Tag Archives: Ataduras

El Conquistador De Nuestra Mente: El Miedo

Una vez que nacemos somos inmediatamente condenados a una cadena perpetua, sin tener la posibilidad de apelar, vivimos nuestras vidas como prisioneros de nuestros miedos, víctimas de nuestra propia mente, le permitimos al conquistador de nuestra mente controlar nuestra vida.

 Tus sueños se encuentran del otro lado de tus miedos. #Miedo

 

Es así que nos olvidamos de quienes somos verdaderamente, convirtiéndonos en aquello que el conquistador quiere que seamos, pero lo que no sabemos realmente es que el no existe, sino que es una invención de nuestra propia imaginación, y es así que nos condenamos a nosotros mismos a una vida de sufrimiento y tristeza.

El Miedo

 

Aquella invención que no existe más que en nuestra propia mente es el miedo, y lo creamos con nuestros propios pensamientos, permitiéndole ser el conductor de nuestra propia vida, el creador de nuestra realidad y nuestro destino.

Todo lo que nosotros pensamos está de alguna forma relacionado al miedo y a todas esas cosas que tememos, lo que es irónico es que nosotros los seres humanos lo que buscamos es ser felices, pero todo lo que hacemos es actuar basándonos en nuestros miedos, y es por ello que solo encontramos infelicidad, porque corremos de todo aquello que pueda brindarnos felicidad.

 

 

 

 

 

“La cueva a la que temes entrar contiene el tesoro que buscas.” – Joseph Campbell

 

 

 

 

Por lo tanto la forma para ser que seamos felices es aprendiendo a enfrentar nuestros miedos, y luego alejarlos de nuestro camino, porque la infelicidad es el resultado de nuestros miedos, y mientras los tengas, no podrás encontrar la felicidad, y así tus sueños serán solo sueños por el resto de tu vida, debido a que has elegido el miedo entrar en tu vida, y los sueños jamás podrán volverse realidad si permites que tus miedos controlen tu vida.

Los miedos son letales, porque estar vivo no significa que no estés ya muerto por dentro, porque los miedos consumen tu espíritu, ya que tú eres el resultado de tus miedos, y tu realidad está basada en ellos.

 

 

 

 

“El único miedo al que debemos temer es al miedo mismo.” – Franklin D. Roosevelt

 

 

 

 

 

Los miedos son simplemente la suma de creencias equivocadas acerca de diferentes aspectos de la vida. Nuestras creencias basadas en experiencias pasadas y en experiencias de otras personas nos ha dado la idea equivocada sobre cuál es el verdadero significado de la vida. Cada pensamiento y acción que nos lleva hacia la infelicidad está basada en los miedos, viviendo así una realidad imaginaria. No podemos ver lo que verdaderamente está pasando, porque los miedos nos enceguecen, controlan nuestra mente y nuestra vida entera, y así nos hace infelices.

 

 

 

 

“El miedo tiene dos significados: ‘Olvídate de todo y corre’ o ‘enfrenta todo y crece’. La decisión es tuya.” – Zig Ziglar

 

 

 

 

 

La verdad sobre todo es que los miedos no existen, son el producto de nuestra propia mente, el miedo es una ilusión creada por nosotros mismos como forma de protegernos a nosotros mismos de cualquier tipo de sufrimiento, pero en realidad es el creador de todo el sufrimiento y dolor que enfrentamos día a día. Debemos cambiar nuestras creencias sobre la vida y sobre nosotros mismos, creencias creadas por la sociedad, impuestas en nuestra mente y aceptadas por nosotros lo que crea todos los miedos en nuestra vida.

Tenemos miedo a morir, pero más miedo le tenemos a vivir, porque tenemos el concepto de que la vida significa sufrimiento, entonces intentamos evitarla y así no enfrentamos aquello a lo que le tememos, pero de esta forma convertimos todos nuestros miedos en una realidad. Al final, lo que no queremos es sufrir, pero permitiéndoles a los miedos convertirse en realidad, dejando que nos controlen, es lo que nos hace sufrir y lo que amarga nuestra vida, viviendo así en una prisión irreal de infelicidad creada por nosotros mismos.

 

 

 

 

“Solo cuando ya no tenemos miedo, es cuando comenzamos a vivir.” – Dorothy Thompson

 

 

 

Una vez que decidas vivir sin depender de los resultados de ningún tipo de decisión, otorgándole más energía a aquellas cosas que quieres, en lugar de otorgársela toda a tus miedos, enfrentándolos sabiendo que son solo una ilusión de tu mente, ese día podrás finalmente ser feliz.

Por lo tanto, no le temas a nada, no escuches a tus miedos, ellos dicen nada más que mentiras. No tengas miedo de perder algo, porque tener miedo y así alejar de tu vida todo aquello que deseas, solo va a lograr que pierdas lo más maravilloso que tienes: La vida y la posibilidad de disfrutarla, perdiendo la posibilidad de ser verdaderamente feliz, convirtiendo todos tus sueños en realidad.

 

 

 

 

¡Enfrenta tus miedos, sigue a tu corazón, y libérate!

El resentimiento es veneno para tu vida

El resentimiento es veneno para tu vida, ya que está constituida por la letal y perfecta combinación de miedo, decepción, enojo y tristeza, y esta es una de las mejores recetas para el sufrimiento. Si quieres vivir una vida feliz, deberás dejar ir tu resentimiento.

El resentimiento es como beber veneno esperando que la otra persona muera.

El resentimiento es lo que nos impide el poder recrearnos a nosotros mismos de nuevo, porque nos ata a situaciones pasadas en donde nos hemos sentido humillados, tristes, desilusionados o enojados, entonces en lugar de vivir en el presente, vivimos atados a nuestro pasado, y repetimos así esos sentimientos pasados una y otra vez, incluso si por lo que estamos pasado en nuestro presente no tiene ningún tipo de similitud con situaciones pasadas.

Creemos que el resentimiento es una forma de hacer justicia por todos aquellos momentos en donde alguien nos hizo sentir mal sin razón, por lo tanto usamos nuestro resentimiento como una forma de justificar nuestro comportamiento frente a la vida o frente a alguien en particular. Lo que la mayoría del tiempo no sabemos es que nuestro resentimiento no castiga a nadie más que a la persona que lo conlleva, porque el resentimiento contamina el corazón y el alma de aquellos que lo sufren.

 

 

 

“Como el fumar es para los pulmones, es el resentimiento para el alma; incluso una bocanada es mala para ti.” – Elizabeth Gilbert

 

 

 

El resentimiento te impone límites, porque no te permite ser la mejor versión de ti mismo. El resentimiento te define, y te hace actuar de acuerdo a lo que no eres, en lugar de permitirte ser la persona que verdaderamente eres. El resentimiento nubla tu visión y encoje tu perspectiva, te otorga creencias erróneas o no te permite cambiarlas, para así poder controlar tus sentimientos, y convertirse en el líder de tus emociones y comportamientos.

El problema de vivir bajo el control de nuestros resentimientos es que experimentamos aquellos sentimientos desagradables que hemos sentidos en el pasado una y otra vez, porque estamos atados a nuestro pasado, y entonces traemos aquellos sentimientos a nuestro presente, manteniéndolos con vida año tras año, y cuando eso sucede no podemos ver con claridad, y por eso comparamos situaciones actuales con situaciones pasadas incluso si no existe ningún tipo de conexión entre ellas, y esto sucede debido a que estamos tan contaminados por nuestro resentimiento que no podemos ver la diferencia.

La verdad es que el resentimiento no nos ayuda de ninguna manera, sino que consume nuestra alma y nos castiga con una carga pesada, la cual debemos acarrear en nuestras espaldas por el resto de nuestras vidas, y la verdad es que la verdadera felicidad y paz no pueden ser encontradas si no liberamos la carga que llevamos en nuestras espaldas. Una vez que dejas ir todo tu resentimiento te sentirás en paz, y así volverás a tener el poder para recrearte a ti mismo de nuevo en cualquier momento que lo desees. Y así de ahora en más decidirás como algo va a afectarte, dependiendo en cómo te sientas en ese momento, y no estarás mas influenciado por tu pasado, lo que te da total libertad para ser quien quieras ser, y para sentir lo que quieras sentir sin estar influenciado por tu resentimiento.

 

 

 

“La amargura y el resentimiento solo lastiman a una persona, y no es la persona a la que estamos resintiendo – es a nosotros.” – Alana Stewart

 

 

 

Te deberás estar preguntando: ¿Cómo puedo dejar ir mi resentimiento? Y de acuerdo a mis experiencias, lo que me permitió dejar mi resentimiento fue: el perdón. Esa es la clave para liberar cualquier tipo de atadura a cualquier situación desafortunada de tu pasado, lo que hará que estés totalmente presente en este momento, dándote el poder para recrearte de nuevo, lo que te da la habilidad para ver lo que verdaderamente está sucediendo para que puedas juzgar una situación de acuerdo a tus creencias y emociones sin ningún tipo de influencia de tu pasado, y así tendrás mejores sentimientos debido a que tendrás una perspectiva mucho más amplia, lo que impedirá que el resentimiento influencie tu presente.

 

 

El resentimiento desaparecerá de tu vida si perdonas a tu pasado y a todos aquellos que te han herido. La mejor forma de hacerlo es liberando todas aquellas emociones toxicas que te detienen. Expresa tus emociones y no te las guardes en tu corazón, abre tu boca, exprésate y libéralas. Tu resentimiento nunca te permitirá disfrutar de tu vida, no dejara que veas una nueva realidad, entonces déjalo ir, ¡y libera tu alma de cualquier atadura a tu pasado!