Tag Archives: Amor

La Importancia de la Tolerancia

El mundo se ha vuelto un mundo con cero tolerancia. Nuestra falta de tolerancia con las opiniones y creencias de los demás ha creado esta caótica y desesperante separación entre seres humanos. ¿El resultado de tal separación? Tristeza, sufrimiento, odio, y muerte. Un mundo sin tolerancia es un mundo sin paz, y un mundo sin paz es una amenaza para nuestra propia existencia.

 

 

La tolerancia es darle a cada ser humano todos los derechos que reclamas para ti mismo. Robert Green Ingersoll

 

 

¿Qué nos ha hecho pensar que nuestras creencias son mejores que otras? ¿Qué nos ha hecho pensar que somos los poseedores de la verdad absoluta? ¿Qué nos ha hecho pensar que podemos condenar a otros simplemente porque piensan diferente a nosotros? ¿Cómo es posible que cometamos actos horrendos y todos en nombre de nuestras creencias como forma de justificarnos?

El problema es que todos creemos que tenemos la verdad absoluta, sobre todo, creemos que nuestros pensamientos y creencias son las correctas, y que las otras son las equivocadas, lo que nos ha dado la impunidad para actuar como actuamos, para condenar, y castigar a otros por el simple motivo de pensar diferente a nosotros. Esto ha causado no solo la separación entre naciones, sino entre todas las personas del mundo entero. Familias, amigos, relaciones de todo tipo han sido destruidas por la falta de tolerancia de sus integrantes.

 

 

 

“¿Qué es la tolerancia? Es la consecuencia de la humanidad. Todos estamos formados de fragilidad y error; entonces perdonémonos recíprocamente por nuestras locuras – esa es la primera ley de la naturaleza.” – Voltaire

 

 

 

Todos nos consideramos tolerantes, y así pedimos a otros por tolerancia, pero la realidad es que todos somos tolerantes siempre y cuando la otra persona esté de acuerdo con nuestras opiniones y creencias, pero la tolerancia no es nada más ni nada menos que el entendimiento de otros puntos de vista. La tolerancia no implica tener que acordar con las opiniones de otros ni tener que compartir las mismas creencias, sino que involucra el entendimiento de las distintas percepciones sobre la vida y diferentes asuntos.

La libertad significa tener la oportunidad de creer en algo, de tener nuestra propia opinión personal sobre cierto aspecto de la vida sin ser influenciado o forzado a hacerlo. Hay una gran diversidad de opiniones, y eso es lo que hace que este mundo sea tan interesante y hermoso, de otra forma la libertad no existiría, y nos volveríamos esclavos de un régimen tiránico, y como el pasado ya nos ha enseñado, esa no es una historia feliz, entonces – ¿Por qué seguir repitiéndola?

 

 

 

“La tolerancia no implica la falta de compromiso con las creencias propias. Sino que condena la opresión o la persecución de otros.” – John F. Kennedy

 

 

 

Los deportes, la religión, la política, el dinero, y otros asuntos son la prueba de que carecemos de tolerancia. Peleamos, nos odiamos y matamos entre nosotros solo porque el otro no concuerda con nuestras creencias o porque sus opiniones son opuestas a las nuestras. La pregunta entonces seria: ¿Por qué otros deberían estar de acuerdo con nosotros cuando nosotros no estamos dispuestos a acordar con ellos? Bueno, debe ser porque: “Mi equipo de fútbol es mucho mejor que el tuyo”, “Mi Dios es mucho más grande y poderoso que el tuyo, “Mi país es mucho mejor y más rico que el tuyo” “El partido político que yo sigo es mucho mejor que el que tú sigues”, “¡Yo soy inteligente y tú eres un ignorante!, y bueno así sucesivamente.

¿Reconoces acaso esas frases? Yo sí. Las he dicho muchas veces, y las he escuchado decir por muchas personas. Todos creemos tener la razón, la verdad absoluta, y es por ello que creemos que la otra persona está equivocada, por lo tanto, queremos que cambie sus creencias para así satisfacer nuestro ego. La verdad es que este comportamiento no construye, sino destruye, y no hay más ignorancia que pensar que uno es el especial, los beneficiarios portadores de la verdad absoluta de la vida. Lo que quiero decir es, que está bien discutir una idea, pero no está tan bien no entender ni comprender que no todos pensamos de la misma manera, y básicamente esa es la idea de la vida: ser tan libres como para pensar y creer lo que queramos sin necesitar la aprobación de alguien más.

 

 

 

 

 

Todos tenemos distintas perspectivas sobre la vida, diferentes puntos de vista, y es por ello que debemos entender eso con el fin de evitar cualquier sufrimiento innecesario, dolor, odio, peleas sin sentido o guerras, para protegernos a nosotros mismos, a nuestro mundo, y nuestra completa existencia. ¡Seamos más tolerantes con las opiniones y creencias de otros, y así encontraremos la paz que nuestro mundo necesita!

El poder de un cumplido

Normalmente ignoramos el poder de un cumplido sin saber que tan profundo y mágico un simple cumplido puede llegar a ser. Desafortunadamente el acto de elogiar es fácilmente olvidado en el caos de nuestra vida diaria. La verdad es que una sola palabra amable, un simple, genuino e inesperado cumplido puede cambiar la vida de una persona.

 "Un cumplido es un rayo de sol verbal." - Robert Orben

 

 Un simple cumplido es como una caricia para el alma. Puede brindar alegría, fuerza y coraje a cualquier persona. Otorgarle a alguien un cumplido es una forma de reconocer a otra persona por algo en particular, y es además una forma de mostrarles a otros nuestro amor y amabilidad, lo que siempre genera un impacto positivo en la vida de otras personas. Piénsalo de esta manera, la mayoría de nosotros hemos recibido un cumplido, por lo menos una vez en la vida. ¿Puedes recordar cómo te sentiste cuando eso sucedió? Se siente genial, ¿verdad?

Ese es el poder de un cumplido, siempre hace a alguien feliz, y nunca lo contrario. Un cumplido puede alegrarle el día a una persona, y si podemos hacer a alguien feliz, ¿Por qué no hacerlo? Pero para que un cumplido sea efectivo, debe cumplir con ciertos tipos de requerimientos: Tiene que ser amable, demostrar respeto, ser genuino y ser totalmente honesto de lo contrario el efecto será el contrario. Después de todo, un cumplido es una palabra sincera y amable expresada por una persona para elogiar, levantar el ánimo y hacer feliz a una persona.

 

 

 

“Con demasiada frecuencia subestimamos el poder de una caricia, una sonrisa, una palabra amable, un oído atento, un cumplido honesto, o el más pequeño acto de cariño, todos los cuales tienen el potencial de cambiar una vida.” – Leo Buscaglia

 

 

 

Si no te has dado cuenta todavía, no estoy solo hablando de cumplidos que se enfocan simplemente en la apariencia, sino que hablo de aquellos cumplidos que se enfocan en algo mucho más profundo y esencial como el espíritu, los comportamientos, las actitudes y las almas de los seres humanos. En un mundo en donde la superficialidad reina, es genial ser reconocido por hacer las cosas correctas. Cada pequeña palabra de amabilidad es siempre apreciada, y el impacto puede ser mayor del esperado.

Por otra parte, un cumplido no es solo beneficioso para la persona que lo recibe sino también para aquella que lo otorga, porque como tú ya debes saber: lo que va, vuelve. Si tienes el habito de otorgar cumplidos, es muy probable que seas la persona que también los reciba. También hay otro beneficio que tu recibirás por darle a otros un cumplido, que puede generar un gran impacto en tu vida. Aquel beneficio es la recompensa que obtienes por elogiar a otros por un trabajo bien hecho, porque cuando otorgas un cumplido por ello, tu alientas a esa persona, y es muy probable que aquella persona continúe o incluso mejore en hacer lo que hace.

 

 

 

“Las palabras amables no cuestan mucho. Sin embargo, logran mucho.” – Blaise Pascal

 

 

 

Por ejemplo, si uno de tus empleados ha hecho un buen trabajo, y tu reconoces el esfuerzo diciéndole algunas palabras amables, ¿Cómo piensas que esa persona va a sentirse? ¿Cómo crees que esa persona va a actuar en el futuro? Definitivamente el resultado de aquellas simples palabras va a crear un enorme impacto. La persona va a apreciar aquellas palabras y se sentirá feliz por ello, lo que actuará como motivación para continuar con el buen trabajo. La recompensa para ti será tener un empleado feliz, el cual continuará con el buen trabajo. El mismo ejemplo actúa con todo, padres con sus hijos, relaciones entre pareja, o hermanos, amigos, colegas, empleados y clientes, y con toda persona con la que te rodeas. Si le otorgas un cumplido sincero a las personas que te rodeen, generaras un impacto positivo en sus vidas, y en la tuya también.

Eso es lo que yo he experimentado muchas veces, por ejemplo, un día estaba trabajando como camarera para un evento especial en un hotel, habían más de 400 invitados, y mis colegas y managers estaban más estresados que nunca, el trabajo era duro y agotador, y luego de varias horas de trabajo empecé a sentir cansado todo mi cuerpo, pero ello no borro la sonrisa de mi cara. Cuando todo termino, y a medida que cada invitado se retiraba, un señor mayor se acercó y me dijo – Gracias por todo, ¡haz hecho un trabajo maravilloso! Yo sé que este es un trabajo duro, y espero que obtengas algún tipo de recompensa por ello, y el hombre finalmente se retiró del salón. Lo que el no supo fue que su propio cumplido fue una recompensa para mí. Él me había hecho sentir que todo el trabajo duro valió la pena, lo que me motivo a continuar haciendo un buen trabajo.

 

 

 

 

Un simple cumplido pueden ser simples palabras para ti, pero grandes palabras para alguien más. Un cumplido es un regalo que tú le otorgas a otro, y puede significar poco para ti, pero mucho para la otra persona. Por lo tanto, nunca subestimes el poder de un cumplido. No permitas que un día pase sin antes haberle otorgado a alguien un cumplido sincero, sin importar que tan grande o pequeño, puedes no saberlo, ¡pero puedes cambiarle el día a una persona!

Los Celos Contaminan Nuestra Mente

Los celos son una emoción destructiva, y solo pueden generar resultados destructivos. La realidad es que los celos jamás otorgan un resultado positivo, y a medida que alimentamos nuestros celos, estos de a poco van apoderándose de nuestras mentes, hasta que perdemos el control de nuestros pensamientos. Es por eso que para tener una vida feliz, debemos primero aprender a controlar nuestros celos.

 "No hay mayor gloria que el amor, ni mayor castigo que los celos." - Lope De Vega

 

Los celos son un reflejo de como nos sentimos, y de que pensamos sobre nosotros mismos. Estos demuestran nuestras distintas carencias. Los celos son veneno para nuestro espíritu, y este es realmente toxico, ya que tiene la capacidad para contaminar nuestra alma y corazón. Las razones por las cuales tenemos celos son diversas. Basándome en mi propia experiencia, puedo decir que las causas de nuestros celos son debido a nuestra falta de autoestima, confianza y amor por nosotros mismos, y cuando esto sucede, le permitimos a nuestros miedos controlar nuestras vidas, y es así que nuestro corazón empieza a acumular una serie de sentimientos negativos como angustia, depresión, tristeza y resentimiento, los cuales son componentes esenciales para que nuestros celos crezcan día a día.

Los celos tienen la capacidad para controlar nuestros pensamientos, emociones, acciones, y toda nuestra vida. Cuando los celos se apoderan de nuestra mente, perdemos el control de nuestros propios pensamientos y emociones, es así, que nuestra perspectiva, la cual otorga nuestra realidad, se vuelve inestable, confusa y sobre todo irreal. Los celos son una enfermedad que causa tormento, angustia, ira y dolor a aquellos que la padecen. Una vez que le permitimos a nuestros celos apoderarse de nuestra vida, toda nuestra realidad se vuelve una pesadilla, y no sólo nos perjudica a nosotros, sino también a aquellos que nos rodean.

 

 

 

“Los celos son una enfermedad, el amor es una condición saludable. La mente inmadura frecuentemente confunde una cosa con la otra, o da por hecho que cuanto mayor es el amor, mayores son los celos; de hecho, son casi incompatibles; una emoción apenas deja espacio para la otra.” – Robert A. Heinlein

 

 

 

La realidad es que los celos son la forma que usamos para defendernos a nosotros mismos de amenazas externas. Pero la realidad es que la mayor amenaza vive dentro de nosotros mismos, y esta es llamada miedo. El problema es que los miedos nos otorgan creencias equivocadas sobre la vida, las personas y sobre nosotros mismos. Cuando los celos nos dominan, pasamos a vivir en un mundo que no es real, ya que dejamos de ver el mundo con nuestros ojos abiertos y pasamos a verlo con los ojos tapados por nuestros miedos, y la realidad que percibimos es la mayor parte del tiempo incorrecta, y es así que nuestras creencias son formadas de la forma incorrecta, lo que nos otorga más y más sentimientos de celos.

La verdad es que los celos nos ponen en el lugar de sufrimiento que tanto intentábamos evitar.  Los celos nos arrebatan cualquier oportunidad de estar en paz y felices con nosotros mismos, y con cada ser que nos rodea. No importa que tan buena sea la vida, si sufrimos de celos, y permitimos que estos contaminen nuestra mente, viviremos siempre en una realidad distorsionada, y veremos fantasmas y demonios en donde no los hay, empujando de esta forma, toda persona y todo aquello que sea bueno para nosotros. El problema con los celos es que son una emoción sin sentido, ya que no pueden hacer que obtengamos aquello que deseamos y que no tenemos, o tampoco puede evitar que alguien nos engañe, sino que los celos solo nos contaminan y destruyen por dentro, arrebatándonos nuestra paz y felicidad, causándonos amargura, dolor y tristeza.

 

 

 

“Nunca hay que subestimar el poder de los celos y el poder de la envidia para destruir.” – Oliver Stone

 

 

 

Los celos son la causa por la cual muchas personas no viven una vida feliz y en paz, ya que consume nuestra mente y vida. Nada puede ser tan doloroso como estar atrapado en un mundo de pesadilla creado por nuestra mente, contaminada por nuestros celos y fomentada por nuestros miedos, inseguridades, dudas y angustias. El problema es que la mayoría de las veces nuestros celos son infundados por nuestras inseguridades y más profundos miedos, y crea en nuestra mente una realidad que no existe.

Si sabes quién eres realmente y de lo que eres capaz. Si sabes cuan increíble y hermosa persona eres, si sabes cuánto es lo que vales, nunca más tendrás dudas sobre ti mismo, y es ahí en donde podemos encontrar el primer paso para remover los celos de nuestras vidas. Es un trabajo que debemos hacer diariamente. Día y noche debemos encontrar la manera de amarnos a nosotros mismos, y una vez que podamos hacer eso, aprenderemos a confiar más en nosotros, volviendo a estar en paz con nuestro propio ser, y viendo así la vida con amor y confianza y no con inseguridades.

 

 

 

“Puedes ser la luna y aun así estar celoso de las estrellas.” – Gary Allan

 

 

 

La solución a los celos se encuentra dentro de nosotros mismos. Es por eso que en mi vida comprendí que para poder tener éxito en todo aquello que me propusiese debía primero creer en mi misma, y para poder hacer eso, debí empezar por amarme a mí misma. El amor que uno se tiene por sí mismo, es el amor que uno otorga, es por eso que es tan importante. A medida que fui cambiando la forma en que me veía a mí misma, mi perspectiva sobre el mundo fue cambiando también. Cuando dejé de subestimarme, de creer que no valía nada, de pensar que nunca era suficiente, empecé a ver todo diferente, lo que genero que todos mis miedos e inseguridades desaparezcan, y como aquello era lo que alimentaba mis celos, ellos también empezaron a desaparecer. Así obtuve de nuevo el control de mi propia mente, sabiendo que a pesar de que no estaba exenta de sufrir traiciones, dolores y decepciones, mi idea sobre mi misma no cambiaría, y sabía que tarde o temprano, era eso lo que necesitaba como motor para siempre seguir adelante y jamás darme por vencida frente a las adversidades.

 

 

 

Porque nuestra felicidad no depende de otros, sino de nosotros mismos, cree en ti mismo, y confía en tu potencial, aprende a amarte y a ver lo mucho que vales, y cuando puedas ver eso, no importará si los demás puedan o no verlo, ya que a la única persona que debes demostrarle lo que vales es a ti mismo. Elimina los celos de tu vida, y así disfruta de la vida, ¡porque de verdad vale la pena vivirla!

La Falta de Empatía: ¿La Causa de Nuestra Deshumanización?

Nuestra falta de empatía, es decir, nuestra falta de habilidad para reconocer y entender los sentimientos de alguien más, está matando la poca humanidad que quedaba en nuestra sociedad. Todo lo que está sucediendo en el mundo me ha hecho darme cuenta de una cosa: No hemos aprendido nada.

 "¿Podría un gran milagro llevarse a cabo solo mirandonos a través de los ojos del otro por un instante?" - Henry David Thoreau

 

Nuestro propio mundo ha sido testigo de nuestra propia destrucción durante los años. Durante muchos años los humanos han estado luchando por diferentes razones, muchas de ellas han sido la causa de nuestra separación, la cual la mayoría de las veces ha sido generada e influenciada gracias a los esfuerzos de aquellos que nos gobiernan, los cuales siempre han sembrado semillas de odio en los corazones humanos, solo para satisfacer sus propias necesidades ambiciosas y egoístas.

Durante años, todas aquellas personas, las dueñas del poder, se han tomado el tiempo de pensar la mejor forma para controlar el mundo entero, y fue así que el mejor plan fue puesto en marcha: Separar a las personas por nacionalidad, raza, género y religión. Y así fue creado el plan más macabro de todos los tiempos: Las personas se odian y se matan entre sí por sí mismas. Nos han quitado la habilidad para pensar, y es así que nos hemos convertido en sus esclavos. Esto solamente ha causado una cosa: el odio se ha incrementado mientras que el amor ha decaído, lo que ha causado nuestra falta de empatía. ¿Y los creadores de tal magnifico plan? Bueno, ellos siempre han sido los que han ganado la partida.

 

 

 

“El secreto de la libertad radica en educar a las personas, mientras que el secreto de la tiranía esta en mantenerlos ignorantes.” – Maximilien Robespierre

 

 

 

Entonces, ¿Qué es la empatía? El diccionario nos dice que la empatía es: La habilidad para entender y compartir los sentimientos de otras personas. Por lo tanto, ¿Cómo puede nuestra falta de empatía ser el asesino de nuestra propia humanidad? Simple: Si no podemos entender lo que la otra persona siente, si no podemos ponernos en los zapatos de alguien más o al menos intentar sentir lo que la otra persona siente, entonces no hay forma que podamos sentir el sufrimiento y el dolor de los demás, lo que provocara ya sea nuestro desinterés en el sufrimiento de otros, causando nuestra inacción, o generara que actuemos de una forma malvada en contra de otros, siendo incapaces de entender y compartir su sufrimiento.

Por lo tanto, cuando carecemos de empatía, todo aquello que nos hace humanos desaparece, ya que en donde no hay amor, el odio triunfa, y es en ese preciso momento en donde se cometen todas las peores atrocidades. Es así que destrozamos nuestro planeta, nuestra naturaleza, matamos a todos los animales, contaminamos cada océano, lago y río, cortamos cada árbol, y nos odiamos y matamos entre sí sin piedad y compasión y todo gracias a nuestra falta de empatía y falta de amor.

 

 

 

“El odio no cesa con el odio, el odio cesa solo con amor, esta es la regla eterna.” – Buda

 

 

 

Lo que está sucediendo hoy en día con los refugiados es un claro ejemplo de nuestra falta de empatía. En los últimos días he leído artículos y comentarios de personas de todos los países del mundo sobre la inmigración y los refugiados lo suficiente como revolverme el estómago. Nuestra falta de empatía y nuestra deshumanización es evidente, no hay forma en la que podamos ocultar el hecho de que nos hemos vuelto tan individualistas que no nos importa nada de nadie excepto nosotros mismos. El simple hecho de pensar que alguien con una cultura, religión y lenguaje diferente pueda venir a nuestro pequeño mundo de fantasía en donde todo solo parece estar perfecto nos vuelve locos, sacando lo peor de nosotros mismos, cuando debería ser al revés, ya que no somos dueños del mundo.

Es por ello que al principio dije que no hemos aprendido nada. ¿Por qué te preguntaras? Bueno es sencillo, si comparamos nuestra historia pasada con nuestro presente, podemos ver que cada muerte, sufrimiento, dolor y lucha, y cada ser humano que ha luchado para recuperar la paz no nos han enseñado nada, o dicho de mejor manera, nosotros no hemos querido aprender, es por ello que seguimos repitiendo los mismos comportamientos destructivos de nuestro pasado una y otra vez.

 

 

 

“Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo.” – Jorge Santayana

 

 

 

Me pregunto si hay alguna forma en la que podamos revertir el destino de nuestra humanidad. Me atrevo a decir que si, la hay, y la cura para toda maldad es el amor. Las semillas de odio han sido sembradas y cosechadas durante décadas, pero eso no significa que el amor ya este extinto, ya que el amor nunca muere, es por eso que debemos volver a sembrar amor una vez más, donde quiera que vayamos, a todos los que podamos. Sin amor la humanidad no puede sobrevivir, y nuestra existencia se verá condenada por nuestras propias acciones.

Somos todos seres humanos, sin importar nuestra nacionalidad, religión, idioma, raza o cultura, y eso significa que todos tenemos los mismos derechos, en donde el derecho a vivir cuenta como el más fundamental de todos. Cada persona debe ser tratada como humano, sin importar su procedencia. Todo aquello que le sucede a otra persona podría algún día sucedernos a nosotros.

 

 

 

Restauremos nuestra humanidad, recuperemos nuestra empatía, y con amor y compasión ayudemos a otros humanos en necesidad. Podríamos ser ellos, por eso seamos amables y tengamos respeto, y a cambio obtendremos todo aquello que podamos pedir: Un mundo de amor y paz.

Comienza por amarte a ti mismo

La relación más larga que tendrás será contigo mismo, por eso la mejor decisión que puedas tomar es la de amarte a ti mismo primero. Una vez que decidas amarte, todo a tu alrededor tendrá más sentido, y no sufrirás más de forma innecesaria.

 Si amor es lo que buscas, empieza buscando dentro de ti mismo primero.

Sufrimos innecesariamente debido a que esperamos que otros nos den el amor que no podemos darnos a nosotros mismos, y cuando buscamos que otros nos amen, nos volvemos dependientes del amor de otros para ser feliz, es por ello que cuando alguien deja de amarnos y tratarnos como nos gustaría, nos sentimos tristes, y es ahí donde todo nuestro mundo se desploma ante nuestros pies.

Vamos por la vida mendigando amor, conformándonos con amores mediocres, aceptando un amor que es mucho menor al amor que verdaderamente nos merecemos, y hacemos esto ya que no nos amamos a nosotros mismos como deberíamos, y no nos amamos a nosotros mismos porque todavía no hemos descubierto que clase de persona somos, no somos conscientes de nuestro potencial, no somos conscientes de que somos seres humanos maravillosos, con el poder de convertir nuestros sueños en realidad, no nos amamos a nosotros mismos porque nos hemos olvidado quien somos realmente y porque estamos aquí, no nos amamos a nosotros mismos porque nos hemos olvidado que somos capaces de cambiar el mundo y cada ser humano que habita en el con el amor, la pasión, la fuerza, el coraje y la amabilidad con la que todos contamos.

“Si no te amas a ti mismo, siempre estarás persiguiendo aquellas personas que tampoco van a amarte.” – Mandy Hale

Cuando no nos amamos a nosotros mismos nos volvemos victimas de nuestras circunstancias diarias, aceptando un patético rol en donde todo parece estar en nuestra contra, cuando la realidad es que nosotros estamos en contra de nosotros mismos. El día que decidimos no amarnos a nosotros mismos, hemos decidido convertirnos en víctimas de las opiniones y comportamientos de los demás. No es el mundo que está en nuestra contra, somos nosotros que estamos en contra de nosotros mismos, y somos nosotros quienes hemos decidido ser víctimas, permitiéndoles a las situaciones y a las personas en nuestra vida afectarnos, antes que elegir amarnos a nosotros mismos, aceptando solo aquello que nos merecemos y dejando ir el resto.

Cuando te ames realmente a ti mismo, no mendigaras amor nunca más, y así vas a aceptar el amor de otros porque así lo quieres, y no porque es solamente una necesidad, y así darás amor a todos a tu alrededor, sin tener la necesidad de reclamarlo de vuelta, lo que te hará menos vulnerable a las acciones de los demás. Una vez que hayas tomado la decisión de amarte a ti mismo como eres realmente, te darás cuenta que tipo de persona eres, veras cuan grandioso eres y cuanto puedes darle a los demás, y así nunca más te sentirás devastado por las opiniones y comportamientos de los demás.

“Ámate a ti mismo. Perdónate a ti mismo. Se sincero contigo mismo. Como tú te tratas establece el estándar para la forma en que otros van a tratarte.” – Steve Maraboli

Una vez que te des cuenta cuan maravilloso eres, te aceptarás a ti mismo con tus perfecciones e imperfecciones, y así empezarás de a poco a amarte un poco más, y una vez que puedas amarte realmente, empezarás finalmente a respetarte a ti mismo, y de esta manera decidirás ir tras aquellas cosas que te hacen feliz, y así cada decisión que tomes estarán basadas en aquellas cosas que te empujan hacia adelante, dejando atrás todo aquello que te tira para atrás.

No hay forma que podamos hacer las paces con nuestra vida si no hacemos las paces con nosotros mismos primero, y solo podemos conseguir esto amándonos a nosotros mismos. El día que decidas amarte, encontraras la paz que tanto anhelabas, y no porque todo a tu alrededor haya cambiado, sino porque tú has cambiado, y así no serás una víctima nunca más, sino que serás el creador de tu propio destino, e iras tras aquellas personas, situaciones y experiencias que te harán ser la mejor versión de ti mismo, y nunca más aceptaras algo que no merezcas de nuevo.

Decide amarte y decide hacer las paces contigo y con cada persona a tu alrededor, porque el mundo y todos los humanos que sufren en el solo pueden ser sanados por aquellas personas que realmente se aman a sí mismos, ya que aquellos que verdaderamente se aman a sí mismos, aman la vida también, y cuando amas la vida y cada ser en él, quieres ofrecerles lo mejor, para que así ellos también puedan amarse a sí mismos.

Tu comportamiento es un reflejo de lo que tienes en tu corazón, si lo que tienes es amor, entonces amaras a otros incondicionalmente, y recibirás ese amor de vuelta multiplicado.

Los Milagros Existen

Así es, los milagros existen, y pueden suceder a cada segundo de tu vida, solo tienes que permitir que sucedan, y la única forma de hacerlo es creyendo en ellos. Por lo tanto, cree que los milagros son posibles, y así serán.

 

La vida es un milagro.

 

 

La única forma de convertir algo en realidad es creyendo que así será, no importa cuál sea tu situación en este momento, si crees en algo con todo tu corazón, se volverá realidad. Los milagros son la forma en que la fe tiene para decirte gracias, gracias por creer incluso cuando todo parecía ir en la dirección opuesta de tus sueños.

Si los milagros fuesen una ilusión, nosotros seriamos también una ilusión, porque nosotros estamos aquí en este planeta ahora mismo porque ha sucedido un milagro: El maravilloso milagro de la vida. Esto no se trata de religión, y si creo en Dios, pero lo que quiero expresar aquí es que no importa en qué creas, lo importante aquí es tener la capacidad de ver que nosotros estamos aquí gracias a un milagro, mejor dicho, nosotros somos ese milagro convertido en humanos, somos una maravilla, un sinónimo de perfección.

 

 

 

 

 

“El mundo entero es una serie de milagros, pero estamos tan acostumbrados a verlos que los llamamos cosas ordinarias.” – Hans Christian Andersen

 

 

 

 

 

Por lo tanto, ¿Por qué no creer en milagros cuando somos uno? Esta vida con toda su belleza es un milagro, y todos nosotros, siendo un milagro de Dios y de la vida, tenemos el poder de crear con nuestra magnifica, maravillosa y extraordinaria mente cada resultado que queramos.

Nos vemos a nosotros mismos como un cuerpo y nada más, y es por ello que nos enfocamos todo el tiempo en la parte superficial de todo, ya que eso es lo único que podemos ver, vemos todo aquello que podamos tocar, por eso solamente creemos en aquellas cosas que podamos ver con nuestros ojos y no con nuestro corazón. Vemos todo aquello en lo que creemos, ya que no podemos ver en nuestra realidad algo que no creemos real.

 

 

 

“Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro” – Albert Einstein

 

 

 

 

 

Entonces, si no empezamos a enfocarnos en aquellas cosas que realmente importan, aquellas cosas que no podemos ver con nuestros ojos ni tocar con nuestras manos, aquellas cosas que creemos imposibles de ser real, aquellas cosas en la cuales creemos que son solo una ilusión de nuestra mente, una historia irreal de un cuento de hadas, jamás podremos de esta forma ver un milagro en nuestra vida, o un sueño hecho realidad, o nada como posible, y así aceptaremos y nos conformaremos con una vida más real, una que vaya más acorde con nuestras creencias, una vida muy lejana a ser milagrosa.

Por lo tanto, si quieres cambiar tu vida, empieza a creer, cambia tus pensamientos sobre ti mismo y sobre tu vida, y así cambiaras tu mundo entero, y todo aquello que alguna vez creíste ser imposible, será posible, y abrirás todas aquellas puertas que parecían estar cerradas para siempre.

 

 

 

 

 

“Nunca pierdas las esperanzas, mi querido corazón. Los milagros moran en lo invisible.” – Rumi

 

 

 

 

 

Los milagros son reales, nosotros somos un milagro y somos reales, los sueños son posibles y reales, la vida que queremos y esperamos, y la vida que nos merecemos es real, y también lo es la felicidad, la alegría, la amabilidad, la lealtad, la honestidad, la pasión, el éxito, la libertad, la paz, y todo aquello que el ser humano tiene y siente gracias a que somos poseedores de uno de los más extraordinarios milagros que existen en el planeta entero, aquel que puede cambiar una vida en un segundo: El milagro del amor.

Los milagros son reales y existen en la vida de todos los humanos, y la vida que siempre has soñado es también real, por lo tanto cambia tus creencias, tus pensamientos, y sobre todo nunca pierdas la fe, y de esta forma veras todos aquellos milagros que nos has visto hasta ahora.

 

 

La vida que quieres está esperando a que tú creas en ella, está esperando a que creas que todo es posible. ¡Entonces cree, y un milagro sucederá!