Category Archives: Claves para una vida feliz

Amarte a Ti Mismo: Un Acto de Rebelion

Vivimos en un mundo tan obsesionado con las apariencias externas que el envase se ha vuelto mas importante que el contenido. Hoy en día lucir bien en el exterior se ha vuelto nuestra prioridad, nuestra obsesión, y el único motivo es ser aceptados en esta sociedad que te condena o te glorifica por tu apariencia. Por lo tanto, amarte a ti mismo en esta sociedad que quiere que te sientas mal contigo mismo es un acto de rebelión que te otorga libertad!

 

 

 

"En un mundo que se beneficia por tu baja autoestima, amarte a ti mismo es un acto de rebelión."

 

 

 

Esta sociedad quiere que creamos que con el fin de ser exitosos necesitamos lucir bellos en el exterior. Desde que nacemos estamos expuestos a diferentes fuentes las cuales tienen como principal propósito hacernos sentir mal con nuestra apariencia, y por ende fracasados. Crearon el concepto de que la fealdad significa infelicidad, y belleza significa felicidad y éxito. Pareciera que solo puedes amarte a ti mismo si tu eres hermoso por fuera, y eso por supuesto nunca sucede, ¿Y por qué? Porque el negocio se habría terminado, y donde no hay negocio, no hay dinero.

Nuestras mentes han sido contaminadas con este virus desde el primer día. Cuando nacemos, se nos corta el cabello, nos hacen agujeros en nuestras orejas para que podamos vernos bonitas con pequeños aritos, nos visten como muñecos, y nos hacen actuar como príncipes y princesas. A medida que crecemos, nos dan muñecas rubias, flacas, y de ojos azules para jugar, y a medida que pasa el tiempo ese virus infernal sigue enfermando nuestras mentes a través de todos los productos, servicios y entretenimiento que nos venden: El maquillaje, la cirugía plástica, los reality shows con gente cool, películas con bellísimos actores, músicos y bandas de chicas y chicos bonitos, y comerciales de televisión que constantemente lavan nuestro cerebro día tras día.

 

 

“Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas, es el mayor logro.” – Ralph Waldo Emerson

 

 

El problema es que hemos aceptado el concepto de que necesitamos vernos atractivos con el fin de ser felices. Creemos que finalmente vamos a amarnos a nosotros mismos el día que nos veamos hermosos por fuera, entonces compramos toda la basura que podamos encontrar con el fin de ser felices y amarnos a nosotros mismos, pero esto nunca termina, nunca nos sentimos completamente felices con nosotros mismos y queremos más, queremos vernos como las chicas de las revistas, y el problema es que ni siquiera ellas se ven así en la realidad. Perseguimos un falso estereotipo de belleza que no existe, es irreal, ficticio, una gran mentira.

El problema es que nos hacen creer que si existe, entonces nunca dejamos de comprar la basura que nos venden, sometiéndonos a nosotros mismos a este marketing enfermizo que nos posee. Siempre hay algo nuevo, un nuevo tipo de cirugía plástica, un nuevo producto revolucionario que te hará ver 20 años más joven, y maravillosos productos que harán que te veas bronceado los 365 días del año, un nuevo maquillaje que transformará tu cara en una falsa muñeca de porcelana. Siempre habrá algo que necesitarás con el fin de ser atractivo para así ser feliz. Esto nunca se detiene, nunca.

 

 

“Te has estado criticando durante años, y no ha funcionado. Trata de aprobarte a ti mismo, y ve qué pasa.” – Louise L. Hay.

 

 

Por lo tanto, si quieres verte bien por fuera, empieza por quererte como eres, ama tu verdadero ser sin ningún tipo de producto o ropa especial, o nada externo a ti, simplemente ama lo que esta sociedad llama “imperfecciones” porque no lo son, nadie es imperfecto, todos somos perfectos, porque hemos sido creados por el mejor artista, el gran creador. La belleza es un concepto que la sociedad ha creado con el fin de establecer un estándar, y así obtener un beneficio, pero todos somos hermosos, somos únicos, originales, no necesitamos ser alguien mas para ser hermosos, siendo nosotros mismos, y queriéndonos a nosotros mismos es lo que nos hace hermosos.

Lo que quiero decir es que esta completamente bien comprar y usar todos los productos que quieras, siempre y cuando tu felicidad no dependa de ello. Cambia el color de tu pelo, usa maquillaje, ponte a dieta, ve al gimnasio, compra nueva ropa, usa tu crema favorita, pero hazlo porque te gusta, porque quieres mejorar, o por cualquier motivo excepto para impresionar a otros, o para ser aceptado, no lo hagas para pertenecer, ni para ser feliz o exitoso, porque nunca vas a estar completamente feliz si dependes de todas esas cosas para sentirte bien contigo mismo. Levántate a la mañana, ve al espejo, y mírate sin maquillaje, con tu pelo despeinado, con tu pijama de Minnie mouse, de batman, rasgado y viejo, mírate al espejo y ve tus arrugas, granos, mírate a ti mismo con todas tus “imperfecciones” y sonríe, porque eres un ser hermoso. Amate a ti mismo en cada momento, y así encontraras la libertad para ser quien quieras ser sin necesitar de nada con el fin de serlo.

 

 

“Sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos.” – Antoine de Saint-Exupéry

 

 

Una vez alguien dijo: “La belleza duele”, pero no es así, la belleza no duele, lo que duele es no poder mirarse al espejo, y amar lo que ves simplemente porque no te ves como la chica o chico de las revistas. No poder ver tu propia belleza, te vuelve miserable, y no importa cuanto intentes ser “hermoso” siempre te sentirás miserable, y eso duele un millón de veces más que caminar con tacos, que la cirugía plástica o la depilación. ¿Puedes entender el verdadero problema aquí? ¡Eres tú! Es en la forma en la que te ves a ti mismo, cambia los ojos con los que te ves a ti mismo, enamórate de tu verdadero ser y así cambiarás toda tu vida… ¡y también ahorrarás mucho dinero!

 

 

 

 

Si te miras a ti mismo al espejo y te gusta lo que ves, ¿Crees que te importará lo que piensen los demás? ¡Absolutamente no! Eso se llama tener confianza en uno mismo, y así lograras amarte a ti mismo. La realidad es que no necesitas nada para ser hermoso, ya lo eres, tan solo recuerda eso ¡y obtén la libertad para ser tu más maravilloso, auténtico y hermoso ser! 

Liberándonos de las Cadenas de la Adicción

Dejamos de estar a cargo de nuestras propias vidas el día en que nuestras adicciones toman el control de nuestras vidas. Ese día perdemos nuestra libertad y nos volvemos esclavos de nuestras adicciones. Ellos se vuelven nuestra mayor meta y propósito en nuestras vidas, y nos volvemos dependientes de la satisfacción de esa adicción con el fin de sentirnos bien, felices y exitosos. Con el fin de retomar el control de nuestras vidas, deberemos liberarnos de las cadenas de nuestras adicciones.

 

 

"Mientras más grande sea la lucha, más grande será el triunfo" - Nick Vujicic #adicción

 

 

Una adicción es la necesidad desesperada de tener algo o hacer algo, crea en nosotros un hábito que nos encarcela, volviéndonos dependientes de ese hábito. Nos hace creer que lo necesitamos, quitándonos el control de nuestra propia vida, y cuando no tenemos el control de nuestras vidas, perdemos el control de todo, eso quiere decir que nuestra vida pasa a estar a merced de nuestra suerte. Estamos simplemente en un bote a la deriva en el océano de nuestras vidas empujados por la corriente de nuestras adicciones.

¿Dónde vamos a terminar? Sólo Dios sabe. ¿Cuáles son las probabilidades? Posiblemente estemos yendo directo a la caída, directo a nuestro fracaso. ¿Podemos hacer algo al respecto? ¿Podemos cambiar nuestra dirección? Absolutamente. ¿Cómo podemos hacerlo? Tomando el control de nuestras vidas, diciéndole a nuestras adicciones: ¡Oye, tú! No estas mas a cargo aquí, no tienes poder sobre mi vida, no me controlas, a si que vete ¡y devuélveme mi vida!

 

 

“A veces sólo puedes encontrar el cielo regresando lentamente del infierno.” – Carrie Fisher

 

 

Lo sé, todo suena tan lindo y fácil, pero deberás estar preguntándote como hacer algunas cosas, como por ejemplo: ¿Cómo empiezo? ¿Es realmente posible alejarme de mis adicciones? Y sí, lo es. ¿Quieres saber como lo sé? Porque ya has tomado el primer y mas importante paso de todos: Has decidido que es algo que quieres cambiar en tu vida, y tener la posibilidad de ver que algo no te esta otorgando lo que realmente quieres es el primer paso en el camino hacia una mejor vida.

Si realmente quieres cambiar, si realmente quieres algo y estas dispuesto a hacer todo lo que puedas con el fin de tenerlo, tu lo tendrás, pero tendrás que trabajar duro, y con duro no me refiero a trabajar duro un día, y el otro no, lo que significa es que deberás trabajar duro cada día de tu vida. Deshacerte de tus adicciones es un compromiso de todo una vida. No es algo que haces hoy, y dejas de hacer mañana. Nuestras adicciones son nuestro punto débil, y deberá siempre ser reforzado, incluso si sentimos que ya estamos fuertes en ese aspecto, siempre debemos ser cuidadosos de nuestras adicciones, y estar siempre listos para pelear en el momento que aparezca la ocasión.

 

 

“El éxito es la sumatoria de pequeños esfuerzos, repetidos día tras día.” – Robert Collier

 

 

Por lo tanto, el primer paso es aceptar el hecho de que tenemos que cambiar algo en nuestras vidas, algo que no nos ayuda sino que nos entierra, algo que no nos esta dando éxito sino puro fracaso. La primer cosa que debemos saber es que nuestras adicciones no nos salvan de ninguna forma, ni cambian nuestra realidad, no nos otorgan lo que realmente queremos, sino que nos condena a una vida de fracaso. Sólo ponen mentiras en nuestras mentes, y nos convence de que las necesitamos, para así poder caer en sus trampas.

El segundo paso es encontrar la fuente de nuestra adicción. Hay algo, que fomenta la necesidad de satisfacer tal adicción. Esa necesidad se vuelve tan fuerte que se vuelve inevitable y te hace caer en las garras de tu adicción. ¿Que hacer entonces? Aléjate de esta fuente, no caigas en la trampa de pensar que podrás salir de ahí a salvo. Librate de todo aquello que vuelva tu adicción mas fuerte e incontrolable.

 

 

“Si puedes dejar de hacerlo por un día, puedes dejar de hacerlo toda tu vida.” – Benjamin Alire Sáenz

 

 

El siguiente paso es enfoque. Es todo una cuestión de enfocar tu mente en aquellas cosas que realmente quieres en tu vida, el tipo de cosas que te acercaran al lugar donde quieres llegar, el tipo de cosas que revelarán tu verdadero potencial. No se trata de resistir la tentación, es cuestión de terminar con esa tentación, ¿y como podemos hacerlo? Una vez más, es todo una cuestión de enfoque. Estamos rodeados de muchas cosas, pero vemos  la mitad, porque vemos solo aquello que observamos, y es todo una cuestión de enfoque. Enfoca tu mente en el tipo de cosas que te darán felicidad, paz y te harán sentir exitoso, y olvídate de aquellas cosas que te destruyen. Pon tu corazón en lo que es mejor para ti, y no pongas tu mente en lo que no te sirva, y veras cambiar toda tu vida.

 

 

 

 

Independientemente de tu adicción, siempre recuerda algo: Tu eres una obra maestra de Dios, tu tienes grandeza dentro de ti y el poder para superar cualquier desafío. Todo depende de ti, en tu compromiso y perseverancia. Cuanto estés dispuesto a sacrificar con el fin de alcanzar la victoria es lo que determinara tu éxito. ¡No sera fácil, pero valdrá la pena!

¡Es Tiempo de Construir Tus Propios Sueños!

Un nuevo año ha comenzado. Una nueva oportunidad te esta esperando. El pasado se ha ido, y el presente es todo lo que tenemos. En este momento dado tenemos la oportunidad de comenzar de nuevo, y la oportunidad de crear algo nuevo, o de soñar un nuevo sueño, o de hacer algo que nunca hemos hecho, y tenemos la gran oportunidad de crear la vida que siempre hemos soñado. En este nuevo año, ¿vas a empezar a crear tu sueño o continuar construyéndolo? ¿o vas a perder otra oportunidad para hacer tus sueños realidad? ¡Ahora es el momento correcto para empezar a construir tus sueños y crear la vida que siempre has imaginado!

 

 

 

 

"Si no Construyes tus Sueños, alguien te va a contratar para que ayudes a construir los de él." - Tony Gaskins.

 

 

 

 

Las celebraciones han terminado. El día de año nuevo ha pasado. Hemos celebrado con nuestras familias y amigos, y le hemos dado la bienvenida a este nuevo año con esperanza y entusiasmo. Comenzamos el nuevo año llenos de sentimientos y emociones, llenos de esperanza y optimismo, lleno de nuevos sueños, metas y deseos. El primer par de semanas nos sentimos motivados, estamos llenos de entusiasmo, y algo sobre este nuevo año nos hace creer que este será el año en el cual haremos todas aquellas cosas que siempre hemos querido hacer.

Comenzamos viviendo el primer mes de este nuevo año con felicidad y pasión, llenos de esperanza y fe. Pero a medida que pasa el tiempo, todas esas hermosas emociones que tuvimos en el día de año nuevo, todas las esperanzas, sueños, deseos, todo el entusiasmo y el optimismo comienzan a desaparecer. Comenzamos a sumergirnos en la oscuridad de nuestra rutina diaria, y día tras día, nuestros sueños comienzan a regresar al cajón del olvido. Y luego de un par de meses, todos esos maravillosos sentimientos que tuvimos alguna vez son reemplazados por estrés, desesperanza, cansancio y frustración.

 

 

 

 

“Qué es este poder, no lo podría explicar. Todo lo que sé es que existe y está disponible sólo cuando un hombre está en ese estado de ánimo en el que sabe exactamente lo que quiere y está completamente decidido a no abandonar hasta que encuentra lo que busca.” – Alexander Graham Bell

 

 

 

 

Entonces, el año termina y empezamos a soñar de nuevo, creemos que el nuevo año nos traerá todas aquellas cosas que siempre hemos querido, y una vez más, todas aquellas emociones que una vez tuvimos, comienzan a aparecer de nuevo en nuestros corazones poniéndonos en el mas maravilloso de los estados. Pero me pregunto, ¿es este tipo de vida, el cual se parece a una montaña rusa, el sentido de la vida, el propósito de nuestra existencia? ¿Es ese nuestro destino? Una vez más, como soñadora imparable que soy, debo decir que no. La vida es algo que creamos, con nuestros pensamientos, y acciones y con la actitud que adoptamos día tras día.

Por lo tanto, no debemos esperar más para empezar a construir nuestros sueños. La vida se pasa rápido y si no somos cuidadosos terminaremos construyendo los sueños de alguien más y lo llamaremos “nuestro trabajo” protegiéndolo más que a nuestros propios sueños. La verdad es que este sistema fue creado de tal forma que hace que sea casi imposible vivir sin él. Nos ha vuelto tan dependientes, que normalmente tendemos a negar todos nuestros sueños porque tenemos la necesidad de servir a este sistema con el fin de sobrevivir. Las buenas noticias son que podemos encontrar la forma de depender menos de él y ser mas libres, y la forma de hacerlo es encontrando el tiempo para construir nuestros propios sueños.

 

 

 

“Un sueño no se hace realidad mágicamente: se necesita sudor, determinación y trabajo duro.” – Colin Powell.

 

 

 

Un día tiene 24 horas, una semana tiene 168 horas, y un mes tiene alrededor de 730 horas, y eso significa que siempre tenemos tiempo para hacer aunque sea una cosa por día para estar más cerca de nuestros sueños. Por lo tanto, debemos empezar por descubrir nuestros sueños y metas, y luego establecer todos los pasos que debemos realizar a lo largo del año para hacerlos realidad. ¿Como incrementamos las probabilidades para que eso suceda? Haciendo más de las cosas que nos empujarán a ellos, y haciendo menos de las cosas que no nos sirven. Por ejemplo, mirar menos televisión, gastar menos tiempo haciendo nada, gastar menos dinero en cosas que no necesitamos, y así sucesivamente. Recuerda que todas aquellas personas que han creado la vida que han imaginado, han tenido el mismo tiempo que tú. Es todo una cuestión de prioridades. No importa que tan ocupado estés, o cuanto trabajo tengas, usa todo el tiempo libre que tengas para crear tus sueños.

 

 

 

Haz poco, o haz mucho, pero nunca dejes de hacer. Usa el tiempo que Dios te ha dado en tu favor y no en contra. La clave es empezar ahora, donde quiera que estés, con lo que sea que tengas. Empieza a construir tus propios sueños antes que termines gastando toda tu vida construyendo los sueños de otras personas. ¡Sal y construye la vida que sueñas!

2017: Un Nuevo Año, Una Nueva Oportunidad, Un Nuevo Comienzo

Ya casi podemos verlo, el 2017, el nuevo año está por llegar. Trae consigo una enorme maleta, y está cargada con esperanzas, oportunidades, desafíos, aventuras, metas, sueños y más. Y yo creo que todos nos preguntamos las mismas preguntas… ¿Qué cosa en esa maleta tiene mi nombre? ¿Qué me deparará el futuro? La respuesta es simple: El 2017 nos traerá lo que es mejor para nosotros, y todas aquellas cosas que estamos listos para recibir. ¿Están tus brazos abiertos? ¿Esta tu corazón abierto? ¿Estas listo para aceptar las nuevas oportunidades de este nuevo año?

 

 

 

amos a abrir el libro. Sus páginas están en blanco. Vamos a poner palabras sobre nosotros mismos. El libro se llama Oportunidad y su primer capítulo es el Día de Año Nuevo. Edith Lovejoy Pierce

 

  

 

Cada año nuevo llega con nuevas oportunidades y desafíos para cada uno de nosotros. Vienen en diferentes formas, colores y tamaños. Vienen de distintas maneras y en diferentes tiempos, y todos recibimos por lo menos una oportunidad para mejorar nuestras vidas, para descubrir nuestro verdadero ser, para desarrollar nuestro carácter, para volvernos la mejor versión de nosotros mismos, para crecer, para evolucionar.

Dije que este 2017 nos traerá lo que es mejor para nosotros y todo aquello que estemos dispuestos a recibir. Lo que quiero decir es que Dios y la vida están siempre dispuestos a otorgarnos lo que es mejor para nosotros, es decir, todas aquellas oportunidades que nos empujaran hacia delante. El problema es que no siempre estamos dispuestos a recibir el regalo de un nuevo desafío. La razón puede ser debido a nuestros miedos, dudas, inseguridades, o a lo mejor porque preferimos permanecer en nuestra zona de confort, o porque el regalo no es de nuestro agrado. Entonces, nos negamos a aceptar las nuevas oportunidades, dejándolas ir, perdiendo la oportunidad de mejorar, desarrollarnos, crecer y evolucionar.

 

 

 

 

“La esperanza sonríe desde el umbral del año que viene, susurrando: “será más feliz’… “– Alfred Tennyson

 

 

 

 

El nuevo año puede traernos cosas positivas o “negativas”. Con cosas positivas me refiero a un nuevo trabajo, una nueva relación, un incremento en tu salario, un nuevo viaje, cualquier tipo de posesión material, el logro de una meta, un sueño hecho realidad, un nuevo hogar, otro hijo, o cualquier otra cosa positiva que pueda sucedernos. Y con cosas “negativas” me refiero a todas aquellas cosas opuestas a aquellas que llamamos positivas. Como, por ejemplo, la pérdida de un empleo, una enfermedad, mas deudas, el fin de una relación, la perdida de cualquier objeto material, o el fracaso en cualquier aspecto de nuestras vidas.

¿Qué es lo que todos queremos en este nuevo año? Queremos más de las cosas positivas y menos de las negativas. ¿Pero que si las cosas negativas también tuvieses un sentido? ¿Qué si suceden por un motivo que no podemos comprender? Bueno, la verdad es que también tienen un significado especial. La clave es descubrir su propósito, el cual podría ser, por ejemplo, hacernos aprender una nueva lección, o hacernos mejorar a nosotros mismos, para darnos la oportunidad de tener mejores cosas, o simplemente para que podamos desarrollar la grandeza que se esconde dentro nuestro.

 

 

 

 

“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas —la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias— para decidir su propio camino.” – Viktor Frankl

 

 

 

 

Siempre recuerda, que no es lo que sucede fuera de nosotros, es decir, las circunstancias externas lo que realmente importa, sino es como respondemos ante esas circunstancias lo que realmente importa. Sin importar lo que nos suceda, en cualquier momento tenemos la oportunidad para decidir cómo vamos a sentirnos, y como vamos a responder ante lo que está sucediendo. Por lo tanto, enfrenta este nuevo año con coraje y optimismo, prepárate para recibir los nuevos regalos que traerá este 2017. Cuando una nueva oportunidad, ya sea positiva o no tan positiva golpee a tu puerta, ¡tómala!, y da lo mejor de ti para crear el resultado que esperas. Siempre recuerda que no importa lo que suceda, porque somos nosotros los creadores de nuestro destino.

Digámosle adiós a este maravilloso 2016 que está por terminar, con felicidad y gratitud, porque no importa lo que haya sucedido, sobrevivimos, y nadie puede quitarnos las lecciones aprendidas, los maravillosos momentos vividos, y todas las cosas que hemos obtenido. Quedémonos con los buenos recuerdos, las lecciones importantes, y llevémoslos con nosotros a este nuevo año que comienza. Deja atrás lo que no te sirva, y con esperanza, coraje y entusiasmo recibe este 2017 con tus brazos abiertos. Prepárate para enfrentar cada desafío, no te rindas ante la adversidad, transforma lo negativo en positivo, usa cada circunstancia en tu favor, ¡y nunca pierdas la oportunidad para crear la vida que imaginas!

 

 

 

 

 

Un nuevo año está por comenzar, y este 2017 trae 365 nuevas oportunidades, y si estamos listos para tomarlas, nos ayudaran a crear la persona que estamos destinados a ser para que podamos crear la vida que anhelamos, aquella que nos merecemos, y que somos capaces de vivir. ¡Feliz Año Nuevo!

 

¡Ten Cuidado con los Destructores de Sueños!

A lo largo del camino, a través de nuestras vidas, vamos a encontrarnos con personas que van a decirnos que no podemos hacer algo, ellos se reirán de nuestros sueños, nos criticaran, subestimaran nuestras habilidades, he intentaran evitar que alcancemos nuestras metas. Estas personas son destructoras de sueños, intentaran convencerte de que son imposibles, ¡y tú les demostrarás que estaban equivocados!

 

 

 
Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve por ello y punto

 

 

 

No es nada personal contigo, en realidad, no tiene nada que ver contigo, sino que es algo personal con ellos mismos. Estas personas se han convertido en destructoras de sueños porque de alguna manera, alguien los ha convencido de que los sueños son imposibles de alcanzar. Otro destructor de sueños ha hecho el mismo trabajo fino con ellos antes, y los ha convencido de que estos son imposibles, les ha hecho creer que no pueden hacerlo, y ellos lo creyeron, y así se dieron por vencidos antes sus más profundos sueños.

¿Pero quienes son estos destructores de sueños? En realidad, no son solo personas sino también experiencias, sentimientos, y emociones. Personas negativas, no creyentes, inseguras y con odio dentro, emociones negativas, pensamientos negativos, miedos, dudas, fracasos, falta de confianza, todos estos y muchos más son destructores de sueños, y si no somos cuidadosos lograran convencernos de que no podemos hacerlo, y en ese momento renunciaremos a todo aquello que siempre hemos soñado.

 

 

 

 

“Mantente alejado de las personas que intentan minimizar tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero los realmente grandes, te hacen sentir que tú también puedes llegar a ser grande.” – Mark Twain

 

 

 

 

Por lo tanto, ¿Cómo podemos lidiar con estos destructores de sueños? Lo primero y más importante es saber que su realidad no tiene que ser nuestra realidad. Lo que estas personas expresan es su propia visión, su propia perspectiva sobre la vida, sus propias creencias y experiencias, pero la verdad es que tu creas tu propia vida, y eso es todo lo que importa. Segundo, tu puedes usar esa negatividad y transformarla. Pero, ¿cómo? Bueno, puedes usarla como motivación. Puedes usarla como un poderoso combustible, el cual hará explotar tu corazón, dándote la energía necesaria para que vayas con coraje y confianza en la dirección de tus sueños.

Utilízalo como una forma para demostrarles que estaban equivocados, porque al final, nuestras experiencias pueden crear milagros en la vida de una persona. Por lo tanto, utiliza la espada que ellos usaron para intentar asesinar y destruir tus sueños en su favor, cortándoles el oscuro velo que cubre sus ojos. Libéralos de las cadenas que están evitando que puedan hacer sus sueños realidad. Porque si tu los conviertes en realidad, a lo mejor, tu puedes convencerlos de que ellos también pueden hacer los suyos realidad.

 

 

 

 

“Cuando la gente busca socavar tus sueños, predecir tu destino o criticarte, recuerda que están contándote su historia, no la tuya.” – Cynthia Occelli

 

 

 

 

Todos estos destructores de sueños que mencione anteriormente van a intentar detenerte, ellos van a hablar, van a intentar confundirte, pero tú no tienes que escucharlos, sino que tienes que escuchar tu propio corazón. Si cada vez que cierras tus ojos, y piensas en tu sueño, tu corazón se enciende, entonces sal y hazlo realidad. Nunca te arrepentirás de intentarlos, pero te arrepentirás de nunca haberlo intentado. La verdad es que, si otras personas pudieron lograrlo, nosotros también podemos. Rodéate de personas exitosas, aprende de sus errores, mejórate a ti mismo, trabaja duro, y sobre todo siempre recuerda una cosa muy importante: Que no importa lo que estos destructores digan, lo que realmente importa es lo que tu creas y si crees que es posible, si crees en tu sueño, si crees en tu mismo, tu harás realidad cada sueño que tengas y cada meta que te propongas.

 

 

 

 

 

Escucha tu propio corazón, persigue tus sueños con confianza, crea tu propia realidad, ten fe, cree en ti mismo, y con coraje haz lo imposible posible, ¡y demuéstrales a todos los destructores de sueños que estaban equivocados!

¿Tu Pasado Sigue Presente en Tu Vida?

A veces nuestro pasado está más presente de lo que pensamos, y ese es uno de los motivos por el cual seguimos estancados en el mismo lugar en nuestro presente. El problema es que todo lo que está relacionado con nuestro pasado, que todavía no hemos dejado ir está interfiriendo con nuestro presente, y evita que podamos seguir hacia adelante. Por ese motivo, con el fin de alcanzar nuestras metas y sueños y crear nuestro futuro, debemos primero alejar nuestro pasado de nuestro presente.

 

 

 

 

¿Cuántas cosas relacionadas con tu pasado todavía existen en tu presente? Y con esto no solo me refiero a cosas materiales, sino a recuerdos, pensamientos, sentimientos, personas y experiencias. ¿Qué lugar ocupa tu pasado en tu presente? ¿Ocupa una gran parte o una pequeña parte de tu vida? ¿Cuánto de tu mente ocupa? ¿Cuánto de él esta todavía vivo en tu corazón?

Intenta reflexionar sobre tu vida y tu presente, intenta relajarte y tomarte un tiempo de tus obligaciones y presiones diarias, y cuando estés listo mira a tu alrededor y mira dentro de ti: ¿Puedes ver a tu pasado dominando tu presente? ¿Tus emociones y sentimientos pasados están evitando que sigas hacia adelante? ¿Acaso es lo que está evitando que alcances tus metas y deseos? ¿Tus experiencias y emociones pasadas están influenciando tu presente y están tomando decisiones por ti?

 

 

 

“Aferrarse es creer que solo hay un pasado; dejar ir es saber que hay un futuro.” – Daphne Rose Kingma

 

 

 

Si la respuesta es no, ¡Felicitaciones! Haz realizado un gran trabajo y haz podido deshacerte de tu pasado, y estás viviendo tu presente al máximo, sin ser influenciado por este. Pero si la respuesta es sí, mi siguiente pregunta es: ¿Tu pasado te sirve en tu presente? Es decir, ¿Te está otorgando los resultados que estabas buscando? ¿Es útil, tiene un propósito o un sentido en tu presente? ¿Te está ayudando de alguna manera o esta simplemente evitando que consigas las cosas que quieres y te mereces?

La realidad es que nuestro pasado no siempre tiene que ser una desventaja en nuestro presente, siempre y cuando el motivo de estar en nuestro presente es para que nos ayude a sacar lo mejor de nosotros mismos, y darnos fuerza. Nuestro pasado, ya sea que fue bueno o malo, es siempre una lección, una lección que debemos aprender, para que podamos aplicar el conocimiento adquirido en nuestro presente. Al mismo tiempo, jamás debe ser olvidado, para así no repetir los mismos errores o seguir tomando las acciones que tuvieron como resultados beneficios para nuestras vidas. Esa es la parte más importante de nuestro pasado, y la cual deberíamos mantener en nuestro presente, junto con aquellos recuerdos que le hagan bien a nuestro corazón y que iluminen nuestros días.

 

 

 

“El espacio mental y físico que creamos dejando ir cosas que pertenecen a nuestro pasado nos da la opción de llenar el espacio con algo nuevo.” – Susan Fay West

 

 

 

Todo aquello de tu pasado que no te sirva, que no sea útil, que no tenga un propósito específico, todo aquello que no te otorgue un beneficio, cada recuerdo triste, relaciones pasadas, experiencias pasadas, cada emoción, y todo aquello incluyendo cosas materiales que no nos ayude de ninguna forma debería ser removido de nuestro presente para así poder darle lugar a cosas nuevas y mejores.

Si nuestro corazón, mente y nuestro entorno está repleto de cosas de nuestro pasado que no nos hacen crecer, que no nos hacen mejores, que no nos hacen felices, o que no nos ayudan a ser la persona que deseamos ser y conseguir todo aquello que anhelamos conseguir, ¿Por qué deberíamos seguir permitiendo que permanezcan en nuestro presente si no solo para sabotear nuestras propias vidas? ¿Por qué seguir manteniendo nuestro pasado vivo cuando mata nuestro presente y destruye nuestro futuro? Tenemos una cadena alrededor de nuestros cuellos que nos está dejando sin aire, y esa cadena es nuestro pasado, ¿Por qué seguir viviendo así de ahogados y prisioneros cuando tenemos la llave para nuestra propia libertad?

 

 

 

“Hay que hacer una elección consciente cada día para despojarse de lo viejo, lo que sea que ello signifique para ti.” – Sarah Ban Breathnach

 

 

 

Hoy es el día para limpiar tu corazón, mente y toda tu vida y remover todas aquellas cosas de tu pasado que no suman, sino que restan, aquellas cosas que no sigan siendo beneficiosos para tu vida. Toma todos esos recuerdos, experiencias y emociones que no te hagan feliz, o que no te hagan crecer, o que no te ayuden a ser la persona que quieres ser, o no te empujen hacia un nuevo mañana, incluso aquellas cosas que puedan parecer buenos, porque todo aquello que pertenece a nuestro pasado no tiene nada que ver con nuestro presente, ni tampoco nuestro futuro. Pueden haber sido malas o dolorosas, buenas o asombrosas, pero son parte del pasado y debemos tarde o temprano dejarlas ir, para así poder seguir hacia adelante y darle lugar a aquellas maravillosas cosas que están esperando por nosotros.

¿Cuál sería la primera cosa de tu pasado que sigue en tu presente y que no te sigue sirviendo de ninguna manera? ¿Cuál es ese recuerdo, cosa, emoción, o experiencia de tu pasado que está evitando que sigas hacia adelante con tu vida? Empieza con eso, y sin pensarlo demasiado ¡déjalo ir!

 

 

 

 

Es tiempo de tomar una bolsa, poner todas las cosas de nuestro pasado que no nos sigan sirviendo, que no nos den paz ni felicidad, y arrojarlas lejos de nuestro presente, ¡y así darle lugar a todas las grandes cosas que están por venir!

Cuando Nuestro Mundo Tiembla: Enfrentando Cambios

Los cambios son parte de la vida, y en algún punto de nuestras vidas nos vamos a enfrentar cara a cara con ellos. Los cambios son difíciles de digerir, incluso cuando los buscábamos. El problema es que los cambios nos causan temor porque nosotros tememos aquello que desconocemos, y cuando surge un cambio, nuestro mundo tiembla. Por lo tanto, nosotros vamos a tener dos opciones: Podemos enfrentarlos y bailar al ritmo del temblor, o podemos escondernos y dejar que el temblor nos entierre.

 

 

"La unica manera de darle sentido a los cambios es sumergirse en ellos, moverse con ellos, y unirse al baile." - Alan Watts

 

 

Muchas veces en nuestras vidas vamos a tener que enfrentarnos a diferentes tipos de cambios, algunos de ellos van a ser creados por nosotros, y otros van a ser creados para nosotros. Los primeros son los más fáciles de digerir, porque la mayoría de ellos son el resultado de nuestros propios deseos, y estos suceden porque nosotros permitimos que sucedan, estos son creados por nosotros, voluntariamente, a través de nuestras propias decisiones y acciones. Pero los segundos son aquellos que no buscábamos, estos suceden de repente, sin esperarlos, sin llamarlos.

Todos los cambios nos desestabilizan y hacen temblar nuestro mundo. La razón es porque estos nos fuerzan a abandonar la costa y a entrar en territorios desconocidos, nos empujan lejos de nuestra zona de confort desestabilizándonos completamente. Pero una vez que los enfrentamos, nosotros los desafiamos, y es en ese preciso momento cuando encendemos la llama que hace arder nuestro corazón, dándonos el poder y la fuerza para enfrentar los nuevos cambios en nuestras vidas, y cambiar toda nuestra realidad.

 

 

 

“Todo cambio es difícil al principio, confuso a la mitad, y maravilloso al final.” – Robin Sharma

 

 

 

Los cambios son muchas veces inevitables, a veces porque no hay ninguna otra opción, no hay otra alternativa, no hay escape, y no podemos evitarlos. Estos simplemente aparecen, son reales, y podemos aceptarlos y salir victoriosos, o podemos pelear una batalla ya perdida. ¿Por qué una batalla ya perdida? Porque cuando un cambio inesperado se nos ha presentado en nuestras vidas no podemos evitarlos, y la única forma de salir victoriosos es seguir hacia adelante. Resistir los cambios solo nos conducirá hacia nuestra derrota.

Por lo tanto, ya sea que enfrentemos un cambio que hemos creado nosotros o un cambio inesperado, primero debemos aceptarlo, nos guste o no nos guste, lo que no quiere decir que debamos conformarnos. Si este nuevo cambio no es de nuestro agrado, entonces debemos pensar la forma de crear el tipo de cambio que sí nos gustaría que suceda en nuestras vidas, y hacerlo realidad. No podemos luchar con el pasado, no podemos pelear con lo que ya sucedió, pero si podemos hacer todo lo necesario para crear el futuro que queremos.

 

 

 

“No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni tampoco la más inteligente, sino aquella que más se adapta al cambio.” – Leon C. Megginson

 

 

 

La primer y más importante cosa que debes saber con el fin de enfrentar cualquier cambio en tu vida es que nada va a permanecer igual, todo cambia, todo se transforma. El mundo está constantemente moviéndose, y suceden cambios todo el tiempo. Van a existir aquellos que van a ser creados por nosotros mismos, y van a existir aquellos que sucederán sin que los busquemos, pero debemos saber que todo cambio está a nuestro favor, y no en contra. Puede no verse de esa forma, pero al final siempre serán un beneficio para nosotros si le damos la oportunidad. Los cambios nos hacen cambiar, y ese es el propósito de los cambios que suceden en nuestras vidas, porque estos nos hacen crecer, nos hacen fuertes, nos hacen evolucionar y desarrollan el potencial escondido dentro nuestro.

 

 

 

 

Permitamos que los cambios sucedan, dejémoslos fluir, y enfrentémoslos con coraje y confianza, sabiendo que tenemos el poder para crear la vida que queremos. Con confianza en Dios, en ti mismo y en tu vida, sigue moviéndote al ritmo de los cambios. ¡Cierra tus ojos y sigue bailando!

Libera el Dolor y Sana tu Corazon

Van a existir diferentes momentos en nuestras vidas en donde vamos a sentir dolor. Este podrá ser un dolor superficial, o un dolor más profundo, a veces podrá ser por segundos, por horas, por meses o incluso años, y a veces nunca se irá, quedándose atrapado en nuestro cuerpo, contaminando nuestra alma, y rompiendo nuestros corazones, y la única forma de que deje de lastimarnos es sacándolo de nuestros corazones, permitiéndole que se aleje de nuestras vidas.

 

 "Busca en tu interior un lugar donde haya alegria, y esa alegria borrara el dolor." - Joseph Campbell

 

 

Hay tres tipos de personas: Aquellas que se tragan el dolor, lo digieren, y logran sacarlo de sus mentes y corazones, luego están aquellas personas que lo tragan, y lo dejan dentro, dejando que los destruya por dentro, volviéndose sus víctimas, y luego están aquellas personas que lo tragan, y lo esparcen por todo su ser como veneno corriendo por sus venas, conminando sus corazones, volviéndose un reflejo de su dolor.

El primer tipo de personas no están exentas de sentirlo, de hecho, es muy probable que lo hayan sentido cientos de veces en su pasado, y posiblemente lo sientan muchas veces más a lo largo de sus vidas, pero lo que hace la diferencia entre este tipo de personas y los otros dos tipos de personas es que estas no le permiten a el dolor controlar sus vidas. Por lo tanto, una vez que lo sienten, buscan la forma de removerlo de sus corazones tan pronto como sea posible.

 

 

 

“Cosas malas suceden; como respondo ante ellas define mi carácter y la calidad de mi vida. Puedo decidir yacer en una tristeza eterna, inmovilizado por la gravedad de mi perdida, o puedo decidir afrontar el dolor y apreciar el regalo más preciado que tengo: la vida misma.” – Walter Anderson

 

 

 

El segundo tipo de personas son aquellas que lo sienten, pero no son capaces de liberarlo de sus corazones, guardándolo muy dentro suyo. El problema con esto es que mientras que estas personas pueden tener una sonrisa en sus caras, muy dentro de sus corazones el dolor los va matando lentamente. Estas personas no lo liberan de ninguna forma, sino que se lo guardan para sí mismos. El problema es que se vuelven prisioneros de su dolor, este los destruye por dentro día tras día, y a veces se vuelve tan intolerable que la persona se rinde ante él, a veces acabando con su propia vida.

El tercer tipo de personas son como el segundo tipo de personas, pero hay una gran diferencia entre ellas. La mayor diferencia es que estas personas intentan liberarlo y detener su sufrimiento causándole dolor a otro. El problema es que el dolor que sienten les ha consumido sus corazones, y contaminado sus mentes. Estas personas están tan destruidas por dentro que la única forma en la que se pueden revelar frente a tanto dolor es volviéndose ellos mismos la personificación del dolor, causando sufrimiento a otros con el fin de sanarse a sí mismos.

 

 

 

“Estos dolores que sientes son mensajeros. Escúchalos.” – Rumi

 

 

 

Como podemos ver el dolor es algo que debes dejar salir de tu corazón antes que destruya la persona que realmente eres. No es siempre posible evitar sentirlo, de hecho, no deberíamos forzarnos a no sentirlo, sino que deberíamos aceptarlo, saborearlo, digerirlo, aprender de él y cuando estemos listos debemos dejarlo ir.

¿Cómo lo liberamos entonces? Bueno, la respuesta va a depender de la persona que lo siente, pero la mejor forma es sabiendo que el sentimiento de dolor no borrara el motivo que lo causo en primer lugar. Por lo tanto, debemos enfocarnos en algo más, algo que nos haga sentir bien, y debemos ser sobre todo pacientes y darnos tiempo, sabiendo que tarde o temprano el dolor se ira. Hay que saber que el dolor nos traerá más dolor, y nunca lo contrario, no cambiara lo que sucedió ni tampoco cambiara nuestro futuro, ya que depende de nosotros permitir que nos destruya, o destruirlo nosotros antes. Debemos enfocar nuestra mente en aquello que nos hace bien, evitando todo contacto con aquello que fomente ese dolor.

 

 

 

“Mi objetivo es olvidar el dolor de la vida. Olvidar el dolor, burlarse del dolor, reducirlo y reír. ” – Jim Carrey

 

 

 

Podemos ser las victimas de nuestro dolor y permitirle que controle nuestras vidas, o podemos ser los creadores de nuestro propio destino. Si elegimos la primera opción estaremos a merced de nuestro dolor, en cambio, si elegimos la segunda opción nosotros tendremos el poder para controlar nuestras vidas y decidir qué hacer con ella. No será fácil, pero es posible. No siempre podremos evitar el dolor, pero siempre podremos decidir qué hacer con él. Transfórmalo en algo hermoso y así cambiaras toda tu vida. Intenta ver el lado positivo, no te cuestiones lo que paso, el pasado no existe, enfoca tu mente en este momento, y crea lo que quieras experimentar mañana.

 

 

 

 

Hoy es el día en el que puedes liberar el dolor que estas sintiendo, es ahora el momento para decidir dejarlo ir ¡y empezar una nueva vida!

La Vida se Compone de Elecciones

La vida se compone de elecciones. En cada paso de nuestras vidas tenemos la oportunidad de elegir. Creamos nuestro mundo a través de las elecciones que tomamos, por lo tanto, toda nuestra vida es el resultado de las elecciones que hemos tomado. La elección más importante en nuestras vidas es entre elegir sentirnos bien, o elegir sentirnos mal. Por lo tanto, ¿Qué vas a elegir hoy?

 

  "Que tus elecciones reflejen tus esperanzas, no tus miedos." - Nelson Mandela

 

 

Cada día nos enfrentamos con diferentes tipos de elecciones, y de acuerdo a lo que elegimos es lo que va a crear una cierta consecuencia en nuestras vidas. En la vida hay cierto tipo de circunstancias que no vamos a poder controlar, este tipo de circunstancias son inevitables, y no hay forma de que podamos elegir lo contrario, y luego tenemos otro tipo de circunstancias, aquellas que son el resultado de las elecciones que hemos tomado. Pero sin importar la circunstancia que se nos presente, nosotros siempre tenemos la elección de poder sentirnos bien o sentirnos mal.

El primer tipo de circunstancias, aquellas que no podemos evitar, son el tipo de circunstancias en las cuales no somos responsables. Por ejemplo, la muerte de un ser querido. Un día, recibimos la horrible noticia de que alguien cercano a nosotros ha fallecido. No hay forma que hayamos podido hacer algo para revertir la situación. Aquella circunstancia es algo que sucedió sin que lo buscáramos, por lo tanto, no somos responsables por ello, pero si somos responsables de una cosa: la decisión de elegir entre permitir que esa circunstancia nos destruya o no.

 

 

 

“Cada día cuando te despiertas tienes dos elecciones. Puedes elegir ser positivo o negativo; optimista o pesimista. Yo elijo ser optimista. Es todo una cuestión de perspectiva.” – Harvey Mackay

 

 

 

Cuando una circunstancia inevitable y no buscada sucede no podemos elegir otra circunstancia, otro final, u otra historia. No hay forma en la que podamos volver atrás en el tiempo y hacer algo para revertir lo que ha sucedido. Pero lo que si podemos hacer es elegir entre diferentes elecciones: Podemos elegir darnos por vencidos, o podemos elegir seguir hacia adelante. Podemos elegir ver el lado negativo o podemos elegir ver el lado positivo. Podemos elegir permitirle al dolor, enojo, y la tristeza que sentimos consumirnos, o podemos elegir que el amor cure nuestros corazones. Podemos elegir seguir permitiéndole al dolor, a la frustración, a la angustia y enojo correr como un veneno por nuestras venas, permitiendo que nos pudra por dentro, o podemos elegir sacarlo completamente de nuestro ser, limpiando nuestro cuerpo y alma con la gran cura que es el amor.

Por otro lado, también se encuentran el tipo de circunstancias que son el resultado de las elecciones que hemos hecho. Por ejemplo, cuando nos va mal en un examen porque hemos elegido no estudiar, o cuando sentimos dolor de panza porque hemos elegido comer comida basura en vez de comer comida más saludable, o cuando alguien se enfermó de cáncer porque siguió poniendo en primer lugar al cigarrillo antes que a su vida, o cuando alguien perdió a su pareja porque eligió engañar antes que amar, o cuando alguien decidió vivir una vida miserable porque se ha negado a perseguir sus sueños.

 

 

 

“Es en tus momentos de decisión cuando tu destino se forma.” – Tony Robbins

 

 

 

Cuando una circunstancia de ese tipo sucede, podemos desear haber hecho algo diferente pero no podemos cambiar las elecciones que ya hemos tomado. Somos absolutamente responsables por ello, y debemos tomar una completa responsabilidad por nuestros actos, y es ahí donde la vida nos presenta con nuevas elecciones: Podemos elegir no hacer nada al respecto, o podemos elegir actuar. Podemos elegir permitirle a esa situación paralizarnos, o podemos elegir seguir hacia adelante. Podemos elegir darnos por vencidos, o podemos elegir hacer lo mejor que podamos para revertir la situación, y entonces cambiar la situación o en el caso que no se pueda aceptarla y así seguir hacia adelante. Podemos elegir verle el lado negativo, o el lado positivo a las cosas. Podemos elegir sentir emociones negativas y permitir que nos controle, o podemos elegir sentir emociones positivas y cambiar nuestra experiencia de vida. Podemos elegir seguir mirando hacia nuestro pasado con tristeza, dolor, y enojo, o podemos elegir mirar hacia nuestro futuro con esperanza, compromiso y confianza.

Como puedes ver no siempre se puede cambiar una situación, pero siempre podemos elegir como vamos a enfrentar aquello que ha sucedido. Somos responsables de nuestras propias elecciones, y tenemos siempre la oportunidad de elegir sentirnos bien, o sentirnos mal. De acuerdo a lo que hacemos, decimos, sentimos, y de acuerdo a lo que pensamos en relación a lo que ha sucedido es lo que va a determinar nuestro futuro. Podemos elegir ser positivos y sentirnos bien, o podemos elegir ser negativos y sentirnos mal. Siempre, sin importar la situación, podemos elegir entre la felicidad o la tristeza. Es todo una cuestión de elección.

 

 

“A la larga, damos forma a nuestras vidas y nos damos forma a nosotros mismos. El proceso nunca termina hasta que morimos. Y las elecciones que tomamos son absolutamente nuestra propia responsabilidad.” – Eleanor Roosevelt

 

 

 

Siempre recuerda que no siempre lo que te sucede es consecuencia de tus propias acciones, pero al mismo tiempo, siempre recuerda que cada elección que hagas hoy tendrá una consecuencia en tu vida a corto o largo plazo. Si sientes que tus elecciones no te están acercando al lugar que quieres estar, o si sientes que no te están haciendo sentir de la forma que te gustaría sentirte, o si sientes que no te están permitiendo ser la persona que te gustaría ser, es tiempo de hacer una elección.

Puedes elegir seguir tomando el mismo tipo de elecciones negativas, dejando todo a la suerte, o puedes elegir detenerte y empezar a tomar las mejores elecciones posibles, siendo el creador de tu propio destino. Tu felicidad depende de las elecciones que hagas. Si te sientes feliz, es muy probable que estés haciendo las elecciones correctas, pero si no es así, es posibles que no estés eligiendo las mejores para tu vida. Todo es imposible hasta que elegimos hacer lo imposible posible.

 

 

 

 

 

Nuestras vidas son el resultado de nuestras elecciones, y somos lo que elegimos ser. Todo es una cuestión de elección, por lo tanto, sin importar lo que suceda, ¡haz la elección de ser feliz hoy, mañana y siempre!

Cada Final es Siempre un Nuevo Comienzo

Cada final es siempre un nuevo comienzo. Cuando algo termina, algo nuevo comienza, y cada nuevo comienzo es siempre una nueva oportunidad. Aprender a ver cada final como una oportunidad, y no como un castigo, ayudara a cambiar nuestra forma de experimentar la vida en cada momento que empecemos un nuevo capítulo en nuestras vidas.

 

 Hay muchas, muchas mejores cosas por delante que cualquiera que hemos dejado atras. C.S Lewis nuevo comienzo

 

 

Cada final que he experimentado en mi vida fue porque algo nuevo estaba comenzando. Si mi vida nunca hubiese estado llena de finales y cambios, todo lo que he experimentado en mi vida nunca hubiese sucedido. Estoy donde estoy ahora debido a que algo en mi pasado ha cambiado. Algo que termino me ha permitido experimentar nuevas oportunidades y desafíos en mi vida, y todos los resultados han sido positivos, lo que no quiere decir que no hayan sido difíciles, pero siempre me han generado un cambio positivo.

Si miras a tu pasado, cada cosa que ha terminado te ha permitido estar en donde estas ahora. En mi caso muchas cosas han terminado: relaciones, trabajos, visas de trabajo, experiencias y cada uno de esos finales me han puesto en el lugar en el que estoy ahora. La vida que tengo es el resultado de muchos finales. Cada nueva oportunidad y desafío que he experimentado fue posible gracias a que algo finalizo en algún momento en mi pasado.

 

 

 

“Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada.” – Romanos 8:18

 

 

 

El problema es que siempre vemos el final como el final de todo, en especial cuando no buscábamos ese final. En aquellos momentos, cuando algo termina inesperadamente, es muy difícil ver un nuevo comienzo. Como por ejemplo, cuando una relación amorosa termina, normalmente no lo vemos como un nuevo comienzo, o como una nueva oportunidad, sino que lo vemos como un final doloroso, y el sufrimiento y la frustración que sentimos en nuestros corazones en esos momentos consume nuestro espíritu, volviéndose imposible poder ver esa situación como un nuevo comienzo.

Los finales son la mayoría de las veces muy difíciles de aceptar, incluso si andábamos buscando ese final, porque siempre es difícil volver a empezar de nuevo. Algunos finales son mas difíciles de digerir, y otros finales son tan dolorosos que desgarran nuestro corazón en pedazos. Aquellos finales paralizan nuestro mundo, y nada en nuestras vidas pareciera tener mas sentido. Pero lo que hay que saber es que siempre hay una razón por las cuales las cosas suceden de la forma que suceden. Cada final, sin importar cuan difícil es, es siempre una nueva oportunidad disfrazada.

 

 

 

“Nuevos comienzos son a menudo disfrazados de dolorosos finales.” – Lao Tse

 

 

 

¿Pero cómo podemos ver un final como un nuevo comienzo? ¿Cómo podemos ver una oportunidad en medio de tanto dolor, frustración e incertidumbre? La respuesta es: viviendo en el presente. No hoy otra forma de vivir. El pasado se fue, y el futuro no ha llegado todavía. El único lugar donde realmente podemos vivir es en el presente. Por lo tanto, debemos enfocar todas nuestras energías no en intentar cambiar nuestro pasado, sino que debemos enfocar nuestras energías en vivir nuestro presente y crear la vida que queremos vivir. Este momento es todo lo que tenemos, por lo tanto, debemos enfocar nuestra mente en las cosas que nos gustaría experimentar y no en las que no nos gustaría. No podemos cambiar lo que ha sucedido, pero podemos cambiar la forma en que experimentamos lo que esta sucediendo en nuestro presente. De esta forma, podremos ver las oportunidades que nos estamos perdiendo por estar enfocados en aquello que ya pertenece a un pasado. Es todo una cuestión de enfoque, enfócate en cambiar tu vida, y transforma lo negativo, en positivo.

Cuando algo termina, algo nuevo comienza. Debemos recordar que cuando una puerta se cierra, otra se abre. Cuando un capitulo termina, otro comienza, y esta en nuestras propias manos la posibilidad de escribir una nueva y mas maravillosa historia. Por lo tanto, debemos enfocarnos no en el capítulo anterior, que ya ha sido escrito, y que no podemos cambiar, sino que debemos enfocarnos en el capítulo que comienza. Este nuevo capitulo, esta hoja en blanco, es una nueva oportunidad, y podemos crear cualquier cosa que queramos. Somos los creadores de nuestro propio destino.

 

 

 

“El secreto del cambio es enfocar toda tu energía no en luchar contra lo viejo, sino en construir lo nuevo.” – Dan Millman

 

 

 

Un final es siempre un nuevo comienzo. Por lo tanto, tenemos la oportunidad de empezar de nuevo. Debemos dejar ir lo que ya no está, para dar lugar en nuestras vidas aquello que espera por nosotros. La vida cambia constantemente, y ello es lo que hace esta vida tan maravillosa. Hoy puedes elegir dos opciones: Puedes decidir vivir atado a un final, viviendo en el pasado con sufrimiento y dolor, o puedes decidir dejar ir aquello que ya no existe, eliminándolo de raíz, y comenzar una nueva vida. Puedes elegir vivir en el presente, y usarlo como un lienzo para crear la vida que te traerá felicidad y alegría. Escribe una nueva historia, y cambia tu vida.

 

 

 

 

Confía en la vida, y cree que cosas mejores están llegando. ¡Acepta el final como un nuevo comienzo, y con confianza y fe sigue hacia adelante en la dirección de tus sueños!