Category Archives: Claves para una vida feliz

Libera el Dolor y Sana tu Corazon

Van a existir diferentes momentos en nuestras vidas en donde vamos a sentir dolor. Este podrá ser un dolor superficial, o un dolor más profundo, a veces podrá ser por segundos, por horas, por meses o incluso años, y a veces nunca se irá, quedándose atrapado en nuestro cuerpo, contaminando nuestra alma, y rompiendo nuestros corazones, y la única forma de que deje de lastimarnos es sacándolo de nuestros corazones, permitiéndole que se aleje de nuestras vidas.

 

 "Busca en tu interior un lugar donde haya alegria, y esa alegria borrara el dolor." - Joseph Campbell

 

 

Hay tres tipos de personas: Aquellas que se tragan el dolor, lo digieren, y logran sacarlo de sus mentes y corazones, luego están aquellas personas que lo tragan, y lo dejan dentro, dejando que los destruya por dentro, volviéndose sus víctimas, y luego están aquellas personas que lo tragan, y lo esparcen por todo su ser como veneno corriendo por sus venas, conminando sus corazones, volviéndose un reflejo de su dolor.

El primer tipo de personas no están exentas de sentirlo, de hecho, es muy probable que lo hayan sentido cientos de veces en su pasado, y posiblemente lo sientan muchas veces más a lo largo de sus vidas, pero lo que hace la diferencia entre este tipo de personas y los otros dos tipos de personas es que estas no le permiten a el dolor controlar sus vidas. Por lo tanto, una vez que lo sienten, buscan la forma de removerlo de sus corazones tan pronto como sea posible.

 

 

 

“Cosas malas suceden; como respondo ante ellas define mi carácter y la calidad de mi vida. Puedo decidir yacer en una tristeza eterna, inmovilizado por la gravedad de mi perdida, o puedo decidir afrontar el dolor y apreciar el regalo más preciado que tengo: la vida misma.” – Walter Anderson

 

 

 

El segundo tipo de personas son aquellas que lo sienten, pero no son capaces de liberarlo de sus corazones, guardándolo muy dentro suyo. El problema con esto es que mientras que estas personas pueden tener una sonrisa en sus caras, muy dentro de sus corazones el dolor los va matando lentamente. Estas personas no lo liberan de ninguna forma, sino que se lo guardan para sí mismos. El problema es que se vuelven prisioneros de su dolor, este los destruye por dentro día tras día, y a veces se vuelve tan intolerable que la persona se rinde ante él, a veces acabando con su propia vida.

El tercer tipo de personas son como el segundo tipo de personas, pero hay una gran diferencia entre ellas. La mayor diferencia es que estas personas intentan liberarlo y detener su sufrimiento causándole dolor a otro. El problema es que el dolor que sienten les ha consumido sus corazones, y contaminado sus mentes. Estas personas están tan destruidas por dentro que la única forma en la que se pueden revelar frente a tanto dolor es volviéndose ellos mismos la personificación del dolor, causando sufrimiento a otros con el fin de sanarse a sí mismos.

 

 

 

“Estos dolores que sientes son mensajeros. Escúchalos.” – Rumi

 

 

 

Como podemos ver el dolor es algo que debes dejar salir de tu corazón antes que destruya la persona que realmente eres. No es siempre posible evitar sentirlo, de hecho, no deberíamos forzarnos a no sentirlo, sino que deberíamos aceptarlo, saborearlo, digerirlo, aprender de él y cuando estemos listos debemos dejarlo ir.

¿Cómo lo liberamos entonces? Bueno, la respuesta va a depender de la persona que lo siente, pero la mejor forma es sabiendo que el sentimiento de dolor no borrara el motivo que lo causo en primer lugar. Por lo tanto, debemos enfocarnos en algo más, algo que nos haga sentir bien, y debemos ser sobre todo pacientes y darnos tiempo, sabiendo que tarde o temprano el dolor se ira. Hay que saber que el dolor nos traerá más dolor, y nunca lo contrario, no cambiara lo que sucedió ni tampoco cambiara nuestro futuro, ya que depende de nosotros permitir que nos destruya, o destruirlo nosotros antes. Debemos enfocar nuestra mente en aquello que nos hace bien, evitando todo contacto con aquello que fomente ese dolor.

 

 

 

“Mi objetivo es olvidar el dolor de la vida. Olvidar el dolor, burlarse del dolor, reducirlo y reír. ” – Jim Carrey

 

 

 

Podemos ser las victimas de nuestro dolor y permitirle que controle nuestras vidas, o podemos ser los creadores de nuestro propio destino. Si elegimos la primera opción estaremos a merced de nuestro dolor, en cambio, si elegimos la segunda opción nosotros tendremos el poder para controlar nuestras vidas y decidir qué hacer con ella. No será fácil, pero es posible. No siempre podremos evitar el dolor, pero siempre podremos decidir qué hacer con él. Transfórmalo en algo hermoso y así cambiaras toda tu vida. Intenta ver el lado positivo, no te cuestiones lo que paso, el pasado no existe, enfoca tu mente en este momento, y crea lo que quieras experimentar mañana.

 

 

 

 

Hoy es el día en el que puedes liberar el dolor que estas sintiendo, es ahora el momento para decidir dejarlo ir ¡y empezar una nueva vida!

La Vida se Compone de Elecciones

La vida se compone de elecciones. En cada paso de nuestras vidas tenemos la oportunidad de elegir. Creamos nuestro mundo a través de las elecciones que tomamos, por lo tanto, toda nuestra vida es el resultado de las elecciones que hemos tomado. La elección más importante en nuestras vidas es entre elegir sentirnos bien, o elegir sentirnos mal. Por lo tanto, ¿Qué vas a elegir hoy?

 

  "Que tus elecciones reflejen tus esperanzas, no tus miedos." - Nelson Mandela

 

 

Cada día nos enfrentamos con diferentes tipos de elecciones, y de acuerdo a lo que elegimos es lo que va a crear una cierta consecuencia en nuestras vidas. En la vida hay cierto tipo de circunstancias que no vamos a poder controlar, este tipo de circunstancias son inevitables, y no hay forma de que podamos elegir lo contrario, y luego tenemos otro tipo de circunstancias, aquellas que son el resultado de las elecciones que hemos tomado. Pero sin importar la circunstancia que se nos presente, nosotros siempre tenemos la elección de poder sentirnos bien o sentirnos mal.

El primer tipo de circunstancias, aquellas que no podemos evitar, son el tipo de circunstancias en las cuales no somos responsables. Por ejemplo, la muerte de un ser querido. Un día, recibimos la horrible noticia de que alguien cercano a nosotros ha fallecido. No hay forma que hayamos podido hacer algo para revertir la situación. Aquella circunstancia es algo que sucedió sin que lo buscáramos, por lo tanto, no somos responsables por ello, pero si somos responsables de una cosa: la decisión de elegir entre permitir que esa circunstancia nos destruya o no.

 

 

 

“Cada día cuando te despiertas tienes dos elecciones. Puedes elegir ser positivo o negativo; optimista o pesimista. Yo elijo ser optimista. Es todo una cuestión de perspectiva.” – Harvey Mackay

 

 

 

Cuando una circunstancia inevitable y no buscada sucede no podemos elegir otra circunstancia, otro final, u otra historia. No hay forma en la que podamos volver atrás en el tiempo y hacer algo para revertir lo que ha sucedido. Pero lo que si podemos hacer es elegir entre diferentes elecciones: Podemos elegir darnos por vencidos, o podemos elegir seguir hacia adelante. Podemos elegir ver el lado negativo o podemos elegir ver el lado positivo. Podemos elegir permitirle al dolor, enojo, y la tristeza que sentimos consumirnos, o podemos elegir que el amor cure nuestros corazones. Podemos elegir seguir permitiéndole al dolor, a la frustración, a la angustia y enojo correr como un veneno por nuestras venas, permitiendo que nos pudra por dentro, o podemos elegir sacarlo completamente de nuestro ser, limpiando nuestro cuerpo y alma con la gran cura que es el amor.

Por otro lado, también se encuentran el tipo de circunstancias que son el resultado de las elecciones que hemos hecho. Por ejemplo, cuando nos va mal en un examen porque hemos elegido no estudiar, o cuando sentimos dolor de panza porque hemos elegido comer comida basura en vez de comer comida más saludable, o cuando alguien se enfermó de cáncer porque siguió poniendo en primer lugar al cigarrillo antes que a su vida, o cuando alguien perdió a su pareja porque eligió engañar antes que amar, o cuando alguien decidió vivir una vida miserable porque se ha negado a perseguir sus sueños.

 

 

 

“Es en tus momentos de decisión cuando tu destino se forma.” – Tony Robbins

 

 

 

Cuando una circunstancia de ese tipo sucede, podemos desear haber hecho algo diferente pero no podemos cambiar las elecciones que ya hemos tomado. Somos absolutamente responsables por ello, y debemos tomar una completa responsabilidad por nuestros actos, y es ahí donde la vida nos presenta con nuevas elecciones: Podemos elegir no hacer nada al respecto, o podemos elegir actuar. Podemos elegir permitirle a esa situación paralizarnos, o podemos elegir seguir hacia adelante. Podemos elegir darnos por vencidos, o podemos elegir hacer lo mejor que podamos para revertir la situación, y entonces cambiar la situación o en el caso que no se pueda aceptarla y así seguir hacia adelante. Podemos elegir verle el lado negativo, o el lado positivo a las cosas. Podemos elegir sentir emociones negativas y permitir que nos controle, o podemos elegir sentir emociones positivas y cambiar nuestra experiencia de vida. Podemos elegir seguir mirando hacia nuestro pasado con tristeza, dolor, y enojo, o podemos elegir mirar hacia nuestro futuro con esperanza, compromiso y confianza.

Como puedes ver no siempre se puede cambiar una situación, pero siempre podemos elegir como vamos a enfrentar aquello que ha sucedido. Somos responsables de nuestras propias elecciones, y tenemos siempre la oportunidad de elegir sentirnos bien, o sentirnos mal. De acuerdo a lo que hacemos, decimos, sentimos, y de acuerdo a lo que pensamos en relación a lo que ha sucedido es lo que va a determinar nuestro futuro. Podemos elegir ser positivos y sentirnos bien, o podemos elegir ser negativos y sentirnos mal. Siempre, sin importar la situación, podemos elegir entre la felicidad o la tristeza. Es todo una cuestión de elección.

 

 

“A la larga, damos forma a nuestras vidas y nos damos forma a nosotros mismos. El proceso nunca termina hasta que morimos. Y las elecciones que tomamos son absolutamente nuestra propia responsabilidad.” – Eleanor Roosevelt

 

 

 

Siempre recuerda que no siempre lo que te sucede es consecuencia de tus propias acciones, pero al mismo tiempo, siempre recuerda que cada elección que hagas hoy tendrá una consecuencia en tu vida a corto o largo plazo. Si sientes que tus elecciones no te están acercando al lugar que quieres estar, o si sientes que no te están haciendo sentir de la forma que te gustaría sentirte, o si sientes que no te están permitiendo ser la persona que te gustaría ser, es tiempo de hacer una elección.

Puedes elegir seguir tomando el mismo tipo de elecciones negativas, dejando todo a la suerte, o puedes elegir detenerte y empezar a tomar las mejores elecciones posibles, siendo el creador de tu propio destino. Tu felicidad depende de las elecciones que hagas. Si te sientes feliz, es muy probable que estés haciendo las elecciones correctas, pero si no es así, es posibles que no estés eligiendo las mejores para tu vida. Todo es imposible hasta que elegimos hacer lo imposible posible.

 

 

 

 

 

Nuestras vidas son el resultado de nuestras elecciones, y somos lo que elegimos ser. Todo es una cuestión de elección, por lo tanto, sin importar lo que suceda, ¡haz la elección de ser feliz hoy, mañana y siempre!

Cada Final es Siempre un Nuevo Comienzo

Cada final es siempre un nuevo comienzo. Cuando algo termina, algo nuevo comienza, y cada nuevo comienzo es siempre una nueva oportunidad. Aprender a ver cada final como una oportunidad, y no como un castigo, ayudara a cambiar nuestra forma de experimentar la vida en cada momento que empecemos un nuevo capítulo en nuestras vidas.

 

 Hay muchas, muchas mejores cosas por delante que cualquiera que hemos dejado atras. C.S Lewis nuevo comienzo

 

 

Cada final que he experimentado en mi vida fue porque algo nuevo estaba comenzando. Si mi vida nunca hubiese estado llena de finales y cambios, todo lo que he experimentado en mi vida nunca hubiese sucedido. Estoy donde estoy ahora debido a que algo en mi pasado ha cambiado. Algo que termino me ha permitido experimentar nuevas oportunidades y desafíos en mi vida, y todos los resultados han sido positivos, lo que no quiere decir que no hayan sido difíciles, pero siempre me han generado un cambio positivo.

Si miras a tu pasado, cada cosa que ha terminado te ha permitido estar en donde estas ahora. En mi caso muchas cosas han terminado: relaciones, trabajos, visas de trabajo, experiencias y cada uno de esos finales me han puesto en el lugar en el que estoy ahora. La vida que tengo es el resultado de muchos finales. Cada nueva oportunidad y desafío que he experimentado fue posible gracias a que algo finalizo en algún momento en mi pasado.

 

 

 

“Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada.” – Romanos 8:18

 

 

 

El problema es que siempre vemos el final como el final de todo, en especial cuando no buscábamos ese final. En aquellos momentos, cuando algo termina inesperadamente, es muy difícil ver un nuevo comienzo. Como por ejemplo, cuando una relación amorosa termina, normalmente no lo vemos como un nuevo comienzo, o como una nueva oportunidad, sino que lo vemos como un final doloroso, y el sufrimiento y la frustración que sentimos en nuestros corazones en esos momentos consume nuestro espíritu, volviéndose imposible poder ver esa situación como un nuevo comienzo.

Los finales son la mayoría de las veces muy difíciles de aceptar, incluso si andábamos buscando ese final, porque siempre es difícil volver a empezar de nuevo. Algunos finales son mas difíciles de digerir, y otros finales son tan dolorosos que desgarran nuestro corazón en pedazos. Aquellos finales paralizan nuestro mundo, y nada en nuestras vidas pareciera tener mas sentido. Pero lo que hay que saber es que siempre hay una razón por las cuales las cosas suceden de la forma que suceden. Cada final, sin importar cuan difícil es, es siempre una nueva oportunidad disfrazada.

 

 

 

“Nuevos comienzos son a menudo disfrazados de dolorosos finales.” – Lao Tse

 

 

 

¿Pero cómo podemos ver un final como un nuevo comienzo? ¿Cómo podemos ver una oportunidad en medio de tanto dolor, frustración e incertidumbre? La respuesta es: viviendo en el presente. No hoy otra forma de vivir. El pasado se fue, y el futuro no ha llegado todavía. El único lugar donde realmente podemos vivir es en el presente. Por lo tanto, debemos enfocar todas nuestras energías no en intentar cambiar nuestro pasado, sino que debemos enfocar nuestras energías en vivir nuestro presente y crear la vida que queremos vivir. Este momento es todo lo que tenemos, por lo tanto, debemos enfocar nuestra mente en las cosas que nos gustaría experimentar y no en las que no nos gustaría. No podemos cambiar lo que ha sucedido, pero podemos cambiar la forma en que experimentamos lo que esta sucediendo en nuestro presente. De esta forma, podremos ver las oportunidades que nos estamos perdiendo por estar enfocados en aquello que ya pertenece a un pasado. Es todo una cuestión de enfoque, enfócate en cambiar tu vida, y transforma lo negativo, en positivo.

Cuando algo termina, algo nuevo comienza. Debemos recordar que cuando una puerta se cierra, otra se abre. Cuando un capitulo termina, otro comienza, y esta en nuestras propias manos la posibilidad de escribir una nueva y mas maravillosa historia. Por lo tanto, debemos enfocarnos no en el capítulo anterior, que ya ha sido escrito, y que no podemos cambiar, sino que debemos enfocarnos en el capítulo que comienza. Este nuevo capitulo, esta hoja en blanco, es una nueva oportunidad, y podemos crear cualquier cosa que queramos. Somos los creadores de nuestro propio destino.

 

 

 

“El secreto del cambio es enfocar toda tu energía no en luchar contra lo viejo, sino en construir lo nuevo.” – Dan Millman

 

 

 

Un final es siempre un nuevo comienzo. Por lo tanto, tenemos la oportunidad de empezar de nuevo. Debemos dejar ir lo que ya no está, para dar lugar en nuestras vidas aquello que espera por nosotros. La vida cambia constantemente, y ello es lo que hace esta vida tan maravillosa. Hoy puedes elegir dos opciones: Puedes decidir vivir atado a un final, viviendo en el pasado con sufrimiento y dolor, o puedes decidir dejar ir aquello que ya no existe, eliminándolo de raíz, y comenzar una nueva vida. Puedes elegir vivir en el presente, y usarlo como un lienzo para crear la vida que te traerá felicidad y alegría. Escribe una nueva historia, y cambia tu vida.

 

 

 

 

Confía en la vida, y cree que cosas mejores están llegando. ¡Acepta el final como un nuevo comienzo, y con confianza y fe sigue hacia adelante en la dirección de tus sueños!

Descubre tu Propósito en la Vida

Descubrir el propósito de tu vida no es algo sencillo, pero es lo más importante de tu vida, ya que, sin un propósito, simplemente existimos. Es el hecho de descubrir la razón por la cual estamos aquí, lo que le da a nuestra vida un significado más profundo, y es vivir con un propósito lo que hace la vida más interesante.

 "Los dos dias mas importantes de la vida son el dia en el que naces, y el dia en que descubres por que." - Mark Twain

 

¿Alguna vez te has preguntado porque estás aquí? ¿Alguna vez te has preguntado si lo que estás haciendo ahora es lo que realmente viniste a hacer? Porque si aquello que haces te hace sentir como si estuvieses muerto por dentro, seguro es debido a que aquello que haces, no es tu verdadero propósito, no es el motivo principal por el cual estas aquí, porque tu propósito es lo que te hace sentir vivo, tu propósito es lo que te otorga alegría y felicidad, tu propósito es lo que le otorga significado a tu vida.

¿No sería irónico pasar por todo el complicado, sofisticado y milagroso proceso de nacer simplemente para venir a este mundo para estar muerto? ¿No se supone que hemos venido a este mundo para vivir? La realidad es que la mayoría de las personas le temen a la muerte, sin saber que ya están muertos por dentro, mientras que sus cuerpos permanecen con vida.  Puede parecerte que exagero, pero el incremento de personas con depresión, angustia, estrés y otros desórdenes mentales, así también con el incremento de suicidios a nivel mundial, son un indicativo de que nuestra perspectiva sobre la vida, y los motivos de nuestra existencia están errados.

 

 

 

“El secreto de la existencia humana no solo está en vivir, sino también en saber para qué se vive.” – Fiodor Dostoievski

 

 

 

Lo más increíble es que parece ser que cuando somos niños ya sabemos lo que nos gustaría ser de grandes, o al menos nos animamos a soñar, y nos animamos a soñar en grande, sin miedos, sin limitaciones. Cuando somos niños todo parece posible, pero tarde o temprano ese concepto se nos es arrebatado, y todo aquello que creímos alguna vez, todos nuestros sueños y deseos, junto con nuestro verdadero yo, son asesinados y enterrados, convirtiéndonos así en un producto de esta sociedad decadente.

¿Qué te gustaría ser cuando seas grande? – ¡Mi Dios, si he escuchado esa pregunta cuando era una niña! Nunca entendí porque los adultos te preguntan esa pregunta, si lo único que quieren escuchar son cosas como: ¡Yo quiero ser un abogado como mi papa! o  ¡Quiero ser un ingeniero! Porque si dices cosas como: ¡Quiero ser músico! o ¡Quiero ser un superhéroe y salvar a el mundo! o ¡Quiero ser veterinario y salvar a todos los animales! o ¡Quiero ser un astronauta! o ¡Quiero viajar por el mundo! Las personas seguramente dirían cosas como: ¡Pero haciendo eso no ganas dinero!, ¡Eso es imposible!, ¡Eso no puedes hacerlo!

 

 

 

“Usted fue puesto en esta tierra para alcanzar tu verdadero ser, para vivir tu propósito, y hacerlo con valentía.” – Steve Maraboli

 

 

 

La realidad es que cuando pasamos a ser adultos dejamos de creer, y empezamos a hacer aquellas cosas que no son lo mejor para nosotros, pero para nuestra familia, amigos, jefe, entre otros. Y es así que hacemos todo aquello que podamos para pertenecer a esta sociedad, que poco a poco nos mata por dentro, y es así que vivimos, o, en otras palabras, simplemente existimos por el resto de nuestras vidas, haciendo lo que no nos gusta, privándonos de nuestro verdadero propósito. Lo más gracioso es que vamos por la vida buscando felicidad, pero ni si quiera nos preguntamos porque estamos aquí, ¿Y cómo vamos a poder ser realmente felices si no hacemos lo que realmente vinimos a hacer?

Descubrir el propósito de tu vida debería ser tu meta principal, no el dinero, el auto, la casa, y otras cosas materiales, no la fama ni el poder. Aquellas cosas podemos obtenerlas o no, pero deberían ser absolutamente secundarias, es decir, que no son el factor que va a determinar nuestra felicidad ni nuestro propósito en este planeta. Una vez que descubras tu propósito en la vida, y hagas lo que viniste a hacer, todo aquello que es bueno para ti aparecerá en tu vida sin que lo llames.

 

 

 

El propósito de la vida es vivirla, disfrutar de la experiencia al máximo, y esperar con entusiasmo y sin miedo, vivir experiencias más nuevas y más enriquecedoras.” – Eleanor Roosevelt

 

 

 

Descubrir tu propósito en la vida no es sencillo, ya que requiere dejar atrás nuestra zona de confort. Para saber quien eres, y porque estas realmente aquí, tú debes preguntarte preguntas que nunca te has preguntado antes, debes cuestionarte cosas, cambiar tu perspectiva, debes dejar la zona de confort en donde todo es conocido, para así poder adentrarte en terreno desconocido. En este lugar te surgirán dudas, y veras las cosas desde una perspectiva diferente, y aquello a veces podrá generar frustración y dolor, ya que es en ese momento en donde nos damos cuenta cuan inconsciente estábamos, pero en el final encontraras la libertad, paz, y alegría que tanto estabas anhelando y descubrirás lo que significa estar realmente vivo.

La realidad es que no estamos en este mundo por accidente, estamos aquí por una razón, y encontrar esa razón es la clave para vivir una vida feliz y exitosa. Si fallamos encontrar tal razón, si evitamos encontrar nuestro propósito, nuestra vida se convierte en una obligación, nos volvemos esclavos de una vida miserable, y nuestra vida diaria se convierte en un castigo, hasta que finalmente seamos liberados del dolor a través del proceso de la muerte.

 

 

 

 

¿Vas a seguir existiendo o empezarás a vivir? La realidad es que todos hemos venido a este mundo por un motivo, y aquel motivo es lo que dará sentido a nuestra vida, y al mismo tiempo revelará nuestro gran potencial. ¡Descubre el motivo por el que estas aquí, no te conformes, no te rindas, descubre, experimenta, y crea la vida de tus sueños!

Los Celos Contaminan Nuestra Mente

Los celos son una emoción destructiva, y solo pueden generar resultados destructivos. La realidad es que los celos jamás otorgan un resultado positivo, y a medida que alimentamos nuestros celos, estos de a poco van apoderándose de nuestras mentes, hasta que perdemos el control de nuestros pensamientos. Es por eso que para tener una vida feliz, debemos primero aprender a controlar nuestros celos.

 "No hay mayor gloria que el amor, ni mayor castigo que los celos." - Lope De Vega

 

Los celos son un reflejo de como nos sentimos, y de que pensamos sobre nosotros mismos. Estos demuestran nuestras distintas carencias. Los celos son veneno para nuestro espíritu, y este es realmente toxico, ya que tiene la capacidad para contaminar nuestra alma y corazón. Las razones por las cuales tenemos celos son diversas. Basándome en mi propia experiencia, puedo decir que las causas de nuestros celos son debido a nuestra falta de autoestima, confianza y amor por nosotros mismos, y cuando esto sucede, le permitimos a nuestros miedos controlar nuestras vidas, y es así que nuestro corazón empieza a acumular una serie de sentimientos negativos como angustia, depresión, tristeza y resentimiento, los cuales son componentes esenciales para que nuestros celos crezcan día a día.

Los celos tienen la capacidad para controlar nuestros pensamientos, emociones, acciones, y toda nuestra vida. Cuando los celos se apoderan de nuestra mente, perdemos el control de nuestros propios pensamientos y emociones, es así, que nuestra perspectiva, la cual otorga nuestra realidad, se vuelve inestable, confusa y sobre todo irreal. Los celos son una enfermedad que causa tormento, angustia, ira y dolor a aquellos que la padecen. Una vez que le permitimos a nuestros celos apoderarse de nuestra vida, toda nuestra realidad se vuelve una pesadilla, y no sólo nos perjudica a nosotros, sino también a aquellos que nos rodean.

 

 

 

“Los celos son una enfermedad, el amor es una condición saludable. La mente inmadura frecuentemente confunde una cosa con la otra, o da por hecho que cuanto mayor es el amor, mayores son los celos; de hecho, son casi incompatibles; una emoción apenas deja espacio para la otra.” – Robert A. Heinlein

 

 

 

La realidad es que los celos son la forma que usamos para defendernos a nosotros mismos de amenazas externas. Pero la realidad es que la mayor amenaza vive dentro de nosotros mismos, y esta es llamada miedo. El problema es que los miedos nos otorgan creencias equivocadas sobre la vida, las personas y sobre nosotros mismos. Cuando los celos nos dominan, pasamos a vivir en un mundo que no es real, ya que dejamos de ver el mundo con nuestros ojos abiertos y pasamos a verlo con los ojos tapados por nuestros miedos, y la realidad que percibimos es la mayor parte del tiempo incorrecta, y es así que nuestras creencias son formadas de la forma incorrecta, lo que nos otorga más y más sentimientos de celos.

La verdad es que los celos nos ponen en el lugar de sufrimiento que tanto intentábamos evitar.  Los celos nos arrebatan cualquier oportunidad de estar en paz y felices con nosotros mismos, y con cada ser que nos rodea. No importa que tan buena sea la vida, si sufrimos de celos, y permitimos que estos contaminen nuestra mente, viviremos siempre en una realidad distorsionada, y veremos fantasmas y demonios en donde no los hay, empujando de esta forma, toda persona y todo aquello que sea bueno para nosotros. El problema con los celos es que son una emoción sin sentido, ya que no pueden hacer que obtengamos aquello que deseamos y que no tenemos, o tampoco puede evitar que alguien nos engañe, sino que los celos solo nos contaminan y destruyen por dentro, arrebatándonos nuestra paz y felicidad, causándonos amargura, dolor y tristeza.

 

 

 

“Nunca hay que subestimar el poder de los celos y el poder de la envidia para destruir.” – Oliver Stone

 

 

 

Los celos son la causa por la cual muchas personas no viven una vida feliz y en paz, ya que consume nuestra mente y vida. Nada puede ser tan doloroso como estar atrapado en un mundo de pesadilla creado por nuestra mente, contaminada por nuestros celos y fomentada por nuestros miedos, inseguridades, dudas y angustias. El problema es que la mayoría de las veces nuestros celos son infundados por nuestras inseguridades y más profundos miedos, y crea en nuestra mente una realidad que no existe.

Si sabes quién eres realmente y de lo que eres capaz. Si sabes cuan increíble y hermosa persona eres, si sabes cuánto es lo que vales, nunca más tendrás dudas sobre ti mismo, y es ahí en donde podemos encontrar el primer paso para remover los celos de nuestras vidas. Es un trabajo que debemos hacer diariamente. Día y noche debemos encontrar la manera de amarnos a nosotros mismos, y una vez que podamos hacer eso, aprenderemos a confiar más en nosotros, volviendo a estar en paz con nuestro propio ser, y viendo así la vida con amor y confianza y no con inseguridades.

 

 

 

“Puedes ser la luna y aun así estar celoso de las estrellas.” – Gary Allan

 

 

 

La solución a los celos se encuentra dentro de nosotros mismos. Es por eso que en mi vida comprendí que para poder tener éxito en todo aquello que me propusiese debía primero creer en mi misma, y para poder hacer eso, debí empezar por amarme a mí misma. El amor que uno se tiene por sí mismo, es el amor que uno otorga, es por eso que es tan importante. A medida que fui cambiando la forma en que me veía a mí misma, mi perspectiva sobre el mundo fue cambiando también. Cuando dejé de subestimarme, de creer que no valía nada, de pensar que nunca era suficiente, empecé a ver todo diferente, lo que genero que todos mis miedos e inseguridades desaparezcan, y como aquello era lo que alimentaba mis celos, ellos también empezaron a desaparecer. Así obtuve de nuevo el control de mi propia mente, sabiendo que a pesar de que no estaba exenta de sufrir traiciones, dolores y decepciones, mi idea sobre mi misma no cambiaría, y sabía que tarde o temprano, era eso lo que necesitaba como motor para siempre seguir adelante y jamás darme por vencida frente a las adversidades.

 

 

 

Porque nuestra felicidad no depende de otros, sino de nosotros mismos, cree en ti mismo, y confía en tu potencial, aprende a amarte y a ver lo mucho que vales, y cuando puedas ver eso, no importará si los demás puedan o no verlo, ya que a la única persona que debes demostrarle lo que vales es a ti mismo. Elimina los celos de tu vida, y así disfruta de la vida, ¡porque de verdad vale la pena vivirla!

En la Busqueda de la Felicidad – Parte II

La felicidad es un tesoro que todo ser humano busca encontrar. Afortunadamente para todos nosotros, la felicidad no es algo exclusivamente para la minoría, sino que es algo que todos podemos obtener. El problema es nuestra falta de entendimiento sobre la felicidad, lo que nos ha otorgado ideas erróneas de lo que verdaderamente significa, y como puede uno obtenerla.

 "Las personas más felices parecen ser aquellas que no tienen ninguna razón en particular para ser felices salvo que lo son." - William Ralph Inge

 

En mi artículo anterior, realice diferentes preguntas, las cuales pueden ser de mucha ayuda a la hora de entender y definir la felicidad, ya que, con el fin de alcanzar la verdadera felicidad, primero debemos entenderla, para así poder definirla correctamente, ya que, si poseemos el conocimiento de algo, pero no podemos entenderlo en su totalidad, entonces nunca podremos saber cómo realmente funciona, lo que dará como resultado la incapacidad de poder experimentar algo de la mejor forma posible. Por ejemplo, uno puede tener el conocimiento de cómo andar en bicicleta, pero si no podemos completamente entender cómo funciona, al final no podremos experimentar completamente andar en bicicleta.

Entonces, empezamos haciendo preguntas sobre la felicidad, ya no aceptamos más la historia que alguien nos contó acerca que esta puede ser encontrada en el mundo exterior. Todos hemos experimentado la felicidad a través de factores externos, pero queremos más, queremos un más profundo sentido de la felicidad. Por lo tanto, queremos saber el secreto de la felicidad, y queremos ser felices ahora y para siempre. Es por ello que estas aquí, ¿verdad? ¡Entonces comencemos!

 

 

 

“La felicidad es la única sanción de la vida; cuando la felicidad fracasa, la existencia se vuelve un experimento demente y lamentable.” – George Santayana

 

 

 

Como he escrito en mi artículo anterior, la felicidad de acuerdo a lo que dice el diccionario es el sentimiento de ser feliz, y ser feliz significa estar encantado o alegre sobre una cosa en particular. Por otro lado, el significado etimológico de la palabra felicidad significa “buena fortuna” pero  ¿Cómo puedo explicar su verdadero significado? La realidad es que no puedo, ya que como he escrito anteriormente, la felicidad tiene tantos significados como personas sobre este planeta. Si le preguntas a diez personas diferentes de todo el mundo cada día por una semana – ¿Qué es la felicidad para ti? Tendrías 70 respuestas diferentes.

La realidad es que todos queremos ser felices, pero todos tenemos ideas diferentes acerca de la felicidad. Por lo tanto, cada libro que lees, cada persona que escuchas, tendrá un significado diferente para la felicidad. La sociedad en la que vivimos, nuestras familias, amigos, y nuestra cultura son factores claves que determinan nuestra idea de felicidad. Estamos constantemente siendo influenciados por el entorno en el que vivimos, lo que muchas veces define nuestras creencias sobre la felicidad, y es entonces ahí donde podemos encontrar el problema, ya que aceptamos la felicidad como un concepto creado por alguien más, como, por ejemplo, la idea de que el dinero es igual al éxito, y que estos dos juntos dan como resultado la felicidad. Es por ello que buscamos el dinero para ser felices, y cuando lo obtenemos, queremos más y más, y esto sucede en otros aspectos de nuestras vidas en donde buscamos la felicidad en todos lados excepto en nosotros mismos, y es ahí mis amigos donde encontramos la clave para una felicidad duradera: La verdadera felicidad solo puede ser encontrada en uno mismo.

 

 

 

“La felicidad es una elección consciente, no una respuesta automática.” – Mildred Barthel

 

 

 

Te debes estar preguntado – Bueno, todo esto es muy bonito, ¡pero necesito el significado de la felicidad, necesito saber lo que es en verdad, para así poder experimentarla! Entonces. ¿puedes decírmelo de una vez? Y yo debo decirte que sí, te entiendo, por lo tanto, la respuesta para una felicidad duradera puede ser encontrada en tú corazón. Debes encontrar tu propio significado de la felicidad, debes encontrar lo que le da a tu vida un propósito, y así serás siempre feliz. Tu corazón ya sabe la respuesta, solo necesitas escucharla sin ser influenciado por tu mundo exterior. El verdadero significado de la felicidad es el significado que tu decidas otorgarle. Si no lo has encontrado todavía, debe ser porque siempre has buscado en un lugar fuera de ti.

La verdad es que la receta para una felicidad eterna se encuentra dentro de nosotros mismos, es por ello que no puede ser encontrada en otro lugar. No puede encontrarse ni en nuestro pasado, ni en nuestro futuro, ya que la felicidad no es un lugar al que debamos llegar, o algo que debamos encontrar, la felicidad es nada más y nada menos que una elección, sin importar nuestras circunstancias externas. Es algo que eliges cada segundo de tu vida. Tus propios pensamientos sobre algo es lo que te hace feliz, no la situación en sí. La felicidad es la forma en que ves la vida, y todos tenemos lentes diferentes por los cuales vemos el mundo, y de acuerdo a lo que vemos, y a nuestras propias creencias, es lo que va a definir la felicidad. La verdadera felicidad es cuando ves el mundo a través de lentes positivos, siendo agradecido para cada cosa que ves, eligiendo ser feliz antes que depender de factores externos para serlo.

 

 

 

La felicidad es real y existe dentro de ti, por esa razón, la felicidad eterna es posible, nadie puede quitártela excepto tú mismo. La felicidad es la simple elección de estar agradecido por cada pequeña cosa que tienes, y por cada aspecto de tu vida. ¡Elige ser feliz hoy, ahora y para siempre!

No Dejes que Tus Miedos Controlen tu Vida

Si sientes como si tu corazón estuviese vacío, si sientes angustia y tristeza, si tu vida es más parecida a un sufrimiento más que a un placer, si te encuentras constantemente haciendo excusas para no hacer aquellas cosas que siempre has querido hacer, es probablemente debido a que le has permitido a tus miedos controlar tu mente, y cuando haces eso, al mismo tiempo le permites a tus miedos controlar tu vida entera.

 Una cabeza llena de miedos no tiene espacio para sueños

 

Los miedos son poderosos, ya que tienen la capacidad para desatar la grandeza dentro de ti, lo que te hará conseguir la vida de tus sueños, o pueden destruir tu espíritu, y convertir tu vida entera en una pesadilla. Los miedos son parte de la vida, no hay forma de que podamos evitarlos, existen en cada cultura, y en que cada parte de este mundo. En mayor o menor medida siempre estarán presentes en las vidas de los humanos, pero el tipo de impacto que tengan sobre nosotros dependerá en que tan bien lidiemos con ellos.

Los miedos pueden detenerte, o pueden empujarte hacia adelante, lo que hace la diferencia entre uno y otro es la decisión que tomes. Tenemos dos opciones, podemos elegir controlarlos y usarlos como motivación para ser cada día mejor, o podemos elegir usarlos como una jaula en donde encerrarnos por el resto de nuestra vida. La segunda opción siempre es la más sencilla, le permites a tus miedos controlar tu vida, y utilizas eso como excusa para permanecer en la jaula, sintiéndote así seguro, ya que ahí dentro no existen riesgos ni desafíos, pero la primera opción te otorgara lo que tu alma anhela, porque tu alma sabe quién eres realmente, sabe que tú no eres tus miedos, sabe que eres mucho mejor que eso.

 

 

 

“Lo único que debemos temer es el miedo mismo.” – Franklin D. Roosevelt

 

 

 

Si no tomas riesgos en tu vida debido a tus miedos, solo arriesgaras una cosa: la posibilidad de tener la vida de tus sueños. No arriesgar nada es en realidad arriesgarlo todo, ya que conviertes tu vida en una rueda de la fortuna y dejas así todo a la suerte, y es en ese preciso momento cuando le otorgas a tus miedos todo el poder que necesitan para controlar tu vida, y todo aquello que siempre quisiste, cada sueño, cada meta, desaparece en las oscuridades de tus miedos. Si permites que te controlen, te robaran todas las oportunidades de vivir la vida que siempre has querido, desviándote del camino hacia tus sueños, dejándote así en un camino oscuro que solo te llevara a la tristeza, a la frustración, al enojo y a la desesperanza por el resto de tus días.

Entonces si no has ido hacia adelante en la vida, si hace tiempo que no tomas riesgos, si no has intentado nada nuevo, si no has hecho aquellas cosas que amas por un largo tiempo, si no te has sentido completamente feliz disfrutando la vida al máximo, si solo has estado haciendo aquellas cosas que se supone que debes hacer es porque le has permitido a tus miedos controlar tu vida, y es así que ahora no tienes ningún poder en lo absoluto, y nada cambiara a no ser que decidas hacer algo al respecto. Tu estas donde estas ahora, haciendo lo que estás haciendo porque lo has querido de esa manera, no se puede culpar a nadie ni declarar a nadie culpable por nuestro fracaso, ya que somos solamente nosotros los responsables de haberles permitido a nuestros miedos la capacidad para apoderarse de nuestras vidas y nuestro destino.

 

 

 

“Solo cuando ya no tenemos miedo comenzamos a vivir.” – Dorothy Thompson

 

 

 

A pesar de esto, podemos decir que todavía hay esperanzas, ya que todavía podemos revertir la situación, todavía podemos tener la vida que siempre hemos querido y ser felices. Para que esto suceda, primero debemos dejar de creer en la historia que nuestros miedos nos han contado, ya que ellos solamente nos cuentan lo que puede salir mal en lugar de decirnos lo que puede salir bien si decidimos seguir a nuestro corazón. El problema es que nuestros miedos no son positivos ya que de alguna forma solo intenta protegernos de las adversidades, pero lo que no entienden es que al hacernos sus prisioneros solo nos ponen en un lugar de absoluta vulnerabilidad en donde somos expuestos a cualquier adversidad. Es por ello que debemos optar por no creer más en los cuentos de nuestros miedos, sabiendo que solo nos cuentan lo que podría suceder mal, pero nosotros sabemos que si seguimos a nuestros sueños sin rendirnos, con coraje y determinación nada puede salir mal, y así le demostraremos a nuestros miedos que tan equivocados estaban.

Todo aquello que siempre has querido, cada sueño, cada meta, cada idea es posible, son reales y existen en algún lujar lejos de nuestros miedos. Si quieres ser feliz, si verdaderamente quieres disfrutar de tu vida, debes silenciar a tus miedos, y así evitaras darles el poder para crear tu futuro. No dejes que te detengan, sino úsalos como motivación para sacar lo mejor de ti mismo.

 

 

 

¡Tu vida es como un cuaderno, si no te gusta lo que ves, entonces da vuelta la página, toma tus marcadores favoritos y has un nuevo dibujo! Puedes crear todo aquello que quieres si no permites que tus miedos te cieguen. ¡Sigue hacia adelante, sigue soñando y no te detengas!

¡Se original, se auténtico, se tú mismo!

Vivimos en un mundo en donde ser una copia es mucho más fácil que ser original ya que permanentemente estamos siendo influenciados por la sociedad en la que vivimos, la cual constantemente nos impulsa a que dejemos de ser quien verdaderamente somos, para así podamos convertirnos en el actual estereotipo de perfección.

 

"Se tú mismo, los demás puestos, ya están ocupados." #original #setumismo

 

Hoy en día ser autentico significa tener que luchar una dura batalla en la cual es fácil perder, ya que nuestro adversario tiene el poder para convencernos de ser una copia barata de algo más, y aquel poder es más poderoso del poder que uno cuenta para convencernos a nosotros mismos de convertirnos en la persona que verdaderamente somos ya que nuestro miedo de no ser aceptados nos limita.

Requiere de mucho coraje y fuerza ser genuino en un mundo que constantemente está intentado convertirnos en una copia de alguien más. Continuamente estamos siendo influenciados por factores externos que intentan manipular nuestras mentes, confundiéndonos, atormentándonos, poniendo ideas erróneas acerca de nosotros mismos, haciéndonos sentir avergonzados por quienes somos, lo que nos hace caer en la trampa de pensar que, con el fin de ser exitosos, debemos dejar de ser quienes somos, para así convertirnos en una réplica barata del estereotipo de mujer y hombre exitoso impuesto por la sociedad en la que vivimos.

 

 

 

“Ser tú mismo en un mundo que constantemente está intentando convertirte en otra cosa es el mayor de los logros.” – Ralph Waldo Emerson

 

 

 

Carecemos de autenticidad porque nos hemos convertido en la persona que otros quisieron que fuésemos: una réplica de alguien más. Hemos sido influenciados, forzados, y manipulados a seguir las reglas escritas por la sociedad de “Como ser exitosos siendo alguien más excepto nosotros” Nuestro cerebro ha sido lavado, y nuestra mente ha sido programada para seguir reglas. Nos han otorgado las claves para ser exitosos, pero ¿exitosos en qué?  ¿Exitosos siendo alguien que no somos? ¿Podemos realmente ser exitosos no siendo nosotros mismos?

Bueno, supongo que la respuesta dependerá de tu propia definición de éxito. Si crees que ser exitoso significa tener que convertirse en la copia exacta de alguien más entonces continua siguiendo las reglas de alguien más, pero si en lugar crees que ser exitoso significa ser tu verdadero yo, siendo la persona que tú quieres ser, haciendo todas aquellas cosas que amas hacer, sin importar lo que los demás piensen acerca de ello, entonces deberías seguir las propias reglas de tu corazón, ya que te dirán exactamente que deberías hacer, y esas reglas te conducirán hacia el éxito.

 

 

 

¿Cuándo usted se mira en el espejo, qué ve? ¿Ve el “usted real”, o lo que usted ha sido condicionado para creer que es usted? Los dos son tan, tan diferentes. Uno es una conciencia infinita capaz de ser y crear lo que sea que elija, el otro es una ilusión aprisionada por sus propias limitaciones percibidas y programadas.” – David Icke

 

 

 

El problema es que hemos intentado tanto ser la persona que deberíamos ser para ser aceptados por otros, que hemos olvidado nuestra propia identidad, y es así que ni siquiera sabemos quiénes somos verdaderamente. Actuamos, pensamos, hablamos, nos vestimos, comemos, y nos comportamos como el resto, careciendo de originalidad. Estamos tan preocupados por pertenecer a esta sociedad que hemos decidido ser como los demás, dejando nuestro verdadero ser a un lado.

No es una coincidencia que la mayoría de las personas se comporten de una misma manera. Hemos sido programados como una computadora, y se nos han impuesto ciertas reglas que debemos seguir. Se ha dicho que, con el fin de ser aceptados por otros, nosotros debemos actuar de una cierta manera y pensar de una forma en especial, es entonces que constantemente estamos pretendiendo ser la persona que no somos, o limitando nuestra verdadero ser, con el fin de ser aceptados, ya que tenemos la creencia equivocada de que ser exitoso significa ser lo que la sociedad dice que seas.

 

 

 

“Has nacido original, no mueras como copia.” – John Mason

 

 

 

No tengas miedo de ser tu verdadero yo, sino que ten miedo de convertirte en una imitación barata del alguien más. Debes aprender que no necesitas ser alguien más para ser increíble, ya lo eres, tal y como eres. No necesitas tener miles de fanáticos que te digan cuan increíble eres, ya que solo necesitas uno: Tu mismo. Si te aceptas a ti mismo y te amas con todo tu ser como eres, serás libre para elegir ser la persona que quieras ser sin importar si eres aceptado por otros o no.

Con el fin de ser la mejor versión de ti mismo, tú debes ser original, siguiendo solamente las reglas de tu propio corazón. Vas a ser exitoso cuando seas tú verdadero ser, de otra forma solo serás exitoso siendo una copia de alguien más. Hay una gran diferencia en cuanto a querer hacer lo alguien ha hecho y querer convertirse exactamente en esa persona, puedes compartir las mismas metas, pero eso no quiere decir que debas ser esa persona para tener éxito. ¡Tú puedes conseguir todo lo que quieras siendo tú mismo, por eso deja de intentar ser alguien más, y empieza a ser tú mismo, y así conseguirás la victoria!

 

 

¡Se libre, se original, se auténtico, se tú mismo!

La preocupacion no tiene ningun proposito util

Todos nosotros compartimos un hábito, pero no precisamente el tipo de habito que es bueno para nuestra salud y nuestra vida, sino que, todo lo contrario. El hábito del que les hablo se llama “preocupación” y no tiene ningún propósito útil.

 "La preocupación no nos quita los problemas de mañana, pero si nos quita la paz de hoy."

 

Tenemos el mal hábito de preocuparnos demasiado, como si el acto de preocuparse pudiese ser usado como varita mágica para poder cambiar lo que está sucediendo o lo que pensamos que está sucediendo. La realidad es que nadie jamás ha podido cambiar algo que haya ocurrido en el pasado o algo que debería pasar en el futuro preocupándose, ya que la única cosa que puede verse afectada gracias a nuestras preocupaciones es nuestro presente.

Cuando nos preocupamos no cambiamos nada que haya sucedido en nuestro pasado ni tampoco nada que vaya a suceder en el futuro, ya que lo único que podemos cambiar es nuestro presente, pero no de la forma más positiva, porque al preocuparnos convertimos nuestro presente en una pesadilla a través de nuestros pensamientos acerca de lo que puede llegar a suceder. De esta forma nos ponemos a nosotros mismos en un lugar donde sufrimos innecesariamente, preocupándonos por situaciones que por lo general ni siquiera suceden.

 

 

 

“La preocupación aparenta ser necesaria pero no sirve a ningún propósito útil.” – Eckhart Tolle

 

 

 

¿Cuántas veces has estado preocupado por algo en el pasado? ¿y cuantas veces eso por lo que estabas preocupado realmente sucedió? Y si eso realmente sucedió, ¿Fue tan malo como parecía? ¿Valió la pena tanta preocupación y angustia? ¿Valió la pena haber perdido tanto tiempo de tu vida preocupándote por algo que estaba totalmente fuera de tu control? Supongo que no, o eso es lo que creo gracias a mis propias experiencias, ya que cada vez que recuerdo mi pasado, puedo ver que he perdido mucho de mi preciado tiempo preocupándome por cosas que nunca sucedieron, y aquellas cosas que si sucedieron resulta que no fueron tan malas como creí que serian.

La preocupación no tiene sentido, ya que esta no puede cambiar nada de nuestro pasado, y tampoco puede cambiar nada que vaya o no a pasar en nuestro futuro, pero si puede hacer una cosa: Puede robarte la felicidad y la alegría de tu corazón sin sentido. El problema con la preocupación es que te hace sentir como si aquellas cosas por las que estas preocupado ya fuesen una realidad en tu presente, cuando en realidad no es más que una ilusión, pero en si la preocupación convierte todos nuestros problemas en realidad incluso si no existen de verdad. La preocupación solo genera que nos enfoquemos en aquello que no queremos que suceda en lugar de enfocarnos en los resultados que si nos gustaría que sucedan.

 

 

 

¿Por qué preocuparse? Si has hecho lo mejor que podías, la preocupación no hará que todo salga mejor.” – Walt Disney

 

 

 

La preocupación no puede ayudarnos de ninguna forma, no puede resolver nuestros problemas, pero tu si puedes hacer lo mejor que puedas para obtener el mejor resultado posible. Si hay algo que te gustaría cambiar, y si es posible hacerlo, entonces cámbialo, has lo que puedas para obtener el resultado que te gustaría obtener, enfócate en aquellas cosas que te gustaría atraer a tu vida, y no te enfoques en aquellas cosas que no quieres. Por otro lado, si no puedes hacer nada para cambiar tu situación, ¿Por qué preocuparse entonces? ¿O acaso haría que las cosas fuesen mucho mejor? Definitivamente no, no hará que todo sea mejor, sino que hará que todo sea peor ya que va a amargar y oscurecer tu presente, robándote la felicidad y la paz, arruinando tu día.

 

 

 

 

La preocupación por algo no cambia nada, sino que complica tu vida mucho más, por lo tanto, usa tu imaginación para crear el resultado positivo que te gustaría obtener en tu vida. ¡Has todo lo que puedas para obtener aquel resultado deseado, pero siempre recuerda tener fe y confiar en la vida, ya que sin importar lo que suceda todo saldrá bien!

¿Por qué Caemos?

De vez en cuando caemos debido a que hay algo allí que se supone que debamos encontrar, de otra forma no hubiésemos caído. A veces hay algo que nos falta en nuestra vida y muchas veces no somos conscientes de ello, y nos damos cuenta el día en caemos. Es en ese lugar de oscuridad y sufrimiento donde encontramos la luz que buscábamos, es en aquel lugar en donde nos encontramos a nosotros mismos.

 "No importa cuantas veces te caigas, lo importante es cuantas veces te levantes."

 

Caer es parte de la vida, ya que no es algo que podamos evitar, a no ser que vivamos nuestras vidas haciendo nada, siendo nada. Es por eso, que el caer no es tan malo como parece, si no que en realidad es todo lo contrario, ya que en el momento en que te vuelves a levantar dejas de ser la persona que eras, te conviertes en alguien diferente. Caer no significa no poder volver a levantarse, que caigamos no quiere decir que debamos vivir el resto de nuestras vidas en ese lugar, ya que solo depende de nosotros volver a levantarnos y seguir hacia adelante, o darnos por vencidos y quedarnos en aquel lugar de sufrimiento y tristeza por el resto de nuestra vida.

No puedes elegir caer o no, pero si puedes elegir darte por vencido y permanecer ahí por siempre, o puedes decidir levantarte y seguir hacia adelante con tu vida. El hecho de caer no te define, ya que lo que te define es la decisión que tú realizas en cuanto a ello. ¿Darse por vencido o seguir luchando? Puedes definirte como una víctima de las circunstancias y darte por vencido, o puedes definirte como el creador de tu destino y seguir luchando. Tú tienes el poder para tomar esa decisión más allá de cualquier situación que te haya sucedido, te caes y te levantas, o te caes y te quedas allí, tú elijes.

 

 

 

“Nuestra mayor gloria no está en no caer jamás, sino en levantarnos cada vez que caemos.” – Confucio

 

 

 

La vida puede ser dura, pero siempre tiene un propósito por hacer lo que hace. La mayoría de las veces no podemos entenderlo debido a nuestra limitada perspectiva como seres humanos, pero en la oscuridad siempre hay un regalo escondido esperando a ser descubierto, la clave es encontrar ese regalo. Todo se trata de aprender a ver en la oscuridad, ya que si puedes hacer eso, si puedes ver la luz en la oscuridad, toda tu vida cambiara. De esta forma no veras más el hecho de caer como un castigo sino como una oportunidad para mejorar, y así podrás entender que a veces caemos, para que podamos convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos.

Pero si lo sé, es difícil caer, la caída es dura y dolorosa, pero depende de ti si vas a permitirle a ese dolor que te destruya, o si vas a aceptar el dolor, y usarlo como disparador de la grandeza que hay dentro de ti, lo que revelara el maravilloso poder y el gran potencial que tienes dentro de ti, que seguramente no tienes ni idea de que lo tienes, y créeme, todos tenemos dentro de nosotros mismos un poderoso espíritu capaz de hacer todo aquello que se proponga. El problema es que no lo sabemos hasta que la vida nos pone a prueba, y es justo cuando caemos a ese lugar oscuro, sin esperanza, horrible, frío, y desgarrador cuando se nos presenta la gran oportunidad para revelar lo mejor que tenemos dentro. Es en aquel lugar en donde la vida nos prueba, es ahí también donde nosotros nos probamos a nosotros mismos, es en ese lugar en donde nos perdemos y nos encontramos, es en ese lugar en donde nuestro viejo yo mure, y nuestro nuevo yo renace.

 

 

 

“¿Por qué caemos? Para que aprendamos a levantarnos.” – Alfred – Batman

 

 

 

Caerse es doloroso pero no letal, caerse no es un castigo sino una oportunidad, eres tú y solo tu quien puede decidir permanecer en ese lugar de oscuridad y dolor por el resto de tu vida, o si vas a elegir aprender a ver la luz en la oscuridad, la oportunidad en la adversidad, revelando así el maravilloso potencial que tienes dentro. Puedes levantarte, puedes empezar de nuevo, puedes volver a levantarte como lo hace el sol cada mañana, no tienes que permanecer en la oscuridad por siempre, los cobardes hacen eso, ¡y tú eres mejor que eso!

 

 

¡Levántate mi amigo y sigue luchando, hasta que derrotes a la adversidad con fuerza y valor, puedes hacerlo, tienes potencial tienes grandeza dentro de ti, eres un ganador!