Tag Archives: Autoestima

Amarte a Ti Mismo: Un Acto de Rebelion

Vivimos en un mundo tan obsesionado con las apariencias externas que el envase se ha vuelto mas importante que el contenido. Hoy en día lucir bien en el exterior se ha vuelto nuestra prioridad, nuestra obsesión, y el único motivo es ser aceptados en esta sociedad que te condena o te glorifica por tu apariencia. Por lo tanto, amarte a ti mismo en esta sociedad que quiere que te sientas mal contigo mismo es un acto de rebelión que te otorga libertad!

 

 

 

"En un mundo que se beneficia por tu baja autoestima, amarte a ti mismo es un acto de rebelión."

 

 

 

Esta sociedad quiere que creamos que con el fin de ser exitosos necesitamos lucir bellos en el exterior. Desde que nacemos estamos expuestos a diferentes fuentes las cuales tienen como principal propósito hacernos sentir mal con nuestra apariencia, y por ende fracasados. Crearon el concepto de que la fealdad significa infelicidad, y belleza significa felicidad y éxito. Pareciera que solo puedes amarte a ti mismo si tu eres hermoso por fuera, y eso por supuesto nunca sucede, ¿Y por qué? Porque el negocio se habría terminado, y donde no hay negocio, no hay dinero.

Nuestras mentes han sido contaminadas con este virus desde el primer día. Cuando nacemos, se nos corta el cabello, nos hacen agujeros en nuestras orejas para que podamos vernos bonitas con pequeños aritos, nos visten como muñecos, y nos hacen actuar como príncipes y princesas. A medida que crecemos, nos dan muñecas rubias, flacas, y de ojos azules para jugar, y a medida que pasa el tiempo ese virus infernal sigue enfermando nuestras mentes a través de todos los productos, servicios y entretenimiento que nos venden: El maquillaje, la cirugía plástica, los reality shows con gente cool, películas con bellísimos actores, músicos y bandas de chicas y chicos bonitos, y comerciales de televisión que constantemente lavan nuestro cerebro día tras día.

 

 

“Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas, es el mayor logro.” – Ralph Waldo Emerson

 

 

El problema es que hemos aceptado el concepto de que necesitamos vernos atractivos con el fin de ser felices. Creemos que finalmente vamos a amarnos a nosotros mismos el día que nos veamos hermosos por fuera, entonces compramos toda la basura que podamos encontrar con el fin de ser felices y amarnos a nosotros mismos, pero esto nunca termina, nunca nos sentimos completamente felices con nosotros mismos y queremos más, queremos vernos como las chicas de las revistas, y el problema es que ni siquiera ellas se ven así en la realidad. Perseguimos un falso estereotipo de belleza que no existe, es irreal, ficticio, una gran mentira.

El problema es que nos hacen creer que si existe, entonces nunca dejamos de comprar la basura que nos venden, sometiéndonos a nosotros mismos a este marketing enfermizo que nos posee. Siempre hay algo nuevo, un nuevo tipo de cirugía plástica, un nuevo producto revolucionario que te hará ver 20 años más joven, y maravillosos productos que harán que te veas bronceado los 365 días del año, un nuevo maquillaje que transformará tu cara en una falsa muñeca de porcelana. Siempre habrá algo que necesitarás con el fin de ser atractivo para así ser feliz. Esto nunca se detiene, nunca.

 

 

“Te has estado criticando durante años, y no ha funcionado. Trata de aprobarte a ti mismo, y ve qué pasa.” – Louise L. Hay.

 

 

Por lo tanto, si quieres verte bien por fuera, empieza por quererte como eres, ama tu verdadero ser sin ningún tipo de producto o ropa especial, o nada externo a ti, simplemente ama lo que esta sociedad llama “imperfecciones” porque no lo son, nadie es imperfecto, todos somos perfectos, porque hemos sido creados por el mejor artista, el gran creador. La belleza es un concepto que la sociedad ha creado con el fin de establecer un estándar, y así obtener un beneficio, pero todos somos hermosos, somos únicos, originales, no necesitamos ser alguien mas para ser hermosos, siendo nosotros mismos, y queriéndonos a nosotros mismos es lo que nos hace hermosos.

Lo que quiero decir es que esta completamente bien comprar y usar todos los productos que quieras, siempre y cuando tu felicidad no dependa de ello. Cambia el color de tu pelo, usa maquillaje, ponte a dieta, ve al gimnasio, compra nueva ropa, usa tu crema favorita, pero hazlo porque te gusta, porque quieres mejorar, o por cualquier motivo excepto para impresionar a otros, o para ser aceptado, no lo hagas para pertenecer, ni para ser feliz o exitoso, porque nunca vas a estar completamente feliz si dependes de todas esas cosas para sentirte bien contigo mismo. Levántate a la mañana, ve al espejo, y mírate sin maquillaje, con tu pelo despeinado, con tu pijama de Minnie mouse, de batman, rasgado y viejo, mírate al espejo y ve tus arrugas, granos, mírate a ti mismo con todas tus “imperfecciones” y sonríe, porque eres un ser hermoso. Amate a ti mismo en cada momento, y así encontraras la libertad para ser quien quieras ser sin necesitar de nada con el fin de serlo.

 

 

“Sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos.” – Antoine de Saint-Exupéry

 

 

Una vez alguien dijo: “La belleza duele”, pero no es así, la belleza no duele, lo que duele es no poder mirarse al espejo, y amar lo que ves simplemente porque no te ves como la chica o chico de las revistas. No poder ver tu propia belleza, te vuelve miserable, y no importa cuanto intentes ser “hermoso” siempre te sentirás miserable, y eso duele un millón de veces más que caminar con tacos, que la cirugía plástica o la depilación. ¿Puedes entender el verdadero problema aquí? ¡Eres tú! Es en la forma en la que te ves a ti mismo, cambia los ojos con los que te ves a ti mismo, enamórate de tu verdadero ser y así cambiarás toda tu vida… ¡y también ahorrarás mucho dinero!

 

 

 

 

Si te miras a ti mismo al espejo y te gusta lo que ves, ¿Crees que te importará lo que piensen los demás? ¡Absolutamente no! Eso se llama tener confianza en uno mismo, y así lograras amarte a ti mismo. La realidad es que no necesitas nada para ser hermoso, ya lo eres, tan solo recuerda eso ¡y obtén la libertad para ser tu más maravilloso, auténtico y hermoso ser! 

La Diferencia Entre la Autoestima y el Egoismo

Por lo general solemos confundir la autoestima con el egoísmo. La realidad es que ambos tienen significados diferentes, y el factor determinante entre uno y el otro son los demás. Uno trabaja para sí y para los demás, mientras que el otro solo trabaja para sí mismo. Es la elección entre uno u el otro lo que hace la diferencia en el mundo.

 

"Un hombre es llamado egoista no por buscar su propio bienestar, sino por ignorar a su prójimo." - Richard Whately

 

La autoestima es la estimación y valoración por sí mismo, y el egoísmo es el aprecio excesivo y desmedido por uno mismo. Ambos indican el amor por uno mismo, en donde nos ponemos a nosotros en primer lugar. La gran diferencia es que el egoísmo solo se preocupa por los propios intereses y beneficios de una persona sin importar los demás, pero la autoestima se centra en los beneficios propios y a la vez los beneficios de los demás, en donde el simple hecho de amarse a uno mismo en primer lugar es un beneficio para la persona en sí y para el resto.

Las personas egoístas solo se preocupan por sus propios intereses, ya que solo buscan satisfacer sus propias necesidades a costa de otros. Aquellas personas, en ningún momento, piensan en los demás, no se preocupan por los intereses de otros, ya que la mayor parte del tiempo solo piensan en sí mismas, es así que se olvidan del resto de las personas. Aquellas personas no se molestan en preocuparse si en el proceso de obtener lo que ellos quieren y desean lastiman a otros. La persona egoísta solo se preocupa por los demás si como resultado obtiene un beneficio para si mismo.

 

 

 

“Todo hombre deberá decidir si caminara bajo la luz del creativo altruismo o bajo la oscuridad del egoísmo destructivo.” – Martin Luther King, Jr.

 

 

 

Por otro lado, las personas con autoestima, es decir aquellas personas que han aprendido amarse y valorarse a sí mismas, son las personas que se preocupan por sus propios intereses y los intereses de los demás. Estas personas buscan satisfacer sus deseos y alcanzar sus metas, pero no a expensas de los demás. Estas personas buscan día a día ser mejores personas, se aman a sí mismas, y realizan acciones constantes para satisfacer sus propios intereses, pero esto no quiere decir que se olviden de las personas a su alrededor. Estas personas persiguen sus sueños y metas, pero sin pasar por encima de otros con el fin de alcanzar lo que desean. Aquellas personas con autoestima buscan satisfacer sus propias necesidades, pero al mismo tiempo buscan encontrar el mejor camino para evitar lastimar a otros en el proceso de alcanzar sus metas.

Aquí puedes ver la diferencia de una persona con autoestima y otra persona simplemente egoísta. Mientras que una busca construir un mundo mejor para todos, la otra solo busca construir un mundo en donde el beneficiario sea siempre el, independientemente de que es lo que le sucede al resto. Puede que los resultados de las actitudes de ambas personas lleven a la felicidad, pero solo aquellos con amor por sí mismas y por el mundo alcanzaran la felicidad más real y eterna. Estas personas no solo encontrarán su felicidad, sino que a la vez serán una fuente de felicidad para el resto, lo que tendrá como resultado un mundo mejor, y a la vez su vida se verá recompensada con más felicidad, ya que todo aquello que das, te vuelve, multiplicado.

 

 

 

“El egoísmo no es vivir como uno desea vivir, sino que es pedirle a los demás que vivan como uno desea vivir.” – Oscar Wilde

 

 

 

El mundo necesita desesperadamente menos personas egoístas, hay tanta desesperación y tristeza debido a tanto egoísmo en nuestra humanidad. Este hermoso mundo con toda su belleza muere un poco más cada día gracias a nuestro egoísmo, porque no solo estamos preocupados en satisfacer nuestras necesidades con el fin de subsistir, sino que también estamos muy preocupados en satisfacer todas aquellas necesidades innecesarias a cualquier costo, que nos hemos olvidado de cuidar a nuestro planeta, destruyendo todo aquello que se nos ha dado.

Por otra parte, nuestro egoísmo nos ha llevado a dedicar todo nuestro tiempo en nosotros, y es así que nos hemos olvidado de aquellos que nos rodean. Tanto nos preocupa un ascenso en el trabajo que nos ha dejado de importa si en ese proceso destruimos a todos a los que nos rodean. Estamos tan preocupados en conseguir más y más dinero para comprar más cosas para nosotros constantemente, incluso cuando la mayoría de las cosas no las necesitamos, que nos hemos olvidado de aquel hombre sentado en una esquina pidiendo una simple moneda para comprarse algo para comer.

 

 

 

“Las personas egoístas son incapaces de amar a los demás, pero no son capaces de amarse a sí mismas tampoco.” – Erich Fromm

 

 

 

Estamos tan preocupados en nuestras propias satisfacciones que nos hemos olvidado de pensar si aquellas necesidades dañan a las personas que nos aman. Es por eso que a la hora de engañar a nuestra pareja lo más importante son nuestras satisfacciones, nuestros placeres momentáneos, que nos dan poco y nos quitan mucho. Al mismo tiempo nos hemos vuelto tan egoístas, y tan vacíos de amor, que forzamos a otros a hacer cosas que no quieren hacer solo para que satisfagan nuestras necesidades. Tan vacíos de alma, tan egoístas, tan ciegos que esa búsqueda de satisfacción momentánea y de beneficio propio ha causado muchísimo daño y dolor hacia a otros. Asesinatos, violaciones, robos, engaños, traiciones y todo a causa de nuestro egoísmo.

 

 

Pero cada día tienes la oportunidad para elegir quién quieres ser. La clave es encontrar un balance. Debemos amarnos a nosotros mismos primero, seguir a nuestro corazón, y convertir nuestros sueños en realidad, pero sin olvidarse de los demás. El amor por uno lleva a amar a los demás, lo que nos lleva a buscar nuestros propios beneficios juntamente con el beneficio de los demás. ¡Un mundo mejor es posible si lo construimos juntos día a día!