Category Archives: Camino hacia el exito

Los Pequeños Pasos Conducen al Éxito

Con el fin de alcanzar toda meta y hacer realidad todo sueño, debemos dar pequeños pasos cada día, porque son aquellos pasos los que nos acercan a nuestra meta, son estos pasos los que nos conducen hacia el éxito. En un artículo anterior he escrito sobre la importancia de dar el primer paso. El primer paso es decisivo, y cada paso que damos luego nos acerca al lugar donde queremos llegar. Podemos hacer todos nuestros deseos y sueños realidad, de un paso a la vez.

 

 

 

El exito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos dia tras dia. Robert Collier pasos 

 

 

La clave para alcanzar nuestras metas yace en los pequeños pasos que damos día a día. La cantidad de pasos que debemos hacer con el fin de alcanzar nuestras metas va a depender de la magnitud de nuestra meta. El problema es que a veces nuestros sueños y metas son tan grandes que es fácil abrumarse con todas las cosas que debemos hacer con el fin de hacerlos realidad, y es en aquel momento en donde la mayoría de las personas se dan por vencidas.

Si la mayoría de las personas fracasan en alcanzar sus metas no es porque la vida es injusta y solo beneficia a unos pocos, sino que fracasan porque se han negado a tomar los pasos necesarios para alcanzar sus metas. La diferencia entre aquellos que son exitosos y aquellos que no, no es la suerte sino el compromiso. Es verdad que para muchas personas las cosas son más fáciles que para otras, o así lo parece, pero la realidad es que eso no puede ser usado como excusa para darse por vencido, sino que en lugar debería usarse como motivación para seguir hacia adelante.

 

 

 

“Cada día haz algo que te acerque a un mejor mañana.” – Doug Firebaugh

 

 

 

Por lo tanto, la cosa más importante que podemos hacer luego de haber dado el primer paso en dirección a nuestras metas y sueños es dividir esa meta en metas más pequeñas y más “alcanzables”. Imaginemos a modo de ejemplo que tú meta para los dos próximos meses es conseguir un trabajo. Por lo tanto, con el fin de conseguir esa meta, tú deberás seguir diferentes pasos, como, por ejemplo: escribir tu CV, enviarlo a diferentes compañías, prepararte para distintas entrevistas, entre otras cosas. Algunos de esos pasos serán más sencillos que otros, y a veces, deberás repetir uno de los pasos otra vez debido a que la primera vez no salió como querías, pero si no te das por vencido, tarde o temprano alcanzarás tu meta.

Por lo tanto, podemos decir que cada meta funciona de la misma forma que ese ejemplo. Podremos tener otras metas, más grandes o más pequeñas, pero todas son posibles de alcanzarse. Por eso, lo mejor que podemos hacer con el fin de conseguir esas metas y hacer realidad nuestros sueños, es dividir cada meta en pequeños pasos, o en metas más “alcanzables”. Aquellas metas se verán más posibles, más cercanas, más reales, lo que nos dará la idea de que podemos lograrlo, y una vez que vayamos cumpliendo cada pequeña meta, dando pasos más largos o más cortos, estaremos un poco más cerca de nuestra mayor meta.

 

 

 

“Descubre lo que quieres hacer, mantén el pensamiento firmemente, y haz todos los días lo que se deba hacer, y a cada puesta del sol estarás un poco más cerca de tu meta.” – Elbert Hubbard

 

 

 

Lo que sucederá cuando logremos superar con éxito una de esos pequeñas pasos es que nos sentiremos muy bien incluso si fueron muy pequeños, esto se debe a que el cerebro no conoce la diferencia entre una meta u la otra, este busca constantemente alcanzar metas sin importar cuán grande o pequeña sea, por lo tanto, cada victoria, sin importar su tamaño inundara nuestra mente, cuerpo y alma con emociones positivas, lo que nos hará sentirnos bien con nosotros mismos, creando en nuestra mente la creencia de que podemos lograrlo, y si creemos que somos lo suficientemente capaces como para conseguir lo que sea que nos propongamos, entonces no habrá nada que pueda detenernos.

Aquí tengo otro ejemplo: Digamos que quieres perder peso, y tu meta es perder 10kg, tu puedes dividir aquella gran meta en pequeños pasos o incluso en pequeñas metas. Por ejemplo, puedes comenzar perdiendo 1 kilo por semana. Aquella es una meta mucho más alcanzable y más sencilla de lograr, lo que evitara que te sientas abrumado sobre la idea de perder 10kg, y así deberás dividirla en pequeños pasos, para poder cumplirla. Siempre que te propongas una meta más pequeña, tu puedes realizar una lista con todos los pasos que necesitas tomar con el fin de alcanzarla, y paso a paso tu alcanzarás esa meta. Como resultado de dar pequeños pasos, tu estarás un paso cada vez más cerca de alcanzar tu meta. Tu puedes seguir logrando aquellas pequeñas metas, paso a paso, hasta que finalmente consigas tu mayor meta.

 

 

 

“El hombre que mueve montañas comienza apartando pequeñas piedras.” – Proverbio Chino

 

 

 

Aquellos pequeños pasos son los que nos conducirán hacia el éxito. Por lo tanto, deberás preguntarte a ti mismo las siguientes preguntas: ¿Cuál es tu gran meta? ¿Ya has tomado el primer paso? Si así es, entonces ¿Cuáles son los pasos que deberías dar con el fin de alcanzar esa meta? Si tu meta es demasiado grande, y se ve difícil y lejana te convendrá dividirla en metas pequeñas y en pequeños pasos. ¿Es posible que puedas dividir tu meta en metas más pequeñas y alcanzables? ¿Qué pasos deberías tomar con el fin de alcanzar esa nueva meta? ¿Qué puedes hacer hoy para estar un paso más cerca de tu meta deseada?

 

 

 

 

 

Te motivo a que tomes papel y lápiz y escribas tu mayor meta, deseo o sueño. Y así, tu podrás escribir los pasos necesarios que te acercarán a tu meta y te darán la victoria. Enfócate en el primer paso, y luego sigue con el próximo, ¡y paso a paso tu alcanzarás todas tus metas!

La Visualización: Una Herramienta para el Éxito

La visualización es un proceso mental que hace real nuestros más profundos sueños y metas a través de nuestra imaginación, es decir, crea una imagen en nuestras mentes de lo que quisieras conseguir en nuestro mundo exterior. La visualización crea en nuestras mentes la vida de nuestros sueños, y si somos capaces de conseguirlo en nuestras mentes, somos capaces de conseguirlo en la vida real.

 

 

La logica te llevara de A hasta B. La imaginacion te llevara a todas partes. Albert Einstein visualización

 

 

La visualización es más poderosa de lo que pensamos, ya que nos ayuda a crear el resultado positivo que nos gustaría conseguir en nuestras vidas. Cuando eres capaz de ver en tu mente tus sueños y metas como algo hecho realidad, tu eres capaz de crear la vida de tus sueños y hacer que todo se vuelva realidad. La visualización no es simplemente una forma de soñar, sino que es una forma de hacer que tus sueños y metas se conviertan en realidad.

Cada persona exitosa ha usado como herramienta la visualización ya sea consciente o inconscientemente. Por ejemplo, la visualización es muy usado en los deportes, ya que muchos atletas se han visualizado a sí mismos como ya habiendo conseguido los resultados positivos que les gustaría conseguir en la vida real. Día tras día, estas personas se imaginan a sí mismas como victoriosas, estas personas constantemente visualizan en sus mentes la victoria, la ven, la sienten como si ya estuviesen en ese glorioso momento, y ello junto con el entrenamiento, compromiso y perseverancia es lo que hace que consigan en sus vidas los resultados que ya habían imaginado en sus mentes. Por ejemplo, la leyenda del boxeo Muhammad Ali siempre estuvo consciente de la importancia de la visualización. Él siempre se imaginó a si mismo obteniendo la victoria antes de cada pelea.

 

 

 

“Los campeones no se hacen en gimnasios. Los campeones están hechos de algo que tienen muy dentro de ellos. Es un deseo, un sueño, una visión. Ellos tienen que tener el talento, y la voluntad. Pero la voluntad debe ser más fuerte que el talento.” – Muhammad Ali

 

 

 

Cuando visualizamos algo, somos capaces de verlo como real en nuestras mentes, y cuando somos capaces de ver algo, luego somos capaces de creer en ello. Está comprobado que nuestro cerebro no puede ver la diferencia entre una imagen que se ha visualizado y la realidad, es por eso que cuando pensamos algo que nos gustaría que suceda, nosotros sentimos las emociones y sentimiento como si eso ya hubiese sucedido. Es por ello que la visualización es tan poderosa, porque hace real aquello que todavía no hemos experimentado en nuestro mundo físico.

La visualización no es magia, no significa que tú vas a imaginar algo con tus ojos cerrados, y cuando los abras ya se habrá hecho realidad, sino que la visualización es una gran herramienta que tú puedes usar junto con tu compromiso y perseverancia para conseguir el éxito que deseas. Cuando visualizas, tu cerebro entiende lo que tu imaginas como algo real y así te da las correctas emociones, sentimientos y creencias las que te ayudaran a formar tus hábitos y comportamientos. Por lo tanto, la visualización te ayudara a desarrollar los hábitos, habilidades, y comportamientos correctos con el fin de hacer que tus sueños y metas se vuelvan una realidad en tu mundo exterior.

 

 

 

“La imaginación es el principio de la creación. Imaginamos lo que deseamos, queremos lo que imaginamos y, por fin, creamos lo que queremos.” – George Bernard Shaw

 

 

 

Un gran ejemplo de visualización que siempre me ha inspirado es el del actor Jim Carrey, el cual utilizo el poder de la visualización cuando luchaba por convertirse en actor. Él se escribió a sí mismo un cheque por la suma de $10 millones de dólares por sus “servicios de actuación prestados” y es así que años después él consiguió esa misma suma por su rol en la película Tonto y Retonto. ¿No es esto algo maravilloso? Eso es lo que sucede cuando mantienes en tu mente la mayor versión de ti mismo y de tu vida. Cuando tu visualizas tu sueño, cada vez que puedes y haces todo lo que puedas para conseguir ese sueño o meta, milagros suceden. En mi caso, cuando era más joven, siempre imagine que iba a viajar por el mundo y que viviría en otro país. Siempre cerraba mis ojos y sentía lo que sería vivir en otro país, y años después aquí estoy luego de haber vivido en 4 países diferentes.

Por lo tanto, podemos decir que la visualización hace que todo sea posible, no solo crea una imagen en nuestra mente de nuestros sueños y metas más profundas, sino que le permite a nuestro cerebro saber que aquellas cosas son posibles y reales, y así tu cerebro te proporciona creencias de éxito, lo que te da la emoción como si ya estuvieses viviendo tu sueño, y aquellas emociones te motivan a convertirte en la mejor versión de ti mismo, y así adoptas los hábitos y comportamientos correctos para hacer que tus sueños se hagan realidad. Podemos ver entonces que gran herramienta es la visualización.

 

 

 

 

Visualiza tus metas y sueños con todo tu corazón, imagínate a ti mismo como ya habiendo conseguido tus sueños, ve cada detalle, acaricia la gloria, saborea cada victoria ¡y espera por el milagro!

¡Toma el Primer Paso!

Con el fin de llegar a destino, debemos empezar el viaje dando el primer paso. Toda victoria depende de ese paso. Es la primera acción, el primer movimiento, el primer intento lo que puede dirigirnos al lugar donde queremos llegar. Aquel primer paso hace que todo sea posible, y nuestras acciones siguientes hacen que todo se vuelva realidad.

 "Un viaje de mil millas comienza con el primer paso." - Lao Tse

 

 Analicemos lo siguiente: Todos queremos ganar la lotería, ¿pero cuantos de nosotros realmente van y compran el billete? La verdad es que solo unos pocos lo hacen, ¿Por qué? La razón es simple: Nuestros pensamientos y creencias crean límites entre nuestros sueños y nuestra realidad. Somos capaces de soñar, pero creemos que son imposibles o difícil de hacerse realidad, por lo que nos damos por vencidos incluso antes de intentarlo.

Si crees que las chances de ganar son casi nulas, es muy probable que no vayas a compras el billete de lotería, por lo que ni siquiera vas a intentarlo, y si acaso lo intentas y no ganas, usaras eso como forma de probar que tenías razón sobre que ganar era imposible, y así finalmente te darás por vencido. Puedes ver aquí que el primer paso es crucial, ya que lo determina todo.

 

 

 

“Cree en que puedes, y estarás a mitad de camino.” – Theodore Roosevelt

 

 

 

¿Pero por qué el primer paso es tan crucial? ¿Cómo puede ser que pueda determinarlo todo? Simple, hay dos diferentes resultados que hacen el primer paso tan vital: Si decidimos no dar ese primer paso, decidimos perder automáticamente. Pero si decidimos dar el primer paso, significa que estamos en el camino correcto a conseguir que nuestros sueños se vuelvan una realidad. Si continuamos hacia adelante, paso a paso, sin darnos por vencidos, superando toda adversidad, con perseverancia, compromiso y fe, es muy probable que lleguemos a nuestro destino deseado.

Por lo tanto, nuestra primera acción debería ser dar el primer paso. Lo que quiero decir aquí es que debemos creer en nuestros sueños, y salir a hacerlos realidad. Con el fin de hacer que nuestros sueños y metas se hagan realidad deberás dar el primer paso que te acercara al lugar en donde deseas estar. El primer paso determinará si tu sueño permanecerá como sueño o si se hará realidad.

 

 

 

“Da el primer paso, y tu mente movilizará todas sus fuerzas en tu ayuda. Pero lo más esencial es comenzar. Una vez que la batalla haya comenzado, todo lo que está dentro y fuera de ti, vendrán a ayudarte.” – Robert Collier

 

 

 

Ningún sueño se hará realidad si no actuamos. Es hermoso soñar, pero lo que es difícil es realizar las acciones necesarias para hacer que se vuelvan realidad. Es por eso que tú no ganaras el premio mayor si no compras el billete, es decir, tu no vas a llegar al lugar donde quieres estar, o conseguir lo que deseas tener si no das el primer y tan necesario primer paso. Es nuestra decisión de actuar lo que crea nuestro destino, y es nuestra inacción lo que deja todo a la suerte.

Si tú quieres ser doctor, ingeniero, abogado, diseñador gráfico, o lo que sea que quieras ser, deberás dar el primer paso y anotarte en la universidad. Si tú quieres aprender un nuevo idioma, tu deberás dar el primer paso y buscar un curso en Internet o en tu ciudad. Si tú quieres perder peso, tu deberás decidir por cambiar tu dieta. Si odias tu trabajo y quieres otro, tu deberás dar el primer paso y buscar otro mejor trabajo. Si quieres ser un atleta profesional, tu deberás empezar por entrenar. Si quieres dejar de fumar, tu deberás decidir dejar de comprar cigarrillos o empezar por fumar menos. Siempre hay un primer paso que hace que aquello que deseamos y soñamos empieza a verse más real.

 

 

 

“El secreto para progresar es empezar por algún lugar. El secreto para empezar por algún lugar es fragmentar tus complejas y abrumadoras tareas de tal manera que queden convertidas en pequeñas tareas que puedas realizar y entonces simplemente comenzar por la primera.” – Mark Twain

 

 

 

Es el primer paso el que nos acerca a nuestro sueño, y es nuestra perseverancia y compromiso de hacer que suceda lo que hace que todo sea posible. Cada persona que ha tenido éxito al conseguir o hacer algo fue porque un día decidió dar el primer paso, y trabajar en sus sueños y metas hasta que tuvieron éxito. Entonces, ¿Cuál es tu sueño? ¿Qué te gustaría conseguir? ¿Quién quieres ser? ¿Qué te gustaría hacer? ¿Dónde quieres llegar? Si tú sabes las respuestas a esas preguntas significa que el momento para empezar es ahora. La clave es hacer paso a paso todo lo que deberías hacer con el fin de alcanzar aquellas cosas que deseas. Debemos tomar la decisión de dar el primer paso y cambiar nuestras vidas.

 

 

 

Mi pregunta ahora es: ¿Has tomado el primer paso? Si lo has hecho, ¡Felicitaciones! Tu estas un paso más cerca de tu meta, sigue hacia adelante y no te des por vencido. Pero si todavía no lo has hecho, ¡Mira hacia adelante y sin miedo toma el primer paso!

¿Qué es el éxito?

¿Es el éxito el camino hacia la felicidad? ¿Cómo puedo conseguirlo? ¿Hay acaso una receta especial para ello? ¿Qué deberíamos hacer para ser exitosos? Con el fin de responder estas preguntas, primero debemos preguntarnos la siguiente pregunta: ¿Qué es el éxito? En la respuesta a esa pregunta podremos encontrar la clave para ser exitosos.

 "Todo el secreto de una vida exitosa es descubrir que estamos destinados a hacer, y luego hacerlo." - Henry Ford

 

¿Alguna vez has pensado acerca del verdadero significado del éxito, y qué es lo que te hará una persona exitosa? ¿Acaso piensas que este es el camino a la felicidad? La realidad es que nuestra propia definición del éxito determinara si somos exitosos o no.

En mi caso personal siempre fui creciendo con la creencia de que la felicidad era el resultado del éxito, por lo tanto, siempre he creído que con el fin de vivir una vida feliz uno debería ser exitoso primero. Años después, descubrí que mis creencias e ideas estaban equivocadas, y esa era la razón por la cual siempre fallaba en cada intento de tener éxito.

 

 

 

“Nuestro mayor temor no debiera ser el fracasar, sino el tener éxito en cosas de la vida que no importan.” – Francis Chan

 

 

 

El problema es que nuestra sociedad nos enseña que el éxito es igual a tener dinero, tener fama, poder, cosas materiales, un estatus social en particular, un título universitario, un buen trabajo, un talento especial, una buena apariencia, o todas estas juntas. Por lo tanto, vamos por la vida buscando aquellas cosas con el fin de conseguirlo, pero yo me pregunto: ¿Conseguir eso sería un éxito real? ¿Podemos considerarlo como el acto de conseguir cosas superficiales? ¿O acaso el éxito no sería algo más profundo? ¿No sería acaso conseguir lo que deseamos sin importar que cumpla o no con lo establecido?

Por lo tanto, se puede decir que la regla principal para alcanzar el éxito seria investigar, definir, y entender el significado de este, pero no de forma general, sino personal. Entonces, se puede decir que significa el resultado satisfactorio de una tarea o el cumplimiento de nuestras metas. Entonces, si el éxito significa alcanzar nuestros objetivos, ¿no sería cualquier persona que haya conseguido sus metas una persona exitosa? ¿Incluso si esas metas no incluyen poder, fama, o fortuna? O al final, ¿todo tiene que ver en cuanto a cómo medimos el éxito? Es decir, ¿es este solo real, siempre y cuando pueda medirse de acuerdo a una forma superficial? ¿Es entonces todo aquello que conseguimos de forma superficial y no tiene nada que ver con nada más profundo?

 

 

 

“Deja de perseguir el dinero y empieza a perseguir la pasión.” – Tony Hsieh

 

 

 

Pensemos lo siguiente: Hay dos personas las cuales contienen sus respectivos títulos de abogados, y ambos hubiesen querido haber estudiado algo diferente. Uno de ellos trabaja en un prestigioso estudio jurídico, mientras que el otro decidió hacer de su hobby una profesión, es así, que renuncio a su trabajo para recorrer el mundo. El primero de ellos tiene la vida asegurada con un título, un buen trabajo, y un excelente salario, pero el segundo no tiene nada de ello, sino que vive día a día, haciendo lo que ama. Entonces, ¿Quién de estas dos personas puede considerarse exitosa?

Supongo que la mayoría de las personas determinarían que el primero es el exitoso. ¿Pero qué pasa si pudiésemos mirar más profundamente? ¿Qué si pudiésemos sentir lo que estas personas sienten dentro de sus corazones? ¿Qué pasaría si pudiésemos ver que la primera persona sufre por dentro por no hacer aquellas cosas que ama hacer? ¿Y qué pasaría si pudiésemos ver la alegría y la felicidad de la segunda persona? ¿Cambiaríamos de opinión si pudiésemos ver más allá de lo que la persona demuestra?

 

 

 

“El primer paso hacia el éxito se toma cuando te niegas a permanecer cautivo del entorno en el cual te encuentras.” – Mark Caine

 

 

 

Una vez más, todo depende de nuestra propia definición de éxito, y de nuestras metas personales, sueños y deseos, y aquello que hagamos, o dejemos de hacer, es lo que va a determinar nuestro éxito. Por lo tanto, si quieres ser exitoso, encuentra tu propia definición, descubre lo que sería ser verdaderamente exitoso para ti, y haz que suceda. Tener éxito significa ser quien somos de verdad, siempre creyendo en nosotros mismos, haciendo lo que amamos.

En mi caso, yo he descubierto que el éxito es: Hacer lo que amas, es ser feliz por quien realmente eres. Es superar distintos desafíos día a día, no darse por vencido, y levantarse cada vez que caemos. Es conquistar nuestros miedos, sin permitirles conquistarnos, significa no permitirles a las adversidades derrotarnos. El éxito es ser quien eres realmente cuando tú quieras, sin ser limitado por las opiniones de los demás.

 

 

 

“¿Éxito? No sé lo que significa esa palabra. Soy feliz. La definición de éxito cambia según los ojos con los que el éxito es visto. Para mí, el éxito es la paz interior. Eso es un buen día para mí.” – Denzel Washington

 

 

 

Las personas exitosas son aquellas que siempre han creído en sí mismas, las personas exitosas actúan, son soñadoras, se animan a creer, son aventureras, toman riesgos, y jamás se dan por vencidas. Las personas exitosas son aquellas que se han animado a perseguir sus sueños. Las personas exitosas son todos aquellos niños y adultos, hombres y mujeres, ricos y pobres, famosos o anónimos, con título o sin él que se encuentran ahora mismo, siendo felices, haciendo lo que aman, persiguiendo sus sueños, siendo quienes verdaderamente son, sin andar intentando complacer a los demás.

 

 

 

 

Por lo tanto, ¿Es el éxito el camino a la felicidad? Como Albert Schweitzer una vez dijo: “El éxito no es la clave para la felicidad. La felicidad es la clave para el éxito. Si amas lo que haces, serás exitoso.” Por lo tanto, si quieres conseguirlo, entonces se feliz, haz lo que amas, sigue tus sueños, haz que sucedan, y sobre todo se quien quieras ser, de otra forma, serias exitoso siendo alguien más, teniendo una vida que no quieres.

¡Asume la Plena Responsabilidad por tu Vida!

Todos somos responsables por nuestras propias vidas, pero actuamos como si alguien más tuviese el control. La realidad es que la mayoría de las cosas que nos suceden es debido a nuestras acciones o inacciones. Todo aquello que decidamos hacer o no hacer va a crear nuestra realidad. Con el fin de vivir la vida que realmente queremos, debemos asumir responsabilidad por nuestras vidas.

 

"Acepta responsabilidad por tu vida. Debes saber que eres tú quien te llevará a donde quieres ir. Nadie más." - Les Brown

 

Las circunstancias externas no son las encargadas de limitar nuestras posibilidades de alcanzar aquello que deseamos, sino que somos nosotros los responsables de limitarnos a nosotros mismos. Nos limitamos día a día con nuestras propias creencias, pensamientos, con lo que decidimos y sentimos. Constantemente creamos nuestro destino incluso si no somos conscientes de ello. Todo lo que hacemos, y todo lo que dejamos de hace determina nuestro destino.

El problema es que es muy sencillo culpar a nuestro pasado, a nuestros padres, a nuestros amigos, a nuestro jefe, a nuestros compañeros de trabajo, a nuestro trabajo, al tiempo, al clima, a la sociedad en la que vivimos y a todo el mundo por la vida que nos toca vivir, ya que de esa forma no nos hacemos responsables de lo que nos sucede, lo cual significa tomar el camino más fácil, ya que es mucho más sencillo sentarse y criticar que hacer algo al respecto. Y es así que nos ponemos en el papel en el que damos la mejor actuación: el papel de víctima.

 

 

 

“El momento que aceptas responsabilidad por todo en tu vida es el momento en que adquieres el poder para cambiar todo en tu vida.”  – Hal Elrod

 

 

 

Es así que empezamos a culpar a todo aquel que nos rodea, haciéndolos responsables por nuestro fracaso. Suena tan convincente que empezamos a creer de verdad que los demás son los culpables y que nosotros somos sus víctimas. Es así que un día lo que era simplemente un rol, pasa a hacer parte de nosotros, convirtiéndonos en las victimas de este mundo cruel e injusto. ¿Y porque hacemos esto? Porque es más sencillo culpar a otros y no hacer nada, que tomar responsabilidad por nuestra vida, haciendo todo aquello que podamos, tomando riesgos, aceptando desafíos, para cambiar nuestras vidas.

Al asumir una completa responsabilidad por nuestras vidas empezamos a culpar solo a una persona por nuestro fracaso, eso quiere decir, a nosotros mismos. Lo malo es que es siempre difícil y doloroso para nuestro ego admitir que nosotros somos los responsables de la mayoría de las situaciones que nos suceden día a día, sobre todo aquellas que nos generan dolor, enojo y angustia. Por lo tanto, a modo de ejemplo, se puede decir que no es nuestro trabajo el responsable de nuestra miserable vida, somos nosotros los responsables por no ir en búsqueda de algo mejor, ni tampoco es nuestro profesor el responsable de nuestro fracaso, somos nosotros los responsables de no haber estudiado ni dedicado el tiempo suficiente, al mismo tiempo no es nuestra familia la responsable de nuestra falta de éxito en la vida, si no que somos nosotros los responsables de no ir tras nuestros sueños. ¿Puedes verlo ahora? La mayoría de las veces somos nosotros los responsables de nuestra propia desdicha, pero es siempre más fácil culpar a otros.

 

 

 

“La mentalidad de victima diluye el potencial humano. Al no aceptar la responsabilidad personal de nuestras circunstancias, nosotros reducimos enormemente nuestro poder para cambiarlas.” – Steve Maraboli

 

 

 

Lo bueno es que al momento de asumir responsabilidad por nuestra vida nos permitimos tener el control para cambiar cualquier situación desagradable de nuestras vidas, pudiendo crear otro resultado diferente. Por ejemplo, en el caso que alguien decida dejar de fumar y por lo tanto así su salud aumente, o cuando alguien decida dejar el trabajo que odiaba para así seguir sus sueños, viviendo una vida más feliz, o cuando alguien decida terminar con la relación toxica en la que se encuentra y así vivir una vida con más paz. Es así que cuando alguien se hace responsable por su vida, toma el control de la misma, y así paso a paso se van tomando las acciones correctas para obtener una vida mejor.

En nuestras vidas nos enfrentamos a distintas dificultades, en donde debemos lidiar con terribles circunstancias, pero depende de nosotros permanecer como víctimas de las circunstancias de nuestras vidas, culpando a la vida por ser tan injusta, condenándonos a nosotros mismos a vivir una vida de sufrimiento, o podemos asumir plena responsabilidad por nuestras vidas, haciendo todo aquello que podamos para convertir lo negativo en positivo, creando así un mejor futuro para nosotros mismos.

 

 

 

“A la larga, le damos forma a nuestras vidas y a nosotros mismos. El proceso nunca termina hasta que morimos. Y las decisiones que tomamos, son absolutamente nuestra propia responsabilidad.” – Eleanor Roosevelt

 

 

Los invito a reflexionar sobre las siguientes preguntas: ¿Hay algo que estés haciendo ahora que podrías hacer mejor para incrementar tus probabilidades de obtener el resultado deseado? ¿Hay algo que estés haciendo ahora que no deberías estar haciendo con el fin de obtener el resultado que quieres? ¿Hay algo que no estés haciendo que deberías estar haciendo para obtener aquello que deseas?

 

 

 

La vida que quieres es posible, la pregunta sería: ¿Estás haciendo lo que deberías estar haciendo con el fin de obtenerla? ¡Asume una plena responsabilidad por tu propia vida, y así crea y vive la vida que siempre has querido!

Los desafíos son oportunidades disfrazadas

Los desafíos son oportunidades disfrazadas. Parecen estar en nuestra contra, pero en realidad están de nuestro lado. Los desafíos son oportunidades que la vida nos presenta para poder sacar la grandeza dentro de nosotros y convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.

 "Ser desafiado en la vida es inevitable, ser derrotado es opcional." - Roger Crawford

 

Los desafíos son oportunidades perfectamente disfrazadas de obstáculos, y es por ello que la mayor parte del tiempo sentimos que están en nuestra contra, pero la vida nos presenta los desafíos por un propósito muy especial, tienen una razón de existir, y contienen dentro un gran e importante regalo. Los desafíos tienen el poder para cambiarnos, porque nos empujan tan cerca de la cornisa que no tenemos ninguna otra opción que saltar hacia lo desconocido.

Es en ese momento en particular cuando estamos cayendo en picada hacia el suelo, es cuando encontramos en nosotros la fuerza que no sabíamos que teníamos, y es entonces cuando lo que parecía ser el fin de todo, fue en realidad el comienzo de una vida completamente diferente. Fueron en aquellos momentos de absoluto caos cuando encontramos un tesoro dentro de nosotros. Fue en ese momento en donde caíamos cuando de repente pudimos abrir los brazos, y aquellos brazos se convirtieron en alas, y así aprendimos a volar y renacimos como una nueva y mejor persona.

 

 

 

“Todos crecimos con un cierto grado de poder. La clave para el éxito es descubrir este poder innato y usarlo diariamente para enfrentar cualquier desafío que se interponga en nuestro camino.” – Les Brown

 

 

 

Es normal sentirse abrumado por los diferentes desafíos que la vida nos propone, y es por ello que es tan fácil darnos por vencidos. En general, cuando afrontamos un nuevo desafío, nosotros rápidamente buscamos un escape, buscamos una ruta alternativa, buscamos la salida más fácil y a eso lo llamamos éxito, cuando en realidad no es sino otra forma de darse por vencido, porque la única forma de tener éxito es enfrentando a todos aquellos grandes y pequeños desafíos que la vida nos presenta.

Los desafíos son una parte importante de la vida, ellos nos indican que hemos dejado atrás nuestra zona de confort y hemos ido hacia lo desconocido, y es en aquel lugar donde todo es posible. Los desafíos le dan un significado especial a nuestra ordinaria vida, nos hacen crecer, y nos cambian para mejor. Después de enfrentar un desafío nunca seguimos siendo la persona que fuimos antes, porque los desafíos traen a la luz nuestra fuerza, poder y coraje que estaban profundamente escondidos en alguna parte muy dentro de nosotros.

 

 

 

“No se supone que los desafíos de la vida te paralicen, se supone que te ayudaran a descubrir quién eres.” – Bernice Johnson Reagon

 

 

 

Los desafíos son oportunidades para sacar lo mejor de ti mismo, y el sentimiento de haber salido victoriosos de aquellos desafíos que parecían imposibles es grandioso. No importa el tamaño del desafío, ya que siempre te convierten en una mejor persona, y la recompensa que obtienes por haberlos enfrentado es extraordinaria. Es una gran sensación de felicidad la que se esparce por todo tu cuerpo cuando has superado aquellas cosas que alguna vez creíste imposibles. Pero para llegar a ese momento primero debes enfrentar a todos aquellos desafíos que la vida te propone.

En mi caso en particular siempre he afrontado distintos desafíos, por ejemplo, este blog es uno de ellos. Escribir un blog sin experiencia y decir escribirlo en Ingles par así llegar a más personas, incluso cuando mi primer idioma es el español, fue un gran desafío para mí. Mi primer pensamiento fue el de darme por vencida, ya que tenía miedo de muchas cosas, por ejemplo, el de tener miedo de no poder escribir bien en Ingles, y las posibles opiniones de los demás realmente me asustaban. Mi segundo pensamiento fue el de escribirlo en mi propia lengua, pero eso hubiese sido tomar el camino más fácil, y es por ello que decidir enfrontar el desafío de crear un blog y escribir en Ingles, y luego después de casi un año aquí estoy, más feliz que nunca, y sintiéndome más fuerte que antes. Afronte mis miedos, supere los desafíos y me supere a mí misma. Es por ello que puedo decir que los desafíos te ponen a prueba, te ponen al límite, pero si con coraje y fuerza los enfrentas, el resultado es una mejor versión de ti mismo.

 

 

 

Acepta tus desafíos, acepta la oportunidad que la vida te da a través de ellos, para que así puedas convertirte en una mejor versión de ti mismo. ¡Enfréntalos sin miedo, y deja que liberen la grandeza que hay dentro de ti!

Aprende de Tus Errores

Es a través de los errores cuando nos volvemos más sabios, es por ello que deberías permitirte cometer errores, no tengas miedo de cometerlos, sino que teme no intentar nada nuevo por el miedo a cometer errores, porque es en ese preciso momento en donde cometes el mayor error de todos: El error de tener demasiado miedo como para vivir verdaderamente.

 

 

 

No existe ninguna otra forma de aprender sin cometer un error primero. Cada persona exitosa que existe hoy en día no ha llegado a ese lugar de gloria sin haber cometido muchos errores a lo largo del camino. Estas personas han conocido la derrota muchas veces, han fallado una y otra vez, pero no permitieron que esos errores los detuvieran, sino que aprendieron de ellos y así siguieron hacia adelante con coraje y compromiso.

Aquellas personas se han convertido en lo que son ahora gracias a los errores, porque han colaborado en desarrollar la grandeza dentro de ellos. Estas personas han intentado y han fallado, han cometido muchos errores, pero han aprendido de ellos, y es por eso que han alcanzado el éxito. Cuando aprendes de tus errores te vuelves más sabio, y cuando te vuelves más sabio, aprendes a hacer algo de una forma diferente, y es así como consigues el éxito.

 

 

 

“Una vida utilizada para cometer errores no solo es más honorable, sino que es más útil que una vida utilizada para no hacer nada.” – George Bernard Shaw

 

 

 

Cuando te rehúsas a hacer aquellas cosas que siempre has querido hacer por el miedo a cometer errores es en el preciso momento en el que realizas el mayor error de todos: El error de rehusarte a vivir la vida que siempre has soñado. Para evitar esto debes aprender a aceptar los errores como parte del proceso de hacer algo nuevo, estando dispuesto a aprender de ellos, para que así puedas convertirte en la persona que siempre has querido ser y así tener la vida que siempre quisiste tener.

Los errores prueban dos cosas diferentes: Pueden indicar nuestra derrota si es que nos hemos negado a aprender de ellos, cometiendo aquellos errores una y otra vez, y así consiguiendo nada más que fracaso, o pueden probar nuestra victoria, indicando que tan sabios nos hemos vuelto luego de haber aprendido de nuestros errores, haciendo todo de una forma diferente, consiguiendo el éxito deseado.

 

 

 

“Errar es humano, pero solo los estúpidos perseveran en el error.” – Marco Tulio Cicerón

 

 

 

Los errores pueden ser un sinónimo de fracaso, pero también pueden ser un sinónimo de éxito si es que aprendes de ellos. El problema es que pensamos que los errores indican nuestro fracaso, pero la realidad es que solo indican que hemos estado haciendo algo de la forma incorrecta, lo que significa que todavía tenemos la oportunidad de algo de otra forma diferente. Los errores nos enseñan cómo no debemos hacer algo, para que así podamos encontrar la forma de hacer algo de la forma correcta, y en el proceso de aprender de nuestros errores, nos convertimos paso a paso en mejores personas, y así nos volvemos cada día más sabios.

Acepta el hecho de que vas a cometer errores a lo largo del camino, ya que los errores son parte del éxito, es por ello que no existen tales cosas como los errores, sino que solo existen formas de no hacer algo. Si puedes aprender a ver los errores como lecciones, si puedes ver el verdadero tesoro que llevan dentro, si puedes aprender de ellos, entonces así encontraras la clave del éxito.

 

 

 

“Un hombre debe ser lo suficientemente grande como para admitir sus errores, lo suficientemente inteligente como para sacar provecho de ellos, y lo suficientemente fuerte como para corregirlos.” – John C. Maxwell

 

 

 

Por otra parte, si te niegas a verlos como lecciones, corres el riego de cometerlos una y otra vez, ya que la primera forma de aprender de ellos es aceptando el hecho de que hemos cometido un error, entonces de esa forma descubriremos que hemos estado haciendo algo de la forma equivocada, y no es lo mejor que podemos hacer si queremos ser cada día mejores personas. Si no aceptas tus errores, si no intentas corregirlos, si no quieres aprender de ellos, entonces te condenas a una vida de fracaso, ya que así convertirás tus errores en hábitos.

Por lo tanto, no temas hacer algo por el mido a cometer errores, sino que teme el hecho de no cometerlos en lo absoluto, ya que de esa forma habrás fracasado por defecto. Los errores no son letales, no te definen, sino que simplemente te desafían para que así puedas ser cada día mejor, los errores son una oportunidad para volvernos más sabios.

 

 

No permitas que los errores te destruyan, no dejes que te detengan, no permitas que se vuelvan un hábito, simplemente has aquello que siempre has querido hacer con seguridad y confianza. ¡Comete errores, aprende de ellos, corrígelos, y alcanza el éxito!