Tag Archives: Esperanza

Navegando a la Deriva en la Corriente de la Vida

Es fácil encontrarnos a la deriva, navegando en un mar de incertidumbre. No hay señal de la costa, y nuestro destino es un misterio, el viaje no tiene sentido, las aguas se mueven rápidamente, pero sentimos estar estancados en el mismo lugar. Algunos son conscientes de sus circunstancias actuales, son conscientes de que no tienen destino, ruta o dirección alguna, pero algunas personas ni siquiera saben, o no quieren saber, que son náufragos en un barco que navega sin rumbo fijo. Tenemos dos opciones: Podemos permanecer como estamos y rezar por un final feliz, o podemos ajustar las velas y navegar a nuestro destino deseado.

 

 

"No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar mis velas para llegar siempre a mi destino. " - Jimmy Dean

 

 

La vida comienza, la vida termina, y lo que hacemos en medio es lo que crea nuestra experiencia de vida. Creamos nuestra propia historia, dejamos nuestro legado. Nuestro propósito es la razón de nuestra existencia, porque sino tuviésemos un propósito no estaríamos aquí. No es por accidente o por coincidencia alguna, estamos aquí por una razón, ya sea que decidamos descubrir esa razón o no, es lo que determinara nuestro éxito, y la decisión corre por cuenta propia, puede costarnos mucho o nada en lo absoluto, y todo va a depender de si decidimos crear nuestro propio futuro o dejarlo toda al azar.

Imagínate que la vida es un océano, y estamos navegando a través del mismo con nuestros barcos. Tú puedes navegar hacia donde quieras en este océano, pero habrán períodos de adversidad, tormentas, olas inmensas, criaturas salvajes esperando a devorarnos, calor abrasador, y sentirás fatiga, ansiedad, tristeza, enojo, y querrás darte por vencido. Al mismo tiempo, habrán períodos buenos, tiempos donde el agua estará calma, el tiempo será fantástico, sol, cielos azules, y te sentirás feliz, con alegría, esperanza, y te sentirás más valiente que nunca, navegando con gracia a través de aguas calmas.

 

“Lo bueno de este mundo no es donde estamos parados, sino en qué dirección nos estamos moviendo.” – Oliver Wendell Holmes

 

Tú experimentarás estas dos etapas a través del viaje, ya sea que tengas una dirección o no, pero tu dirección, es decir, hacia dónde te diriges determinará tu destino. Tú puedes elegir el camino hacia una vida miserable, mediocre, y turbulenta, o puedes elegir el camino hacia una vida calma, en paz, y feliz. Lo que quiero decir con esto es que nuestras circunstancias externas pueden variar, puede haber desorden o tranquilidad, eso no está bajo nuestro control, pero lo que sí podemos controlar es la elección entre ser víctimas de nuestro entorno y dejarlo todo a la suerte, o tomar el control de nuestras vidas, ajustando las velas, y con coraje tomar el camino que nos dirigirá hacia el lugar que queremos llegar.

Quiero aclarar que estoy a favor de no tener toda tu vida planeada, creo que no podemos planear con anticipación toda nuestra vida, por eso, es bueno simplemente vivir nuestras vidas, disfrutar del momento, y permitirle a la vida sorprendernos, pero con el fin de no perder el control, creo que es bueno determinar lo que queremos. Siempre debemos apuntar a algo, y no perder de vista lo que queremos. Por ejemplo, yo amo viajar, y amo comprar un ticket de ida sin saber dónde estaré mañana, pero al mismo tiempo, sé a dónde quiero ir, sé lo que quiero, sé cuál es mi destino deseado, el cual de hecho no es un destino final, sino que es el propósito y camino de nuestras vidas, y en mi caso es viajar por el mundo con la persona que amo por el resto de mi vida, teniendo nuevas y magníficas aventuras, ayudando e inspirando a personas a convertirse la mejor versión de sí mismos para hacer de este mundo, un mundo mejor. Por lo tanto, no tendré toda mi vida planeada pero sé lo que quiero, y eso me da el poder para ajustar las velas y tomar otra ruta si considero que no estoy yendo camino al destino deseado.

 

“Ve con confianza en la dirección de tus sueños. Vive la vida que has imaginado.” – Henry David Thoreau

 

¿Estás tú en la dirección correcta? ¿O estás a la deriva? ¿Lo que estás haciendo ahora te está acercando a el lugar donde quieres estar mañana? Si la respuesta es sí ¡felicitaciones! Sigue así adelante, ajusta las velas cuando sea necesario y no pierdas de vista la costa, mientras tanto, disfruta del hermoso aunque a veces caótico pero maravilloso viaje.

Si la respuesta es no, tú tienes dos opciones: Puedes determinar qué es lo que realmente quieres, y creo que todos en lo más profundo de nuestros corazones sabemos lo que realmente queremos, simplemente a veces estamos muy limitados a soñar en grande debido a las limitaciones impuesta por la sociedad en la que vivimos, la cual limita y oprime nuestro verdadero ser, o puedes rehusarte a vivir la vida que eres capaz de vivir, puedes negar tu verdadero potencial y estar a merced del destino.

 

“Si no cambias de dirección, podrías terminar en el lugar hacia donde te estás dirigiendo.” – Lao Tzu

 

Soñar en grande no te costará nada, no soñar en lo absoluto te costará mucho. Si juegas a apostar con tu vida, hay grandes probabilidades de que lo pierdas todo. Por lo tanto, no permitas que la adversidad te hunda, no permita que la corriente decida tu futuro, no vayas sin rumbo, a la deriva, sino que toma el control de tu propio barco, determina tu destino, elige la mejor ruta, ajusta las velas, gira el timón, y ve con fe y coraje en la dirección que sacara la mejor versión de ti mismo, y la cual te otorgará la vida que mereces.

 

 

No te conviertas en un náufrago a la deriva, no permitas que la suerte determine tu futuro, ¡toma el control de tu vida y crea la vida que siempre has imaginado!

¡Es Tiempo de Construir Tus Propios Sueños!

Un nuevo año ha comenzado. Una nueva oportunidad te esta esperando. El pasado se ha ido, y el presente es todo lo que tenemos. En este momento dado tenemos la oportunidad de comenzar de nuevo, y la oportunidad de crear algo nuevo, o de soñar un nuevo sueño, o de hacer algo que nunca hemos hecho, y tenemos la gran oportunidad de crear la vida que siempre hemos soñado. En este nuevo año, ¿vas a empezar a crear tu sueño o continuar construyéndolo? ¿o vas a perder otra oportunidad para hacer tus sueños realidad? ¡Ahora es el momento correcto para empezar a construir tus sueños y crear la vida que siempre has imaginado!

 

 

 

 

"Si no Construyes tus Sueños, alguien te va a contratar para que ayudes a construir los de él." - Tony Gaskins.

 

 

 

 

Las celebraciones han terminado. El día de año nuevo ha pasado. Hemos celebrado con nuestras familias y amigos, y le hemos dado la bienvenida a este nuevo año con esperanza y entusiasmo. Comenzamos el nuevo año llenos de sentimientos y emociones, llenos de esperanza y optimismo, lleno de nuevos sueños, metas y deseos. El primer par de semanas nos sentimos motivados, estamos llenos de entusiasmo, y algo sobre este nuevo año nos hace creer que este será el año en el cual haremos todas aquellas cosas que siempre hemos querido hacer.

Comenzamos viviendo el primer mes de este nuevo año con felicidad y pasión, llenos de esperanza y fe. Pero a medida que pasa el tiempo, todas esas hermosas emociones que tuvimos en el día de año nuevo, todas las esperanzas, sueños, deseos, todo el entusiasmo y el optimismo comienzan a desaparecer. Comenzamos a sumergirnos en la oscuridad de nuestra rutina diaria, y día tras día, nuestros sueños comienzan a regresar al cajón del olvido. Y luego de un par de meses, todos esos maravillosos sentimientos que tuvimos alguna vez son reemplazados por estrés, desesperanza, cansancio y frustración.

 

 

 

 

“Qué es este poder, no lo podría explicar. Todo lo que sé es que existe y está disponible sólo cuando un hombre está en ese estado de ánimo en el que sabe exactamente lo que quiere y está completamente decidido a no abandonar hasta que encuentra lo que busca.” – Alexander Graham Bell

 

 

 

 

Entonces, el año termina y empezamos a soñar de nuevo, creemos que el nuevo año nos traerá todas aquellas cosas que siempre hemos querido, y una vez más, todas aquellas emociones que una vez tuvimos, comienzan a aparecer de nuevo en nuestros corazones poniéndonos en el mas maravilloso de los estados. Pero me pregunto, ¿es este tipo de vida, el cual se parece a una montaña rusa, el sentido de la vida, el propósito de nuestra existencia? ¿Es ese nuestro destino? Una vez más, como soñadora imparable que soy, debo decir que no. La vida es algo que creamos, con nuestros pensamientos, y acciones y con la actitud que adoptamos día tras día.

Por lo tanto, no debemos esperar más para empezar a construir nuestros sueños. La vida se pasa rápido y si no somos cuidadosos terminaremos construyendo los sueños de alguien más y lo llamaremos “nuestro trabajo” protegiéndolo más que a nuestros propios sueños. La verdad es que este sistema fue creado de tal forma que hace que sea casi imposible vivir sin él. Nos ha vuelto tan dependientes, que normalmente tendemos a negar todos nuestros sueños porque tenemos la necesidad de servir a este sistema con el fin de sobrevivir. Las buenas noticias son que podemos encontrar la forma de depender menos de él y ser mas libres, y la forma de hacerlo es encontrando el tiempo para construir nuestros propios sueños.

 

 

 

“Un sueño no se hace realidad mágicamente: se necesita sudor, determinación y trabajo duro.” – Colin Powell.

 

 

 

Un día tiene 24 horas, una semana tiene 168 horas, y un mes tiene alrededor de 730 horas, y eso significa que siempre tenemos tiempo para hacer aunque sea una cosa por día para estar más cerca de nuestros sueños. Por lo tanto, debemos empezar por descubrir nuestros sueños y metas, y luego establecer todos los pasos que debemos realizar a lo largo del año para hacerlos realidad. ¿Como incrementamos las probabilidades para que eso suceda? Haciendo más de las cosas que nos empujarán a ellos, y haciendo menos de las cosas que no nos sirven. Por ejemplo, mirar menos televisión, gastar menos tiempo haciendo nada, gastar menos dinero en cosas que no necesitamos, y así sucesivamente. Recuerda que todas aquellas personas que han creado la vida que han imaginado, han tenido el mismo tiempo que tú. Es todo una cuestión de prioridades. No importa que tan ocupado estés, o cuanto trabajo tengas, usa todo el tiempo libre que tengas para crear tus sueños.

 

 

 

Haz poco, o haz mucho, pero nunca dejes de hacer. Usa el tiempo que Dios te ha dado en tu favor y no en contra. La clave es empezar ahora, donde quiera que estés, con lo que sea que tengas. Empieza a construir tus propios sueños antes que termines gastando toda tu vida construyendo los sueños de otras personas. ¡Sal y construye la vida que sueñas!

Un Nuevo Año: Cientos de Nuevas Oportunidades

¿Por qué el Año Nuevo es un motivo para celebrar? Porque la vida nos otorgara 365 nuevas oportunidades para que podamos disfrutar de la vida y ser felices. Es por eso que en este momento del año nuestros corazones se llenan de sueños, deseos y esperanzas. Muy dentro de nuestros corazones creemos que este podría ser el año en el que podamos hacer todas aquellas cosas que siempre hemos querido hacer, convirtiendo nuestros sueños y metas en realidad. Y esto es en realidad cierto. La pregunta es: ¿Estas 100% comprometido a dar lo mejor de ti este año? La respuesta a esta pregunta determinara tu futuro.

 "Mañana es la primer página en blanco de un libro de 365 páginas. Escribe uno bueno." - Brad Paisley

 

A las 00:00 horas del primer día del año, levantamos nuestras copas y brindamos por el nuevo año, y con alegría miramos hacia el futuro con esperanza. Recordamos así, el año que se ha ido y esperamos con ansias el desarrollo del nuevo año. La mayoría de nosotros pensamos acerca de todas aquellas cosas que hemos querido hacer y no hicimos el año pasado, y así deseamos que este año nos permita hacer todas aquellas cosas siempre quisimos hacer. Ese es el espíritu de esta época del año, el espíritu de creer que todo puede ser posible.

El problema es que, al cabo de unos días, este espíritu se ve opacado por nuestra rutina diaria, miedos, preocupaciones y problemas, y una vez más hacemos a un lado todas nuestras metas, deseos y sueños. Por lo tanto, dejamos todo a la suerte, y cuando eso sucede hay un gran porcentaje de probabilidades de que no terminemos haciendo aquellas cosas que queríamos hacer. Eso quiere decir que saboteamos nuestra propia vida, prohibiéndonos vivir la vida de nuestros sueños.

 

 

 

“Todos nuestros sueños pueden hacerse realidad si tenemos el coraje de perseguirlos.” – Walt Disney

 

 

 

La verdad es que no sabemos todas las cosas que nos sucederán, pero ello no quiere decir que debamos dejar todo a la suerte, sino que deberíamos hacer todo lo que podamos con el fin de crear el tipo de vida que nos brindara la mayor alegría y felicidad. Por lo tanto, debemos usar estos días para reflexionar sobre el año que está a punto de terminar, así podremos recibir el nuevo año más preparados, siendo los creadores de nuestro futuro y no simplemente apostando con nuestra vida. Es importante saber que estamos donde estamos ahora porque nosotros lo quisimos de esa manera, por lo tanto, si deseamos un resultado diferente, tendremos que actuar de una manera diferente.

Aprovechemos este momento para relajarnos y reflexionar sobre este año. ¿Has hecho la mayoría de las cosas que querías hacer? ¿Has alcanzado la mayoría de tus metas? ¿Has invertido la mayoría de tu tiempo en tu mismo? ¿Has sido la mayor parte del tiempo alegre y feliz? ¿Qué cambiarias? ¿Qué podrías haber hecho diferente? ¿Has aprendido algo nuevo? ¿Has crecido como persona? ¿Eres feliz con la persona que has sido? ¿Has trabajado duro con el fin de estar más cerca de tus sueños? ¿Has disfrutado verdaderamente tu vida? Querido amigo, esa es la pregunta más importante de todas, por lo tanto, la escribiré de nuevo una vez más: ¿Has disfrutado verdaderamente tu vida?

 

 

 

“Cambia tu vida hoy. No apuestes al futuro, actúa ahora, sin demora.” – Simone de Beauvoir

 

 

 

Esto es importante, porque no importa lo que haya sucedido, si has sido capaz de disfrutar tu vida, eso es todo lo que importa, porque la vida está hecha para ser feliz, con sus cosas buenas y malas. Las cosas buenas son lo mejor, pero las malas son lecciones, pruebas y oportunidades que la vida nos da con el fin de sacar lo mejor de nosotros mismos. Te propongo pensar sobre todas aquellas preguntas, tomate tu tiempo para relajarte y reflexionar y luego deja ir el pasado, olvídate de aquello que no te sirve, recuerda las lecciones, aprende de tus errores y quédate con todas aquellas buenas cosas de este año, y con esperanza y confianza avanza hacia este nuevo año con alegría.

Una vez que terminemos, debemos enfocarnos en el año que está por venir, y las preguntas más importantes serán: ¿Qué es lo que verdaderamente quieres que te suceda este año? Una vez que sepas la respuesta, piensa sobre estas preguntas: ¿Qué puedes hacer ahora para mejorar tu futuro? ¿Qué acciones puedes realizar para poder estar más cerca de tus sueños? ¿Cuáles serían los primeros pasos? ¿Qué puedes hacer para convertirte en la mejor versión de ti mismo? Piensa sobre aquellas cosas que te hacen feliz, y luego sal y haz que sucedan. Piensa sobre aquellas cosas, escríbelas, y realiza las acciones necesarias que harán que todo sea posible.

 

 

 

No hay un tiempo correcto, el tiempo es ahora. Lo bueno es que realmente no importa en qué época del año estemos, porque cada nuevo día es una nueva oportunidad para hacer todas aquellas cosas que siempre hemos querido hacer y ser felices. No hay tiempo que perder, el tiempo vuela, el tiempo es limitado, ¡Por eso sal y haz de este año un año maravilloso!

¿Cómo puedo mantener una actitud positiva? – Parte II

¡Hola a todos! Aquí les traigo la segunda parte de ¿Cómo puedo mantener una actitud positiva? En la primera parte escribí sobre gratitud, la cual es una forma muy útil y efectiva para mantener una actitud positiva, si puedes aprender a estar agradecido incluso en los malos momentos, cambiaras tu experiencia de vida diaria en un segundo.

 

PicsArt_1433341916467

 

Entonces aquí les traigo la segunda cura para lo que yo le llamo enfermedad de corta percepción:

 

 

ENFOQUE

 

El problema con la negatividad es que tiene muchísimo poder, y va a controlarte a ti y a tus emociones si se lo permites. ¿Cuál es la solución para evitarlo? Mantenerse enfocado en todas aquellas cosas que te hacen feliz, lo que sea que te haga sonreír, ¡hazlo! Y lo que sea que te ponga triste ¡déjalo ir!

 

 

 

“Es durante nuestros momentos más oscuros en donde debemos concentrarnos en ver la luz.” – Buda

 

 

 

Hay dos tipos de situaciones en este mundo: Aquellas que podemos cambiar, y aquellas que no. Por lo tanto, si hay algo que te hace infeliz y tienes la oportunidad de cambiarlo, entonces cámbialo, puede que te tome tiempo o puede que no, dependiendo lo que tú quieras cambiar, lo que es importante es ser positivo mientras que lo haces, sabiendo que algún día, de alguna manera, cambiaras aquello que deseas cambiar por algo diferente.

La otra situación es aquella que no podemos cambiar, aquello que está sucediendo o aquello que va a suceder es un hecho y no podemos hacer nada al respecto, entonces ser negativos y estar tristes sobre ello no va a cambiar nada, ¿o acaso piensas que te hará sentir mejor? Supongo que no, ¿verdad? Entonces, ¿porque tan solo no te enfocas en aquellas cosas que si puedes cambiar, aquellas cosas que te hacen verdaderamente feliz?

 

 

 

“El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en luchar contra lo viejo, sino en construir lo nuevo.” – Sócrates

 

 

 

La verdad es que lo que sea que esté sucediendo, está sucediendo ahora queramos o no, podrás ser capaz de cambiarlo o no, pero cómo te sientes con respecto a ello está totalmente bajo tu control, permitiéndote a ti mismo enfocarte en esas cosas que te hacen sonreír, aquellas cosas que te empujan hacia adelante, cortando las cuerdas de aquello que te está deteniendo. Deja ir aquellas cosas, aquellas que no puedes cambiar, y se positivo, enfocándote en aquellas cosas que si puedes cambiar, debes mantenerte positivo, sin importar lo que pase, porque no importa que tan pequeño, siempre hay algún motivo para ser feliz.

 

 

 

“Siempre recuerda, tu enfoque determina tu realidad.” – George Lucas

 

 

 

Y aquí tenemos la tercera cura, una difícil de realizar, pero muy efectiva:

 

 

FE

 

Tener fe es una muy buena forma de permanecer positivo, porque teniendo fe es una forma de decirte a ti mismo, y de expresarle al mundo que todo es posible, y puede que nada parezca ir bien, pero la fe nos permite ver la luz en la oscuridad, ¡es la forma que tiene el alma para comunicarnos que todo va a estar bien!

No importa en qué creas, lo importante es que no pierdas la fe, porque si la pierdes, pierdes todo tipo de posibilidad de conseguir aquello que quieras conseguir, porque si no puedes ver algo como posible, si no puedes verlo en tu mente, y si no puedes sentirlo con todo tu corazón y alma, entonces eso es lo que experimentaras.

 

 

 

“Fe es ver la luz con tu corazón cuando todo lo que tus ojos ven es oscuridad.” – Anónimo

 

 

 

Entonces, no importa que esté sucediendo, ten fe, lo que sea que puedas imaginarte, puedes conseguirlo, es así de simple, si tienes fe incluso cuando tu realidad no sea como la soñaste, ten fe, porque así te sentirás mejor, y mantente positivo, porque capas no lo veas ahora, pero sabes lo que va a suceder, porque lo ves con tu corazón. Entonces te fe y mantén una actitud positiva, sabiendo que nada va a permanecer como está ahora, sin importar lo malo que todo parezca estar ahora.

 

 

Y esto nos lleva a la cuarta y última de las curas, pero por ello no menos importante, aquí se encuentra la:

 

ENERGIA

 

Todo es energía, entonces si quieres algo, o si quieres cambiar algo, tan solo pon toda tu energía en ello, pon tu energía en todas aquellas cosas que amas y que te hacen feliz. El problema es que normalmente ponemos toda la energía que tenemos en aquellas cosas que no queremos, y es por ello por lo cual seguimos teniendo el mismo sentimiento una y otra vez.

Entonces si quieres tener una vida positiva, necesitaras entregar toda tu energía a cosas positivas, porque la negatividad es como un poderoso imán de energía, y si permites que te controle, absorberá toda tu energía positiva, dejándote débil, sin ningún tipo de fuerza para permanecer positivo.

 

 

 

“Todo es energía y eso es todo lo que hay. Sincronízate con la frecuencia de la realidad que quieres y no podrás hacer otra cosa que conseguirla. No puede ser de otra manera. Esto no es filosofía. Es física.” – Albert Einstein

 

 

 

Cualquiera sea la energía que le des al mundo, es la que vas a recibir, por lo tanto si permites que una situación te consuma, solamente darás emociones y acciones negativas, teniendo como resultado más y más negatividad volviendo hacia ti.

No importa que esté sucediendo, mira más allá de eso, mira a tu alrededor y ve todas aquellas cosas por las que deberías estar agradecido, enfocándote solo en aquellas cosas que te hacen feliz, teniendo fe, sabiendo que todo estará bien, entregándole energía positiva al mundo, y así iluminaras toda aquella oscuridad que tus ojos ven en este momento, recibiendo así más y más cosas positivas que iluminaran tu corazón, y llenaran de vida tu alma vacía.

 

 

Mantente positivo, siempre.

Los Milagros Existen

Así es, los milagros existen, y pueden suceder a cada segundo de tu vida, solo tienes que permitir que sucedan, y la única forma de hacerlo es creyendo en ellos. Por lo tanto, cree que los milagros son posibles, y así serán.

 

La vida es un milagro.

 

 

La única forma de convertir algo en realidad es creyendo que así será, no importa cuál sea tu situación en este momento, si crees en algo con todo tu corazón, se volverá realidad. Los milagros son la forma en que la fe tiene para decirte gracias, gracias por creer incluso cuando todo parecía ir en la dirección opuesta de tus sueños.

Si los milagros fuesen una ilusión, nosotros seriamos también una ilusión, porque nosotros estamos aquí en este planeta ahora mismo porque ha sucedido un milagro: El maravilloso milagro de la vida. Esto no se trata de religión, y si creo en Dios, pero lo que quiero expresar aquí es que no importa en qué creas, lo importante aquí es tener la capacidad de ver que nosotros estamos aquí gracias a un milagro, mejor dicho, nosotros somos ese milagro convertido en humanos, somos una maravilla, un sinónimo de perfección.

 

 

 

 

 

“El mundo entero es una serie de milagros, pero estamos tan acostumbrados a verlos que los llamamos cosas ordinarias.” – Hans Christian Andersen

 

 

 

 

 

Por lo tanto, ¿Por qué no creer en milagros cuando somos uno? Esta vida con toda su belleza es un milagro, y todos nosotros, siendo un milagro de Dios y de la vida, tenemos el poder de crear con nuestra magnifica, maravillosa y extraordinaria mente cada resultado que queramos.

Nos vemos a nosotros mismos como un cuerpo y nada más, y es por ello que nos enfocamos todo el tiempo en la parte superficial de todo, ya que eso es lo único que podemos ver, vemos todo aquello que podamos tocar, por eso solamente creemos en aquellas cosas que podamos ver con nuestros ojos y no con nuestro corazón. Vemos todo aquello en lo que creemos, ya que no podemos ver en nuestra realidad algo que no creemos real.

 

 

 

“Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro” – Albert Einstein

 

 

 

 

 

Entonces, si no empezamos a enfocarnos en aquellas cosas que realmente importan, aquellas cosas que no podemos ver con nuestros ojos ni tocar con nuestras manos, aquellas cosas que creemos imposibles de ser real, aquellas cosas en la cuales creemos que son solo una ilusión de nuestra mente, una historia irreal de un cuento de hadas, jamás podremos de esta forma ver un milagro en nuestra vida, o un sueño hecho realidad, o nada como posible, y así aceptaremos y nos conformaremos con una vida más real, una que vaya más acorde con nuestras creencias, una vida muy lejana a ser milagrosa.

Por lo tanto, si quieres cambiar tu vida, empieza a creer, cambia tus pensamientos sobre ti mismo y sobre tu vida, y así cambiaras tu mundo entero, y todo aquello que alguna vez creíste ser imposible, será posible, y abrirás todas aquellas puertas que parecían estar cerradas para siempre.

 

 

 

 

 

“Nunca pierdas las esperanzas, mi querido corazón. Los milagros moran en lo invisible.” – Rumi

 

 

 

 

 

Los milagros son reales, nosotros somos un milagro y somos reales, los sueños son posibles y reales, la vida que queremos y esperamos, y la vida que nos merecemos es real, y también lo es la felicidad, la alegría, la amabilidad, la lealtad, la honestidad, la pasión, el éxito, la libertad, la paz, y todo aquello que el ser humano tiene y siente gracias a que somos poseedores de uno de los más extraordinarios milagros que existen en el planeta entero, aquel que puede cambiar una vida en un segundo: El milagro del amor.

Los milagros son reales y existen en la vida de todos los humanos, y la vida que siempre has soñado es también real, por lo tanto cambia tus creencias, tus pensamientos, y sobre todo nunca pierdas la fe, y de esta forma veras todos aquellos milagros que nos has visto hasta ahora.

 

 

La vida que quieres está esperando a que tú creas en ella, está esperando a que creas que todo es posible. ¡Entonces cree, y un milagro sucederá!

El fracaso es el camino al éxito

Te debes estar preguntando si el fracaso es el camino al éxito, y definitivamente lo es, dependiendo en como dejamos que el fracaso nos afecte, este puede ser el asesino de nuestros sueños o puede ser el camino que nos guíe hacia el éxito.

 

El fracaso es solo real cuando te das por vencido

 

 Fracaso: una simple palabra pero con muchos significados. El fracaso es una palabra que nos da escalofríos con el simple hecho de leerla, una palabra que genera miedo, por lo que nos bloquea a seguir adelante, es una palabra que nos domina, por el significado y el poder que le hemos dado para que nos controle. El fracaso es el motivo por el cual no hemos convertido nuestros sueños en realidad, el fracaso es aquello que permite que sigamos soñando, pero sin la posibilidad de hacer nuestros sueños realidad.
 

Pero el fracaso no fue siempre una “mala palabra”:

 

 

Cuando éramos niños, el fracaso era tan solo una palabra que hacía que nos esforcemos más, con la cual íbamos superando cualquier obstáculo que se nos presentaba. Por lo tanto cuando eres un niño, el fracaso es aquello que te otorga fuerza para seguir adelante hasta que lo consigues.

¿Recuerdas cuando eras solo un bebé? Supongo que no, entonces volvamos a esos tiempos donde todo parecía posible, por ejemplo cuando intentábamos caminar. Nos caímos muchas veces antes de poder hacerlo, ¿verdad? Intentábamos muchas veces pararnos y caminar, y fracasábamos una y otra vez, ¿pero nos dimos por vencidos? ¡No! Estamos donde estamos ahora, utilizando nuestros pies para caminar, y ni siquiera pensamos en ello, pero una vez intentamos muchas veces hacer lo que ahora parece normal, y esto es posible debido a que lo intentamos una y otra vez sin darnos por vencidos.

No paramos nunca hasta que lo conseguimos, usábamos el fracaso como motivación para seguir adelante intentándolo una y otra vez, teníamos una meta y nos presionábamos a nosotros mismos hasta que lo alcanzábamos.

 

 

 

“El fracaso es éxito si aprendes de él.” – Malcolm Forbes

 

 

 

 

¿Y porque siempre tuvimos éxito cada vez que quisimos aprender algo nuevo cuando éramos niños?

 

¡Porque nunca nos dimos por vencidos!

 

En esos momentos no estas contaminado por la sociedad, no tienes aquellos miedos que no te dejan hacer lo que quieres hacer, cuando eres un niño puedes ver lo que otros pueden hacer y entonces usar eso como forma para saber que todo es posible, sin importarte “el qué dirán”, el problema está a medida que vamos creciendo ya que gracias a nuestros miedos y falta de autoestima no nos creemos capaz de llevar acabo nuestros sueños y nuestros objetivos de vida, por lo tanto nos damos por vencidos, o por lo que es peor, ni siquiera lo intentamos. Por lo tanto, el problema cuando crecemos es que empezamos a tener más miedos que cuando éramos chicos. Escuchamos lo que otros dicen, dejamos de creer en nosotros mismos, y empezamos a usar el fracaso como forma de excusa para darnos por vencidos.

 

Si no te diste por vencido debido al fracaso, entonces ni siquiera has empezado por miedo a él, ¿verdad?

 

Debemos volver a esos momentos donde éramos nosotros mismos, auténticos, donde creíamos que todo era posible, y en donde el fracaso no era un final, sino una oportunidad para perfeccionarnos a nosotros mismos, volvamos a esos momentos en donde aceptábamos el fracaso como motivación, y en donde entonces íbamos y lo intentábamos una y otra vez hasta que convertíamos nuestras sueños en realidad.

 

 

 

“Muchos fracasos de la vida han sido por personas que no supieron darse cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron.” – Thomas Edison

 

 

 

El diccionario dice que el fracaso es falta de éxito, pero mi experiencia, y las experiencias de aquellas personas que nunca se dieron por vencidas, me ha enseñado que el fracaso es la forma que tiene la vida para decirnos que estamos en el camino correcto hacia alcanzar nuestras metas, ya que si no estuviésemos intentando nada, no sabríamos que es el fracaso, ni tampoco el éxito. Estarías simplemente existiendo y teniendo una vida normal, aceptando una vida en la cual los sueños no son posibles.

 

 

 

“He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito.” – Michael Jordan

 

 

 

Utiliza el fracaso como herramienta para ser cada día mejor, utilízalo como una oportunidad para seguir adelante, sabiendo que no importa cuántas veces falles, te volverás a levantar cada una de las veces hasta que hagas tus sueños realidad.

 

No tengas más excusas, no dejes más que tus miedos controlen tus emociones y tu vida entera, y deja de creer en lo que dicen otras personas sobre tus metas, lo que ellos piensen sobre eso, es su realidad y no la tuya. No importa que suceda, sigue siempre para adelante, y si te caes 8 veces, entonces levántate 10. Si nadie cree en tus sueños, entonces usa eso como motivación para seguir adelante, porque si vos crees en ellos, imaginándotelo cada día de tu vida, lo seguirás intentando, seguirás siendo cada vez mejor, y al final tendrás éxito, y entonces les harás ver al resto que estaban equivocados sobre ti y tus sueños.

 

 

 

“El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal. Es el coraje de continuar lo que cuenta.” – Winston Churchill

 

 

 

Recuerda que el fracaso es solo real cuando te das por vencido, entonces no lo hagas nunca, hasta que tengas éxito, hazlo por ti y por el mundo entero, para que puedan tomarte como inspiración para convertir sus sueños en realidad.

 

 

 

¡No permitas que el fracaso sea el asesino de tus sueños, tan solo recuerda que el fracaso es el camino al éxito!