Tag Archives: Celos

Los Celos Contaminan Nuestra Mente

Los celos son una emoción destructiva, y solo pueden generar resultados destructivos. La realidad es que los celos jamás otorgan un resultado positivo, y a medida que alimentamos nuestros celos, estos de a poco van apoderándose de nuestras mentes, hasta que perdemos el control de nuestros pensamientos. Es por eso que para tener una vida feliz, debemos primero aprender a controlar nuestros celos.

 "No hay mayor gloria que el amor, ni mayor castigo que los celos." - Lope De Vega

 

Los celos son un reflejo de como nos sentimos, y de que pensamos sobre nosotros mismos. Estos demuestran nuestras distintas carencias. Los celos son veneno para nuestro espíritu, y este es realmente toxico, ya que tiene la capacidad para contaminar nuestra alma y corazón. Las razones por las cuales tenemos celos son diversas. Basándome en mi propia experiencia, puedo decir que las causas de nuestros celos son debido a nuestra falta de autoestima, confianza y amor por nosotros mismos, y cuando esto sucede, le permitimos a nuestros miedos controlar nuestras vidas, y es así que nuestro corazón empieza a acumular una serie de sentimientos negativos como angustia, depresión, tristeza y resentimiento, los cuales son componentes esenciales para que nuestros celos crezcan día a día.

Los celos tienen la capacidad para controlar nuestros pensamientos, emociones, acciones, y toda nuestra vida. Cuando los celos se apoderan de nuestra mente, perdemos el control de nuestros propios pensamientos y emociones, es así, que nuestra perspectiva, la cual otorga nuestra realidad, se vuelve inestable, confusa y sobre todo irreal. Los celos son una enfermedad que causa tormento, angustia, ira y dolor a aquellos que la padecen. Una vez que le permitimos a nuestros celos apoderarse de nuestra vida, toda nuestra realidad se vuelve una pesadilla, y no sólo nos perjudica a nosotros, sino también a aquellos que nos rodean.

 

 

 

“Los celos son una enfermedad, el amor es una condición saludable. La mente inmadura frecuentemente confunde una cosa con la otra, o da por hecho que cuanto mayor es el amor, mayores son los celos; de hecho, son casi incompatibles; una emoción apenas deja espacio para la otra.” – Robert A. Heinlein

 

 

 

La realidad es que los celos son la forma que usamos para defendernos a nosotros mismos de amenazas externas. Pero la realidad es que la mayor amenaza vive dentro de nosotros mismos, y esta es llamada miedo. El problema es que los miedos nos otorgan creencias equivocadas sobre la vida, las personas y sobre nosotros mismos. Cuando los celos nos dominan, pasamos a vivir en un mundo que no es real, ya que dejamos de ver el mundo con nuestros ojos abiertos y pasamos a verlo con los ojos tapados por nuestros miedos, y la realidad que percibimos es la mayor parte del tiempo incorrecta, y es así que nuestras creencias son formadas de la forma incorrecta, lo que nos otorga más y más sentimientos de celos.

La verdad es que los celos nos ponen en el lugar de sufrimiento que tanto intentábamos evitar.  Los celos nos arrebatan cualquier oportunidad de estar en paz y felices con nosotros mismos, y con cada ser que nos rodea. No importa que tan buena sea la vida, si sufrimos de celos, y permitimos que estos contaminen nuestra mente, viviremos siempre en una realidad distorsionada, y veremos fantasmas y demonios en donde no los hay, empujando de esta forma, toda persona y todo aquello que sea bueno para nosotros. El problema con los celos es que son una emoción sin sentido, ya que no pueden hacer que obtengamos aquello que deseamos y que no tenemos, o tampoco puede evitar que alguien nos engañe, sino que los celos solo nos contaminan y destruyen por dentro, arrebatándonos nuestra paz y felicidad, causándonos amargura, dolor y tristeza.

 

 

 

“Nunca hay que subestimar el poder de los celos y el poder de la envidia para destruir.” – Oliver Stone

 

 

 

Los celos son la causa por la cual muchas personas no viven una vida feliz y en paz, ya que consume nuestra mente y vida. Nada puede ser tan doloroso como estar atrapado en un mundo de pesadilla creado por nuestra mente, contaminada por nuestros celos y fomentada por nuestros miedos, inseguridades, dudas y angustias. El problema es que la mayoría de las veces nuestros celos son infundados por nuestras inseguridades y más profundos miedos, y crea en nuestra mente una realidad que no existe.

Si sabes quién eres realmente y de lo que eres capaz. Si sabes cuan increíble y hermosa persona eres, si sabes cuánto es lo que vales, nunca más tendrás dudas sobre ti mismo, y es ahí en donde podemos encontrar el primer paso para remover los celos de nuestras vidas. Es un trabajo que debemos hacer diariamente. Día y noche debemos encontrar la manera de amarnos a nosotros mismos, y una vez que podamos hacer eso, aprenderemos a confiar más en nosotros, volviendo a estar en paz con nuestro propio ser, y viendo así la vida con amor y confianza y no con inseguridades.

 

 

 

“Puedes ser la luna y aun así estar celoso de las estrellas.” – Gary Allan

 

 

 

La solución a los celos se encuentra dentro de nosotros mismos. Es por eso que en mi vida comprendí que para poder tener éxito en todo aquello que me propusiese debía primero creer en mi misma, y para poder hacer eso, debí empezar por amarme a mí misma. El amor que uno se tiene por sí mismo, es el amor que uno otorga, es por eso que es tan importante. A medida que fui cambiando la forma en que me veía a mí misma, mi perspectiva sobre el mundo fue cambiando también. Cuando dejé de subestimarme, de creer que no valía nada, de pensar que nunca era suficiente, empecé a ver todo diferente, lo que genero que todos mis miedos e inseguridades desaparezcan, y como aquello era lo que alimentaba mis celos, ellos también empezaron a desaparecer. Así obtuve de nuevo el control de mi propia mente, sabiendo que a pesar de que no estaba exenta de sufrir traiciones, dolores y decepciones, mi idea sobre mi misma no cambiaría, y sabía que tarde o temprano, era eso lo que necesitaba como motor para siempre seguir adelante y jamás darme por vencida frente a las adversidades.

 

 

 

Porque nuestra felicidad no depende de otros, sino de nosotros mismos, cree en ti mismo, y confía en tu potencial, aprende a amarte y a ver lo mucho que vales, y cuando puedas ver eso, no importará si los demás puedan o no verlo, ya que a la única persona que debes demostrarle lo que vales es a ti mismo. Elimina los celos de tu vida, y así disfruta de la vida, ¡porque de verdad vale la pena vivirla!