Tag Archives: Creer

La Vida Siempre Otorga una Segunda Oportunidad

Lo hermoso de la vida es que siempre te otorga una segunda oportunidad. En cualquier momento dado, la vida puede sorprendernos con otra oportunidad, dándonos la posibilidad de intentar algo una vez mas, de recrearnos a nosotros mismos y empezar de nuevo. El problema es que solemos perder esa oportunidad permaneciendo atados a un fracaso pasado, a una historia sin un final feliz, o porque conscientemente nos negamos a aceptar esa oportunidad, condenándonos a una vida miserable. Como siempre, la vida se compone de decisiones, y nuestro éxito depende de aprovechar las oportunidades que la vida nos otorga.

 

 

 

"La vida siempre te ofrece una segunda oportunidad. Se llama mañana." - Nicholas Sparks

 

 

 

Nuestro pasado puede estar compuesto de completos fracasos, pudimos haber cometido muchos errores, pudimos haber tomado malas decisiones, la vida pudo habernos arrebatado personas que amamos, cosas que amamos, algunas relaciones pudieron haber terminado abruptamente, pudimos no haber tenido éxito en tener cosas o hacer cosas que queríamos, la vida que solíamos tener pudo haber desaparecido de la noche a la mañana, pudimos haber perdido muchas cosas, pero la vida es mas justa de lo que pensamos, porque siempre nos da una segunda oportunidad, y a veces incluso una tercera y una cuarta, ya sea que lo merezcamos o no.

Sin importar lo que paso en nuestro pasado, y cuantos errores hemos cometido, la vida nos otorgará una segunda oportunidad, pero algo que debemos recordar es que esto no elimina las consecuencias de nuestras acciones pasadas. Toda decisión, comportamiento y acción de nuestro pasado tendrá una consecuencia, pero una segunda oportunidad significa que tenemos la posibilidad de actuar de una forma diferente. Podemos reinventarnos y convertimos en una mejor versión de nosotros mismos, podemos hacer diferentes elecciones, aprender de nuestros errores, y hacer todo de tal forma que nos beneficie a nosotros y a todos a nuestro alrededor. Eso es exactamente lo que significa tener una segunda oportunidad, tener la posibilidad de crear un mejor mañana.

 

 

“Si todavía estás respirando, tienes una segunda oportunidad.” – Oprah Winfrey

 

 

¿Pero que pasa si no he hecho nada malo? ¿Que sucede si simplemente la vida fue injusta conmigo y me arrebato algo que amaba? ¿Que pasa cuando alguien pierde a un ser querido, o su trabajo, o su casa o todo aquello que realmente amaba? ¿Que pasa cuando alguien atraviesa una difícil situación? ¿Acaso esta segunda oportunidad nos otorgará la posibilidad de obtener aquello que solíamos tener? Bueno eso depende, a veces una segunda oportunidad no significa que vayamos a tener exactamente aquello que solíamos tener, pero todo esto se debe a que estamos destinados a obtener algo mejor. He aprendido por mis propias experiencias que la vida nunca quita, sin devolver algo a cambio. A veces suceden cosas para que podamos tener la posibilidad de tener una vida mejor, y convertirnos en la persona que estábamos destinados a ser. Es por eso que es tan importante creer y esperar por esa segunda oportunidad, para reinventar nuestras vidas, porque si vivimos en el pasado, nunca tendremos la posibilidad de ver esta segunda oportunidad, esta pasara frente a nuestros ojos, y nosotros estaremos tan ocupados enfocándonos en nuestro pasado que podremos verla.

La clave se encuentra en desprendernos del pasado y de todo aquello que no podemos cambiar, y confiar en la vida y en Dios de que te darán una segunda oportunidad, para comenzar una nueva vida, para descubrir algo sobre ti mismo que no conocías, para ver la vida de una forma diferente, para convertirte en la mejor versión de ti mismo, y darte la vida que realmente mereces. Es solo una cuestión de otorgarle a la vida la posibilidad de demostrarnos que estamos destinados a obtener grandes y maravillosas cosas. Si respiramos es porque estamos vivos, y si estamos vivos, las oportunidades son infinitas.

 

 

“No todo el mundo obtiene una segunda oportunidad. Si usted obtiene una, aprovéchala porque es un regalo, y podría ser algo mejor de lo que tenias antes! “ – Nishan Panwar

 

 

La vida siempre te dará una segunda oportunidad, y cuando eso suceda, aprovéchala, porque esta podría ser la gran oportunidad de tu vida, aquella que te dará la posibilidad de vivir la vida que eres capaz de vivir. Deja ir el pasado, olvídate de las cosas que no puedes cambiar, enfócate en las cosas que si puedes cambiar, y aprende de cada error que haz cometido, y cuando tengas esa segunda oportunidad en frente de ti no lo pienses, simplemente, tómala ¡y cambia tu vida por completo!

 

 

 

 

La vida no siempre está tan contra nuestro como pensamos, de hecho quiere que tengamos éxito, la pregunta es: ¿Tú quieres tener éxito? Cada día la vida nos presentará una oportunidad que nos desafiará en todo aspecto posible de nuestras vidas. Esta podría ser la oportunidad que cambiará tu vida por completo, ¡aprovéchala! 

¿Crees Realmente en Tus Sueños?

¿Crees realmente en tus sueños? Porque soñar no es suficiente. Con el fin de hacer tus sueños realidad, tú debes creer en ellos con todo tu corazón. Si realmente crees en tus sueños, no hay nada que pueda detenerte de convertirlos en realidad.

 Imagina con toda tu mente, cree con todo tu corazón, consíguelo con todas tus fuerzas.

 

Todos tenemos sueños, pero solo unos pocos son capaces de convertirlos en realidad, ¿y porque sucede esto? Bueno, se puede decir que hay varios motivos, pero el principal motivo es que muchas veces tenemos sueños, pero no creemos en ellos. El problema es que, dentro de nosotros mismos, en ese lugar desconocido, donde guardamos nuestras creencias, podemos encontrar la creencia de que nuestro sueño es imposible o muy difícil de hacerse realidad, y aquellas creencias son las que sabotean nuestros sueños. No importa que hagamos, seguimos fracasando ante el intento de hacerlos realidad, porque de alguna manera creemos que son imposibles, y esa creencia crea nuestra realidad.

Creer es una de las herramientas principales que tenemos para crear la vida que queremos, por lo tanto, si creemos que algo es imposible, esa creencia va a colaborar a crear la idea de que nuestra realidad no es un lugar en donde los sueños son posibles, y es así que nuestros sueños seguirán siendo sueños hasta el fin de nuestros días, quedándonos así sin la posibilidad de realmente vivir la vida que siempre hemos soñado.

 

 

 

“El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños.” – Eleanor Roosevelt

 

 

 

En mayor o menor medida, podemos decir que todos somos soñadores, pero debido a las limitaciones que poseemos en nuestra mente debido a nuestros miedos impuestos por el mundo exterior, solo unos pocos de nosotros tienen la posibilidad de vivir la vida de sus sueños, y eso se debe a que estas personas no solo se han atrevido a soñar, pero también a creer, y no solo a creer, sino que estas personas han hecho todo lo que han podido para convertir sus sueños en realidad. Para aquellas personas nada es imposible, ellos se animaron a soñar y creer con todas sus fuerzas, incluso cuando nadie creía en ellos. Este tipo de personas son imparables cazadores de sueños, y nunca se detienen hasta tener éxito.

Todos podemos soñar, pero no todo el mundo puede creer, y no importa cuánto soñemos ni cuantos sueños tengamos, si no creemos en ellos, si no creemos que son posibles, nunca lo serán, porque la realidad es que nadie intentara convertir algo imposible en posible sin la creencia de que, si se puede hacer algo realidad, sin importar que tan imposible parezca. Como, por ejemplo, nadie va a saltar de un edificio esperando volar cuando se sabe con certeza que volar es imposible, ni siquiera nadie se animaría a intentarlo. Por lo tanto, podremos soñar con volar, pero sabemos que es imposible, por lo tanto, no haremos nada al respecto, y ahí se termina la historia.

 

 

 

“Para lograr grandes cosas, no solo debemos actuar sino también soñar, no solo planear sino también creer.” – Anatole France

 

 

 

Creer hace que todo sea posible, porque de hecho cambia tu programación mental, la cual ha sido programada con una perspectiva muy limitada, y al cambiar tus creencias, cambiaras tu vida entera. Cuando empiezas a creer de verdad en tus sueños, tu perspectiva aumenta, y lo que una vez fue imposible para ti, se vuelve posible, y es así que tus sueños empiezan a sentirse más reales.

Entonces, ¿Crees en tus sueños? Intenta ser honesto contigo mismo. Cierra los ojos por un segundo y piensa en tu sueño, ¿Puedes verlo? Bueno, ahora intenta verte a ti mismo en tu sueño, visualízalo, hazlo real, ¿Cómo se ve? ¿Cómo se siente? Genial, ¿Verdad? Bueno ahora mira a tu alrededor, e intenta mirarte a ti mismo en el espejo, ¿Puedes imaginar a esa persona que estás viendo capaz de alcanzar lo que sea que se proponga? ¿Crees en esa persona? ¿Crees en tu sueño? ¿Crees que es posible? Entonces, ¿Qué estas esperando? ¡Sal y haz que suceda!

 

 

 

Los sueños son posibles para aquellos que se animan a creer que pueden volverse realidad. Cree que lo que quieres es posible, ¡Y así será! Sueña, Cree, Consíguelo.

La edad no es mas que un numero

La edad no es más que un número, al cual le hemos otorgado una gran importancia. De alguna forma le hemos dado más significado del que deberíamos, otorgándole así a un simple numero el poder para controlar nuestras vidas. La verdad es que la edad no nos define ni a nosotros ni a nuestro destino, ya que no es nuestra edad lo que cuenta sino nuestra actitud.

 

 "Vive tu vida y olvídate de tu edad." - Norman Vincent Peale

 

 

Día a día pienso en como nuestra edad nos ha influenciado. Pareciera que tenemos una edad para todo. Una edad para estudiar y aprender, una edad para divertirnos, una edad para casarnos, una edad para tener hijos, una edad para ser exitosos y una edad en la cual ya nos consideramos los suficientemente viejos como para vivir la vida que básicamente morimos incluso antes de haber muerto realmente.

Le hemos otorgado a la edad el poder para decidir por nosotros. La edad decide si es correcto hacer algo o no, y nosotros basamos nuestras decisiones en nuestra edad, lo que la mayoría de las veces nos lleva a tomar la decisión equivocada o muchas veces nos lleva a tomar una decisión basada en nuestra edad, lo que no nos permite decidir de acuerdo a nuestros sentimientos y emociones, y hacemos esto debido a las limitaciones que hemos puesto en nuestra mente gracias a un simple número.

 

 

 

“No cuentes solo tus años, haz que tus años cuenten.” – George Meredith

 

 

 

La edad es una prisión creada por nuestra sociedad, la cual nos ha privado de la libertad para hacer todo aquello que queremos hacer en el momento más apropiado para nosotros. Es como si estuviésemos en una carrera contra el tiempo, en donde la edad para disfrutar de la vida, divertirse, ser feliz, libre, hermosos y exitosos es muy corta, es así que estamos presionados a hacer todo aquello que podamos, en un tiempo determinado ya que después de cierta edad nos volvemos obsoletos, y desde ese momento enterramos todos nuestros sueños y deseos junto con nuestra felicidad y pasión por vivir, y vivimos el resto de nuestras vidas condenados a esperar que un día alguien venga y nos entierre junto con todas aquellas cosas.

La verdad sobre la edad es que es simplemente una ilusión, ya que somos libres de hacer todo aquello que amamos en el momento que queramos. Nuestros sueños, al contrario de lo que pensamos, no tienen una fecha de caducidad, es por ello que nunca es demasiado temprano o demasiado tarde para perseguirlos y hacerlos realidad. En cualquier momento tenemos el poder para decidir quién queremos ser y que queremos conseguir e ir a por ello, y convertirnos en la persona que siempre hemos querido ser. Nuestra vida está totalmente bajo nuestro control, y no es nuestra edad lo que nos controla, ya que un número es y será siempre un numero si no le otorgamos el poder para que sea el creador de nuestro destino.

 

 

 

“Nunca eres demasiado viejo como para establecer una nueva meta o soñar un nuevo sueño.” – C.S. Lewis

 

 

 

Lo importante sobre la edad y cumplir años no es un número, sino que eso significa que estamos vivos, lo que quiere decir que todavía tenemos la oportunidad para hacer aquello que amamos y ser felices. La edad y las situaciones que nos rodean no tienen el control de nuestras emociones, sino que somos nosotros los que tenemos el poder para crear la vida que siempre hemos soñado. Desde siempre sin importar mi edad, he decido seguir a mi corazón, aquello que amo y aquello que me hace feliz me dan vida y no un simple número. La edad no es más que eso, un simple número, no nos define, no nos controla, no nos categoriza, no nos dirige, somos nosotros los que hacemos eso. Nuestros sueños, metas y todo aquello que nos hace felices nos mantiene con vida. La edad es simple un número, y su único lado positivo y muy importante sería que nos indica que todavía seguimos con vida para poder hacer aquello que nos guste, ya sea en mayor o menor medida, porque es nuestra decisión de vivir nuestra vida a nuestra manera lo que cuenta, no nuestra edad.

Lo importante sobre nuestra vida es que debemos saber que la edad no es lo que importa, ya que lo que verdaderamente importa es nuestra actitud, nuestra fe, nuestro compromiso y perseverancia. La edad puede indicar el paso del tiempo, y las dificultades pueden haberse incrementado, pero la clave para vivir la vida la encontramos en nuestra mente, porque es ella la que si puede limitarnos o no. No hay nada que pueda detenernos de alcanzar nuestros sueños si creemos que todo es posible. Nuestra mente lo es todo, y jamás deberíamos permitir que un simple número y las creencias que le hemos dado como sociedad interfiera con nuestros verdaderos sueños y deseos.

 

 

 

 

Otorguémosle menos importancia a nuestra edad y más importancia a nuestra propia mente y actitudes, ya que no podemos cumplir nuestros sueños si no creemos en nosotros mismos. Recuerda que la edad es simplemente un número, no permitas que este controle tu vida. ¡Tu edad solo indica que sigues con vida lo que significa que puedes seguir siendo feliz, divertirte, disfrutar de la vida, reír, aprender, soñar, creer y seguir viviendo tu vida al máximo!

La preocupacion no tiene ningun proposito util

Todos nosotros compartimos un hábito, pero no precisamente el tipo de habito que es bueno para nuestra salud y nuestra vida, sino que, todo lo contrario. El hábito del que les hablo se llama “preocupación” y no tiene ningún propósito útil.

 "La preocupación no nos quita los problemas de mañana, pero si nos quita la paz de hoy."

 

Tenemos el mal hábito de preocuparnos demasiado, como si el acto de preocuparse pudiese ser usado como varita mágica para poder cambiar lo que está sucediendo o lo que pensamos que está sucediendo. La realidad es que nadie jamás ha podido cambiar algo que haya ocurrido en el pasado o algo que debería pasar en el futuro preocupándose, ya que la única cosa que puede verse afectada gracias a nuestras preocupaciones es nuestro presente.

Cuando nos preocupamos no cambiamos nada que haya sucedido en nuestro pasado ni tampoco nada que vaya a suceder en el futuro, ya que lo único que podemos cambiar es nuestro presente, pero no de la forma más positiva, porque al preocuparnos convertimos nuestro presente en una pesadilla a través de nuestros pensamientos acerca de lo que puede llegar a suceder. De esta forma nos ponemos a nosotros mismos en un lugar donde sufrimos innecesariamente, preocupándonos por situaciones que por lo general ni siquiera suceden.

 

 

 

“La preocupación aparenta ser necesaria pero no sirve a ningún propósito útil.” – Eckhart Tolle

 

 

 

¿Cuántas veces has estado preocupado por algo en el pasado? ¿y cuantas veces eso por lo que estabas preocupado realmente sucedió? Y si eso realmente sucedió, ¿Fue tan malo como parecía? ¿Valió la pena tanta preocupación y angustia? ¿Valió la pena haber perdido tanto tiempo de tu vida preocupándote por algo que estaba totalmente fuera de tu control? Supongo que no, o eso es lo que creo gracias a mis propias experiencias, ya que cada vez que recuerdo mi pasado, puedo ver que he perdido mucho de mi preciado tiempo preocupándome por cosas que nunca sucedieron, y aquellas cosas que si sucedieron resulta que no fueron tan malas como creí que serian.

La preocupación no tiene sentido, ya que esta no puede cambiar nada de nuestro pasado, y tampoco puede cambiar nada que vaya o no a pasar en nuestro futuro, pero si puede hacer una cosa: Puede robarte la felicidad y la alegría de tu corazón sin sentido. El problema con la preocupación es que te hace sentir como si aquellas cosas por las que estas preocupado ya fuesen una realidad en tu presente, cuando en realidad no es más que una ilusión, pero en si la preocupación convierte todos nuestros problemas en realidad incluso si no existen de verdad. La preocupación solo genera que nos enfoquemos en aquello que no queremos que suceda en lugar de enfocarnos en los resultados que si nos gustaría que sucedan.

 

 

 

¿Por qué preocuparse? Si has hecho lo mejor que podías, la preocupación no hará que todo salga mejor.” – Walt Disney

 

 

 

La preocupación no puede ayudarnos de ninguna forma, no puede resolver nuestros problemas, pero tu si puedes hacer lo mejor que puedas para obtener el mejor resultado posible. Si hay algo que te gustaría cambiar, y si es posible hacerlo, entonces cámbialo, has lo que puedas para obtener el resultado que te gustaría obtener, enfócate en aquellas cosas que te gustaría atraer a tu vida, y no te enfoques en aquellas cosas que no quieres. Por otro lado, si no puedes hacer nada para cambiar tu situación, ¿Por qué preocuparse entonces? ¿O acaso haría que las cosas fuesen mucho mejor? Definitivamente no, no hará que todo sea mejor, sino que hará que todo sea peor ya que va a amargar y oscurecer tu presente, robándote la felicidad y la paz, arruinando tu día.

 

 

 

 

La preocupación por algo no cambia nada, sino que complica tu vida mucho más, por lo tanto, usa tu imaginación para crear el resultado positivo que te gustaría obtener en tu vida. ¡Has todo lo que puedas para obtener aquel resultado deseado, pero siempre recuerda tener fe y confiar en la vida, ya que sin importar lo que suceda todo saldrá bien!