Tag Archives: Corazón

¡Es Tiempo de Una Revolución de Amor!

Los humanos enfrentan un grave problema, la sociedad en la que viven está en estado de descomposición, sus cerebros han sido lavados, y el mayor problema de todos es la falta de amor. Necesitamos amar de nuevo, necesitamos recordar lo que es verdaderamente esencial, ¡es tiempo de una revolución de amor!

 

 

cuando-el-poder-del-amor-supere-el-amor-al-poder-el-mundo-conocera-la-paz-jimi-hendrix

 

 

El virus que ha sido implantado en nuestras mentes ha exterminado la mayoría de las cosas más valiosas que tenemos como seres humanos como, por ejemplo: La habilidad de amar, la habilidad de amarnos a nosotros mismos, a nuestro mundo, a nuestra naturaleza, y a cada ser humano sobre este planeta. Hemos perdido el poder para crear todo aquello que deseamos, y hemos olvidado quien somos en realidad, y cuál es el verdadero propósito por el cual estamos aquí.

El gran problema de todos es que le hemos cambiado el significado al amor, olvidándonos de lo que realmente significa. El mundo está bajo tanto dolor en este momento, y no solo porque los humanos solo están amando de una forma superficial y egoísta, sino porque que le dan amor cada día a cosas sin valor, y ahí es donde se encuentra la peor de las enfermedades: El amor al dinero.

 

 

 

 

“Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero.” – Sabiduría Indoamericana

 

 

 

 

Estamos más enamorados del dinero que de cualquier otra cosa en el mundo. ¿Y como puedo saber eso? Porque solo basta con mirar el mundo, y lo que sucede actualmente, para saber que lo que digo es verdad. El problema es que las personas están tan ciegas, que no pueden ver la realidad. Los humanos han perdido el sentido común, convirtiéndose en victimas de su locura, de su enfermedad por el dinero, o el poder, realizando las peores de las atrocidades y todo en el nombre del dinero. Nuestro amor por el dinero es la primera causa del dolor y sufrimiento, y la causa de la destrucción lenta y letal de la existencia humana.

El mundo está muriendo, estamos empujando constantemente nuestros recursos al límite, poniendo nuestra propia existencia en peligro. El mundo, nuestro hogar necesita de amor, y no el tipo de amor barato y podrido que damos día a día, sino que necesitamos amor real, amor del bueno. Debemos aprender a amar de nuevo, y esparcirlo a donde vayamos, para así poder sanar nuestros corazones y el mundo entero. La solución es enfocar nuestra vista en lo que realmente importa, aprender a amarnos a nosotros mismos, para así amar a otros, debemos aprender que no estamos separados, por lo tanto, lo que le hacemos a otros, nos lo hacemos a nosotros mismos.

 

 

 

 

“El planeta no necesita más gente exitosa. Lo que el planeta necesita desesperadamente son más pacificadores, sanadores, restauradores, contadores de historias y amantes de todos los tipos”. – Dalai Lama

 

 

 

 

Hay algunas preguntas sobre el comportamiento humano que han estado en mi mente, y las cuales no puedo entender:

 

¿Cómo es posible que todavía existan personas matándose entre sí, personas robándole cosas a otras personas, personas sin casa, sin nada que comer, sin agua potable, sin acceso a educación, salud y sin ningún derecho a tener una vida decente?

¿Cómo es posible que sepamos que estamos destruyendo nuestro planeta, nuestro hogar, y el hogar de miles de criaturas, sabiendo que estamos jugando a la ruleta rusa con nuestra propia existencia y así y todo no hacemos nada para cambiarlo? Hemos sido bendecidos con un maravilloso planeta y sin embargo lo destruimos día a día con nuestras imprudentes acciones.

¿Cómo puede ser que luego de miles de millones de años de vida en la tierra todavía sigamos separándonos por nacionalidad, raza, religión, genero, edad y estatus social, otorgando derechos humanos dependiendo de dónde pertenezca cada persona?

¿Cómo puede ser posible que todavía existan personas privadas de su libertad? ¿Cómo es posible que todavía en este Siglo XXI exista la esclavitud?

¿Cómo puede ser posible que hayamos sido beneficiados con un maravilloso cuerpo, el cual nos permite experimentar el maravilloso regalo de la vida en la tierra y sin embargo lo destruimos día a día consumiendo toda la basura que podamos, sin importar ni un poco nuestra salud hasta llegado el momento en el que no hay vuelta atrás?

¿Cómo es posible que hayamos sido bendecidos con una mente extraordinaria, teniendo el poder, las habilidades, y los conocimientos para crear cosas maravillosas y sin embargo lo usamos para destruir?

¿Cómo es posible que tengamos un hermoso corazón con una enorme capacidad para sentir y dar amor y elegimos odiar y lastimar?

 

 

 

 

“Al final, no recordamos las palabras de nuestros enemigos sino el silencio de nuestros amigos.” – Martin Luther King

 

 

 

 

Y como dije anteriormente, la respuesta a todas estas preguntas es que hemos perdido el sentido común, hemos invertido las verdaderas prioridades con cosas menos importantes, nos hemos olvidado del amor, y nos hemos vueltos tan ciegos que no podemos ver lo que realmente sucede, y si lo podemos ver, hacemos la vista a un lado rápidamente, porque no queremos nada que nos distraiga de nuestra desesperada carrera por obtener más dinero, poder, cosas materiales, y un estatus social que nos destaque del resto. Nuestro egoísmo nos ha vuelto extremadamente superficiales, y así perdimos noción de lo que es realmente importante, permitiéndole al mal sacar de nosotros lo peor de uno, y así lo esparcimos por el mundo, lo que ha causado toda esta realidad de odio, sufrimiento, locura y dolor.

Y lo que hace que toda esta situación se vuelva más enferma, es que hemos aceptado esta realidad como un hecho imposible de cambiar, tomando el camino más fácil y cobarde, ya que requiere de coraje ir en contra de la corriente, de lo común, de lo establecido, y hacer lo que se deba hacer para cambiar el mundo. Es más fácil quejarse, que hacer algo al respecto.

 

 

 

 

“Yo sola no puedo cambiar el mundo, pero puedo tirar una piedra al agua para crear muchas ondas.” – Madre Teresa

 

 

 

 

Pero hoy podemos cambiar la historia, hoy podemos crear un futuro mejor. No te conformes con este mundo que te pintaron como el real, como el ideal, este sistema perverso nos ha confundido, nos ha enloquecido. Pero sé que dentro tuyo lo sabes, y quieres un mundo mejor, anhelas un mundo mejor. Si en algún punto de tu corazón sientes que la vida no te satisface, no te rindas, hay esperanzas. La vida puede ser mejor que esta siniestra realidad que consume nuestras almas.

Lo que el mundo y la humanidad necesita es que las personas se unan, necesitamos un grupo de soldados con corazón, dispuestos a dar amor, listos para crear y no para destruir, dando todo el amor posible y lo mejor de sí para abrirle los ojos a la humanidad, y para así poder cambiar nuestra realidad y todo el destino de la raza humana.

 

 

 

 

 

Es hora amigos míos, es hora de darle al mundo lo que más le falta, es hora de detener toda tristeza, dolor y sufrimiento en el mundo, debemos recordarles a los humanos que el amor existe, y así curaremos este infierno que nos rodea. Unámonos en esta revolución, en el nombre de Dios, en el nombre del amor, y salgamos sin miedo y con coraje a conquistar los corazones humanos con amor. ¡Es tiempo de una Revolución de Amor!

Libera el Dolor y Sana tu Corazon

Van a existir diferentes momentos en nuestras vidas en donde vamos a sentir dolor. Este podrá ser un dolor superficial, o un dolor más profundo, a veces podrá ser por segundos, por horas, por meses o incluso años, y a veces nunca se irá, quedándose atrapado en nuestro cuerpo, contaminando nuestra alma, y rompiendo nuestros corazones, y la única forma de que deje de lastimarnos es sacándolo de nuestros corazones, permitiéndole que se aleje de nuestras vidas.

 

 "Busca en tu interior un lugar donde haya alegria, y esa alegria borrara el dolor." - Joseph Campbell

 

 

Hay tres tipos de personas: Aquellas que se tragan el dolor, lo digieren, y logran sacarlo de sus mentes y corazones, luego están aquellas personas que lo tragan, y lo dejan dentro, dejando que los destruya por dentro, volviéndose sus víctimas, y luego están aquellas personas que lo tragan, y lo esparcen por todo su ser como veneno corriendo por sus venas, conminando sus corazones, volviéndose un reflejo de su dolor.

El primer tipo de personas no están exentas de sentirlo, de hecho, es muy probable que lo hayan sentido cientos de veces en su pasado, y posiblemente lo sientan muchas veces más a lo largo de sus vidas, pero lo que hace la diferencia entre este tipo de personas y los otros dos tipos de personas es que estas no le permiten a el dolor controlar sus vidas. Por lo tanto, una vez que lo sienten, buscan la forma de removerlo de sus corazones tan pronto como sea posible.

 

 

 

“Cosas malas suceden; como respondo ante ellas define mi carácter y la calidad de mi vida. Puedo decidir yacer en una tristeza eterna, inmovilizado por la gravedad de mi perdida, o puedo decidir afrontar el dolor y apreciar el regalo más preciado que tengo: la vida misma.” – Walter Anderson

 

 

 

El segundo tipo de personas son aquellas que lo sienten, pero no son capaces de liberarlo de sus corazones, guardándolo muy dentro suyo. El problema con esto es que mientras que estas personas pueden tener una sonrisa en sus caras, muy dentro de sus corazones el dolor los va matando lentamente. Estas personas no lo liberan de ninguna forma, sino que se lo guardan para sí mismos. El problema es que se vuelven prisioneros de su dolor, este los destruye por dentro día tras día, y a veces se vuelve tan intolerable que la persona se rinde ante él, a veces acabando con su propia vida.

El tercer tipo de personas son como el segundo tipo de personas, pero hay una gran diferencia entre ellas. La mayor diferencia es que estas personas intentan liberarlo y detener su sufrimiento causándole dolor a otro. El problema es que el dolor que sienten les ha consumido sus corazones, y contaminado sus mentes. Estas personas están tan destruidas por dentro que la única forma en la que se pueden revelar frente a tanto dolor es volviéndose ellos mismos la personificación del dolor, causando sufrimiento a otros con el fin de sanarse a sí mismos.

 

 

 

“Estos dolores que sientes son mensajeros. Escúchalos.” – Rumi

 

 

 

Como podemos ver el dolor es algo que debes dejar salir de tu corazón antes que destruya la persona que realmente eres. No es siempre posible evitar sentirlo, de hecho, no deberíamos forzarnos a no sentirlo, sino que deberíamos aceptarlo, saborearlo, digerirlo, aprender de él y cuando estemos listos debemos dejarlo ir.

¿Cómo lo liberamos entonces? Bueno, la respuesta va a depender de la persona que lo siente, pero la mejor forma es sabiendo que el sentimiento de dolor no borrara el motivo que lo causo en primer lugar. Por lo tanto, debemos enfocarnos en algo más, algo que nos haga sentir bien, y debemos ser sobre todo pacientes y darnos tiempo, sabiendo que tarde o temprano el dolor se ira. Hay que saber que el dolor nos traerá más dolor, y nunca lo contrario, no cambiara lo que sucedió ni tampoco cambiara nuestro futuro, ya que depende de nosotros permitir que nos destruya, o destruirlo nosotros antes. Debemos enfocar nuestra mente en aquello que nos hace bien, evitando todo contacto con aquello que fomente ese dolor.

 

 

 

“Mi objetivo es olvidar el dolor de la vida. Olvidar el dolor, burlarse del dolor, reducirlo y reír. ” – Jim Carrey

 

 

 

Podemos ser las victimas de nuestro dolor y permitirle que controle nuestras vidas, o podemos ser los creadores de nuestro propio destino. Si elegimos la primera opción estaremos a merced de nuestro dolor, en cambio, si elegimos la segunda opción nosotros tendremos el poder para controlar nuestras vidas y decidir qué hacer con ella. No será fácil, pero es posible. No siempre podremos evitar el dolor, pero siempre podremos decidir qué hacer con él. Transfórmalo en algo hermoso y así cambiaras toda tu vida. Intenta ver el lado positivo, no te cuestiones lo que paso, el pasado no existe, enfoca tu mente en este momento, y crea lo que quieras experimentar mañana.

 

 

 

 

Hoy es el día en el que puedes liberar el dolor que estas sintiendo, es ahora el momento para decidir dejarlo ir ¡y empezar una nueva vida!

Nutre tu Mente con Pensamientos Positivos

Nuestro cuerpo y su bienestar está basado en cómo nos alimentamos, y así también sucede con nuestra mente: somos lo que pensamos, y dependiendo de si nutrimos nuestra mente con pensamientos positivos o no, es lo que vamos a experimentar en nuestra vida. Puedes tener una mente positiva, o una mente negativa, lo que hace la diferencia entre una o la otra es la elección que tomes a la hora de alimentarla, y aquello que decidas consumir día a día.

 Si no nutre tu alma, deshazte de ello.

 

Aquello que comemos y tomamos por nuestra boca diariamente tiene consecuencias en nuestro organismo, ya sea a corto o largo plazo:

 

  • Podemos comer comida en mal estado y sentirnos mal inmediatamente o al cabo de unos pocos días, o podemos enfermarnos luego de haber comido comida no saludable diariamente por un largo periodo de tiempo.
  • Así también podemos comer comida saludable un día y sentirnos bien, o podemos comer sanamente todos los días por un largo periodo de tiempo y sentirnos mejor día tras día.

 

Por lo tanto, ¿Cómo crees que sucede con la mente? La realidad es que pasa exactamente lo mismo, ya que lo que consumimos diariamente a través de nuestros ojos y oídos tiene consecuencias en nuestra mente, corazón y espíritu, ya sea a corto o largo plazo:

 

  • Podemos consumir negatividad ya sea escuchando o mirando situaciones destructivas para el alma y sentirnos mal inmediatamente o al cabo de un par de días, o podemos sentirnos realmente tristes y deprimidos luego de haber consumido negatividad por una largo periodo de tiempo en nuestras vidas.
  • Así mismo, podemos consumir positividad un día y sentirnos muy bien, o podemos consumir positividad diariamente por un largo periodo de tiempo y sentirnos felices cada día un poco más.

 

 

 

“Hay realidades que todos compartimos, sin importar nuestra nacionalidad, lenguaje, o gustos personales. Como necesitamos comida, también necesitamos de nutrición emocional: amor, amabilidad, apreciación, y apoyo de los demás.” – J. Donald Walters

 

 

 

Nutrir tu mente con pensamientos positivos es tan importante como nutrir tu cuerpo con comida saludable, ya que si fallamos en alimentar nuestra mente con pensamientos, afirmaciones y creencias positivas, ponemos en riesgo nuestra entera existencia sobre este planeta, y no porque corremos el riesgo de morir, sino porque corremos el riesgo de no haber vivido verdaderamente mientras pudimos, y no se puede vivir de verdad si conllevas contigo una mente negativa durante toda tu vida.

Con el fin de alimentar tu mente de forma saludable, es necesario evitar todo aquello que pueda contaminar tu espíritu con negatividad. El problema es que muchas veces la negatividad parece inofensiva, pero la mayoría de las veces no lo es. Cada negatividad que consumas, sin importar la cantidad, puede generar un gran impacto en tu mente, y si no eres consciente de ello, puede que consumas negatividad día tras día sin darte cuenta del grave daño que puede estar produciendo en tu mente, y el resultado será catastrófico, ya que se apoderara de tu mente, dirigiendo tu vida causándote graves efectos secundarios, como ser depresión, tristeza, enojo o angustia.

 

 

“No alimentes tu mente con pensamientos negativos. Si lo haces, puede que empieces a creer en ellos.” – Catherine Pulsifer

 

 

 

¿Irías ahora a la cocina y comerías comida podrida para la cena? Supongo que no, ¿verdad? Ya que no solo el gusto seria nauseabundo sino que además te haría sentir horrible, y es muy probable que como consecuencia te cause vómitos, diarrea y fiebre, teniendo que llamar a alguien por ayuda. Por lo tanto, me pregunto, ¿Por qué lees aquellas revistas que contaminan tu mente, las cuales te crean creencias erróneas sobre ti y tu vida, haciéndote sentir miserable? ¿O porque continuas mirando aquel programa de TV que planta semillas de odio, maldad y tristeza en tu mente? ¿O porque sigues saliendo con aquellas personas que solo sacan lo peor de las personas incluyéndote a ti, personas que solo hablan con lenguaje de odio, desesperanza, chismerío, racismo y maldad? ¿O porque sigues perdiendo tu tiempo consumiendo toda la basura que ves y escuchas en un programa de TV, una película o una canción? ¿O porque continúas consumiendo toda la porquería que lees en Facebook, revistas, y libros que solo arrebatan la felicidad de tu corazón? ¿Te has puesto a pensar en esto? Porque si no comes comida podrida porque te hará sentir mal, entonces, ¿Por qué consumes toda aquella basura que contamina tu mente y te hacen sentir mal contigo mismo y con tu vida?

Si te sientes feliz, si tienes la vida de tus sueños, si todo aquello que consumes te hace feliz y te da paz, entonces sigue así, pero si eso no sucede, entonces deberás cambiar tu dieta, y con ello me refiero a que deberás cambiar todo aquello que miras y escuchas diariamente, incluso si crees que no te está haciendo ningún daño, ya que de alguna forma u otra te afecta, ya que somos lo que pensamos y creemos, y esas creencias crean nuestro comportamiento, lo que crea nuestra perspectiva y con ello nuestra realidad.

 

 

 

Si quieres estar en paz y feliz, nutre tu mente y alma con pensamientos positivos, y deshazte de toda la negatividad de tu alrededor. Si tienes pensamientos positivos sobre ti mismo y sobre tu vida, tendrás emociones positivas, y si tienes emociones positivas, tu comportamiento será positivo, y por lo tanto toda tu realidad será mucho más positiva. ¡Nútrete con positividad y ve el cambio en tu vida!