Tag Archives: Decisiones

La Vida Siempre Otorga una Segunda Oportunidad

Lo hermoso de la vida es que siempre te otorga una segunda oportunidad. En cualquier momento dado, la vida puede sorprendernos con otra oportunidad, dándonos la posibilidad de intentar algo una vez mas, de recrearnos a nosotros mismos y empezar de nuevo. El problema es que solemos perder esa oportunidad permaneciendo atados a un fracaso pasado, a una historia sin un final feliz, o porque conscientemente nos negamos a aceptar esa oportunidad, condenándonos a una vida miserable. Como siempre, la vida se compone de decisiones, y nuestro éxito depende de aprovechar las oportunidades que la vida nos otorga.

 

 

 

"La vida siempre te ofrece una segunda oportunidad. Se llama mañana." - Nicholas Sparks

 

 

 

Nuestro pasado puede estar compuesto de completos fracasos, pudimos haber cometido muchos errores, pudimos haber tomado malas decisiones, la vida pudo habernos arrebatado personas que amamos, cosas que amamos, algunas relaciones pudieron haber terminado abruptamente, pudimos no haber tenido éxito en tener cosas o hacer cosas que queríamos, la vida que solíamos tener pudo haber desaparecido de la noche a la mañana, pudimos haber perdido muchas cosas, pero la vida es mas justa de lo que pensamos, porque siempre nos da una segunda oportunidad, y a veces incluso una tercera y una cuarta, ya sea que lo merezcamos o no.

Sin importar lo que paso en nuestro pasado, y cuantos errores hemos cometido, la vida nos otorgará una segunda oportunidad, pero algo que debemos recordar es que esto no elimina las consecuencias de nuestras acciones pasadas. Toda decisión, comportamiento y acción de nuestro pasado tendrá una consecuencia, pero una segunda oportunidad significa que tenemos la posibilidad de actuar de una forma diferente. Podemos reinventarnos y convertimos en una mejor versión de nosotros mismos, podemos hacer diferentes elecciones, aprender de nuestros errores, y hacer todo de tal forma que nos beneficie a nosotros y a todos a nuestro alrededor. Eso es exactamente lo que significa tener una segunda oportunidad, tener la posibilidad de crear un mejor mañana.

 

 

“Si todavía estás respirando, tienes una segunda oportunidad.” – Oprah Winfrey

 

 

¿Pero que pasa si no he hecho nada malo? ¿Que sucede si simplemente la vida fue injusta conmigo y me arrebato algo que amaba? ¿Que pasa cuando alguien pierde a un ser querido, o su trabajo, o su casa o todo aquello que realmente amaba? ¿Que pasa cuando alguien atraviesa una difícil situación? ¿Acaso esta segunda oportunidad nos otorgará la posibilidad de obtener aquello que solíamos tener? Bueno eso depende, a veces una segunda oportunidad no significa que vayamos a tener exactamente aquello que solíamos tener, pero todo esto se debe a que estamos destinados a obtener algo mejor. He aprendido por mis propias experiencias que la vida nunca quita, sin devolver algo a cambio. A veces suceden cosas para que podamos tener la posibilidad de tener una vida mejor, y convertirnos en la persona que estábamos destinados a ser. Es por eso que es tan importante creer y esperar por esa segunda oportunidad, para reinventar nuestras vidas, porque si vivimos en el pasado, nunca tendremos la posibilidad de ver esta segunda oportunidad, esta pasara frente a nuestros ojos, y nosotros estaremos tan ocupados enfocándonos en nuestro pasado que podremos verla.

La clave se encuentra en desprendernos del pasado y de todo aquello que no podemos cambiar, y confiar en la vida y en Dios de que te darán una segunda oportunidad, para comenzar una nueva vida, para descubrir algo sobre ti mismo que no conocías, para ver la vida de una forma diferente, para convertirte en la mejor versión de ti mismo, y darte la vida que realmente mereces. Es solo una cuestión de otorgarle a la vida la posibilidad de demostrarnos que estamos destinados a obtener grandes y maravillosas cosas. Si respiramos es porque estamos vivos, y si estamos vivos, las oportunidades son infinitas.

 

 

“No todo el mundo obtiene una segunda oportunidad. Si usted obtiene una, aprovéchala porque es un regalo, y podría ser algo mejor de lo que tenias antes! “ – Nishan Panwar

 

 

La vida siempre te dará una segunda oportunidad, y cuando eso suceda, aprovéchala, porque esta podría ser la gran oportunidad de tu vida, aquella que te dará la posibilidad de vivir la vida que eres capaz de vivir. Deja ir el pasado, olvídate de las cosas que no puedes cambiar, enfócate en las cosas que si puedes cambiar, y aprende de cada error que haz cometido, y cuando tengas esa segunda oportunidad en frente de ti no lo pienses, simplemente, tómala ¡y cambia tu vida por completo!

 

 

 

 

La vida no siempre está tan contra nuestro como pensamos, de hecho quiere que tengamos éxito, la pregunta es: ¿Tú quieres tener éxito? Cada día la vida nos presentará una oportunidad que nos desafiará en todo aspecto posible de nuestras vidas. Esta podría ser la oportunidad que cambiará tu vida por completo, ¡aprovéchala! 

La Vida se Compone de Elecciones

La vida se compone de elecciones. En cada paso de nuestras vidas tenemos la oportunidad de elegir. Creamos nuestro mundo a través de las elecciones que tomamos, por lo tanto, toda nuestra vida es el resultado de las elecciones que hemos tomado. La elección más importante en nuestras vidas es entre elegir sentirnos bien, o elegir sentirnos mal. Por lo tanto, ¿Qué vas a elegir hoy?

 

  "Que tus elecciones reflejen tus esperanzas, no tus miedos." - Nelson Mandela

 

 

Cada día nos enfrentamos con diferentes tipos de elecciones, y de acuerdo a lo que elegimos es lo que va a crear una cierta consecuencia en nuestras vidas. En la vida hay cierto tipo de circunstancias que no vamos a poder controlar, este tipo de circunstancias son inevitables, y no hay forma de que podamos elegir lo contrario, y luego tenemos otro tipo de circunstancias, aquellas que son el resultado de las elecciones que hemos tomado. Pero sin importar la circunstancia que se nos presente, nosotros siempre tenemos la elección de poder sentirnos bien o sentirnos mal.

El primer tipo de circunstancias, aquellas que no podemos evitar, son el tipo de circunstancias en las cuales no somos responsables. Por ejemplo, la muerte de un ser querido. Un día, recibimos la horrible noticia de que alguien cercano a nosotros ha fallecido. No hay forma que hayamos podido hacer algo para revertir la situación. Aquella circunstancia es algo que sucedió sin que lo buscáramos, por lo tanto, no somos responsables por ello, pero si somos responsables de una cosa: la decisión de elegir entre permitir que esa circunstancia nos destruya o no.

 

 

 

“Cada día cuando te despiertas tienes dos elecciones. Puedes elegir ser positivo o negativo; optimista o pesimista. Yo elijo ser optimista. Es todo una cuestión de perspectiva.” – Harvey Mackay

 

 

 

Cuando una circunstancia inevitable y no buscada sucede no podemos elegir otra circunstancia, otro final, u otra historia. No hay forma en la que podamos volver atrás en el tiempo y hacer algo para revertir lo que ha sucedido. Pero lo que si podemos hacer es elegir entre diferentes elecciones: Podemos elegir darnos por vencidos, o podemos elegir seguir hacia adelante. Podemos elegir ver el lado negativo o podemos elegir ver el lado positivo. Podemos elegir permitirle al dolor, enojo, y la tristeza que sentimos consumirnos, o podemos elegir que el amor cure nuestros corazones. Podemos elegir seguir permitiéndole al dolor, a la frustración, a la angustia y enojo correr como un veneno por nuestras venas, permitiendo que nos pudra por dentro, o podemos elegir sacarlo completamente de nuestro ser, limpiando nuestro cuerpo y alma con la gran cura que es el amor.

Por otro lado, también se encuentran el tipo de circunstancias que son el resultado de las elecciones que hemos hecho. Por ejemplo, cuando nos va mal en un examen porque hemos elegido no estudiar, o cuando sentimos dolor de panza porque hemos elegido comer comida basura en vez de comer comida más saludable, o cuando alguien se enfermó de cáncer porque siguió poniendo en primer lugar al cigarrillo antes que a su vida, o cuando alguien perdió a su pareja porque eligió engañar antes que amar, o cuando alguien decidió vivir una vida miserable porque se ha negado a perseguir sus sueños.

 

 

 

“Es en tus momentos de decisión cuando tu destino se forma.” – Tony Robbins

 

 

 

Cuando una circunstancia de ese tipo sucede, podemos desear haber hecho algo diferente pero no podemos cambiar las elecciones que ya hemos tomado. Somos absolutamente responsables por ello, y debemos tomar una completa responsabilidad por nuestros actos, y es ahí donde la vida nos presenta con nuevas elecciones: Podemos elegir no hacer nada al respecto, o podemos elegir actuar. Podemos elegir permitirle a esa situación paralizarnos, o podemos elegir seguir hacia adelante. Podemos elegir darnos por vencidos, o podemos elegir hacer lo mejor que podamos para revertir la situación, y entonces cambiar la situación o en el caso que no se pueda aceptarla y así seguir hacia adelante. Podemos elegir verle el lado negativo, o el lado positivo a las cosas. Podemos elegir sentir emociones negativas y permitir que nos controle, o podemos elegir sentir emociones positivas y cambiar nuestra experiencia de vida. Podemos elegir seguir mirando hacia nuestro pasado con tristeza, dolor, y enojo, o podemos elegir mirar hacia nuestro futuro con esperanza, compromiso y confianza.

Como puedes ver no siempre se puede cambiar una situación, pero siempre podemos elegir como vamos a enfrentar aquello que ha sucedido. Somos responsables de nuestras propias elecciones, y tenemos siempre la oportunidad de elegir sentirnos bien, o sentirnos mal. De acuerdo a lo que hacemos, decimos, sentimos, y de acuerdo a lo que pensamos en relación a lo que ha sucedido es lo que va a determinar nuestro futuro. Podemos elegir ser positivos y sentirnos bien, o podemos elegir ser negativos y sentirnos mal. Siempre, sin importar la situación, podemos elegir entre la felicidad o la tristeza. Es todo una cuestión de elección.

 

 

“A la larga, damos forma a nuestras vidas y nos damos forma a nosotros mismos. El proceso nunca termina hasta que morimos. Y las elecciones que tomamos son absolutamente nuestra propia responsabilidad.” – Eleanor Roosevelt

 

 

 

Siempre recuerda que no siempre lo que te sucede es consecuencia de tus propias acciones, pero al mismo tiempo, siempre recuerda que cada elección que hagas hoy tendrá una consecuencia en tu vida a corto o largo plazo. Si sientes que tus elecciones no te están acercando al lugar que quieres estar, o si sientes que no te están haciendo sentir de la forma que te gustaría sentirte, o si sientes que no te están permitiendo ser la persona que te gustaría ser, es tiempo de hacer una elección.

Puedes elegir seguir tomando el mismo tipo de elecciones negativas, dejando todo a la suerte, o puedes elegir detenerte y empezar a tomar las mejores elecciones posibles, siendo el creador de tu propio destino. Tu felicidad depende de las elecciones que hagas. Si te sientes feliz, es muy probable que estés haciendo las elecciones correctas, pero si no es así, es posibles que no estés eligiendo las mejores para tu vida. Todo es imposible hasta que elegimos hacer lo imposible posible.

 

 

 

 

 

Nuestras vidas son el resultado de nuestras elecciones, y somos lo que elegimos ser. Todo es una cuestión de elección, por lo tanto, sin importar lo que suceda, ¡haz la elección de ser feliz hoy, mañana y siempre!

¡Asume la Plena Responsabilidad por tu Vida!

Todos somos responsables por nuestras propias vidas, pero actuamos como si alguien más tuviese el control. La realidad es que la mayoría de las cosas que nos suceden es debido a nuestras acciones o inacciones. Todo aquello que decidamos hacer o no hacer va a crear nuestra realidad. Con el fin de vivir la vida que realmente queremos, debemos asumir responsabilidad por nuestras vidas.

 

"Acepta responsabilidad por tu vida. Debes saber que eres tú quien te llevará a donde quieres ir. Nadie más." - Les Brown

 

Las circunstancias externas no son las encargadas de limitar nuestras posibilidades de alcanzar aquello que deseamos, sino que somos nosotros los responsables de limitarnos a nosotros mismos. Nos limitamos día a día con nuestras propias creencias, pensamientos, con lo que decidimos y sentimos. Constantemente creamos nuestro destino incluso si no somos conscientes de ello. Todo lo que hacemos, y todo lo que dejamos de hace determina nuestro destino.

El problema es que es muy sencillo culpar a nuestro pasado, a nuestros padres, a nuestros amigos, a nuestro jefe, a nuestros compañeros de trabajo, a nuestro trabajo, al tiempo, al clima, a la sociedad en la que vivimos y a todo el mundo por la vida que nos toca vivir, ya que de esa forma no nos hacemos responsables de lo que nos sucede, lo cual significa tomar el camino más fácil, ya que es mucho más sencillo sentarse y criticar que hacer algo al respecto. Y es así que nos ponemos en el papel en el que damos la mejor actuación: el papel de víctima.

 

 

 

“El momento que aceptas responsabilidad por todo en tu vida es el momento en que adquieres el poder para cambiar todo en tu vida.”  – Hal Elrod

 

 

 

Es así que empezamos a culpar a todo aquel que nos rodea, haciéndolos responsables por nuestro fracaso. Suena tan convincente que empezamos a creer de verdad que los demás son los culpables y que nosotros somos sus víctimas. Es así que un día lo que era simplemente un rol, pasa a hacer parte de nosotros, convirtiéndonos en las victimas de este mundo cruel e injusto. ¿Y porque hacemos esto? Porque es más sencillo culpar a otros y no hacer nada, que tomar responsabilidad por nuestra vida, haciendo todo aquello que podamos, tomando riesgos, aceptando desafíos, para cambiar nuestras vidas.

Al asumir una completa responsabilidad por nuestras vidas empezamos a culpar solo a una persona por nuestro fracaso, eso quiere decir, a nosotros mismos. Lo malo es que es siempre difícil y doloroso para nuestro ego admitir que nosotros somos los responsables de la mayoría de las situaciones que nos suceden día a día, sobre todo aquellas que nos generan dolor, enojo y angustia. Por lo tanto, a modo de ejemplo, se puede decir que no es nuestro trabajo el responsable de nuestra miserable vida, somos nosotros los responsables por no ir en búsqueda de algo mejor, ni tampoco es nuestro profesor el responsable de nuestro fracaso, somos nosotros los responsables de no haber estudiado ni dedicado el tiempo suficiente, al mismo tiempo no es nuestra familia la responsable de nuestra falta de éxito en la vida, si no que somos nosotros los responsables de no ir tras nuestros sueños. ¿Puedes verlo ahora? La mayoría de las veces somos nosotros los responsables de nuestra propia desdicha, pero es siempre más fácil culpar a otros.

 

 

 

“La mentalidad de victima diluye el potencial humano. Al no aceptar la responsabilidad personal de nuestras circunstancias, nosotros reducimos enormemente nuestro poder para cambiarlas.” – Steve Maraboli

 

 

 

Lo bueno es que al momento de asumir responsabilidad por nuestra vida nos permitimos tener el control para cambiar cualquier situación desagradable de nuestras vidas, pudiendo crear otro resultado diferente. Por ejemplo, en el caso que alguien decida dejar de fumar y por lo tanto así su salud aumente, o cuando alguien decida dejar el trabajo que odiaba para así seguir sus sueños, viviendo una vida más feliz, o cuando alguien decida terminar con la relación toxica en la que se encuentra y así vivir una vida con más paz. Es así que cuando alguien se hace responsable por su vida, toma el control de la misma, y así paso a paso se van tomando las acciones correctas para obtener una vida mejor.

En nuestras vidas nos enfrentamos a distintas dificultades, en donde debemos lidiar con terribles circunstancias, pero depende de nosotros permanecer como víctimas de las circunstancias de nuestras vidas, culpando a la vida por ser tan injusta, condenándonos a nosotros mismos a vivir una vida de sufrimiento, o podemos asumir plena responsabilidad por nuestras vidas, haciendo todo aquello que podamos para convertir lo negativo en positivo, creando así un mejor futuro para nosotros mismos.

 

 

 

“A la larga, le damos forma a nuestras vidas y a nosotros mismos. El proceso nunca termina hasta que morimos. Y las decisiones que tomamos, son absolutamente nuestra propia responsabilidad.” – Eleanor Roosevelt

 

 

Los invito a reflexionar sobre las siguientes preguntas: ¿Hay algo que estés haciendo ahora que podrías hacer mejor para incrementar tus probabilidades de obtener el resultado deseado? ¿Hay algo que estés haciendo ahora que no deberías estar haciendo con el fin de obtener el resultado que quieres? ¿Hay algo que no estés haciendo que deberías estar haciendo para obtener aquello que deseas?

 

 

 

La vida que quieres es posible, la pregunta sería: ¿Estás haciendo lo que deberías estar haciendo con el fin de obtenerla? ¡Asume una plena responsabilidad por tu propia vida, y así crea y vive la vida que siempre has querido!

El Tiempo es Limitado: ¡Utilízalo Sabiamente!

Desde el día en que nacimos se nos ha concedido un maravilloso regalo del cielo: El regalo de tener el tiempo necesario para experimentar esta extraordinaria, hermosa, mágica, maravillosa y a veces complicada vida, pero el tiempo que se nos ha concedido es limitado y depende de nosotros utilizarlo sabiamente.

 

"La mala noticia es que el tiempo vuela, la buena noticia es que tú eres el piloto."

 

La vida es un maravilloso regalo, y también lo es nuestro preciado tiempo, ya que sin él no seriamos capaces de poder experimentar la maravillosa experiencia de estar vivos. El problema es que vivimos nuestra vida como si no tuviera fin, y es así que perdemos nuestro preciado tiempo como si fuese posible recargar nuestro tiempo de vida con más horas como lo hacemos en una tienda con nuestro teléfonos móviles cuando nos quedamos sin crédito. La realidad es que el tiempo es algo que no podemos volver a recuperar. Entonces las preguntas más importantes que deberíamos preguntarnos es: ¿Cómo voy a utilizar mí tiempo? ¿Voy a disfrutar cada segundo de él, o voy a gastar todo mi tiempo haciendo aquellas cosas que no deseo hacer?

Nuestro tiempo en este planeta es incierto, lo que nos ha dado la idea errónea de que tenemos suficiente tiempo, y es así que gastamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo aquellas cosas que no queremos hacer con el fin de poder comprar nuestra libertad más tarde, para que finalmente podamos hacer todo aquello que siempre quisimos hacer. La realidad es que los corazones de la mayoría de las personas dejan de latir antes de que hayan podido ser totalmente libres para poder disfrutar de sus vidas, ya que son solo algunos lo que se han animado a liberar de sí mismos las cadenas de la opresión y vivir libres para perseguir sus sueños.

 

 

 

“La verdadera moneda de la vida es el tiempo, no el dinero, y todos tenemos una cantidad limitada de eso.” – Robert Harris

 

 

 

El problema es que siempre estamos demasiado ocupados haciendo aquellas cosas que no queremos hacer, lo que nos deja poco tiempo para hacer aquellas cosas que amamos, y ese es el motivo por el cual hay tanta depresión y tristeza en los corazones de los humanos. El problema es que hemos aceptado convertirnos en esclavos de esta sociedad en la que vivimos, la cual nos ha enseñado que gastar nuestro tiempo trabajando en el sueño de alguien más es lo que corresponde, mientras que utilizar nuestro tiempo para seguir nuestro corazón es totalmente inadecuado y poco realista. Hemos caído en la trapa de pensar que gastar nuestro tiempo haciendo lo que no nos gusta está bien ya que por ello obtenemos una recompensa que nos permite vivir, la cual la mayoría de las veces consta de unas simples monedas y algún que otro día libre ofrecido por aquellos para los que trabajas. Me pregunto, ¿es esto realmente vivir?

Es increíble cómo hemos aceptado el hecho de que la vida solo puede ser realmente vivida los fines de semana, en las vacaciones, y días especiales. Es triste como gastamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo lo que no queremos, teniendo siempre excusas para no hacer lo que siempre quisimos hacer. Es increíble como siempre estamos muy ocupados ganando dinero que nos olvidamos de vivir la vida, nos olvidamos de disfrutar de nuestra familia y amigos, nos olvidamos de tener tiempo para nosotros mismos, tiempo para poder hacer lo que amamos, nos olvidamos de nuestras metas y sueños estando muy ocupados haciendo otras cosas menos importantes.

 

 

 

“El tiempo es gratis, pero no tiene precio. No puedes poseerlo, pero puedes utilizarlo. No puedes conservarlo, pero puedes gastarlo. Una vez que lo hayas perdido, ya no puedes recuperarlo.” – Harvey Mackay

 

 

 

¿Cuándo fue la última vez que hiciste aquellas cosas que amas? ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste la compañía de tu familia, hijos y amigos? ¿Cuándo fue la última vez que viajaste a un nuevo lugar? ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo emocionante? ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de horas y horas conversando con un amigo? ¿Cuándo fue la última vez que realmente disfrutaste el hecho de estar vivo? ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste verdaderamente libre?

Hay una gran verdad: Nosotros somos realmente felices cuando utilizamos nuestro tiempo haciendo todas aquellas cosas que amamos hacer, es por eso que deberíamos usar la mayor parte de nuestro tiempo siendo felices, haciendo todas aquellas cosas que amamos y no al revés.

Entonces podríamos decir que hay 24 horas en un día, lo que significa que tenemos 168 horas por semana, o entre 720 y 744 horas por mes, lo que nos da 8760 horas por año para disfrutar de las pequeñas y grandes cosas que la vida tiene para ofrecernos. La pregunta es: ¿Cuánto de ese tiempo vas a invertir en aquellas cosas que amas? La realidad es que la vida es corta y el tiempo vuela, y es por eso que deberíamos utilizar nuestro tiempo siendo felices, viviendo la vida de nuestros sueños. ¡No te atrevas a perder un segundo más de tu vida haciendo esas cosas que no quieres, recuerda que el tiempo que gastamos no se recupera!

 

 

 

La buena noticia es que sin importar tu edad, aún tienes tiempo para decidir vivir la vida a tu manera, haciendo aquellas cosas que amas, aquellas cosas que te hacen feliz y que le dan un significado a tu vida. Entonces, ¡Sal y disfruta de la vida, no pierdas tu tiempo entre amargura y frustración, no hay tiempo para ello, el tiempo es corto y limitado, y es por ello que solo hay tiempo para ser feliz!

¡No te conformes con menos de lo que mereces!

No te conformes con poco solo porque es más sencillo que luchar por lo que verdaderamente mereces, a veces debemos estar dispuestos a perderlo todo en orden de obtenerlo todo. Si sabes quién eres realmente, que puedes hacer, y que es lo que te mereces, entonces sal y obtenlo, ¡y no te conformes!

 

"El minuto que te conformas con menos de lo que mereces, obtienes incluso menos de aquello con lo que te conformaste." - Maureen Dowd

 

 

No te conformes con migajas, sabes dentro de tu corazón que mereces más, sabes que la vida que quieres es posible, deseas y sueñas todos los días por un milagro que cambie tu vida para siempre, y eso es porque sabes que te has conformado con poco. No tengas miedo de perder lo que tienes con motivo de obtener aquello que mereces, porque el día que nos conformamos con una vida mucho menor de la que verdaderamente queremos y merecemos, ese es el día que nos condenamos a nosotros mismos a vivir una vida mediocre y vacía.

Si tienes lo que quieres, si tienes el trabajo, la relación, la carrera, o cualquier cosa que hayas querido y te sientes agradecido y feliz por ello pero al mismo tiempo te sientes insatisfecho, teniendo la sensación de que te está faltando algo en la vida, esto se deba probablemente a que te has conformado con una vida que es mucho menor a la vida que siempre has soñado tener.

 

 

 

“No hay pasión cuando se juega apostando poco, conformándote con una vida que es menor a la vida que eres capaz de vivir.” – Nelson Mandela

 

 

 

La vida se trata de tomar decisiones y riesgos, donde en realidad el mayor riesgo de todos, es el riesgo de conformarnos con una vida que no está ni cerca de ser la vida que nos merecemos. Debemos tomar una decisión: O vamos a tomar la decisión de tomar el riesgo de conformarnos y vivir una vida mediocre por el resto de nuestras vidas dejando todo a la suerte, o si vamos a tomar el riesgo de fallar una y otra vez con el motivo de obtener la vida que nos merecemos.

La verdad es que si seguimos a nuestro corazón y tomamos el riesgo de fallar una y otra vez significa que nos encontramos en el camino correcto a cumplir con nuestras metas y deseos porque el fracaso simplemente significa que estamos actuando, que algo estamos haciendo, y mientras que no nos demos por vencidos, vamos a obtener la vida de nuestros sueños y viviremos una vida feliz y plena.

 

 

 

“Todos los días las personas se conforman con menos de lo que merecen. Sólo están viviendo parcialmente o en el mejor de los casos viven una vida parcial. Cada ser humano tiene el potencial de grandeza.” – Bo Bennett

 

 

 

La vida está hecha para ser experimentada con felicidad, pero el problema es que generalmente nos subestimamos a nosotros mismos y es por eso que nos conformamos con menos de lo que nos merecemos solo porque no tenemos idea de quienes somos realmente y de que somos capaces, tenemos todo lo que necesitamos para conseguir nuestras metas y deseos, pero debemos creer en nosotros mismos y enfrentar todos nuestros temores. Debemos tomar la decisión de dejar atrás todo aquello que no nos merecemos con el fin de obtener aquello que verdaderamente merecemos.

No importa si te has conformado con una relación vacía, un trabajo mediocre, o cualquier otro aspecto de tu vida que sientas que no es lo que te mereces, porque tienes dentro de ti mismo el poder para decidir cambiar tu vida. Sé que es fácil decirlo pero créeme, no importa cuán difícil parezca cambiar tu vida, lo conseguirás si crees en ti mismo, te mereces algo mejor, lo sabes, y tu alma te lo grita desesperadamente, porque sabe quién eres realmente y sabe de lo que eres capaz de conseguir.

 

 

 

“La tentación más grande de los humanos es conformarse con muy poco.” – Thomas Merton

 

 

 

La vida es demasiado corta amigos, y la verdad es que no sabes cuándo será nuestro momento para abandonar esta tierra, por eso disfrutemos cada segundo de él, no hay tiempo para tener miedo, no hay tiempo para estar tristes, solo hay tiempo para hacer aquello que amamos y ser felices.

 

 

¡No te conformes con poco, sal y obtén todo lo que te mereces!