por lo que estabas preocupado realmente sucedió? Y si eso realmente sucedió, ¿Fue tan malo como parecía? ¿Valió la pena tanta preocupación y angustia? ¿Valió la pena haber perdido tanto tiempo de tu vida preocupándote por algo que estaba totalmente fuera de tu control? Supongo que no, o eso es lo que creo gracias a mis propias experiencias, ya que cada vez que recuerdo mi pasado, puedo ver que he perdido mucho de mi preciado tiempo preocupándome por cosas que nunca sucedieron, y aquellas cosas que si sucedieron resulta que no fueron tan malas como creí que serian.

La preocupación no tiene sentido, ya que esta no puede cambiar nada de nuestro pasado, y tampoco puede cambiar nada que vaya o no a pasar en nuestro futuro, pero si puede hacer una cosa: Puede robarte la felicidad y la alegría de tu corazón sin sentido. El problema con la preocupación es que te hace sentir como si aquellas cosas por las que estas preocupado ya fuesen una realidad en tu presente, cuando en realidad no es más que una ilusión, pero en si la preocupación convierte todos nuestros problemas en realidad incluso si no existen de verdad. La preocupación solo genera que nos enfoquemos en aquello que no queremos que suceda en lugar de enfocarnos en los resultados que si nos gustaría que sucedan.

 

 

 

¿Por qué preocuparse? Si has hecho lo mejor que podías, la preocupación no hará que todo salga mejor.” – Walt Disney

 

 

 

La preocupación no puede ayudarnos de ninguna forma, no puede resolver nuestros problemas, pero tu si puedes hacer lo mejor que puedas para obtener el mejor resultado posible. Si hay algo que te gustaría cambiar, y si es posible hacerlo, entonces cámbialo, has lo que puedas para obtener el resultado que te gustaría obtener, enfócate en aquellas cosas que te gustaría atraer a tu vida, y no te enfoques en aquellas cosas que no quieres. Por otro lado, si no puedes hacer nada para cambiar tu situación, ¿Por qué preocuparse entonces? ¿O acaso haría que las cosas fuesen mucho mejor? Definitivamente no, no hará que todo sea mejor, sino que hará que todo sea peor ya que va a amargar y oscurecer tu presente, robándote la felicidad y la paz, arruinando tu día.

 

 

 

 

La preocupación por algo no cambia nada, sino que complica tu vida mucho más, por lo tanto, usa tu imaginación para crear el resultado positivo que te gustaría obtener en tu vida. ¡Has todo lo que puedas para obtener aquel resultado deseado, pero siempre recuerda tener fe y confiar en la vida, ya que sin importar lo que suceda todo saldrá bien!

¿Cómo puedo mantener una actitud positiva? – Parte II

¡Hola a todos! Aquí les traigo la segunda parte de ¿Cómo puedo mantener una actitud positiva? En la primera parte escribí sobre gratitud, la cual es una forma muy útil y efectiva para mantener una actitud positiva, si puedes aprender a estar agradecido incluso en los malos momentos, cambiaras tu experiencia de vida diaria en un segundo.

 

PicsArt_1433341916467

 

Entonces aquí les traigo la segunda cura para lo que yo le llamo enfermedad de corta percepción:

 

 

ENFOQUE

 

El problema con la negatividad es que tiene muchísimo poder, y va a controlarte a ti y a tus emociones si se lo permites. ¿Cuál es la solución para evitarlo? Mantenerse enfocado en todas aquellas cosas que te hacen feliz, lo que sea que te haga sonreír, ¡hazlo! Y lo que sea que te ponga triste ¡déjalo ir!

 

 

 

“Es durante nuestros momentos más oscuros en donde debemos concentrarnos en ver la luz.” – Buda

 

 

 

Hay dos tipos de situaciones en este mundo: Aquellas que podemos cambiar, y aquellas que no. Por lo tanto, si hay algo que te hace infeliz y tienes la oportunidad de cambiarlo, entonces cámbialo, puede que te tome tiempo o puede que no, dependiendo lo que tú quieras cambiar, lo que es importante es ser positivo mientras que lo haces, sabiendo que algún día, de alguna manera, cambiaras aquello que deseas cambiar por algo diferente.

La otra situación es aquella que no podemos cambiar, aquello que está sucediendo o aquello que va a suceder es un hecho y no podemos hacer nada al respecto, entonces ser negativos y estar tristes sobre ello no va a cambiar nada, ¿o acaso piensas que te hará sentir mejor? Supongo que no, ¿verdad? Entonces, ¿porque tan solo no te enfocas en aquellas cosas que si puedes cambiar, aquellas cosas que te hacen verdaderamente feliz?

 

 

 

“El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en luchar contra lo viejo, sino en construir lo nuevo.” – Sócrates

 

 

 

La verdad es que lo que sea que esté sucediendo, está sucediendo ahora queramos o no, podrás ser capaz de cambiarlo o no, pero cómo te sientes con respecto a ello está totalmente bajo tu control, permitiéndote a ti mismo enfocarte en esas cosas que te hacen sonreír, aquellas cosas que te empujan hacia adelante, cortando las cuerdas de aquello que te está deteniendo. Deja ir aquellas cosas, aquellas que no puedes cambiar, y se positivo, enfocándote en aquellas cosas que si puedes cambiar, debes mantenerte positivo, sin importar lo que pase, porque no importa que tan pequeño, siempre hay algún motivo para ser feliz.

 

 

 

“Siempre recuerda, tu enfoque determina tu realidad.” – George Lucas

 

 

 

Y aquí tenemos la tercera cura, una difícil de realizar, pero muy efectiva:

 

 

FE

 

Tener fe es una muy buena forma de permanecer positivo, porque teniendo fe es una forma de decirte a ti mismo, y de expresarle al mundo que todo es posible, y puede que nada parezca ir bien, pero la fe nos permite ver la luz en la oscuridad, ¡es la forma que tiene el alma para comunicarnos que todo va a estar bien!

No importa en qué creas, lo importante es que no pierdas la fe, porque si la pierdes, pierdes todo tipo de posibilidad de conseguir aquello que quieras conseguir, porque si no puedes ver algo como posible, si no puedes verlo en tu mente, y si no puedes sentirlo con todo tu corazón y alma, entonces eso es lo que experimentaras.

 

 

 

“Fe es ver la luz con tu corazón cuando todo lo que tus ojos ven es oscuridad.” – Anónimo

 

 

 

Entonces, no importa que esté sucediendo, ten fe, lo que sea que puedas imaginarte, puedes conseguirlo, es así de simple, si tienes fe incluso cuando tu realidad no sea como la soñaste, ten fe, porque así te sentirás mejor, y mantente positivo, porque capas no lo veas ahora, pero sabes lo que va a suceder, porque lo ves con tu corazón. Entonces te fe y mantén una actitud positiva, sabiendo que nada va a permanecer como está ahora, sin importar lo malo que todo parezca estar ahora.

 

 

Y esto nos lleva a la cuarta y última de las curas, pero por ello no menos importante, aquí se encuentra la:

 

ENERGIA

 

Todo es energía, entonces si quieres algo, o si quieres cambiar algo, tan solo pon toda tu energía en ello, pon tu energía en todas aquellas cosas que amas y que te hacen feliz. El problema es que normalmente ponemos toda la energía que tenemos en aquellas cosas que no queremos, y es por ello por lo cual seguimos teniendo el mismo sentimiento una y otra vez.

Entonces si quieres tener una vida positiva, necesitaras entregar toda tu energía a cosas positivas, porque la negatividad es como un poderoso imán de energía, y si permites que te controle, absorberá toda tu energía positiva, dejándote débil, sin ningún tipo de fuerza para permanecer positivo.

 

 

 

“Todo es energía y eso es todo lo que hay. Sincronízate con la frecuencia de la realidad que quieres y no podrás hacer otra cosa que conseguirla. No puede ser de otra manera. Esto no es filosofía. Es física.” – Albert Einstein

 

 

 

Cualquiera sea la energía que le des al mundo, es la que vas a recibir, por lo tanto si permites que una situación te consuma, solamente darás emociones y acciones negativas, teniendo como resultado más y más negatividad volviendo hacia ti.

No importa que esté sucediendo, mira más allá de eso, mira a tu alrededor y ve todas aquellas cosas por las que deberías estar agradecido, enfocándote solo en aquellas cosas que te hacen feliz, teniendo fe, sabiendo que todo estará bien, entregándole energía positiva al mundo, y así iluminaras toda aquella oscuridad que tus ojos ven en este momento, recibiendo así más y más cosas positivas que iluminaran tu corazón, y llenaran de vida tu alma vacía.

 

 

Mantente positivo, siempre.

Los Milagros Existen

Así es, los milagros existen, y pueden suceder a cada segundo de tu vida, solo tienes que permitir que sucedan, y la única forma de hacerlo es creyendo en ellos. Por lo tanto, cree que los milagros son posibles, y así serán.

 

La vida es un milagro.

 

 

La única forma de convertir algo en realidad es creyendo que así será, no importa cuál sea tu situación en este momento, si crees en algo con todo tu corazón, se volverá realidad. Los milagros son la forma en que la fe tiene para decirte gracias, gracias por creer incluso cuando todo parecía ir en la dirección opuesta de tus sueños.

Si los milagros fuesen una ilusión, nosotros seriamos también una ilusión, porque nosotros estamos aquí en este planeta ahora mismo porque ha sucedido un milagro: El maravilloso milagro de la vida. Esto no se trata de religión, y si creo en Dios, pero lo que quiero expresar aquí es que no importa en qué creas, lo importante aquí es tener la capacidad de ver que nosotros estamos aquí gracias a un milagro, mejor dicho, nosotros somos ese milagro convertido en humanos, somos una maravilla, un sinónimo de perfección.

 

 

 

 

 

“El mundo entero es una serie de milagros, pero estamos tan acostumbrados a verlos que los llamamos cosas ordinarias.” – Hans Christian Andersen

 

 

 

 

 

Por lo tanto, ¿Por qué no creer en milagros cuando somos uno? Esta vida con toda su belleza es un milagro, y todos nosotros, siendo un milagro de Dios y de la vida, tenemos el poder de crear con nuestra magnifica, maravillosa y extraordinaria mente cada resultado que queramos.

Nos vemos a nosotros mismos como un cuerpo y nada más, y es por ello que nos enfocamos todo el tiempo en la parte superficial de todo, ya que eso es lo único que podemos ver, vemos todo aquello que podamos tocar, por eso solamente creemos en aquellas cosas que podamos ver con nuestros ojos y no con nuestro corazón. Vemos todo aquello en lo que creemos, ya que no podemos ver en nuestra realidad algo que no creemos real.

 

 

 

“Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro” – Albert Einstein

 

 

 

 

 

Entonces, si no empezamos a enfocarnos en aquellas cosas que realmente importan, aquellas cosas que no podemos ver con nuestros ojos ni tocar con nuestras manos, aquellas cosas que creemos imposibles de ser real, aquellas cosas en la cuales creemos que son solo una ilusión de nuestra mente, una historia irreal de un cuento de hadas, jamás podremos de esta forma ver un milagro en nuestra vida, o un sueño hecho realidad, o nada como posible, y así aceptaremos y nos conformaremos con una vida más real, una que vaya más acorde con nuestras creencias, una vida muy lejana a ser milagrosa.

Por lo tanto, si quieres cambiar tu vida, empieza a creer, cambia tus pensamientos sobre ti mismo y sobre tu vida, y así cambiaras tu mundo entero, y todo aquello que alguna vez creíste ser imposible, será posible, y abrirás todas aquellas puertas que parecían estar cerradas para siempre.

 

 

 

 

 

“Nunca pierdas las esperanzas, mi querido corazón. Los milagros moran en lo invisible.” – Rumi

 

 

 

 

 

Los milagros son reales, nosotros somos un milagro y somos reales, los sueños son posibles y reales, la vida que queremos y esperamos, y la vida que nos merecemos es real, y también lo es la felicidad, la alegría, la amabilidad, la lealtad, la honestidad, la pasión, el éxito, la libertad, la paz, y todo aquello que el ser humano tiene y siente gracias a que somos poseedores de uno de los más extraordinarios milagros que existen en el planeta entero, aquel que puede cambiar una vida en un segundo: El milagro del amor.

Los milagros son reales y existen en la vida de todos los humanos, y la vida que siempre has soñado es también real, por lo tanto cambia tus creencias, tus pensamientos, y sobre todo nunca pierdas la fe, y de esta forma veras todos aquellos milagros que nos has visto hasta ahora.

 

 

La vida que quieres está esperando a que tú creas en ella, está esperando a que creas que todo es posible. ¡Entonces cree, y un milagro sucederá!